Archivo mensual: diciembre 2016

[Círculo vicioso] Bizcochismo filoacústico

tiempo

La nota de prensa de la buena gente de The borderline music lo resume bastante bien: `personalidad rock, pasión flamenc[a], una visión interna al mundo que nos rodea, un viaje reflexivo por el tiempo que persigue la inercia de las sensaciones [más universales y a la vez más intransferibles] como columna vertebral cuyo peso compositivo recae sobre su propio imaginario´.

Rodando entre polvo de los que esperan

Las marcas del tiempo me cruzan la cara

Maletas pesadas. La primera en la frente, gran tema arietil `Tiempo´, sí señoritas y señores.

Sólo tengo que mirarte para alegrarme la vida`Por tí yo me levanto´, otra buena tonada que cuenta con la colaboración del Canijo de Jerez.

Las ganas de darle al menos un par de escuchas nacen ya desde el atractivo digipack de cremoso artwork que lo abriga. Autoeditado curro musiquero de pop españoandalú sentío de vetas filosureñas. Uno de ésos elepés para reflexionar, mejor aún con algún bizcochante atardecer (playero) apreciando todo lo que tenemos con la ilusión intacta de todo lo bueno que queda por acudir a cada un@ de nosotr@s.

Melodías equilibradas, producción nítida, guitarrazos límpidos, brillantes, eléctricos, pero también a lo Paco de Lucía, coros compensados, fases bien tocafibrenses, composición lírica más que pulida.

Saltar todas las montañas y ver tu cara sonreír

Vuelvo a mi casa por el mismo camino pero ahora está lleno de luz

Tu voz ha quedado aquí para siempre saltando entre los rincones de mi vida

Repetir el momento

Pasó una eternidad [en aquel] suspiro

Escucho la misma canción

suena en el aire

 

Sin tiempo [no] hay nostalgia

La marea que llevo en mi corazón

Subiendo en espiral hay en mí un huracán que lucha por salir

Perdidos entre tanta humanidad

Rompen las olas del mar [,] nada puede remediarlo

Agua de mar

viento y calma

 

Sólo un punto en la galaxia y un tiempo para vivirlo

No a los malos, a los necios, a los que aman el dinero[,] a los que miran al suelo

Sólo es cuestión de encontrar ése compás [,] ése ritmo

Vivir cada minuto

Acuérdate de disfrutar

 

My feelings are so strong

 I send a message with the waves 

Buen trabajo para escuchar una tarde de un día (cualquiera) que puede dar más de sí de lo que en principio podíamos pensar y/o desear. Una escucha más que llevadera


[Loudly] Naturismos andalúmeridionales

loudly

Tras una tercera y/o cuarta escucha mientras paladeaba una cerveza granaína premium iba interiorizando toda la calidá que despliegan y tienen visos de expansivizar estos almerienses.
Desde los primeros acordes de `El fin del mundo´ las guitarras te van conduciendo a través de un pop contundente (y destilando buen bizcochismo ilustrado si se tercia) de vetas vetustianomórlicas, es decir lubricando eficientemente épica, profundidad y calidad sonora.

“Rabia y pasión. Van a cuello [tirando de un] power pop [anglo de los primigeniogarajeros] Nada surf. Se han dejado la piel para que te quedes con ganas de más” (Carmen Mateos). Minutaje equilibrado, ritmos medidos con mimo, canciones sin prisa, sin pausa y con fases, fogonazos y ráfagas propias de grupazos ya consagrados como los Lori, Second o León Benavente.

Fragmentos filoruidistas destilando indi patrio fresco como un buen gazpacho o salmorejo o tan disfrutable como unas gambas choqueras y jamón pata negra bien regados con merecidos licores. 5 temas que sirven de aperitivo de comilona de boda a cargo de un combo andaluz que bien merece colarse en más de 1 de los festivales nacionales más cremosones, como el Sonorama o el sureño filofamiliar South pop por ejemplo.

Como bien apunta Laureano Navarra (Clifford records) son “canciones que te guían al último rayo de sol, guitarras brillant[o]crujientes aptas para almas de destrucción masiva. Un puente fundacional entre la nación progresiva de los 70 y todo lo que conlleve la etiqueta post”.

Los piropos merecen seguir, “un alt rock de inmediatez e impacto con raíces noventeras con un par de cojones” (Jesús Cobarro, Noise box).

Aunque use una parábola ya recurrida hay que reconocer que el tema-cierre `De madrugada´ suena bello, heroico, digno para ser tocado en un (pre)atardecer mítico con palmeras y olor a sal o en la alta montaña para contemplar desde tu atalaya lo pequeños y frágiles que podemos llegar a ser los humanoides.

Por cierto son 3 (Juantonio Góngora [guitarra y voz], Isaías Arenas [guitarra] y Juanjo Rodríguez [batera]), como muchas de mis bandas tótem (Nirvana, We are scientists, Monte del oso, Nada surf o Disco Las palmeras.

Un epé delicioso para escuchar en más de un contexto salpicado de lírica y melodías guitarreras que más de una banda firmaría para salir a la palestra de la industria.