Archivo de la categoría: EP

[Previa] Rock del bueno y otras encapsulaciones jugosas

Cápsula

Tomavistas ciudad volverá a tirar de buena crema sónica para una nueva edición de su ciclo conciertil. Nueva psicodelia, surf, rock, stoner… Cápsula son un grupo bastante notable con ráfagas que recuerdan a Queens of the stone age e intrínseco a la tradición anglo de hacer y entender la música. La banda vascoargentina atmosferizará con inmensa probabilidad la madrileña sala El sol el próximo viernes 22 de abril con motivo de la presentación de su nuevo material, Santa Rosa, y de su consiguiente gira internacional.

Antes la energía guitarrera filoruidista de The garage players será un entrante más que jugoso. Según ellos mismos son `4 amigos desgastando suelas ajenas desde 2009 con una tesis para tocar en garitos´. Admiradores de gente como Novedades Carminha y Guadalupe plata los madrileñotoledanos a buen seguro que dejan las tablas bien calentitas para que Cápsula termine por apuntalar la noche y parte de la madrugada.

Tomavistas


[El estado] Graná, otra vez, siempre

El estado

Otro grupo pop granaíno, sí, ¿algún problema? Ninguno, y menos si el míticoplanetense y siempre biencolaboracionista Eric Jiménez implementa su arte y danzas percusioniles.

Casi 20 minutos de ración epera a través de 5 cortes de voz personalista, sonoridades y envolvencias más que apañaícas, guitarras bien sostenidas y sintes por momentos crujientes, interesantes, profuzz, y si no deteneros en Vuelo final y El mejor o los desarrollos postrimeros bien empacados de Estado de conciencia.


[Grupo de expertos solynieve] Viva la siesta

Grupo-de-Expertos-Solynieve-Colinas-Bermejas-640x640

“Cada disco vendido me da para un espeto de sardinas, eso es todo por ahora. Higos, almendras, miel y vino dulce. Acaso buscar un bote salvavidas” (Chinarro). Muerte a las prisas y larga vida a la buena música. Desde los amaneceres de su aventura en 2006 el agradabilísimo panandalucismo progranaíno de Grupo de expertos solynieve se mantiene fiel a su estilo de proyecto sin ataduras, pasional y devocionario al máximo con la única pretensión de hacer canciones entre amigos con las que se diviertan ellos primero y luego ya si gusta al resto de la gente perfecto. Y vaya que si gusta. Pildorizado trabajo para esos momentos de desconexión universal tan necesarios y legítimos.

“Se nota a la legua que son 6 amigos capaces de mezclar como quien no quiere la cosa [aires] de rock californiano con vibrantes y vitalistas esencias locales” (J. C. Peña). Sus ritmos te mecen dulcificantes. Un sencillo más que completito, maestro, abanderado por la adherente e himnaria Fandango de la libertad que no olvida tocar otros palos, ráfagas rancheras para Año nuevo y exquisitos alargues a lo Doors en Sahariana.

Según sus propios creadores es un “alegato meridional que busca unir el Mediterráneo con California en una amalgama que funde flamenco, country, folk, rock y aromas del sur. Encuentros repentinos breves de gran intensidad de los que van surgiendo nuestras canciones”. Y continúan certeros, “en un EP a veces cabe mucho más que en un LP. Además de 2 palabras cuyas sonoridades nos encantan y evocan nuestro sonido y discurso Colinas Bermejas es un lugar en Granada que sirve como metáfora. Necesitamos nacer en Granada en nuestras 2 o 3 siguientes vidas para tocar lo que tocamos”.

Aquí no hay que buscarle 3 pies al gato. Dejar el móvil lejos, olvidaros de los internetes y redes sociales varias, darle al play y gozarlo. Otro tesoro de ésas bellas tierras lorquianas y sentidas. J, Manu Ferrón y los suyos siguen consolidándose como expertos del arte de coger la guitarra, boli, papel y dejarse llevar. Enhorabuena, gracias y larga vida a las buenas, sanas y necesarias costumbres.


[Previa Los planetas] Retomando órbitas

Planetas

5 años de silencio y proyectos paralelos varios (Los pilotos y Grupo de expertos solynieve) han sembrado una expectación brutal que allana el camino para volver a salir por la puerta grande. J, Florent, Eric, Banin y Julián presentarán su sentío EP Dobles fatigas que como pincela su propio sello surfea entre «spacerock, indiepop [y] psicodelia jonda» (El segell del Primavera).

Ése primer beso y ésa primera relación sexual con la chica que te gusta, el gol que le da a tu equipo la Copa de Europa, que te toque un buen pellizco en la lotería, una buena desconexión en una calita desierta… un concierto de Los planetas también está en El olimpo de éstas sensaciones. No estás ante un simple bolo, se trata de todo un acontecimiento, melomanía pura, la sensación de estar viviendo algo histórico, verdaderamente decisivo, improntante, irreversible.

Tras su primera parada en Granada la madrileña sala But será la encargada de acoger tan magno acto en el que el combo andaluz desplegará a buen seguro artillería pesada de su indiscutible y consagrada carrera a través de caviar beluga sónico pop, noise, shoegaze, psicodelia y cosmicidad filoflamenca. Han vuelto y no tienen nada que demostrar salvo que siguen teniendo la capacidad de facturar himnos generacionales desde la primera escucha. El viaje continúa, la leyenda también.


[Love of lesbian] Dentelladas ácidas

Love of lesbian

Festival minimalista de temazos en pelotas: lírica explosionante y estructuras pop rematadas con gracejo y mucha calidad perfectos para petarlos en escenarios al aire y la noche libre y/o las cálidas atmósferas de las salas. Tras su exitoso último largo y a la espera del siguiente la delicatessen lesbiana en forma de EP con primero, segundo y postre se torna un menu sónico exquisito y subversivizante que te hinca el diente antes de que tú hagas placenteramente lo propio con él.

Un trabajo que se y te desnuda emocionalmente. La guasa y la sátira más corrosiva ingredientan un tríptico genial multicolor, coherente y huyendo de aburridísimos y monótonos cantautorismos para alzarse como un certero tridente con empaque y contextualizado. Un trébol himnario a modo de un hasta luego que marca y se convierte en culto desde el primer play.

La abanderable Mal español escupe verdades como catedrales sin pasteleos ni dejar títere con cabeza en un carrusel de imágenes caricaturizantes desemascarantes. Vuelan las gaviotas y en cada pico va una rosa, la letra no puede ir más al grano, lo dice todo [y es difícil no estar en sintonía], así que centrándonos en lo que importa, en la melodía, vuelve a cuajar en otra canción redonda del repertorio lesbiano, bailable y karaokeizable hasta la médula.

Manifiesto delirista. Título grandioso para seguir engrosando la cremosona discografía de Santi Balmes y sus muchachos. Va entrando suave pero el crescendo no tarda en coger el pulso hasta su irresistible estribillo.

El tercer y último corte (testigo final hasta la fecha de la coda del grupazo catalán) es una suerte de coctelera con todas las virtudes que han ido madurando todos los sonidos de la banda. El giro final burlón y picante impronta nuestro lado (más) diabólico a la pausada y antiestresante espera de su próximo álbum, seguro espectacular y de nuevo por la puerta grande. Hasta entonces melómanas gracias por todo Santi, Jordi, Joan Ramón, Oriol, Julián y Dani.


[Los planetas] De revoluciones irreversibles

los_planetas-super_8-front

Desde que el mismísimo Florent [gracias otra vez grande] me firmase el libreto de su inmejorable portada una afortunada noche de verano del año en curso me volvieron a entrar unas ganas locas de zambullirme de nuevo en el disco. Nada más llegar a casa tiré de ipod y auriculares de gala para la ocasión y lo volví a escuchar/paladear/sentir de principio a fin. Energías intactas, calidad refortalecida.

La lúcida exquisitez de su EP Medusa no fue una casualidad. Con éste monumental discazo dejan de ser promesa desde el minuto uno. No se puede escribir sin pasión cuando escribes sobre tu grupo de cabecera, tótem. Estamos en el año en que muerte Kurt Cobain y se separan Surfin´ bichos. La necesidad y determinación de un álbum no pueden escapar de su contexto, pero justamente puede abrir camino e iluminar desde el primer acorde a toda la humanidad sonorocósmica. “No fue una cuestión de ventas, iba más allá, se iba a transformar en icono. Supuso la llave de entrada en una nueva época, un cambio de ciclo, una aparición a través del subsuelo, algo prohibido, la efectividad del boca a boca cuando no existía red social [alguna], el triunfo del bien sobre el mal, la alternativa a las radiofórmulas. Fue otra cosa, una religión generacional en forma de himnos, imprescindible” (Jorge Fernández).

Como muchas obras maestras el trabajo se expande en más de una dirección, rescatamos la sabiduría sónica de Florent en Rolling stone: “power pop, bases potentes, melodía, distorsión, relaciones personales, texturas y ambientes oníricos, pop clásico [de] estribillo demoledor, [colchones] de Hammond, libertad. El nexo es el rock pero cabe la experimentación y el ruido”. Súper 8 (1994), el decálogo del debut en largo planetero merece que la melomanía se detenga en cada órbita, la primera dupla, “himno[s] definitivo[s]”, se convierte en culto desde la primera reproducción a base de  “guitarras, distorsiones y desarrollos instrumentales enorme[s]” (Manuel Domínguez):

De viaje. “No queda nada que prolongue mi parada en este mundo ni un solo minuto”

Su irreversible cosmicidad estalla desde las milésimas iniciales e iniciáticas a través de guitarreos pedaleados que dejan claro desde éste himno de apertura que aquí el rollo es otro, que juegas en y contra los más grandes, que ésta liga sónica destierra los complejos y sólo premia el arrojo y la vanguardia. “Esa guitarra avanzando sin (apenas) tocar el suelo. Una pieza dilatada y narcótica sin cuadrícula ni límites [,] un estado físico y químico” que subrayan “talento [y] técnica para traducir sus ideas al lenguaje musical” (Nando Cruz). Una pieza lumínica que te ciega y atraviesa de pies a cabeza texturizada en principio, nudo y desenlace con unas capas sucias maestras que la fluidifican apuntalando los cánones noventeros. Subidón, imposible no querer paladearla casi en bucle.

Qué puedo hacer. “Siempre voy al Amador por si apareces”

La canción pop perfecta. Guitarras olímpicas, dulces y soleadas a la par que contundentes, estribillo adhesivo, tempo de precisión cirujana, estructura engrasada a una melodía sexy, despampanante, irresistible. Los destellos guitarriles de Florent no pueden ser más acertados.

Si está bien. “Si todo es tan sencillo ¿por qué este vacío?”

Otro tesoro. El arte vocal de J la da un empaque maestro, el resto de ingredientes siguen funcionando a la perfección. Reflexión lírica brutal. Los cambios de ritmo creando cátedra. No para de crecer en sí misma y con cada escucha. “Recorre el camino serpenteante que va del punk al pop. [La obra] se mueve entre [el] amor y desamor, los escarceos más o menos atrevidos con las drogas y toda una suerte de vivencias tan básicas e íntimas que cada cual las hace suyas buscando en cada frase una historia personal. J cada vez más atrás construyendo un pasaje de una belleza inusual, no a la vista de cualquier mirada” (M. Domínguez).

10 000. “Si te interesa lo puedes intentar”

Se encadena a la anterior siguiendo la estela y avivando aún más si cabe la llama. Polémica e incisiva, como todas las representaciones artísticas que acaban mereciendo la pena y cerrando bocas.

Jesús. “Una y otra vez”

Adictiva, multicolor, expansiva, directa. Todas las piezas vuelven a encajar. Dejarse llevar sigue siendo un lema más que recomendable y legítimo.

Estos últimos días. “Cuando era mejor tocar tu piel, estar los dos”

Profundidad impecable, reptante, misteriosa. Distorsiones míticas para enfilar un tramo final brillante, solemne, glorioso rematado en todo lo alto. Ráfagas caviar beluga, otra masterclass planetense.

Brigitte. “Cómo puedes explicar algo que no has hecho jamás”

Magnanimidad pop, ejemplar. Conjunción instrumental bordada, otro estribillo bestial, letal.

Rey sombra. “Y mientras llueve sol como miel”

La batería inicial va dando paso a la fusión del resto de instrumentos hasta hacerle sitio a la voz de J, que de nuevo y sin dejar de ser canalla desnuda sentimientos y cala hasta los huesos. “Cuando te metes en una historia suya te puede caer mal el personaje pero sabes que te está contando todo lo que le está pasando por la cabeza” (Julieta Venegas).

Desorden. “Si hubiera encontrado las palabras, tan sólo dos palabras exactas”

Tributo emotivo, sentido, a quemarropa, pulsionante. Crescente luminosidad pop clase supra. Letra docente, imborrable, indestructible.

La caja del diablo. “Con esfuerzo consigo separar sus labios de los míos”

Locurón maravilloso, epílogo tentacular, oscuro, nocturno, inquietante, críptico, desbordante. Cuando sientes que va a descarrilar es cuando se torna aún más atractiva. Se desata cuando le apetece y no deja de gozarlo hasta el último punteo. “Pone el broche mostrando de una manera total a los verdaderos Planetas: guitarras arriba del todo y J lanzando enigmas desde la otra punta de la habitación” (M. Domínguez). “Anuncia un cambio de intensidad que [aparece] después alterando por completo su fisonomía aportando un dinamismo inesperado que [inyecta] luz y vida. Dejadez combinada con un compromiso radical con sus sentimientos. Una canción redonda” (Nando Cruz).

“Sus canciones, con esa suerte de autonomía que alcanzan las grandes obras respecto a sus propios autores, han ido desprendiéndose siempre de las teorías y críticas que las asaltaban, positivas o no, para ir desarrollándose en un espacio aparte, en un territorio sólo suyo. El punto alto desde el que se podía ver qué había sido y qué iba a ser” (Julián Rodríguez). “Para crear algo único tienes que ponerte en una situación límite. Un autor no puede crear a través de la mirada de otro. [Defender] a ultranza la creación [es] tan o más importante que la misma obra. Forzar un deseo [es hacer que nazca] muerto. El artista [no] puede traicionar su inspiración y doblegarse a los [dictados] ajenos, porque entonces su creación se resentirá y la vergüenza por haber renunciado a sus principios manchará su obra y lo acabará consumiendo por dentro. Si te dedicas al arte tu trabajo es explicar con tu mirada (desorbitada pero clarividente) todo aquello que desde el otro lado del umbral sólo se ve confuso. Hacer ver a los demás cosas que no pueden ver por sí mismos. [Colacarse] en una situación de vértigo, al borde del abismo para iluminar al resto. [Suena] delirante, psicodélico y (hasta) mesiánico pero siempre ha sido así” (N. Cruz).

20 años después sigue sonando imperial. Lo mediocre acaba autovolatilizándose, lo bueno, en éste caso lo sublime, nunca se extingue y sólo hace que revalorizarse y seguir guiando. Sencillamente gracias J, gracias Florent. Revisitarla, os encantará, cómo esa sensación del primer beso, imposible de olvidar. De ésas joyas que te cambian la vida y que no dejan de recordarte porque sigues en éste fascinante riesgo continuo llamado música.


[Santander music festival 2014] Día 2/segunda madrugá. Fue eléctrico

10511332_10152791350545695_2475956155872422444_n

La alineación titularísima para el primero de agosto prometía emociones fuertes. Las expectativas serían superadas y como siempre volvería a ganar la música y el buenrollismo ilustrado (sónico).

En esta ocasión sería Eme Dj la encargada de interseccionar la suculenta tarta sonora coronada de atractivas guindas para la ocasión.

La habitación roja 6 (caralibro)

A dios lo que es de dios y al César lo que es del César.
De viernes, de cine. El empaque y el positivismo del magno repertorio de La habitación roja se descubrieron como el más placentero golpe encima de la mesa de todo el festival. Con un set list muy trabajado no dejaron lugar a las secundariedades y no pararon de derrochar liderazgo y saber estar. Ser el primero en abrir una jornada festivalera no tiene que significar ni mucho menos un papel secundario. El grupazo levantino se reivindicó de la mejor manera posible: luchando contra el molesto chirimiri de más que amenazantes nubarrones dando un bolo energético y de los que dejan huella. Tocaron prácticamente todo el grueso de su discazo La moneda en el aire sin olvidar hits e himnos varios como Voy a hacerte recordar e Indestructibles, ésta última con un semialargue acústico que la robusteció aún más si cabe, una obra maestra de la alternatividad pop de estribillo letal.

El final enmarcaría su gesta cerrando con la lumínica y gloriosa Ayer, cuyas postreras distorsiones retroalimentaron una última traca proWho para cerrar el círculo de una actuación memorable, de esas que ganan adeptos y refuerzan aún más a los seguidores más añejos. Jorge, Pau, Marc, José y Jordi, sencillamente gracias.

Love of lesbian 1

Con las pilas bien cargadas se podía afrontar con garantías el resto de asaltos. El contexto más expansivo llegaría de la mano del sexteto lesbiano, impecable en el espectáculo desde las presentaciones. Tijeretazos contra el aburrimiento: un show mayúsculo con luces de neón pese al inoportuno problema técnico que impidió implementar la ración completa de visuales de El poder de la tijera de Love of lesbian.

Todo el tinglao vino de la mano de Santi Balmes y sus muchachos rubricando la faena con una apoteosis final en que uno de sus miembros se atavió con la indumentaria perfecta para hacer bodyboard o bucear en busca de jugosa fauna marina para recorrer sin tocar el suelo (con ayuda de las manos y brazos en alto de los fans de John boy) el trecho que separaba el escenario de la torre de control. Una alocada azaña que se tornaría sin duda en la anécdota de la noche. Por el camino un incombustible, todoterrénico y airoso frontman se marcaría una versión del rafaelino Como yo te amo. Despedirse con la sintonía de la intro de True detective se antojó un gesto tan grande que todos los efectos de halo anteriores estaban más que justificados. Otro conciertaco electrificante a través del repertorio más cañero de los barceloneses.

El columpio asesino 2

Tras las penúltimas pinchadas del Dj residente para la ocasión llegaría el turno de los elegantemente incorregibles El columpio asesino, que volvieron a mostrar una dejadez profesionalizada exquisita tirando de cancionzacas de ayer y de hoy, desde su sistema Jersey hasta sus viajes a Berlín (momento discobailable máximo) pasando por sus temazos de más reciente creación cómo Babel y el homónimo de su último trabajo. El ciborg vocalbateril Álvaro Arizaleta volvió a dejar a más de uno y de una con el culo torcido para demostrar de la pasta que está hecho un artista virtuoso.

El double dragon electrónico de 2 many Djs jugueteando, entre otras lindezas, con temas de Chimo Bayo fue el encargado de finiquitar la jornada interrégnica del festival más grande de toda Cantabria, una jornada que dejaba un poso de peso que aún perdura en la retina de muchos y que patentizó toda la magia que se puede desplegar cuando se junta buena gente con ganas de pasárselo bien y músicos entregados al noble arte del rock y otros ritmos con buen gusto.

 

Fotografía: Vidala y Facebook


[Suéter] Influencias con maestría

Imagen

Letras ganando altura de estribillos pegadizos, ondas coloridas de arquitectura guitarrera con momentos de dulces distorsiones que hilan a la primera, melodías poperas sencillas efectistas y eficientes, títulos (incluido el del propio sencillo) brillantes.

Destellean momentos sonoros insignes con trazas reminiscentes del sonido planetas, los primeros Lori (los de Viaje de estudios, aquella obra maestra inmortal) y Niños mutantes. Prácticas en el circuito de Bahréin (2009) es amor a primera escucha. Desde el primer paladeo te das cuenta de que agrupan con desenvuelta soltura todos los ingredientes del indie pop (patrio) caviar beluga.

Quizá sea el modo. Sentida, intimista, buen cierre, lograda cimentación melodicolírica. De sencilla y admirable digestión.

“Canta[da] de manera implecable a 2 voces. Te da una carrera como las de La habitación roja (Guillermo DEL ÁGUILA, misterpollomp3.com).

Fan de la fórmula 1 se alza poderosa y refrescante desde la primera ráfaga para hacernos saber todo el potencial y talento que de nuevo viene desde tierras granaínas.

El hit del EP. Diseñada con excelencia en todos sus prismas: sonido, corporeidad lírica y ritmo. Estribillo potente exponencial, pinceladas lumínicas que siempre dan en el centro de la diana. Víctima magistral para escucharla al menos un par de veces seguidas.

“Es capaz de recordar a varios hits de Los planetas a la vez con mucha inteligencia para descubrir las claves que los hacen funcionar y sintetizarlas en una canción redonda de pop rabioso que acelera entre el ruidismo dulce y el punk melódico afilado. Además de una dinámica contagiosa tiene un final que no está al alcance de cualquiera (G. DEL ÁGUILA)”.

Platillos volantes. El corte más dedicado/enfocado al tratadísimo tema de las relaciones sentimentales. Sigue manteniendo el ritmo en todo lo alto.

DEL ÁGUILA acierta indicando que “explora otro tipo de conducción con rasgados acústicos y un pop mayúsculo con un soberbio control de la energía para liberar la intensidad en el momento preciso con otro estribillo infalible”. Cancionzaca que podrían haber firmado perfectamente los primigenios Lori (y esto son palabras mayores oiga).

Vacaciones. Adentrativa, mutacional, evolutiva. De menos a más va creciendo desde la raíz fortaleciéndose para alcanzar la exquisitez de los cánones del bizcochismo indie pop. Las guitarras y pedales de su ocaso recuerdan a los mejores maestros en el asunto.

“Madurez y sabiduría [que] va lejos con otra lección en los arreglos y la construcción (DEL ÁGUILA)”.

Rebosan “un pop tan cristalino como vital, mucho talento encerrado en 4 canciones. Algo tiene el agua que baja de La Alhambra que produce el mejor pop en español” (Guillermo DEL ÁGUILA).

Para David CLAUD (Muzicalia) los andaluces representan “0% complicaciones 100% efectividad, pop en estado puro, melodías muy agradables, sonidos variados y versátiles junto con letras originales [en] un envoltorio constante de espíritu pop con efectos y sonidos electrónicos” de bello trazo.

Un gazpacho bien aderezado, una fresca ensalada de buen indie y power pop y shoegaze. Un desparpajo sonoro con una policromía y una paleta sónica de una excelsitud que pide a gritos un disco y otro ascenso y consolidación de otro buenísimo grupo del sanísimo panorama alternativo de aquí que da gusto redescubrir.

☆☆☆☆☆