Archivo de la categoría: Rarezas/caras b

[Ray Loriga] Caramba con Franco

Franco

Tengan cuidado con ese tren de pensamiento, porque se empieza hablando mal del ministerio de Fomento y se acaba hablando bien del generalísimo.

En esto del columnismo te despistas una semana con la Liga y te quedas fuera del asunto.

A la derecha en este país se le acaba la gasolina democrática cada vez que les tocan al caudillo. La derecha se descentra a poco que les pisen las sandalias del pescador de Ferrol, de ahí el torrente de eufemismos, las heridas del pasado, la historia como excusa de la historia, y el mejor no menearlo, pero en esto, como en casi todo, se termina por ver la intención en el gesto. Y últimamente, entre el futuro y la memoria, a más de uno se le va la mano. La historia no se librará nunca de sus tiranos, se trata simplemente de bajarles de sus inmerecidos pedestales.

Cada vez que la derecha se opone al ejercicio de la libertad lo hace en pro del ejercicio de la libertad.

Enredados en esta perversión ideológica se nos manda de vuelta como una afrenta a la libertad de aquellos que libremente han estado siempre en contra de la libertad.
Los dictadores y sus estatuas no merecen estar entre la gente que jamás respetaron. En lugar de retirar la dichosa estatua ¿no hubiera sido mejor ponerle una hermosa celda alrededor? Así hubiéramos protegido la historia al tiempo que le añadíamos un pequeño barniz de justicia.

La memoria y la voluntad son las dos piernas sobre las que se sujeta una sociedad libre. Tenemos el derecho a recordar a los tiranos a nuestra manera y no a la suya.

La proyección de la sombra de sus crímenes en la historia no debe guardar para siempre la ilustre postura que ellos propusieron, sino el tamaño real y las formas exactas de lo que fueron. Puede que los tiranos sean dueños del pasado pero los dueños del presente y del futuro son muy otros.

 Ray Loriga

https://elpais.com/diario/2005/03/27/madrid/1111926261_850215.html


[Museo Picasso Colección Eugenio Arias (Buitrago del Lozoya)] Un genio llamado Pablo

Pablo Picasso

Tengo pendiente paladear El Guernica (las 2 veces que me recreé la muestra de Dalí se me piró por completo) pero con la expo en Buitrago y recordando mis clases institutales de Historia del arte sigo llegando a una conclusión: las creaciones del genio malagueño me gustan pero no me matan, eso sí, es innegable su revolución y su etapa cubista me parece una de las aportaciones más ciclópeas en la pictomanía universal.

En la madrileñista sierra norte el museo buitragueño sobre el artista andaluz da una muestra suficiente, escasa pero intensa sobre la vida y obra de un tipo poliédrico, visceropasional enamorado de la aventura que es la vida.

P. Picasso

Cerámica, dibujo, cartelería, cagafierro, pirograbado, litografía.. Aparte del propio pincel la obra picassiana se expansiviza y ramifica a casi todas las técnicas y posibilidades y éste museo nos ofrece un exquisito aperitivo que amplía y redimensiona su producción gracias al legado que atesoró su peluquero personal favorito para seguir desgranando y descubriendo a un hombre tan interesante y prolífico.

Picasso

Además de una visita pétreopaseogastronómica obligada por los bellos lares de Buitrago el coqueto espacio dedicado a Pablo Picasso merece la pena degustarse para seguir valorando nuestro maravillérrimo patrimonio pictóricocultural.

Pablo

http://www.madrid.org/museopicasso

[Por conexiones melómanas además de la distinguidérrima compañía de la mujer de mi vida en el viaje de ida (y vuelta) volvieron a sonar en el radiocedé del coche, vive dios, un temazo tras otro]


[Kandinsky, una retrospectiva] Pictomelomanías

El parque de San Claudio, camino en sombra

Aunque soy más de Dalí y Mariscal y me quedo con el futurismo y el surrealismo reconozco que el arte kandinskiano tiene su crema y su miga. Un tipo que comprendió pronto que estaba hecho de otra pasta arrojándose a su pasión dándolo todo, ole su polla pues. Las cosas fríonuméricas seguirán siendo necesarias para la humanidad pero también las manifestaciones artísticas de calidad.

Kandinsky - Bleu de Ciel

El pintor ruso atravesaría varias etapas (por momentos me acordé de Klimt o Miró) pero sería con el uso de la geometría y el color que asociaba con el sonido (viva de nuevo la melomanía) dónde alcanzaría su clímax creativomoral para enseñar al mundo sus cremosonas obras. Ésa inter-relación pictóricomelomaníaca fue un punto de inflexión para reforzar su oficio que vuelve a demostrar la fuerza y el simbolismo de la música, ya sea Wagner o Los planetas, la buena claro está, nada de radiofórmulas y mangutas prefabricados que sólo hacen daño a los auténticos creadores. Ya le queda muy poquito a la expo así que si aún no la has paladeado, ve, inténtalo, no te arrepentirás ni un microsegundo (y de paso contemplas por dentro el edificio que la acoge, que no es nada pocho oiga).


[Bret Easton Ellis] Menos que cero, Anagrama, Barcelona, 2002

Less than zero

Nunca lo intentaste. Las otras personas hicieron un esfuerzo, tu únicamente nunca estabas allí. Sentí pena por tí (algún tiempo) pero luego lo encontré muy difícil. Eres guap[@], pero sólo eso. Es difícil sentir pena por una persona a quien no le importas. ¿Qué es lo que te importa, lo que te hace FELIZ? ¿Nunca te he importado? No quiero que me importe (nada). Es menos doloroso [si no te importa (nada)].


[El poder de las canciones] Hegemonías melómanas

Planetas Matadero

El Matadero de Madrid, que me trae recuerdos variados y agridulces de pre y posadolescencia (no en vano fue el barrio dónde me crié y viví los 80 y la primera mitad de los gloriosos 90), ahora preciosista y vintagemente remodelado fue un emplazamiento cremosón para una feria musiquera muy bien traída.

Pero vamos al grano, como la exposición, El poder de las cancionesThe beach boys, The beatles, Joy division, Nirvana, The who, Pulp, The clash, Radiohead, Elvis, Johnny Cash, Rolling stones. Estos ejemplos guiris varios. Y por supuesto de lado del producto patrio Los planetas con la elegida Qué puedo hacer, cierto, porque justamente ni los cascos ni el mp3 o en el formato que fuera la pista funcionaban. Pero mi melomanía ya flotaba como un tema de Tame impala y no me costaba que acudieran a mi cabeza los ritmos y el videoclip de tal cancionzacahimno del mítico Súper 8.

La recomendaría con pasión a todo el mundo mundial al que le guste o (como a servidor) enloquezca ante el noble arte de la música pero ya no va a ser posible. Una muestra muy bien hilada y directa que paladeé la penúltima tarde a su cierre y que me dejó un sabor de boca certerolegendario como el bourbon con tabasco.


[Madrid en 5 líneas] Escribir hasta morir, teclear hasta palmar

Hoyporhoymadrid

En el banco de aquel parque ya da igual. El reproductor de música diseñado en California y ensamblado en China no podía ser más tajante. Decidió ceder, se dejó arrastrar por los recuerdos sin demasiada melancolía aunque no era fácil. Lo que nos marca y nos importa nos puede hacer sentir muy tristes pero es preferible sentir el vacío (amoroso) a no sentir nada. Encontraré a otra chica que me quiera pensó para si mismo. Esta ciudad te lo da pero te lo puede quitar (todo) en un desgraciado instante. Así son las cosas por aquí. No intentes competir con la velocidad de ciudades como Madrid, su trajín te puede absorber hacia el abismo irreversiblemente. También se acordó de Maquiavelo: “No intentéis regular a quien vuela o cortar a quien se acerca y así seréis felices”.


** [Depero futurista (1913-50)] De pioneros, valientes y vanguardias

bdepero0

Ver más de una vez una exposición (o una película o leer un libro) es algo reservado sólo a lo que despierta verdadero interés y admiración. (Pasado un tiempo prudencial) la segunda lectura enriquece aún más lo que se te podía haber pasado en un primer paladeamiento.
El futurismo, en sus panópticas ganas e ilusión, también se preocupó por la música.Genial artista total posrenacentista: escultor, arquitecto, pintor, literato, diseñador gráfico, publicista, filósofo, creador, pensador, activista, aventurero, provocador. Apasionado y comprometido hasta sus últimos días de una vanguardia cuyo ruidismo aún pervive y seguirá haciéndolo.

Hay quienes crean y quienes reproducen, copian. El movimiento futurista me llamó la atención desde hace años, desde la primera escucha y lectura en la universidad. Una llama que seguía latente y que volvió a comer fuerte desde que fortuitamente vi un poco la tele un fin de semana cualquiera, anoté el nombre y lugar y lo dejé pendiente entre las prioridades culturalinformativas. La modernolatría impera y sigue de moda, por fortuna siempre hay algún puñado de pioneros y valientes adelantados a su contexto que empiezan el tinglado. Fortunato Depero (1892-1960) es una figura muy recomendable de (re)visitar para darse cuenta de que lo bueno dura, sobrevive e influye. Los grandes seres humanos siempre van un paso más allá y muchas veces sufren minusvaloración y olvido, la mayoría fruto de las clases dirigentes y paletines varias obsesionadas y horrorizadas de perder su estatus.


[Concurso 20 aniversario Fnac] Loriga y yo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mi historia es sencilla. Creo que fue hace 2 o 3 años, el interregno temporal no es decisivo, lo importante es lo que estaba pasando y lo que pasó. Por aquella época estaba escuchando bastante al que sigue siendo mi grupo favorito: Los planetas, tanto en ipod como directamente en disco compacto comprado también en Fnac.
El caso es que hacía ya un tiempo que estaba escribiendo cosas, para mí, en el anonimato, sobre todo a mano en cuadernos y papeles sueltos y también alguna frase ingeniosa en el caralibro.

Tampoco recuerdo el día exactamente pero tras terminar de leer Tokio ya no nos quiere y Lo peor de todo de Ray LORIGA decidí pegarme el madrugón un sábado después de haber dormido 3 o 4 horas escasas [la noche anterior había sido divertida y psicodélica (,) como alguna gran canción de Sidonie, pero esto es harina de otro costal que no viene al caso] y me encaminé a conocer al autor en persona en la feria del libro con ambos ejemplares bajo el brazo [que en su momento compré en Fnac Callao].

Fue un encuentro breve pero intenso. La intensidad siempre superará al tiempo de una relación, de cualquier tipo, lo llevo defendiendo (a capa y espada) y seguiré haciéndolo. Cuando admiro a alguien me acerco con respeto y saber estar, creo que tengo algo de empatía y de llegar a ser un escritor reconocido algún día lo que más me rechinaría serían groupies y/o fans variados torpes en sus formas, gritones y pesados.

Esperé pacientemente mi turno bajo un sol de justicia y cuando llegó mi momento le estreché la mano y le di los 2 volúmenes para que me los firmara como mejor creyese conveniente. Mientras ponía negro sobre blanco de su puño y letra le dije que algún día me gustaría ser un escritor reconocido, le hablé de mis influencias y le dije que gran parte de la “culpa” de enrolarme en la aventura literaria era por él y Bret EASTON ELLIS, ambos descubiertos gracias a un gran amigo que sigue teniendo propuestas interesantes y que también me descubrió grandes bandas de música alternativa.

Al acabar de firmarme/dedicarme el primero tuvo un instante de reflexión por nuestra breve charla y al empezar a escribir sobre Tokio ya no nos quiere la dedicatoria adquirió más empaque, magia y significado. La leí rápidamente por encima, le volví a estrechar la mano y nos despedimos cordialmente para dejar paso al siguiente de la cola.

De camino al metro de vuelta a casa me senté en un banco del Retiro a paladear con calma el texto que había plasmado en aquel par de hojas. Desde ese momento y hasta hoy (y lo que te rondaré morena) no he parado de seguir escribiendo con más ilusión (y responsabilidad) si cabe. Desde junio de este año escribo mi propio blog de música (y otro de cine) y hasta ahora la cosa no me va mal pero mi ambición es superior e intento que la humildad no se separe de mí en ningún momento.

La esperanza me sigue guiando y las ganas siguen intactas. Para mí los libros de LORIGA suponen de lo mejorcito que he leído y no puedo evitar ciertas reminiscencias con mi propia biografía al sumergirme en sus líneas.
Es una obviedad de diálogo de besugos pero ambas obras las compré en Fnac y siguen siendo las que reposan junto a mi cama al lado de otros ejemplares, los más mimados de la biblioteca de mi cuarto.

“Para

Pablo

con la esperanza de

que algún día seas

un colega de

profesión

Ray Loriga”