Archivo de la categoría: Sin categoría

[Verano 2Ø16. Rusia, del viernes 5 al miércoles 17 agØsto] Supraeslavia\Graneslavia\Paneslavia\Titaneslavia\Gigantoslavia o el ortodoxismo ilustrado

`Quizá, tras haber experimentado tantas sensaciones el espíritu no se sienta saciado sino únicamente estimulado, exi[giendo] NUEVAS SENSACIONES, cada vez más fuertes, hasta la total extenuación`

Fedor Dostoievski, El jugador

 

La pasión ignora la [(] mala [)] suerte o muere

Querer es renunciar a cualquier demonio que nos diga que no querer es posible

Especial es todo lo que no se repite a menudo, y más especial es aún lo que a lo peor no se repite nunca más

Cuando [alguien] se encuentra bien vienen las ideas claras al cerebro sin aristas ni laberintos, los sentimientos anidan en el pecho dulcemente qued[àndose] ahí hermosos [,] fuertes [,] el miedo desaparece

Ray Loriga, Rendición

 

FASCISTA PONTE A LEER, como bien indicaba un grafiti de mi barrio. O a viajar.

El fascismo, en todos y cada uno de sus tentáculos, y todos los estúpidos prejuicios\perjuicios y resto de generalizaciones filotóxicas y otras preconceptualizaciones erróneas se arreglan y en gran medida se anulan leyendo\informàndose y viajando.

Parecía obvio pero cuanto más hace uno mismo estas cosas màs auténticas y sanas se tornan.

En un tren nocturno, el famoso y efi100te Flecha roja, por ejemplo, mientras charlas en un inglés más o menos fluido por ambas partes con un simpaticón ciudadano rusopostsoviético que te ofrece e invita sin cortapisas y derrochando suprahospitalidad antiforzada un latón (tamaño Nacho Vidal XXL) de cerveza de la tierra, puedes comprender con claridad meridiana que el pueblo ruso es un pueblo más informado y amistoso de lo que te puedan intentar vender los fucking mass media pese a pasar en pocos años del totalitarismo estalinista a la actual democracia muchas veces de fachada fasciopaneslavista ultrajerarquizada en el oscuro y prepotente Putin, Vladi Putin, (con) licencia para chungear.

Pero como con las personas debemos quedarnos con lo bueno, y la federación rusa tiene muchísimo que ofrecer y con lo que deleitarnos. Unos museos exquisitos muy bien cuidados, arquitecturas de cremosas mixturas y una gastronomía filocontundencial son algunas de sus virtudes y armas culturales que todo foráneo puede paladear.

Si bien todos los rincones palaciegos zaristas pueden resultar bellèrrimos también afirmo que, como el Vaticano, pueden llegar a ser opulentos hasta el ridículo. El pan de oro, el oro puro, y, como casi todo en exceso, pueden llegar a recargar, a cansar.

Siempre recomendar, nunca obligar.JPG

Recomendar siempre, obligar jamàs

 

Mi experiencia se basa en la capital moscovita y Píter\San Petersburgo\El hidrohomenaje ruso al diòs Neptuno\Poseidòn principalmente.

También tuve la buena suerte y la Experiencia ya atesorada de aventurear en Voronezh, leitmotiv germinal del Viaje siendo el lugar dónde el magno y uno de mis mejores amigos años ha, Juanlu Mozas, se casó con su actual esposa rusa, Alla, oriunda de dicho núcleo poblacional, reimplementándose (Juanlu, of course, que servidor sigue siendo ateo por la gracia de diòs) y reconfirmándose en el culto ortodoxo supraslavo.

Fred Perry y pajarita, que casi nunca vienen mal 😉

 

Ok bambina.jpg

Ok bambina

 

Las iglesias, capillas, catedrales y centros religiosos varios son un capítulo aparte en aquel suprapaís, hay más que casinos en Las vegas. Pepiño Stalin se encargó, implementando con coherencia el ateísmo propio de los totalitarismos puros, de destruir la mayoría de ellas, pero como es bien sabido en muchas ocasiones el intento de aniquilación hace que si no se es totalmente eficaz “el otro” resurja aún con más fuerza y legitimidad.

La Plaza roja es sencillamente espectacular. Entrar por primera vez, de noche, en ella, me dejó imprezionao, totalmente shockeado, con el culo bien torcio. Mi sensaciòn primigenia al desvirgarme en\ante su contemplación fuè un flechazo electrizante. Rezuma historia y monumentalismo (idea que incardina perfectamente con el magma conceptual de Rafael Alberti cuando apuntó aquello de la `inmensidad geográfica`, basta sólo con echar un vistazo al mapa de Rusia) bien entendido por sus 4 costados, pero la paradoja y dilemia actual me parecen muy interesantes: el tríptico religión cristianortodoxo – neocapitalismo recalcitrante (me parece ridícula e incluso telecinquista la iluminación del GUM [macrocentrocomercial] por la noche) 74 años de comunismo de manual (me chifló visitar y deambular por dentro la tumba de Lenin [es gratis, oíga] mere100do desde luego la horita y pico de espera en la cola: gran previo escuchando el noventonirvanero Smells like teen spirit) da una muestra de la actual perspectiva y del poscrisol ruso, una sociedad que puede, debe y tiene que seguir sintiéndose orgullosa de sus muertos (sobre todo artistas y soldados) y de su Actitud sobre todo en la segunda guerra mundial (para nosotros 1939-45, para ellos*), al Acontecimiento más decisivo e irreversible de la historia humanoplanetaria, dónde fueron el único estadopaísRepública invadido y contraatacante con éxito ante la psychofuria y pulsiones del enemigo germanoesvásticobigotudo, acabando echando y que entrara en estado de rendición a uno de los ejércitos más poderosos de todos los tiempos, el del tercer reich de la entonces temible suprapotencia del estado alemán posprusiano.

El fascismo por los suelos, again.JPG

El fascismo por los suelos, again

 

Otra visita muy divertida y filoautodidacta fuè la del museo del agua. Había dentro del mismo una introvisita cara para un evento mainstream en 3d pero tanto yo, un chico analógico en la era digital, como Ella convenimos en preferir la visita estándar leyendo y traduciendo del idioma de George Best, Hank Moody o Josh Homme una sencilla guía plastificada de lo que íbamos videando: más o menos desde los egipcios y mesopotami@s hasta nuestros días.

Ohio hot.JPG

Ohio hot (siempre hay alguien observando [¿Quién vigila a los vigilantes?])

 

Moscú

es inmensa, imperial, te puede llegar a hacer sentir pequeñito y a la vez supracosmopolita. Cosmopolitismo que abrazarás sin duda si turisteas por La santa ciudad de Pedro\Petersburgo, algo más refinada, europeizada y puede que abierta; pero ni mucho menos Moscù me dejó dudas. Si a Píter la transciende el Neva en el caso de la capital la trascendencia hidroespiritual la protagoniza el río Moscova.

Kolomonskoye

Màs iglesias pero esta vez muchas de madera y con tejados escamados geométricoprecisos, preciosos.

Cuando todavía tengo el privilegio y el gozo de pasear y de haber vivido un tiempo relativamente dilatado en el Madrid geocéntricoloriguiano siempre me acuerdo de mis jornadas moscovitas, dotadas de un estructuralismo bien entendido aunque no por ello imborrable en cuanto a su impronta mazacotil sovietestalinista.

Slavian indi(e). Bolo rock parque panruso.jpg

Slavian indi(e). Bolo rock en el exquisitèrrimo, docente y maravilloso parque panruso

 

Muy cremosona la visita al parque panruso, otro perla investigada y descubierta por el calveliñismo ilustrado que hizo mis delicias. Bolo indi al atardoanochecer en vivo included amèn de haber degustado un sentido homenaje a los avances y a la carrera espacial soviética que bien puso más de una vez en la guerra fría los huevos acorbatados al tío Sam

Los cristales tintados en la parte trasera supongo que serán para echar buenos polvetes en la intimidad.JPG

Los cristales tintados en la parte trasera supongo que serán para echar buenos polvetes en la intimidad

 

 

Lo que sí que no me cotizó al alza fuè el paupérrimo sistema de alcantarillado moscovita que convertía algunas carreteras interiores en pequeñas Venecias, y tampoco los horarios de apertura y disfrute de los museos y sitios guapos a visitar, creo que Rusia en general puede sacar aún más provecho de su excelentérrima heredad y legado echándole más horas\más puestos de trabajo en los meses de clima más amable, alejados del frío loco y de la bajona de visitantes y turistas varios, o bueno, siempre, ya que también tiene su encanto huir de lo gélido en pinacotecas y cines varios

Tributo voroniezhense a los surfistas nazis que deben morir.JPG

Tributo voroniezhense a los surfistas nazis que deben morir

 

Voronezh

Unos 5 tipos y creo recordar que entre ellos había una chica, se metieron en una habitación armados tan sólo con sus propios anhelos y motivaciones y una sandía: gran y favorita anécdota acaecida en el hotel Azimut.

Paseo por “el pueblo”, cambio de divisa y charlas sobre ovnis incluida.

Aquí va una mítica imagen del postsovietismo ilustrado. Mantienen los estatuones de Vladimir Ulianoch pero por la noche tampoco los iluminan con focos: interesantes tonos grisáceos.

Lenin y el tintorro.JPG

Vladi Lenin y el tintorro

Deportes y consecuencias universales.jpg

Deportes y consecuencias universales

 

Hermitage

Igual que si visitas Granada debes ver La Alhambra y si vàs a Manchester gozar con Old Trafford, en Píter tienen la Fortuna de contar con èste museo, sito en el antiguo palacio de invierno zarista, que Nada tiene que envidiar al Prado o al Louvre, o desde luego está con el madrileño y el parisino en el top 3 cremium planetario.

A éste supramuseo hay que dedicarle al menos un dìa entero. Ella y yo le echamos unas 7 horacas, lo que yo también en su momento, y en ración doble a la expo de Dalí en el Reina Sofía. Recuerdo que se me puso muy dura contemplando tanta Belleza y reimplementar mi reminiscencia de todas mis horas noventeras destiladas de historia del arte en el instituto, sí aparte de explicar deliciosamente y de sacarme un jodido sobresaliente yo también quise follarme a mi profesora pero ésa fantasía tardaría más de una década en rematarse. También recuerdo que estrené unas zapas estilo converse que me jodieron un poco los gemelos, pero, de nuevo, mereció la pena; ya se sabe el sufrimiento se puede compensar con creces disfrutando a pleno de\con algo bello.

Cuando bajamos a segunda división fuì muy de mi Equipo, llegando incluso a $acarm€ el abono pero meses después de la catástrofe milanesa aún sigo siendo más Atlético a cada latido, sabiendo y disfrutando de èsa prefelicidad, que más pronto que tarde ganaremos nuestra primera merecidérrima Orejonérrima. Sì, hay andaba yo paseándome y turisteando por todas las Rusias con mi polo de entreno de mi Atleti.

Neptuno.jpg

Poseidòn\Neptuno en el metro de Pìter

 

Sistema transportil suburbano\Metro

Cremosete pero me gustaron más (por aquello de las preexpectativas moscovienses y de la falta de presión petersburguesa) las estaciones de metro de la Venecia del norte que de la indiscutible y ciclòpea capital rusa.
Lo dicho, el fasciopaletismo y los prejuicios se quitan leyendo y viajandoViajar sigue siendo una forma perfecta de (auto)desprejuiciarse. 13 días (del 5 al 17 de agosto del año de gracia, desdicha, fortuna y remontada emocional de 2016) supraconstructivistas, de los días, tardes y noches más enriquecedoras y edificantes de toda mi biografía

Igual que con la fronterizada Alemania la historia de Europa, Eurasia y el resto del pluriverso mundial no puede desligarse ni entenderse sin el nexo con el recorrido e iconografía socioeconómicopolítica e intelectual de la federación rusa

Seguramente fuera mi padre el que me preinyectó el dulce veneno de la melomanía ya que en muchos momentos me acudían a la mente ráfagas del Wind of change de Scorpions y/o el Nikita de Elton John.

 

Si no ejercitas el mùsculo literario-escritor.. te comen las moscas.jpg

Si no ejercitas el mùsculo literario\escritor.. te comen las moscas

 

[Neopictoricismo ilustrado (, porque a veces conviene subrayar ciertos conceptos)]

Ciertos imaginarios siguen a fuego en mis pulsiones. El Heroes de Bowie sonaba en mi smartphone mientras cogía la pajarita que luego la chica de mis sueños y mujer de mi vida ayer, hoy y de momento siempre (Ana Fernández Calveliña\Ceo) acabaría ayudándome a ajustar mientras ya sonaba Carreteras infinitas de Sidonie.

Gusto por los museos, patrimonio museístico exquisito.La cultura cosmovisionada como ocio de acción.

Calle Arbat, bohemia y comercial, un toque parecido a nuestra queridèrrimomadrileñista Arenal.

Moscú hotel supralitrona de la pantierra rusa y charla profundoconfesional con

Calveliña, sobre todo sobre mi alocado y proabséntico viaje en solitario a Praga en 20Ø8.

Todos los países y ciudades tienen una parte alternativa, que no hipsterpollas, con la que da gusto toparse.

La imaginería del ortodoxismo me parece recargada y a la vez sosa, hortera, artificial, de mucho brilli brilli y pan de oro a tuti plèn; una idealización del cristianismo suprimiendo la sangre y el sufrimiento más propias de otro catolicismo. Por momentos me recuerdan, los iconos ortodoxos, a la tronchante falta de proporcionalidad de las representaciones medievales, aunque éstas últimas con más elegancia y dignidad artística.

Lo que también queda muy claro, más que la legítima exhibición banderil de rigor es el símbolo del águila bicéfala o del doble pollo como yo le llamo.

Hipster.JPG

Rusia tambièn mola en lo indi

 

De momento y sin ningún microátomo de duda el Viaje más constructivopositivista de toda mi vida, una aventura y sapiencia Deluxe, y acusadme de cursi si queréis, pero en muchos momentos dudè si mis ojos, mi corazón y siquiera mi alma podrían `soportar` tanta Belleza: edificaciones, museos, obras, paisajes, conjuntos arquitectónicos varios que aún siguen ardiendo en mi retina.

Napoleòn Bonaparte y Adolf Hitler fueron derrotados sobre todo por el general invierno, Pablo De Serna fuè sencillamente conquistado por una nación maravillosa, otra, junto por ejemplo a Estados unidos de norteamèrica, gracias a la cual €pa se liberó del casi triunfante y mastodóntico nacionalsocialismo.

Pasado el tiempo sigo degustando la Experiencia como una MAGNíficA película (de culto) con tintes biopic o documental canónico.

Un Viaje en el que sólo me faltó sexo (bueno, y suprapaladear el museo de la gran guerra patriótica* que más o menos compensó mi visita al museo naval nacional) pero en el que rebosé todo el Amor del planeta, mientras curaba algunas heridas deportivas y otras cardiopàticas.

Otro sitio que molò mucho fuè la gruta a puro ladrillo visto del arcade soviético, unos recreativos CCCP pura cepa en los que para poder gozar de las maquinitas te intercambian rublos actuales por los antiguos de la etapa rusorojeras.

 

El Bàltico.JPG

El Bàltico

 

Peterhof

En los jardines zaristas nos llovió, al igual que por el pésimo filotercermundista sistema de alcantarillando una jornada visitando los intraexteriores del Kremlin (sobre todo las iglesias pero ojo con los objetos de su armerìa y sus endomuseos, hay poca cosa pocha, incluso hay algún artilugio artefactil filodaliniano proleonardesco) pero aquellos 2 días medioperdidos a lo supraturista excel también desplegaron otro tipo de encantos, ah, y también medicinas para aliviar la garganta.

El dinero es lo màs sucio que hay, dijo en una ocasión en una de sus clases de 90 minutos de mi universidad, la Complutense, cierto y magno profesor de Macroeconomìa; a veces pienso lo mismo, pero de camino, y antes de coger el preceptivo ferry, fuè muy palpable y enriquecedor comprobar en vivo en los microbuses la costumbre rusa de no dar directamente el dinero en mano; en una de las ocasiones el conductor\cobrador no tenía cambio, pero igualmente hubo, como los demás, que dejarle el dinero cerca del asiento, en un lugar claramente geohabilitado para ello dónde se iban intercambiando y amontonando monedas y billetes.

Poplacara siempre  con la cultura de buena calidad y contra los fascismos.JPG

Poplacara siempre  con la cultura de buena calidad y contra los fascismos

 

`Billetes de ida y vuelta

Viajar hacia un destino vacacional y vocacional [, como] el héroe hacia el recorrido iniciático con toda la vida por delante para aprehender, [el] ser humano en su condición universal [posrenacentista] transitando hacia su propio conocimiento.

Sólo al final de la travesía se desvela el paisaje. Viaje [y] escritor, un binomio lleno de oportunidades. Recopilando experiencias que su imaginario es capaz de crear sutilizándolas entre lo ficcional y lo real

Artistas de la palabra que en el viaje crecen, avivan su ingenio, se inspiran, se ilustran, se reinventan palpita[ndo] inclusión, transgresión y libertad [en un constante] reclamo sensible [,] estético, caleidoscópico estallido de realismo poético, intensidad, experiencia transformadora del relato. Nuevas pulsiones se armonizan [,] expanden`

Mariàngeles Salvador Durántez, prologueando con motivo de la exposición El viaje y el escritor acaecida entre el 16 febrero y el 5 noviembre (prorrogada) 2017 en el museo de arte contemporáneo de Madrid

flickr.com/photos/132117396@N03/albums/72157675418878937

En definitiva, hasta la fecha el viaje de mi vida, en el que sobre todo uno se hizo aún más escritor, o desde luego más consciente de lo importante e incluso vital que es seguir las buenas pulsiones.

] 100% fotos, y 81% del texto tecleopasionado y a veces manuscrito desde algún lugar cerca de Boñar (Castilla León, Spain) en noviembre de 2018, y reeditado hoy en Madrid río\Arganzuela city [

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[Sandra Bernardo] Tropicalias féminointimistas

Gardenia

“Mi corazón loco a veces te quiere [,] otras tampoco”. En éste tríptico epé la madrileña Sandra Bernardo despliega florida y floreada un cantautorismo profeminil tropicalmediterráneobalear sugerente, cálido y por momentos juguetón. Mojitos, mangos, sábanas, sandías, arena de playa, limas. Sónidos pro, filo y panamericanos sencillos, efectistas.

“Como si Matisse, Gaugin y Frida Kahlo se pusieran a pintar música entre ellos”. Su nota de prensa también habla de “alma íntima libre a orillas mediterráne[as]. Frescura, mar, luz [,] vida. Mujeres. Viajes creativos. Atmósfera orgánica latina”.


[Varry brava en Madrid] Varrybravísimo

Sala Café La palma

Ciudad Madrid

Promotor atrapalo.com

Juernes 26 noviembre 2015

Móvilgrafía Pablo De Serna

Óscar y Aarón Café La palma

Aún recuerdo la cremosona desvirgación sónicovarrybravense en la Moby dick allá por febrero de 2013 y las ganazas acumuladas que me quedaron de la pasada edición del Arenal sound, dónde la loca climatología chafó un show que hubiera sido colosal ya que los muchachos de Varry brava petan cualquier garito pero ya en la salsa y las dimensiones de un festival ni os cuento. Reforzados para armar el quinteto por un bajista y un batera Óscar, Aarón y Vicente comparecieron bajo las luces con muchas ganas de liarla parda (again and again) y con un repertorio cada vez más variado y juguetón. Demasié y Arriva siguen sonando de maravilla en cualquier formato y a falta del próximo disco dan más que de sobra para implementar unos bolos bailongos y fiesteros dónde los haya. Irradiando siempre buenas sensaciones el combo “consiguió que lo nuevo no lo pareciera tanto y que lo antiguo permanezca vivo para siempre” (Álex Jerez).

Glams por dentro y fuera el estilo y base varrybravenses dan pie a numerosos crescendos y ganas de pasarlo bien sublimando el buenrollismo ilustrado y la fiesta pura y dura. A Aarón Sáez ya no le vamos a descubrir en sus llamativas y mágicas idiosincrasias pero a destacar en estética la chupa proDrive michaeljacksonera que se marcó el frontman para ir desgranando hit tras hit. Porque en eso se arraiga la formación murcianica.

“Hicieron bailar, reivindicaron y emocionaron entregado[s] como siempre” (Esther Al-Athamna). Igual que en el Sansan (dulcísimas remembranzas oiga) arrancaron con la ciclópea e indestructible Playa, un himnaco mayúsculo expansivizante hasta el orgasmo estival que se me antoja inmejorable y de momento invencible para cerrar un concierto de estos majísimos y juerguenses muchachos. Le siguieron entre otras codas tan pegadizas como Ilegal, Ritual, Navidad y Oh oui oui.

Para el bis tras un break exprés perfectamente acotado para un buen sorbo a un cóctel premium, cerveza de rigor y/o chupito además de para reatrezarse al gusto arrancarían con la prochimobayesca Fantasmas seguida de Radioactivo para recrearse y alargar el inevitable final todo lo que merece el temón inmortal No gires, dónde ya todos y todas nos vinimos arriba y Óscar Ferrer se bajó para mezclarse entre la juerga poniendo la guinda a un gran concierto, es decir, que siempre deja con ganas de más y que impronta en la memoria sonora colectiva de muchas personas. De nuevo graciacas por vuestro despliegue y actitud, no cambiéis nunca, que la juerga os acompañe que nosotros seguiremos haciendo lo propio.


[Los planetas] El retorno del rey

Dobles fatigas

El arte alimenta el alma y estas 4 jugosísimas porciones vuelven a cumplir dicho cometido. Para los que llevamos más de una década escuchándolos y admirándolos y aunque sean 17 minutos y pico de pequeña dosis epera a modo de aperitivo planetófilo sacia casi como el menú completo de un largo. Tras cremosones proyectos paralelos y un lustro después Los planetas, el más grande e influyente grupo de la historia de la música en castellano ha vuelto a las tablas. Como leí cierta vez a un artista flamenco «el purismo es para nazis». Pues eso, el filtro planetario al folclor andaluz más arraigado no hace más que enriquecerlo y magnanimizarlo. J y los suyos siempre aportan cositas buenas encaren el género que encaren. La inmortal banda granaína transmite sentimientos tan grandes como ser del Atleti, esferas y órbitas casi inexplicables, ininteligibles, algo que hay que mamar y que no admite vuelta atrás.

A la espera de su próximo disco grande (seguro que muy grande ya sea en la estela de Pop o La leyenda del espacio) y tras más de 2 y de 3 escuchas y destilaciones sirve como manifiesto músicoideológico 100% planetense. Una brújula sonora que nos prepara y guía hacia la próxima obra de los andaluces.

El duendecillo verde. «Tu cara anuncia tu patético final»

Entre los 5 temazos de lo que va de año. La Pesadilla en el parque de atracciones [mi himno generacional por excelencia desde hace añazos] de la segunda década del siglo 21. Ideal para dedicársela a ésos jefes paletines fascistoides responsables de trabajuchos de mierda que más de uno hemos tenido que padecer. También perfecta para petarlo en la ducha, antes de salir de juerga o en un festival/concierto rodeado de buena gente con un gusto musical exquisito.

Motores de combustión. «Sonreías y me sentía en el cielo otra vez»

Sonoridad elefantiásica, solemnidad cósmica filosemanobusera, ráfagas reminiscenciantes de Señora de las alturas. Va experimentando un crescendo metafísico que la va abrigando de una grandeza a la altura de composiciones inmortales como La copa de Europa, La caja del diablo o el tiento leyendoespacial de El canto del bute.

Estadística. «De 100 dificultades que el amor tiene tengo yo superadas 99 y aun así tú no me quieres»

Baladón costumbrista cósmicoflamencoide. Otro ejemplar arsenal de quejíos y lamentos que sólo la voz de J sabe quebrar al fundirse con la maestría de Florent, el acompañamiento imprescindible de Eric, el buen hacer de Banin y las ganas y el talento de Checopolaco.

Heroína (bulerías de El torta). «Por ti puedo escuchar la luna, entender la noche»

Pena penita pena made in Planetas, dándole ésa dignidad, heroicidad y novelería a desgracias propias y ajenas. En la estela cósmicotrascendental de Santos que yo te pinté, Segundo premio o de nuevo El canto del bute. Texturas iniciáticas mágicas, casi irreales. Fragmentos que se resquebrajan como en sus enormes colaboraciones con Enrique Morente. Junto a Motores y Estadística completa el tríptico jondo sentío doblefatiguense que de momento nos calma el ansia e igualmente nos deja con ganas de más.