Archivo de la etiqueta: 2017

[Glaciar Rompiendo la cuarta pared 2018] Epicidad y calidà pop desde Andalucía, again ( `n again)

Glaciar

 

Sonido y producción límpid@s, inmaculados. Como el tema de Grupo de expertos solynieve (o La culural solynieve) Se ve que hay calidad desde los primeros acordes/primer play.

A partir de las primigenias ráfagas de Siete uno ya se da cuenta de que esta banda malagueña tiene mucho talento y categoría.

Le sigue Interestelar, de brillante inicio a lo The prussians, continuando desplegando las virtudes del combo de la patria materna de mi tocayo Picasso [mola, pero me quedo claramente con Dalì y Mariscal].

Profundidad me hace viajar y surfear a los más intensos pasajes de La sonrisa de Julia.

 

Letras cuidadas, cambios de ritmo [rollito indi como el combinado de Èric Jimènez planetolagartijil] de cuantiosos quilates, instrumentación más que correcta. Todo envuelto en capas y texturas sónicoconformantes ya escuchadas y sentidas, pero no por ello carentes de neocremosidad.

Con trazas deliciosas de indi (pop) épico e incluso reminiscencias emo a lo Postal service y con ecos vetustianomòrlicos y beluguenses, también recuerda por momentos a los mejores Full. Glaciar se arrojan melómanos con toques de los mejores Miss Cafeína (los de De polvo y flores o los que aún podrían estar por llegar).

Un EP alargao que nos deja con ganas de más. Una formación que merece seguir publicando canciones y discos, cre100do y trotándose en festis tan cremas como por ejemplo el South pop o el hispalense Interestelar.

El cierre de 8 minutacos y pico de La teoría del todo se atreve y encara majestuoso a pelear con bajadas de telón como la planetera La copa de Europa, Al respirar de Vetusta Morla, o Reflejos en la meseta, del mejor grupo de la capital, ¿cuál? Alborotador gomasio, of course 😉

Otro descubrimiento exquisito gracias a los jugosones envíos de Kiko Salinas/The borderline music desde mi adoradérrima Granà.

Lo dicho, un combo con muy buenos mimbres para insertarse con todo derecho en la mejor etapa de la buena música de éste país, en mi opinión iniciada hará unos 14-15 años.

12/14

somosglaciar.bandcamp.com

 


[ Wi bouz – The colours of the sound, 2017 Aneurisma records] Progresividades electrocòsmicas

Wi bouz - The colours of the sound

Ritmos rugientes y hasta crujientes. Melodías conquistantes que van serpenteando letales y que prometen, bien estimo, a que cuando la banda descarrile en un largo, puede llegar a follar cerebros como la música de The doors o Tame impala; artefactos sonoros listos y prepara2 para volarte la puta tapa de los sesos mùsicosensorialmente hablando.

La arquitectura sonoropasional sónicoexpansivizante de los almerienses Wi bouz en varias incursiones y derrapes sònicos me recuerdan a los filopoplacarienses Dynamo SHOCK. Ojito y al loro a los arrojos y al cañón vocal de Carlos Arroniz.

Back on the road es un (anglo)temazo redondèrrimo que como sucede cuando mete un golazo algún futbolista que no juegue en el Madrid o el Barça no se le dà el bombo que merece. Una cancionzaca que a The vaccines o a los Foals les habría encantado facturar, pero lo siento guiris, en Andalucìa siempre habrá mucho arte y el combo almeriense de C. Arroniz, Palenzuela, Manuel Mt`nz, Lalo y David Marchena también saben liarla bien parda en las melomanías.

Como bien manifiesta su dossier de prensa estamos ante “tres cortes de  distinta sensibilidad en progresión rítmica ascendente con un sonido común y atmósferas ambientales que desembocan en enérgicas aventuras”.

En tan sólo un EP y en tan sólo 3 tonadas amalgaman y derrochan talento y posibilidades, dejándonos con ganas de más y apostando duramente a que cuando saquen su primer disco, seguro que pueden juntar hasta una docena de composiciones para seguir girando en festis y salas varias, continuar cre100do y asentarse en la cremosona y efervescente escena urcitana (The dry mouths, Leone, Loudly..).

13/14


[Leone Double dragon reseñil] Puro espagueti western my friend ;)

La vida no vale nada

Muchos pasamos por varias etapas (socio)vitales asociadas a ciertas filias (y fobias). Un periodo me cotizaba al alza lo medieval. Pero casi muy pronto me empezaría a llamar la atención todo lo relacionado con el western.

Y gracias a buena gente y grupazos como Leone a uno se le viene a la almendra e incluso a la patata aquella visita veraniegofamiliar al almeriense desierto de Tabernas.

El exquisitèrrimo aperitivo sónico de su doble sencillo Tus huesos (2016, Delia records) es un entrante perfecto para encarar, comprender y cosmopaladeovidear su primer largo.

Los tempos de pausa y sensatez sonoros, el deje del señor don Jotacè [siempre me ha encantado este palabro desde videar Californication] (Jesùs Canet), la lírica ajustada a neoritmos muy personalistas que cabalgan sin prisa y sin pausa hacia un horizonte melódico anaranjado que nos advierte de la recomendación de gozar con nuevas propuestas como leónidas.

Ojito a los desarrollos avanzantes y a los nada al alzar y medidos cambios de ritmo, que aunque finamente puedan arrojarse poco perceptibles pueden llegar a implosionar en tò lo arto.

La movida del bolero surf progresivo desemboca en la dulzura del (filo)canallismo ilustrado autoadherente desde los primeros cortes. El presidiario es una auténtica delicia, un multiprisma auditivo ejemplar en expansivizaciones y atmósferas.

La vida no vale nada (Clifford records, 2017) es un debut disquense contundente actitudinalmente rebosante, prometedor de una carrera bien jugosona, improntada ya en la mejor etapa de la música española de calidad en la que seguimos por Fortuna surfeando, de quilates merecedores de muchos bolos y festis varios.

Como J en Grupo de expertos o Islamabad, o Noni Meyers en el FIB 2011 da gusto escuchar el acento andaluz de J. Canet en varios cortes.

La instrumentación del elepé se presenta muy cuidada, corpórea. Atesora momentos geniales como la magnanimidad del cierre (Carmencita la churrera) y/o La nana del caballo chico, que no hacen más que acentuar la variada paleta registril de uno de èsos combos que gustan desde el primer play. Los interregnos de la calma más exquisita de todo el largo.

Otro doble combo de hits lo tenemos con la trepidante y desgarradora El inmoralista y Semana santa, que nos reta reptante, letal, improntante, descarada. La homónima tonada número 8 nos asalta tropicosensualizante y prosurfera.

A mil y kilométricas jodidas millas de chorradas y ñoñerías varias y de modas como la `nueva` cocina desestructurada para ricos y que siempre te deja con hambre, Leone, como bien inserta su nota de prensa, reivindican `el bar español y el plato redondo´. Sus tonadas, también redondas, `suenan como espuelas en una plaza de toros vacía`.
Ritmos y melodías auténticas, diferentes en el mejor sentido de la palabra, que siempre goza un@ en descubrir, en toparse con ello. Sí señores y señoritas, Leone suenan muy bien a sí mismos, y èso es de lo que más puede molar en la buena música.

Tus huesos

13/14


[Alborotador gomasio. Luz y resistencia] La valentía del pop

`Nuestras cabezas llegaban a las estaciones mucho antes que nuestros cuerpos. El tren iba tan deprisa que no podías escuchar tu corazón agitándose como un taladro. Ni siquiera se despeinaba pero nosotros habíamos perdido nuestros sombreros`

Héroes, Ray Loriga

Luz y resistencia

De gomasianismos alborotantes y otros arrojos pospop.

Desde que leí aquella entrevista en la sección Escaparate/“Nuevos” grupos del Mondo sonoro hace ya unos 5 añacos, y de ir directo a darle al play para paladear sus temas Alborotador gomasio, con toda la fortuna, ya iban a formar parte irreversiblemente de la banda sonora de mi vida. Visceralidad, honestidad, autenticidad; el gomasianismo alborotante sigue la estela de su autoimpronta como homenaje y a la vez constante innovación del pop alternativo caviar beluga.

La alineación titularísima gomasiánica de las 11 Canciones de Luz y resistencia (Limbo starr, 2018) impacta desde primera trinchera literatomelómana con la incisividad de la nomenclatura de sus títulos; lo que por otra parte sigue siendo una buena costumbre en la formación madrileña.

Las Guitarras siguen ahí porque nunca se han ido pero la experimentación tiene también su refugio en el tercer largo de la banda, y es que el disco cobija bases electrónicas que aderezan enrique100do el sonido gomasianil para dotarlo de nuevas e interesantes texturas.

`Se trata de cantar con las entrañas, que las guitarras ardan. Pop emocional, nuevo punk. Tras un largo tiempo recorriendo caminos en penumbra el corredor de fondo atraviesa la meta agotado pero esbozando una sonrisa. Aparece la luz, cobra sentido la resistencia (Miguel Atienza y Lolo Lapón).

El final de la tarde Atrapar cada gota de tiempo

Germinal, radical, expansivizante, abanderada, cinematográfica, enorme, ciclópea. INTROducción èpicodeclaracional exquisita. Su crescendo abrazado en una instrumentación tan deliciosa no puede apartarnos de una lírica tan potente como el latido de un corazón pulsionado, enamorado, apasionado, y a mil jodidas millas de cualquier medianía, mediocridad, pasteleo y/o miedo. Los filosusurros vocales desembocantes de Marco la empacan en una cremosidad absoluta que me recuerda a aperturas tan monumentales como las planeteras La llave de oro, El canto del Bute, San Juan de la cruz o Islamabad

Agosto, bailando el caos Caigo a tu lado buscando entre destellos algo más

Inicio inditrónico para ir descarrilando guapérrima, bellísima, en un temazo que si los Beach boys hubieran nacido en Granada, Madrid o Vigo seguramente que habrían deseado poder implementar. El liderazgo vocal de David Ripoll / Koldo va destilando un pop premium para un tesoro de tonada, interregno incluido. Una de esas piezas que va floreciendo invencible para estallar el rompeolas de la emocionalidad del mejor pop en castellano de la historia

La reacción impotente La visión de la velocidad dejando el futuro para hoy

La percusión leónida de Al Robla se funde en seguida con toda la rotundidad de las cuerdas legendarias de la alborotalidad del gomasianismo (ilustrado). El trote gomasiánico sigue imparable, victorioso, moral y sónicamente superior, indestructible. Las cuerdas rugen brillantes en fuertes destellos cegadores para hacer saber quién sigue timoneando el noise pop (capitalino). Un corte intenso, arrojado, brutal, visceral, sincero

Hacia el vacío Girando entre cuchillo y salvación

Sí, las guitarras y las distorsiones ya han tomado el poder y no tienen ninguna prisa de irse a por tabaco a Brasil. Reminiscencioprimigeneidades de los Nada surf de Karmic.
Las capas van acuchillando surfeantes cambios de ritmo que siguen ensamblando toda la coherencia de un puzle visionario

El sitio dónde empezó todo Salidas que una vez me sirvieron de descanso

Al loro como va expansivizándose para terminar en estribillo adherente y decisivo. Serpentea dulce pero letal para rematar asestando en otro contundente himno. Desatándose desborda todo su potencial en otro ejemplo de la magnánima producción de todo el álbum

Errores Serás feliz mientras no quieras pensarlo

Aventura progresivocòsmica filoelectrónica intermezzica

Parece que no pasa el tiempo Un chispazo, un golpe de electricidad, miré tus fotos otra vez, enganchados entre sueños

El apoyo, la irreversibilidad y la contingencia guitarrera sigue con buena nueva unos neodesarrollos brutales al alcance sólo de La Champions del indi, dónde Los gomasio ya llevan muchos partidos y goles a favor. La superioridad moral (pop) sigue ondeando en una atalaya sónica que sólo coronan quienes priorizan la pasión, y de eso Breñas, Koldo, Al y Marco Cobain Corrales saben bastante

Rodeados Me la voy a jugar. La ambición que nos quedará esquivando

¿Tienes o quieres montar un combo y te gustaría facturar himnos (ruidistas)? Pues sólo dale al play, sube el volumen hasta molestar a los vecinos o a quien haga falta, aprende, déjate llevar y goza. La banda madrileña sólo sabe esculpir hits cuando se trata de navegar su palo maestro, el pop ruidista o pop de guitarreos suprainsuperables. El power pop va un paso más allá para inyectarse eterno en el pospop filofuturista de la Posgeneraciòn X.

Escupir verdades sin dejar de crear en la Capilla Sixtina del ruidismo es algo que el grupo implementa con más naturalidad que Forlán al borde del área.

Sencillamente estamos ante un chute necesariovital de pop supraguitarrero, otro hitazo marca de la casa [joder, esta cancionzaca merece un videoclip igual que el grupo un escenario principal]

Ciudades muertas Ordenar la tempestad

En lo primigenio los mejores ecos de Los secretos vuelven a dejarse caer. Y para muestra otro botón de juego de vocalidades 5 jotas que dotan a la canción de un empaque sublime

Detrás de mí Esperando la reacción

El invencible ejército guitarril gomasiánico sigue conquistando corazones e incrustándose a fuego en la médula espinal de la (literato)melomanía. Ritmo feroz felizmente incansable. Se va abriendo su propio camino y sincronía de una forma maravillosa. Otra obra magna antesala perfecta para el cierre, como siempre conclusivo e infinito

Vendaval y Gritan sus nombres La luz que hace mi carne palpitar, dulce veneno de velocidad
Guitarras y percusión se funden alcanzando perfectas la vocalidad. Tonada que se va desatando sin posibilidad ni deseo de frenada. Las texturas derrapan para trazar una estela imborrable que corona un trabajo de unos Músicos a los que muchos venimos adorando desde hace mucho tiempo

Este nuevo puñado de canciones vuelve a legitimar el valor y la decisividad de la buena música, la que toca las teclas de la felicidad, la que mueve, la que pulsiona. Alborotador gomasio siguen en la constelación de la época dorada del indi patrio mereciendo cada vez más.

La coctelera musical alborotantegomasianista sigue agitando afiladérrimas guitarras, poderío percusionil, vocalidades gourmet. La intensidad melómana revienta, se reinventa, deconstruye e implosiona en la esencia más salvaje de la alternatividad pop. Con grupos cómo este el mundo es un lugar menos malo y violento en el que poder disfrutar de toda la potencia de las cosas que pueden cambiar el curso de los acontecimientos.

Lo mejor: otro elepè para seguir amando con jodida locura la buena música, la que emociona, la que pulsiona.

Lo menos mejor: que aún haya el mal gusto de no invitarles a petarlo en los mejores escenarios y FESTIvaleS (estivales) nacionales.

Las guitarras rugen soleadas con la ilusión del primer día, el mejor cuartero de la capital se derrama y vacía eterno en un genuino chute necesariovital de pop supraguitarrero antireaccionariopositivista.

Puro cholismo sônico que contiene himnos que se incardinan desde el primer paladeamiento en un repertorio de culto.

Ya sabéis puès, si queréis regocijaros en la copa de Europa ruidista, del mejor indi y del Pop antipasteleante guitarrero con mayúsculas no dejéis de acompañarles en su/este palpitante viaje.
13/14