Archivo de la etiqueta: Alfonso Vega

[Cultura inquieta/Charco 2015] Motorizaciones planetocrepusculares

Los planetas 28

La plaza de toros getafense volvió a ser testigo de artistas y conciertos variados para volver a completar otra más que molona jornada de un festival veraniego que va ganando muchos enteros. El exótico y dulce bizarrismo de Pedrina y río, Camila Moreno con su intimismo apañado, la pausa cantautoril filotropicalizada de Little Jesus, el cantautorismo incisivo y protestatario prorockero de Nacho Vegas y un pintón poperismo panamericano a cargo del original Gepe precedieron al espléndido bolo de El mató a un policía motorizado, que desplegó un más que correcto y pintón estilo propio con fases de recogimiento shoegazer premium. No faltó ni falló la gloriosa dupla dinásticoescórpica Chica de oro y Mujeres bellas y fuertes.

El mató a un policía motorizado 6

Como dijo Savage, la emoción destilada es la esencia del pop. A J, Florent, Eric, Banin y Checopolaco (Los planetas, indiscutibles cabezas de cartel y la banda nacional aún en su vigencia de más importante e influyente) se les ve más en plena forma que nunca derrochando una segunda juventud envidiable y revitalizada haciendo sonar sus canciones de manera contundente y mágica. Melodías pluscuamperfectas sacando todo el bravío que llevan dentro. El movimiento se demuestra andando y de qué manera. Los granadinos surfearon todo su arte a través de una actuación magnísima dejándose llevar en sus melomanías a través de 17 cortes a lo largo y ancho de todos sus palos, desde la más reciente etapa filoflamenca hasta su invencible noise pop (noventero) shoegaze que siguen abanderando liderísimos.

Sentimientos puros desde las entrañas, un acontecimiento montañorusístico a través de toda la amplia gama planetera. Brillando en fases de contemplación y religiosidad [Ya no me asomo a la reja, Corrientes circulares en el tiempo o el momentazo mayúsculo de Toxicosmos («Y estallan los sentidos en colores aún por inventar»)] y mala leche himnaria (El duendecillo verde) hasta ráfagas legendarias (La caja del diablo, Segundo premio, De viaje), sin pasar por alto atractivísimas composiciones (Alegrías del incendio, Romance de Juan de Osuna). En lides colaboracionistas La bien querida se aderezó con gracejo para No sé cómo te atreves y si casi una semana antes en Benicasim nos deleitaran con la colaboración de Mendieta, en éste caso sería Santiago motorizado el elegido para enriquecer Un buen día, devolviendo “el favor” de la previa colaboración Jotil con los pibes platenses.

Tan en su salsa estaban que aún no previsto en su setlist nos hicieron gozar con un bis ingredientado con la mala baba y flamenquería de Reunión en la cumbre y el himno generacional Pesadilla en el parque de atracciones, una de ésas canciones que lo explican casi todo intravenándose desde el primer play o directazo irreversiblemente en la banda sonora de tu vida.

Joe Crepúsculo 7

Joe Crepúsculo a pecho descubierto, calzón quitao y tumba abierta hasta se arrojó con una versión de Maricas (Los Punsetes) de nuevo con un Nacho Vigalondo entregadísimo en sus locuelas danzas y algunos amiguetes juerguenses más presentando nueva cremita (Nuevos misterios) y una selecta selección de sus electrochispeantes hits de siempre.

En suma, una buena selección musical coronada por un triplete final jugosísimo. La nota negativa: limitar la libertad de movimiento de los profesionales de la prensa. No tiene ningún sentido. Dejar entrar y salir del recinto libremente no es un lujo, que uno viene de la miel sobre hojuelas del mágico y toropoderoso FIB y de los cremosones Tomavistas y Sansan dónde no nos pusieron ninguna pega, sino todo lo contrario. Si me apetece volver al coche a comer y/o beber algo o por alguna otra cosa que necesite y pueda haber olvidado y volver a la zona de conciertos es tan de cajón como legítimo. Sería un pasteleo inerte no señalarlo, por lo demás una organización muy buena llena de currantes y sin ningún incidente a lamentar.

Fotografía: Alfonso Vega


[FIB 2015] Guitarrazos y los mejores años de nuestras vidas

Los Planetas cabecera

Benicasim volvió a alzarse en epicentro musical del verano gracias a otro cartel delicioso, variado y más que contrastado entre prometedoras bandas y grupazos de culto consagradísimos sin nada que demostrar salvo sus ganas de seguir pasándoselo bien a lo Keith Richards. Tras un resultón pistoletazo de salida en el escenario Las palmas a cargo de Trajano! y The last dandies (que comparecerían tras Mox nox) en el Red bull tour bus fueron en el primer día de festejos los grupos encargados de abrir la lata al acontecimiento festivalero estival por antonomasia.

Under radar y After all se dieron cita en el brillante repertorio de L.A., que aprovecharía con maestría la ocasión para presentar algunos de los temazos de su exquisito y recientísimo From the city to the ocean side. Un bolo mayúsculo que se erigió en lo mejor y más completo de la jornada juernense. La nota de color anglobeat de alma soul de Clean bandit sirvió de entrante perfecto para el abanderado concierto de Crystal fighters, que tirando de parafernalia campestre filotribalizada gestó potentísimos momentos que encedieron a los allí presentes en la franja destinada a las formaciones más demandadas. Entrados ya en la madrugada levantina la vocalista principal de Florence and the machine, perfectamente flanqueada por todo su elenco musical, derrochó desnudez y descaro (para muestra el botón de marcarse todo el concierto descalza) con una actitud dicotómica entre la entrega y las atmósferas hippies más sesenteras. La horaca de Elyella djs fue la encargada de cerrar la juerga con otra divertida ración de remixes. Unos turnos anteriores el sexteto australiano DMA´s acertó con su power pop rock para entonar a los asistentes al espacio destinado al autobús de Red bull.

Dentro de los actos de la segunda jornada La bien querida, siempre biacompañada de guitarra y teclado, regaló intimismo y dulzura en el Escenario Radio 3 cerrando con la pegadiza Poderes extraños. De vuelta en el escenario principal Jamie T se entregó hasta energizando pogos entre el respetable sin renunciar a momentos de pausa y hasta filorapeos. Mientras tanto Nudozurdo desplegaba arrojos introspectivos filoplaneteros y alargues cremosones en el escenario Red bull fundiendo sus últimos punteos con uno de los momentos más esperados del viernes, la actuación de Noel Gallagher´s high flying birds, karaokeizados por la locura guiri (y no tan guiri) y videografiados a tope exprimiendo todos los recursos de los monitores dejando fluir su excelente britpop powerizado y velocitado que reminiscenció estampas imborrables para todos los fans de Oasis. Según ejecutaron Champagne supernova ya nos tenían a todos en el bolsillo. La intensidad seguiría expandiéndose gracias a otro esperado instante, la subida a las tablas de The prodigy, que con continuas referencias al respetable a través del eslogan «My fucking spanish people» no dejaron de repartir tralla y subidones sónicos. No lejos de allí Polock se mostraría digno en los interregnos de su apañado anglopop ibérico. La experimentación distorsionil muy top de Goodspeed you! black emperor gozó de 2 horazas para dar rienda suelta a su nutritiva e interesante propuesta.

Kaiser chiefs

El atractivísimo sábado nos dejaría buen sabor de boca desde el pitido inicial con Siesta!, que amenizaron a tuti plen como buen previo a los angloenergizantes Reverend and the makers. La anécdota climatológica de la jornada sucedió al termino de La M.O.D.A., unos minutos de chaparrón veraniego loco con el que más de uno aprovechó sin prejuicios para refrescarse. Hinds, que mientras daban los últimos retoques se marcaron un previo con hilo de fondo motivatoria a cargo de She lost control de Joy division subrayaron su anglopop rockeado fémino, resultón e interesante. Kaiser chiefs, con un entregadísimo frontman desde la primera tonada, sobreponiéndose a los problemas del micro derrochando actitud, garra, agilidad, voluntad e incluso putoamismo, fue de lo mejorcito de todo el festival, sin duda. Unas ráfagas divertidísimas, repletas de cancionzacas y con todos los ingredientes de una banda de la zona Champions que dejó con la temperatura adecuada un recinto que albergaría a la mejor y más influyente banda española de ayer, hoy y siempre. Los planetas, que con un setlist alimentado sobre todo por sus 2 últimos largos, surfearon con el recién horneado himno El duendecillo verde, tocado en elegante versión teaser. El momentazo de la tercera etapa del FIB corrió épico a cargo de Gaizka Mendieta, que para la gloriosa Un buen día se uniría al sistema cósmicoplanetario titularísimo a lomos de la Gibson de Banin. La elección y ejecución de De viaje para el cierre fue sencillamente mágica. Cum laude de noise, shoegaze, psicodelia (jonda), misticismo, melodías pop indestructibles y toda la pasión y éxtasis de los míticos años 90, en definitiva, los de Granada son activo histórico añejado de tan excelso y magno acontecimiento melomaníaco desde la cosecha de agosto del 95 que no paran de ganar adeptos y consolidarnos a los ya ganados desde hace años y años. El brutal tríptico sobre el escenario más grande lo clausuraría Blur, fieles a su eficaz poprock orgullosamente british pese a pecar de un claramente mejorable tracklist resucitado al filo de las 2 y 7 minutos de la madrugada con Song 2 que desató locuras filonoventeras para brincar y desgañitarse. Además se permitieron un bis.

Vetusta Morla

Para la última tardenochemadrugá The riptide movement pudo valer más que de sobra para acudir a Public enemy, de puesta en escena golpeante y sublimada de fuerza casi militar. El plato fuerte patrio del último día fue para la banda madrileña de pop alternativo más demanda de los últimos tiempos y que sigue petando los recintos que le pongan por delante. Vetusta Morla, con otra ejecución impoluta como de costumbre timonearon vacas sagradas de La deriva sin olvidar los hits que ya los han hecho eternos. Especialmente destacable la versión de  Valiente, que descarriló apoteósica y que hubiera sido insuperable como final. Para el bis Los días raros, increschenteada hasta el orgasmo. (Una verdadera pena cronogramática coincidir con los también capitalinos Célica XX, buena gente y grandes músicos que a buen seguro se dejaron llevar por sus subidones para implementar sus jugosonas atmósferas procrípticas). Volviendo al grueso anglo se defendieron sin problemas Crocodiles y FFS (Franz Ferdinand & Sparks). No dejar de nombrar a Portishead, sobre todo por una actuación plana y aburrida que incluso defraudó a sus seguidores. Todo lo contrario que The cribs, fantabuloso anglopower pop dulce y contundente que recuerda a los Nada surf más cañeros, un descubrimiento maravilloso y recomendabilísimo. Otra demostración de fuerza la espetó Bastille, que además de su propia cosecha también acabó tirando de versiones. Para los últimos coletazos MØ, precedidos de una insoportable incidencia técnica no estuvieron nada mal (daría tiempo a volver para comprobarlo).

Novedades Carminha finiquitarían la coyuntura con contangiosas energías buenrrollistas para dar los acordes finales gracias a la inmediatez y adherencia de su despampanante bizarrismo cañí prorural. Unos gallegos majísimos donde los haya capaces de hacer bailar al más tímido.


[Nudozurdo y Nikaenen] Intensidades madrileñistas

Sala 8 y medio club

Ciudad  Madrid

Promotores  Last tour, sala But, Intromúsica

Sábado 14 noviembre 2015

Fotografía Alfonso Vega

Cabecera

 

Siguiendo con los jugosos festejos niñabonitenses de la icónica But versión clubera 8mediense las criptocracias hipnóticas, atmósferas delicadas e intensidades fibratocantes nudozúrdicas rematarían un penúltimo día de la semana glorioso. El gobierno del fuzz de la personalísima y de culto propuesta de Nudozurdo que recomiendo a todo melómano de Los planetas, los Lori de Viaje de estudios, Alborotador gomasio, Señores o Disco Las palmeras por ejemplo se mostró impecable proyectando la magia de sus grabaciones sobre las tablas, y por supuesto intensificándola.

Otro grupo dónde imperan las guitarras (enorme Meta liderando a lomos de su Fender el ritmo en más de una tonada) y eso siempre es para estar de enhorabuena. Además de su demostración sobre las tablas no podía faltar su encadenamiento himnario, y es que el repertorio de los madrileños es exquisito. Mil espejos, Ha sido divertido, El hijo de dios, Contigo sin ti, Conocí el amor o El diablo fue bueno conmigo recorrieron cada poro y sensibilidad del recinto para hacer las delicias de sus incondicionales y seguir engrosando correligionarios de la buena música.

Back

Aderezando todo el genial efecto de halo y la puesta en escena sencilla pero contundente del combo capitalino los bailoteoespasmos robóticos proshoegazer filojoydivisionistas de Leo Mateos. Otro ingrediente más para un frontman que “ya tenía al público cogido por el pecho” (Arturo García). Sintomático y sorpresivamente idiosincrásico fue que en un momento dado parte de los allí reunidos pidieran silencio para paladear la fragilidad e intensidades tocafibrenses de la banda. Otro detalle más de un evento improntante que quedará a fuego en la memoria sónica del soberbio 2015.

Nikaenen

Antes de ellos el introspectivismo envolvente de Nikaenen en versión dueto. Me encantan los buenos tríos sónicos así que nos tuvimos que quitar el sombrero ante el MÉRITO de sacar más que apañados sonidos entre sólo 2 tipos. Un double dragon más que plausible, una de ésas bandas que tienes la fortuna de descubrirlas en directo y que pasan a formar parte de tu lista sonora de seguimiento.


[FIB 2015] 2 décadas de melomanía

fib15-600x311

El Festival Internacional de Benicàssim cumple 20 añazos brillando con otro cartel de aupa para volver a epicentrar al municipio levantino en el corazón del verano y de la mejor música alternativa de aquí y de allá.

Decir FIB es referirse sencillamente a un acontecimiento ciclópeo. Del 16 al 19 de julio, a través de 4 jornadas de intensidad y grupazos y tirando de nada más y nada menos que de 7 escenarios el evento contará para esta edición con nombres como Los planetas, Blur, The prodigy, Portishead, Célica XX, Noel Gallagher´s high flying birds, Vetusta Morla o Kaiser chiefs.

Otra velita soplada en honor al éxito, la continuidad y la consolidación absoluta. Una cita irreversiblemente irresistible que volverá a dejar su impronta.


[Sansan festival sábado 4 abril 2015] Intensidades playeras

Varry brava cabecera
De cara a la que a la postre sería la fase más concurrida de todo el festival volvieron a brillar momentos vibrantes, coloridos y poliédricos a base de artistas muy variados entre sí pero con un nexo melómano incuestionable: la calidad como cualidad. Mientras en el escenario secundario se iba relevando lo más destacado de la cantautoría patria el escenario grande sería el auténtico protagonista oligopólico de las sonoridades más relevantes y aplaudidas.  Los 20 añazos genialmente llevados de La habitación roja confluyeron en un directo rezumante de pasión, pureza y empaque. Jorge Martí, que va ganando enteros como los buenos caldos, se mostró entregado en cada acometida, por ejemplo con De cine. No faltaron sus abanderantes y más karaokeizados himnos como Ayer, Indestructibles y el más reciente La moneda en el aire. Otro autohomenaje a una trayectoria intachable para una formación que se sintió más en casa que nunca.
mario-miranda-fotografo-second-san-san-festival-2015-004

El siguiente plato fuerte del sábadomingo corrió a cargo de los magnos Second. Los  instantes de potencia e indientimismo del combo murciano contagiaron de energía a todo el recinto hilando hits y cancionazas luciéndose en los cambios de ritmo. Sean Frutos, cómplice con todos sus compañeros de aventuras, se lo pasó en grande dejándose llevar por los guitarrazos y las letras. La colaboración a cargo de los varrybravenses Óscar y Aarón para Rodamos mezclada con el melocotonazo No gires para seguir con la reciente Nueva sensación demostró su perfecto manejo del aquí y ahora ante miles de personas. Pese a echar en falta la montañorusística Si todo se oxida el final apoteósico de su culminante Rincón exquisito terminándola sentado de cara a la multitud ofreció un pildorazo de emotividad que cuajó en otro de esos momentos que quedan para el recuerdo.

Citados a la misma hora y separados por algunos cientos de metros The noises y los nórdicos Kakkmaddafakka se dejarían la piel para agradar y autogozar con sus respectivas propuestas y actitudes. Los primeros mediante un sutil y progresivizante pop filoelectrónico y los cachondos nórdicos echando mano de trazas incluso reggae y ráfagas juveniles despidiéndose con un temazo del Ibiza mix 97, lujo de licencia bizarra que agitó los fragmentos de noche sin final para concluir un bolo aplicado y muy jugón.

Los guiris habían dejado el listón bien alto pero la salsa bravísima de los Varry brava, reforzados en quinteto para tan engalanada ocasión, no sólo igualaron sino que superaron con creces el subidón de los de Bergen regalando un bolazo maravilloso, sin duda el más fiestero y juerguense de todo el evento sanseril. Los Varry levantaron la noche a base de sus hits de ayer, hoy y siempre. Empezar con La playa fue toda una declaración de intenciones, una canción abrasivamente adictiva que se coló sin remedio en el top de lo mejor del acontecimiento alternativo musical por excelencia de Gandía.

El líder de Second, bien atento entre bambalinas laterales desde el primer pálpito y devolviendo el buenrollismo colaboracionista con Navidad fue una muestra perfecta de lo bien que nos lo pasamos todos con un grupo cuyo hábitat es la fiesta pura y que ante masas y masas de gente no para de sentirse cada vez más cómodo. Bravísimo. El guiño postrimero a Loquillo para acabar de dibujar el círculo fue otro de ésos soplos que quedan de una actuación memorable de ésas que te dejan orgasmeando y con ganas de más.

A poquísimas horas del amanecer costero los pepinazos de Zombie kids seguirían haciendo las delicias de los que aún aguantábamos timoneando unas maneras dubstep con raíces hiphoperas que estallaron en la cremà más absoluta.

Fotografía: Sansan festival y Mario Miranda (Second)


[Sansan festival viernes 3 abril 2015] Combinaciones perfectas

L.A. cabecera

Para el santísimo viernes alternativo se darían cita en el escenario principal los acontecimientos encadenados más potentes gracias a la sucesión de un trébol sónico de lujo que se arrojó en instantes gloriosos e implementaciones muy pro.

Tras la comparecencia de Dorian, engalanados y con visuales de felicitación autotributo mediante, llegaría el turno del mejor rock proangloindie a cargo de L.A., un grupo que se consolida tras cada actuación. El quinteto isleño, cuya límpida ejecución emocionó de principio a fin, empezó abriendo con la dualizante After all, a la que hiló su moderna y delicada Secrets undone, pieza que escaló brillante gracias a su viaje a 4 guitarras. Para la perfecta Dualize Luis Alberto echó mano de su querida Rickenbacker. No faltó su himno cosecha del 2009 Perfect combination para gozar con el momento más karaokil y sentío de los encuentros sónicoanglos en la segunda fase ni tampoco la jugosísima y adictiva Rebel.

Casi sin tiempo de paladear el final de los baleares tomaría la alternativa Mucho, otro grupazo de la piel de toro merecedor de las plazas más grandes y titanes incansables del rock cósmico y sideral. En el otro escenario no iba a quedarse la cosa pocha pues, ni mucho menos. Fundiéndose con la poscosmicidad del quijotesco Perarnau Martí y sus muchachos volvieron a hacer gala de su romanpaladinismo rítmico, actitudinal y melódico a través de temazos apocalípticos como la tecnocrática La larga risa del emperador, Como si no hubiera mañana, la indestructible Más feliz sin televisión, la de culto desde el primer play La primera luz del día y/o Sal de la tierra. El cuarteto manchego firmó, a cuádruple teclado, con solvencia en la percusión y guitarras imperiales un bolazo bien surtido reforzado por la labia intercancionil de su frontman para no parar de seguir ganando adeptos con todo merecimiento.

Mucho

De vuelta en el Desperados y con los últimos sfumatos de los Mucho los acertadísimos y empacados León Benavente volvieron a clavarlo encapsulando su exclusivo repertorio con otra actuación que no dejó de agradar a las masas cerrando con su gigantesca Ser brigada, con ésa intro tan envolvente y enraizada que estalla con ráfagas de placer en el momento exacto.

Como gran previo al concierto del grupo más popular de todo Jaén y muchas partes de las afortunadas Andalucías en el cuco escenario «maestro» tomó la palabra y el micro Neuman, que con intimismo y poderosas sonoridades anglo ofrecieron tempos ideales para inaugurar la medianoche gandiense.

Haciendo justicia a toda su expectación y aglomeración de fans Supersubmarina siguió fluyendo en la noche usando Samurái como corte inicial para enmarcar de nuevo su excelente power pop sublimado. A destacar su detallazo de hacer el bis con un tridente cancionero irresistible a cargo de Viento de cara que fundiéndola con Algo que sirva como luz se acabaría dando la mano con la santacrucera En mis venas. Pero además quedaba otro bombazo final, la visceral Cientocero. En definitiva un no parar de desgañitamientos pro y posadolescentes y coros del respetable para una banda que en todo momento conectaba exitosamente con el mismo.

Para cerrar el círculo de grupazos del viernesábado las sacudidas crípticodulces de El columpio asesino conexionando con los deliciosos envoltorios electropsicodélicos de Los pilotos se tornaron en un coctel sonoro diabólicamente irrechazable. Los pamplonicas fueron desplegándose mediante su colosal Ballenas muertas en San Sebastián sin renunciar a celebradas codas pasadas como el temón más reclamado y seguido de la madrugada, Toro, que explosionó en el ambiente e implosionó en cada alma fiestera del recinto. El remate de Íñigo Sola a la trompeta completó otra vez una oferta melódica a la altura de muy pocos que sigue cosechando meritorios premios también al otro lado del charco.

Elyella djs tomarían el testigo sobre las mismas tablas pero antes quedada pendiente degustar los fotogramas más filoplaneteros. En el caso de los legendarios Florent y Banin apuntar que surfearon sin tapujos ni pasteleos por lo más granado de sus 2 largos volviendo a hacer disfrutar de lo lindo a toda la peña con sus preciosos dilatamientos de su triplete más hitero: Cero en blanco, Vuelo rasante con ametralladora y Longitud de onda 585nm. Los últimos coletazos y jugueteos del lead guitar granaíno más grande de todos los tiempos galopando su Fender aún quedan en la retina de muchos y muchas, desde luego en la de un congratulado admirador que acaba éstas líneas.

Fotografía: Mauricio Sanguino


[Sansan festival jueves 2 abril 2015] Psicodelias ficcionadas

Sidonie 2

El primer día de su segunda edición el festival más exitoso, cremosón y arrojado de La Safor volvía a irradiar la Semana santa contando de nuevo con musicón a través de un cartelazo con muchísimo de lo mejor del panorama alternativo patrio.

Tras los directos, entre otros, de Correos (escenario Master´s) y Nacho Vegas la energía derrochante del siempre impecable directo de Sidonie prendería la mecha con todo un pregón sónico salpicado por un setlist que no tiene más remedio que estar hecho a base de temazos dada su ejemplar y gloriosa trayectoria. Cortes sublimes como la perla sierrocanadiense Yo soy la crema, la himnaria y psicodélica belleza El bosque o la siempre rompedora El incendio se fundían con las palmeras del lugar para presenciar otra actuación logradísima de un grupazo-garantía de espectáculo y buen hacer.

A continuación de Izal y Smile desembarcarían los momentos más épicos de la primera tardenochemadrugá. Rufus T. Firefly expansivizarían sus atractivas y potentes atmósferas en un bolo selecto y entregado. Víctor Cabezuelo y su cuádriga melómana fueron pasando por estaciones tan memorables como Nueve o El problemático Winston Smith para ir desgranando su majestuoso último disco, una de esas obras maestras que te sacuden y envuelven para volver a amar aún más la música. Cada nota era un empujón de cosmicidad, implicación y sentimiento puro. Rufus, perfectamente dignos de las tablas del Desperados se desenvolvieron brutales en el escenario secundario con una actuación tan mayúscula e irresistible que daba igual que uno se hubiese levantado el día anterior a las 7 de la mañana jodiéndose la siesta y zampándose más de 400 kilómetros de carretera. Los de Aranjuez desprenden tanta magia y actitud que cualquier gilipollez se evapora para dejarse llevar por canciones ciclópeas que arden hasta fundirse en lo heroico.

Para los postres quedarían la más que llevadera progresividad electropop de Mendetz y la más que contrastada calidad de Dj Amable, icono absoluto de las mejores electrificaciones indies desde los platos tirando como de costumbre de un repertorio variado y más que resultón.

Fotografía: Mauricio Sanguino


[Alborotador gomasio, Disciplina Atlántico y Ornamento y delito Siroco sábado 24 enero 2015] El gomasianismo va a llegar

IMG_0968
La emblemática y madrileñista Siroco tiró de crema pronoventera para un tríptico más que jugoso. Una noche de ruido de estrellas dónde las bandas de Limbo starr y unos prometedores Disciplina Atlántico hicieron un homenaje a la actitud y los buenos guitarrazos patentizando la edad de oro de la alternatividad sónica patria.

IMG_0617

Abrieron la lata Disciplina con mucha polivalencia, prueba de ello fue que 2 de sus miembros se turnaron a la batería. Una formación aplicada y bastante entretenida que comenzó con Las radiaciones del móvil mostrando desde el primer acorde un power pop progresivo con tintes decadentes y alargues y distorsiones pronirvaneras que además se marcaría una versión protagonizando uno de los momentos más atractivos de la jornada, su frontman jugueteando con un pedal entre las manos. En suma, una banda que dará que hablar en cuanto vaya sacando más material.

IMG_0741

La segunda parada la protagonizarían Ornamento y delito, que contando con la ayuda al bajo del cantante de la banda precedente se marcaron unos buenos guitarreos con personalidad y empaque a través de temas tan sugerentes y certeros como Trashorras, Carnaval armado, Bono es dios o Cocaína.

IMG_1000

Tras los preceptivos prolegómenos Marco, Koldo (ataviados proplaneteramente con camisetas a rayas, la de Marco de manga larga muy a lo Cobain), Guillermo, Alberto y Miguel comparecieron sobre las tablas para darle buena chicha a sus 2 discos ya de culto: Más humillante que doloroso y el recién horneado Los excesos de los niñosAlborotador gomasio nos regaló otra actuación divertida, pasional e improntante. No es porque sean amigos es porque es una realidad: seguimos estando ante una banda que no tiene techo y cuya merecida progresión apunta a petarlo en festivales y seguir haciendo lo propio en salas. El primer pepinazo de su exquisito set list, El malestar continúa, se tornó en una verdadera declaración de intenciones. Un himno insuperable de esos que forman parte de la banda sonora irreversible de muchas personas, desde luego de la mía desde la primera vez que la escuché. La siguiente dupla sería para otros 2 temas de su primer largo que enlazarían con la primera nueva de la noche, Si te matas, canción sentía y adherente dónde las haya. Tras la deliciosa pausa de Las sombras llegaría toda una tanda de nuevos himnos para vaciarse y presentarnos con garra y calidad su último trabajo. Espíritus helados, Todos mis huesos o El placer de la derrota retroalimentaron pogos y éxtasis incendiando la intensidad de aquellos instantes gloriosos.

IMG_0998

El triplete final fue para Contra el suelo, otro temazo brillante en el que Guille se uniría al festival guitarril echando mano de la acústica. Los estribillos demoledores de En el espejo serían los elegidos como antesala para Los residuos de la sociedad, ésa canción que pide a gritos cerrar un bolazo cómo análogamente pasaba con las gigantes postrimerías distorsioniles de La caja del diablo en los más decisivos 90.

IMG_0897

Una noche de lo más completita pues en que siguen convenciéndonos a los más fieles gomasiánicos de primera época mientras van ganando nuevos adeptos para una causa y propuesta sonora que recogiendo el testigo de la mejor tradición pop en español y la rabia más actual dan lugar a unas canciones sublimes que viajan hacia la atemporalidad y que son más pertinentes que nunca.

Fotografía: Guillermo Ramos


[2014] Irreversibilidades melómanas

DSC_8315
“El sentimentalismo es la alopecia de los sentimientos” escribe Ray Loriga en su más reciente y de nuevo novelón. Cierto, pero hay años que marcan, que merecen ser recordados aunque peligrosamente puedas caer en el bizcochismo y ciertas nostalgias. Pese a la ausencia de un nuevo disco de Los planetas 2014 será un año improntante grabado a fuego en memorias colectivas y en subjetividades intransferibles. Luchar por un sueño es de lo más bonito y de lo que más te puede llenar en la vida y sí además vas viendo y sintiendo como se va dando forma a “la movida” no puedes más que seguir trabajando con pasión e ilusión renovadas para intentar ofrecer la mayor calidad y variedad posibles a nuestros estimadísimos lectores que son los que finalmente dan sentido a toda nuestra obra.

Independance, Juglar, Contraclub, Penélope, Montilla, Charada, El sol, Mad indie summer, Boite, Joy eslava, Teatro Lara, Tomavistas, Un lugar llamado mundo, Nocturama, Territorios, Hangar [y a nivel fan tirando del bolsillo propio Santander music, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Sexy Sadie, Templeton y Standstill]; Alborotador gomasio, Ellos, El hombre rana, Joe Crepúsculo, Guadalupe plata, Poomse, The prussians, Supernumerario, Atención tsunami, La habitación roja, León Benavente, Los claveles, Los pilotos, Sangre, Novedades Carminha, Alexandre Lacaze, Genérica, Los Punsetes, Love of lesbian, Lori Meyers, Maryland, Niños mutantes, Mucho, Sidonie, We are scientists, El columpio asesino, Nudozurdo, Edredón, Fira fem, El lado oscuro de la broca, Perro, Triángulo de amor bizarro, Cómo vivir en el campo, Pasajero, Fuckaine y The right ons entre otros. Buenos grupos y grupazos que hicieron de la pasada anualidad un gozo mayúsculo para la melomanía y una satisfacción laboral y personal gigantesca para todos los que trabajamos en éste bello y maravilloso proyecto llamado Poplacara.

Creo que en la vida hay que ser humilde y no olvidar jamás tus raíces por muy lejos que llegues. El origen y el destino seguirán siendo los mismos: la buena música, los buenos artistas que no paran de crearla y todas aquellas personas que amparan y seguimos defendiendo a capa y espada éste hermoso cosmos. Del romántico fanzine de 1984 a la actualidad digital (ya 2015 ¡oiga señora!) imperante ha llovido mucho, pero jamás en vano. El que no llora no mama y en la vida hay que currárselo, la meritocracia tiene sentido pese a la superestructura del tinglado montado por paletines, ladrones y demás sanguijuelas sin escrúpulos y con menos vergüenza que un gato en una matanza. Desde luego que siempre nos quedará la superioridad moral como bien apuntaba Luther King. Pero centrándonos de nuevo en lo principal parafraseando a cierto grupazo granadino siempre nos quedará la música, eso jamás nos lo podrán arrebatar y como bien dice el dicho que nos quiten lo bailao. Al final volverá a quedar lo más importante, las canciones y todos los sentimientos en colores aún por inventar que seguirán provocando.

El nivel ha quedado muy alto y hay muchísima gente a la que agradecérselo. 2015 se presenta muy grande y apetecible. Todos los que formamos parte de ésta mágica publicación seguiremos en la brecha intentando implementar en todo momento la mayor profesionalidad posible sin olvidar paladear cada bolo y evento.


[Mad indie summer 2014] Improntas eternas

116058_description_SSindie

Las fiestas de San Sebastián de los reyes vistieron de gala el Mad indie summer compareciendo con una alineación musical de champions para gozo y melomanías varias de todos los que nos dimos cita el último juernesviernes al norte de la capital.

El double dragon LoriLol era un atractivo máximo para volver a disfrutar de la mejor música y la magia del directo.

Con las atractivas bambalinas escénicas granadinas de fondo Lamprologus abrió el cartel fluyendo en esencias y raíces de lo-fi pronirvanero que derrochó descaro y no paró de expandirse aprovechando con nota su espacio.

Lori Meyers (cabecera)

Tras los retoques last minute hicieron su aparición sobre las tablas el grupazo de Loja. Una más que correcta, profesionalizante y crescente actuación que volvió a demostrar porque Los Lori siempre gustan, se entregan y jamás defraudan en actitud. También tiraron de visuales atractivísimos y muy bien trabajados perfectos para tridimensionalizar sus siempre envolventes bolos. Al son de los lumúnicos soniquetes de Una señal Noni y los suyos, la mítica banda Lori Meyers hizo acto de aparición para enlazarla con los exquisitos guitarrazos de Planilandia.

El set se mostró completo y al gusto de todo su excelente repertorio continuando con el tríptico Corazón elocuente, Luciérnagas y mariposas e Impronta, metáfora máxima y enriquecedora de su más reciente discazo con cambio de guitarra, de española a eléctrica, para revestirla y hacerla crecer en capas y texturas.

La siguiente dupla sónica fue para Dilema y ese himno llamado Tokio ya no nos quiere, corte que atmosferiza la sensación de escuchar una canción top en vivo y de primera mano, con toda la grandeza que ello conlleva. Tras la colaboración de Annie B. Sweet para El tiempo pasará y empezar a dar buenas muestras del Korg con Religión les seguirían A-sinte-odio y Luces de neón, otro temazo de irreversible estribillo con el que la gente se empezó a venir arriba.

Antes de las brillantes sacudidas finales llegaría la pausa con Explícame, basculando los focos hacia Alejandro Méndez, momento ideal para echarse un cigarrillo y tomarse una porción de relax. La maximización coreable llegaría como de costumbre con esa oda del infortunio amorososexual, Emborracharme, que se encadenaría a la cuidada Huracán, expansiva y subida desde las teclas sumándose en el éxtasis Alfredo, galopando selecto y rotundo en su clímax de percusión.

Luego llegó la conexión con Alta fidelidad antes de desaparecer entre la penumbra de los instrumentos. En el bis se atrevieron con Dos hombres con sombrero en un homenaje más que merecido a esa primigenia obra maestra llamada Viaje de estudios. Sin ti ninguna parte es azar, con tal magnánimo aforismo es imposible no viajar hacia el mundo de los sentimientos más decisivos.

El pareado final correría a cargo de un cóctel premium para arrancarse y dejarse llevar de verdad a base de ¿Aha han vuelto? + Mi realidad para bordar otro concierto redondo que los sigue situando en el olimpo de la afortunada escena alternativa patria. Gracias otra vez grandes.

DSC_6622

Con un escenario sugestionado por las llamas y la pasión del bolazo previo Love of lesbian tomarían el testigo de los andaluces para seguir petándolo a base de bien. Ésta vez las pantallas funcionaron a pleno rendimiento armonizándose con justicia poética y torera al orden cósmico tras los problemas técnicos en Santander.

DSC_6633

El espectáculo lesbiano se mostró de nuevo tan gigante y sublimemente circense como de costumbre, con presentaciones estilo NBA y/o equipo de fútbol de pretemporada (y no fue para menos cuando Santi Balmes sorprendió con una camiseta probalompédica del Sanse tras desataviarse de su look prodandi de El poder de la tijera). Con una más que interesante ensalada de canciones (no faltó su hit Club de fans de John boy aderezado de cancionzacas de culto como Mal español, Noches reversibles y Los toros en la Wii. Fantástico) a través de su selección más cañera y electrizante Balmes y sus muchachos se metieron otra vez al público en el bolsillo desde el minuto uno entregándose incondicionalmente dejando más claro que el agua lo cojonudamente que se lo siguen pasando con su trabajo: hacer canciones y transmitirlas con los 5 sentidos ante sus fieles masas. El show fue otro despliegue de medios, maneras y disfraces dónde todo el plantel paladeó la fiesta felizmente descarrilada como si no hubiera mañana, haciendo gala de tan atinado y bello (emb)lema. Julián Saldarriaga se uniría a los festejos y arengas varias animando al personal en el interregno azteca de Fantástico para subrayar y sublimar el momento ranchera de tan multicolor composición. Otro conciertaco de los que te dejan con ganas de más y que acabó por apuntalar una noche jugosona dónde las haya.

La MODA

A continuación y para acabar de trazar el círculo La Maravillosa Orquesta del Alcohol/MODA ensanchó sus ganazas y su gracejo abriendo en inglés mediante un rock norteamericano depuradísimo fusionante con trazas de folk country límpido y sólido.

En un pequeño puñado de letras, otro evento más que acertado y suertudo para seguir adorando más si cabe al mítico año de gracia de 2014.

Público

Fotografía: Alfonso Vega