Archivo de la etiqueta: Alfredo NÚÑEZ

[Lori Meyers] Leyendas desde el origen

Viaje_de_Estudios_Lori_Meyers_Licor_de_Granadas

Un buen puñado de himnos que se tatúan en ti y en la historia desde la primera escucha. Los inicios de los de Loja siguen brillando gloriosos. Marcarse semejantes perlas sónicas desde los albores de sus aventuras musicales no está a la altura de cualquiera. El duende granaíno vuelve a explosionar su magia en colores aún por inventar.

Al igual que las óperas primas de los legendarios Planetas y los icónicos Killers  el álbum abre con un himno: el homónimo corte con el que empieza el viaje a través de melodías exquisitas, lírica cuidada de aforísticos estribillos y muchos compases de guitarreos aderezados de pedaleos y distorsiones sublimes para bordar un tesoro sonoro imprescindible del mejor pop alternativo de aquí y de cualquier sitio.

Hay discos que cambian las cosas, marcan y perduran eternos e irreversibles en melomanías personales y memorias sónicas colectivas, que se graban a fuego en tu cerebro y en tu corazón y que te inician en el incurable veneno de la música. Ésta es una de esas ocasiones, el caso del impecable y selecto debut de los Lori.

Viaje de estudios (2004): la alineación de gala a través de 11 composiciones de indie pop caviar beluga implosiona en sueños hechos realidad. Una delicia melomaníaca proplanetense mítica apta para contextos tan golosos como a todo volumen mientras vuelves de viaje en verano en el coche mientras va atardeciendo, cuando vas a quedar con LA CHICA, antes de jugar una pachanga y/o juerguear o con los cascos tirado a la bartola en tu habitación meciéndote y repaladeando tus mejores recuerdos.

Viaje de estudios. “En un cruce de miradas”

Pesadilla en el parque de atracciones, A mil años luz, El malestar continúa, Smells like teen spirit, Have you ever seen the rain, Hotel California. Hay canciones que hablan y se defienden por sí solas. Noni, Alejandro y Alfredo dieron con la tecla a la primera. Es tan enorme que lo mejor es disfrutarla por cada poro. Lo tiene todo, es una canción perfecta: guitarras siderales, estratosféricas, estribillo inmortal, subidas y cambios cósmicos, ritmo cuajado.

Ya lo sabes. “Sabrás dónde encontrarme”

Inteligente, meditada. Continúan intactas todas las virtudes.

Tokio ya no nos quiere. [también novelón del maestro Ray Loriga] “Hasta que salga el sol”

Amanece en tus oídos. Lo tiene todo para triunfar y aprovecha su dicha desde el primer acorde. Otro himno para la saca. Magistral como te cuenta la historia con flashes y metáforas lumínicas contundentes. Por más que la escuches jamás te aburres de ella. Otra recta final para enmarcar que se va difuminando hacia la gloria.

Dos hombres con sombrero. “Sin ti ninguna parte es azar”

Baladón. Tiempo para la pausa y los días pasados más personales e intransferibles. Ojito a como se va texturizando casi sin que te des cuenta para, de nuevo, cubrirse de victoriosos laureles con sus coreados y coreables na na ná en las postrimerías amén de otros jugueteos guitarriles conquistadores.

Mujer esponja. “Pero así somos los 2”

Carne de Kobe para el modo acústico. Pausas dulces y tempos facturados con delicadeza.

Parapapa. “Puedes decírmelo”

Licencia homenajeante docente a las mejores melodías pop. Finta sónica de campeonato, estructura genuína estribillo-mensaje-estribillo que también te atrapa sin contemplaciones.

De superhéroes. “Lo que quiero [es] estar cerca de ti”

Cabalga con fuerza desde el principio y cuando entran las guitarras (por momentos afiladas hasta el orgasmo) para fundirse con las voces ya estás felizmente atrapado.

Canadá. “Cambiaría de este cuento el final”

Balada fluída, elegante y compacta finiquitada con calidad.

Ham´a´cuckoo. “Sin ruido ni fricción”

Inicio legendario que implosiona imparable. Cancionzaca premium facturada para el éxito inmediato.

Zona errónea. “Ya no pienso huir”

Magnas remembranzas de la pretérita La ranita y el frutero. Otro corte para el bizcochismo bien entendido. Hay que quedarse con lo bueno o al menos transformarlo en bonitas canciones.

¿Dónde están mis maletas? “¿Qué puedes pedir?”

Cierre más que digno. Gourmetizantes guitarreos primigenios a los que pronto se unen con alegría y devoción las baquetas y los bombos. ¿Y ahora qué? Pues volver a darle al play y seguir certificando el mejor disco de Lori Meyers hasta hoy y uno de los mejores de toda la historia del pop independiente de aquí y de dónde haga falta.

//Reedición

Mis neuronas de viaje de estudios

Raíces expansivizadas de éste gigantesco monumento sónico.

El embargo de neuronas menguantes. “Todo era intenso”

Título ingenioso dónde los haya. Acordes, melodía y letra a la altura. No decrece nunca, todo lo contrario. Otro capricho sónico memorable.

El increíble hombre menguante. “Házmelo sentir, por una vez, de nuevo”

Hit, himno gourmet con todos los ingredientes para seguir eterno sosteniéndose como uno de los temas más inmensos del indie pop patrio. Amplis finales atractivísimos, las guitarras derrapan en interregnos tan sublimes que tus oídos no pueden dejar de gozarlo cosa loca.

Johnny cogió su fusil. “Una y otra vez”

Inicio puntiagudo y con gracejo. Otro giro final industrioso y soleado.

Interior exterior. “Y todo aquello surge”

Proveniente de la autoeditada maqueta El viaje de estudios de mis neuronas (2002)  aquí estamos ante otro temazo máximo para seguir engordando el himnario. Una fortuna mayúscula. Estribillo invencible, crecida imparable, ritmo clase supra. Con temas como éste es imposible no engancharse a un grupo. En el ecuador ya te ha enamorado, abducido; con su tramo final se adhiere como una lapa a tus neuronas y no puedes ni quieres dejar de sentirla, identificarte.


[Lori MEYERS sábado 21 diciembre La riviera] Deja huella, SIEMPRE la deja

 

78956_description_lori

 

9-1

[A Pájaro Jack no tuve la suerte de verlos. Ya había escuchado algunas de sus canciones en su día y les tengo pendientes en mi folio de bandas que escuchar (más) a fondo que cuelga de la misma pared de mi habitación en la que hay también una foto de Sidonie, mi queridísimo póster del líder de Nirvana y un set list gomasiano manuscrito de primera mano que siempre conservaré con cariño].

Después de una merecida siestaca empezar la tardenoche paladeando Jack DANIEL´S y whisky añejo premium de malta destilado en 1988 y embotellado hace más de una década hablando de música (de Los gomasio entre otros) con tu mejor amigo del rollo se me antoja un buen previo para encarar un bolo de Los lori.
El directo de los de Loja nunca decepciona. Se dejan todo en el escenario y no negocian el esfuerzo. No queda otra por tanto que dejarse llevar por su ondeante atmósfera y aplaudirles y vitorearles como se merece un grupo que se lo ha currado para estar por derecho propio en la órbita de la élite musical alternativa española.

Empezaron con Intromisión y desde el minuto 1 las guitarras y la escenografía irían tridimensionalizando el acogedor universo MEYERS con momentos de éxtasis (y con otros de tempos más bajos).

El primer enlace daría paso a su contundente y cremoso hit Planilandia.
A partir de ahí irían alternando cortes de todo su amplio y exquisito repertorio desde su primer y mejor disco (Viaje de estudios) hasta sus trabajos de evolución y cambio (Cronolánea y Cuando el destino nos alcance).

De esta manera irían sonando Corazón elocuente, Dilema, Tengo un plan, Zen, Impronta, Castillo de naipes, Una señal y Luces de neón. Una montaña rusa sónica de sensaciones y registros que demostraron la maestría melódica de los granaínos.

6

La siguiente batería de temas empezaría con el relevo de Alejandro MÉNDEZ para encarar Explícame (en ese momento Noni, delegando las funciones de frontman echaba mano de nuevo a su cerveza de envase verde). La canción de El destino engarzaría con Tokio ya no nos quiere, para mí el mejor y más álgido momento de la noche, surfeantemente psicodélico y distorsionante (alargando su final con excelencia como en anteriores conciertos he podido saborear) a falta de mi añorada Viaje de estudios y/o su gloriosa demo incluida en su EP Ya lo sabes.

La cadena seguiría su curso con El tiempo pasará, De los nervios, Huracán, De superhéroes, Alta fidelidad y Emborracharme (dónde volvió a brillar el momento brindis como en el jugoso Día de la música del pasado junio).

12-1

Antes de la traca final llegarían los instantes intimistas de bajona lírica con Despedirse (con Anni B. SWEET) y Deshielo (2 temas que podrían haber sido sustituidos por otros y que veo más propios para un acústico [más en familia]).

Tras la tregua bizcochil haría su aparición el bloque final con Luciérnagas y mariposas, A-sinte-odio y Religión (todavía muy bien traída dadas las circunstancias), seguidas de dos momentos de subidón con ¿Aha han vuelto? y Mi realidad (bien ampliada sin ninguna prisa) para cerrar como guinda de comodidad y comunión con el respetable

con su “viejuna” La caza, presentada como villancico para coronar otra noche mágica y grande de buena música y buen rollo.
Otra noche sabiéndose líderes. Más de 2 horacas de concierto que volvieron a permitir a los andaluces escribir con letras de oro su nombre en el cielo de Madrid, una ciudad a la que siempre serán bienvenidos y que siempre da cobijo a los buenos músicos como ellos.
Acabar el evento hablando con el mismísimo Florent (la otra mitad de la bicefalia planetera) fue un remate perfecto para cerrar el círculo de una jornada con fragmentos de alternatividad difíciles de pasar por alto, como el look tejano de Alfredo NÚÑEZ, el batera.

 

Fotografías: Elena ROSILLO


[Lori Meyers] Si duele es porque importa y si IMPORTA es porque merece ser recordado

Imagen

Improntantes, volviendo a dejar huella. El arte ha surgido en la derrota. No hubo quinto malo. La semana en el  motor de un bus de los de Loja.

Impronta (2013) representa la MADUREZ y la temática de la inmensa mayoría de las canciones del planeta: el amor/desamor, 2 caras de la misma moneda que tienen el poder de girar caprichosas para caer del lado más imprevisible. Suena encumbrado y atmosférico con bastante movimiento en casi la totalidad de los cortes pese a su asunto.

Original título, cremosos guitarreos y buen continuismo en la voz de Noni desde Cronolánea (indie pop pata negra) y El destino (el más rupturista y movido/bailable). Pero sin ninguna pretensión purista fundamentalista hasta que demuestren lo contrario me quedo con su mejor trabajo, su ópera prima tatuada a fuego en la banda sonora de mi vida y que no dudo reivindicar cada vez que se tercia: Viaje de estudios (homónimo himno generacional).

“Miran hacia atrás para dar un paso adelante”. La experiencia es un grado, ir acumulando cultura musical y tirando del fructífero ensayo y error acaba dando un empaque dificilísimo de conseguir en los inicios. El disco crece rotundamente con las escuchas y se presenta muy completito, “hay vaivenes festivaleros de intensidades, ecos de Los planetas [y] alucinantes efluvios de sintetizadores” (E. TÉBAR, Mondo sonoro).

“Un álbum íntimo, reposado en el que los granadinos hacen balance en clave sentimental de su intensísima última década, reflexionando sobre las cosas que más les han afectado en el camino [,] donde el amor y el desamor son los protagonistas” (Pablo ORTEGA, Esquire).

Lori MEYERS, los mejores discípulos de Los planetas independizados y consolidados desde hace ya algunos añitos. Pese a ciertos reparos iniciales por su cambio en 2010 siempre me han gustado y creo que no me defraudarán. Tienen intacta y cada vez más reforzada su capacidad de reiventarse, arriesgarse… y seguir sumando victorias y reconocimiento.

Noni se sincera y se abre sin censuras: “hay un punto de inflexión en el hecho de mirar atrás. Hemos aprendido mucho en este tiempo y han pasado muchas cosas que te dejan huella: se va gente, viene otra nueva, te enamoras, te desenamoras… Ésa es la base, las relaciones que hemos vivido, todos esos sentimientos [/momentos] y personas QUE TE HAN MARCADO. Hemos querido recoger una serie de experiencias”.

La montaña rusa emocional que provoca el fin de toda relación sentimental importante son las raíces y el árbol entero sobre el que componen y se sueltan esta vez los granaínos. Hay momentos para el recuerdo pero también para el canallismo, el tomárselo a risa, el arrepentimiento y finalmente (en el más sano y deseable de los casos) el continuo aceptación –> interiorización –> superación.

Las relaciones son películas que acaban incluyendo tomas falsas, la PERFECCIÓN del guión no es invencible a las salvajes y brutales olas de la acción y de los personajes. Para los Lori la secuencia es la siguiente:

Planilandia [“Me cuesta borrar esa alegría que nos unía y nos hacía MEJORar”]

Desde los primeros sonidos se presenta como el temazo del disco, sino desde luego el más potente, la pista más veloz, adhesiva y con mucho pulso desde la innegable nostalgia de los mejores días. Teniendo en cuenta sobre todo sus primeros y adictivos acordes “el álbum arranca con un guiño al sonido [noventero], a los Lagartija Nick de Nuevo Harlem” (TÉBAR).

El tiempo pasará [“Y nunca olvidaré las cosas que decíamos que íbamos a hacer. El consejo que aprendí de lo que iba a hacer [es] que las cosas triplicadas se me iban a volver”]

Y las heridas curarán, o eso deberían hacer. Ritmo, fluctuaciones envolventes.

Huracán [“Busca un lugar donde estés mejor”]

Enérgica. Perfecta para recrearse y dejarse llevar con los cascos debido a su circundante juego acústico inicial.

Impronta [“Deja huella, siempre la deja”]

La clave de todo, la madre del cordero, la guinda del pastel. Quizá no sea la que más venda pero es indiscutible que se torna cual piedra rosetta para entender el resto de canciones. Su letra y su cadencia es suficiente para comprender la historia una y mil millones de veces repetida del final de los romances.

Emborracharme [“Caer rendido y levantarme”]

Juguetona, sube desde el principio. Verdades como puños personalísimas subjetivizantes a la vez naturalmente extrapolables a todos y cada uno de los mortales que han probado del amargo plato de la pérdida de la persona por la que eras capaz de todo y que te hacía sentir el puto y jodido amo del cotarro.

Deshielo [“Cómo decir que aún hay MÁS, que TE QUIERO y ser sincero”]

La bajona no perdona. Primer quiebro interior exterior y toma de conciencia obligada que muy fácilmente puede acabar en las estaciones de la penitencia y la (auto)amargura.

Una señal [“Siento que el destino me alcanzó”]

Pasaje colorizante, tridimensional, de lo mejorcito del disco. Sueños de esperanza, momentos de lucidez.

Tengo un plan [“Trasciende sólo el sentimiento de emoción y deja en segundo plano la moderación”]

O debería tenerlo si opto por la reconquista y blasfemar contra eso de que las segundas partes nunca fueron buenas. Si salgo a la arena no es para hacer el ridículo, intentarlo es lo mínimo, no conseguirlo es una posibilidad que hay que estar dispuesto a asumir. No hay gloria sin riesgo y el amor no es una excepción.

Zen [“Hasta que vea el horizonte dejando atrás la piel del bisonte”]

El cacao mental sigue como pez en el agua surfeando a sus anchas por el océano de las dudas, los claros de luz momentáneos al final del túnel y las ralladas máximas.

A-sinte-odio [“Esperar el momento para acercarme”]

Estrategias, tácticas, estratagemas, trucos… rabia pura, cruda y dura. Los trastos a la cabeza y pelea cual niños pequeños del Y TÚ MÁS.

¿Poner a prueba todo el arsenal de recursos para restablecer el imperio dual, el orden máximo parejil? ¿Si no lo intento ahora el riesgo de congelación y fracaso total absoluto es inminente no?

De los nervios [“A veces consigues que arda en el infierno y en otras eres capaz de que acaricie el cielo”]

¡Hay que joderse, está más buen@ que antes! Soy la persona más gilipollas del universo por haberlo echado a perder: verdad verdadera. Prefiero el infierno con ELLA que el cielo solo que reflexionaría el poeta. Quiero retornar si hace falta al magnetismo de la locura, no soporto estas 4 paredes que cada vez se me echan más encima.

Me encantan las texturas sónicas de ráfagas en el estribillo. Pegadiza, cósmica.

Despedirse [“Convertirse después de resetearse sin DOLOR”]

No ha podido rodarse la segunda parte. No ha salido bien, podía pasar y lo sabes. ¿Qué esperabas? Y si ha salido bien es POSIBLE que el juego de cesiones y rebajas esté servido. INTIMISMO directo a la fibra al estilo de los versos del maestro Antonio VEGA. ¿Ser un perfectísimo robot sin emociones y por tanto inmune al pesar o aceptar todas las caras del prisma amoroso?
Hay que saber cerrar ciclos. Una herida sin cerrar siempre es más vulnerable que una cicatriz. Si no hay derecho de réplica quédate con lo bueno. Hay que ver cómo complicamos lo que debería y tendría que ser más sencillo que el mecanismo de un botijo.

Volviendo a tirar de sintes y profundizando constantemente en la experimentación de nuevas capas y estructuras. Se vuelven a tirar a la piscina y la sorpresa vuelve a ser grata.

No inventan la pólvora ni falta que les hace. No engañan a nadie y ahora les apetece/toca esta etapa y punto.

Un trabajo sólido y consistente para un grupo afincado y acomodado con toda la legitimidad desde hace un rato largo en el núcleo duro del indie de aquí.
Un discazo con una fuerza que se va apreciando tras cada paladeo.

Currado y merecido sobresaliente
♠♠♠

http://www.arenalsound.com