Archivo de la etiqueta: Andalucía

[Editoriales junio y septiembre 2016 Mondo sonoro]

Supersubmarinos

Somos una revista todoterreno que permite echar un pequeño repaso a la actualidad musical saltando de género en género con mayor predominancia de algunos pero con espacios y momentos para la diversidad. La música nos gusta así. No somos de fanatismos sino de ampliar horizontes tanto como sea posible

Podríamos hablar sobre el fin del verano, sobre nuestra portada y sobre muchas cosas más pero esta vez no va a ser así porque al margen de gustos musicales todos debemos sumarnos a la hora de apoyar a la banda andaluza Supersubmarina, que este verano ha sufrido un grave accidente del que han salido vivos pero no tan bien parados como nos hubiera gustado. Operaciones de urgencia, días difíciles [,] duros, todo ello a causa de uno de esos accidentes que [t]e cambian la vida en unos segundos.
Fue volviendo de un festival al chocar contra un joven que iba al trabajo como un día cualquiera. No ha sido fácil para ninguno de ellos pero podrán superarlo con tiempo y ayuda de la gente que tengan cerca.
Las carreteras son traicioneras, las giras suponen mucho, mucho tiempo en la carretera. Que se lo digan a l[a] familia de Viola beach –cuyos miembros fallecieron en febrero al caer por un puente–, a Baroness [,] que sufrieron un brutal accidente en 2012 o a quienes sobrevivieron a la muerte de Eduardo Benavente (Parálisis permanente), fallecido a los 20 años de edad volviendo de una actuación. Todo nuestro apoyo desde aquí

pesadillasenelparquedeatracciones.com/?s=Supersubmarina


[Círculo vicioso] Bizcochismo filoacústico

tiempo

La nota de prensa de la buena gente de The borderline music lo resume bastante bien: `personalidad rock, pasión flamenc[a], una visión interna al mundo que nos rodea, un viaje reflexivo por el tiempo que persigue la inercia de las sensaciones [más universales y a la vez más intransferibles] como columna vertebral cuyo peso compositivo recae sobre su propio imaginario´.

Rodando entre polvo de los que esperan

Las marcas del tiempo me cruzan la cara

Maletas pesadas. La primera en la frente, gran tema arietil `Tiempo´, sí señoritas y señores.

Sólo tengo que mirarte para alegrarme la vida`Por tí yo me levanto´, otra buena tonada que cuenta con la colaboración del Canijo de Jerez.

Las ganas de darle al menos un par de escuchas nacen ya desde el atractivo digipack de cremoso artwork que lo abriga. Autoeditado curro musiquero de pop españoandalú sentío de vetas filosureñas. Uno de ésos elepés para reflexionar, mejor aún con algún bizcochante atardecer (playero) apreciando todo lo que tenemos con la ilusión intacta de todo lo bueno que queda por acudir a cada un@ de nosotr@s.

Melodías equilibradas, producción nítida, guitarrazos límpidos, brillantes, eléctricos, pero también a lo Paco de Lucía, coros compensados, fases bien tocafibrenses, composición lírica más que pulida.

Saltar todas las montañas y ver tu cara sonreír

Vuelvo a mi casa por el mismo camino pero ahora está lleno de luz

Tu voz ha quedado aquí para siempre saltando entre los rincones de mi vida

Repetir el momento

Pasó una eternidad [en aquel] suspiro

Escucho la misma canción

suena en el aire

 

Sin tiempo [no] hay nostalgia

La marea que llevo en mi corazón

Subiendo en espiral hay en mí un huracán que lucha por salir

Perdidos entre tanta humanidad

Rompen las olas del mar [,] nada puede remediarlo

Agua de mar

viento y calma

 

Sólo un punto en la galaxia y un tiempo para vivirlo

No a los malos, a los necios, a los que aman el dinero[,] a los que miran al suelo

Sólo es cuestión de encontrar ése compás [,] ése ritmo

Vivir cada minuto

Acuérdate de disfrutar

 

My feelings are so strong

 I send a message with the waves 

Buen trabajo para escuchar una tarde de un día (cualquiera) que puede dar más de sí de lo que en principio podíamos pensar y/o desear. Una escucha más que llevadera


[Loudly] Naturismos andalúmeridionales

loudly

Tras una tercera y/o cuarta escucha mientras paladeaba una cerveza granaína premium iba interiorizando toda la calidá que despliegan y tienen visos de expansivizar estos almerienses.
Desde los primeros acordes de `El fin del mundo´ las guitarras te van conduciendo a través de un pop contundente (y destilando buen bizcochismo ilustrado si se tercia) de vetas vetustianomórlicas, es decir lubricando eficientemente épica, profundidad y calidad sonora.

“Rabia y pasión. Van a cuello [tirando de un] power pop [anglo de los primigeniogarajeros] Nada surf. Se han dejado la piel para que te quedes con ganas de más” (Carmen Mateos). Minutaje equilibrado, ritmos medidos con mimo, canciones sin prisa, sin pausa y con fases, fogonazos y ráfagas propias de grupazos ya consagrados como los Lori, Second o León Benavente.

Fragmentos filoruidistas destilando indi patrio fresco como un buen gazpacho o salmorejo o tan disfrutable como unas gambas choqueras y jamón pata negra bien regados con merecidos licores. 5 temas que sirven de aperitivo de comilona de boda a cargo de un combo andaluz que bien merece colarse en más de 1 de los festivales nacionales más cremosones, como el Sonorama o el sureño filofamiliar South pop por ejemplo.

Como bien apunta Laureano Navarra (Clifford records) son “canciones que te guían al último rayo de sol, guitarras brillant[o]crujientes aptas para almas de destrucción masiva. Un puente fundacional entre la nación progresiva de los 70 y todo lo que conlleve la etiqueta post”.

Los piropos merecen seguir, “un alt rock de inmediatez e impacto con raíces noventeras con un par de cojones” (Jesús Cobarro, Noise box).

Aunque use una parábola ya recurrida hay que reconocer que el tema-cierre `De madrugada´ suena bello, heroico, digno para ser tocado en un (pre)atardecer mítico con palmeras y olor a sal o en la alta montaña para contemplar desde tu atalaya lo pequeños y frágiles que podemos llegar a ser los humanoides.

Por cierto son 3 (Juantonio Góngora [guitarra y voz], Isaías Arenas [guitarra] y Juanjo Rodríguez [batera]), como muchas de mis bandas tótem (Nirvana, We are scientists, Monte del oso, Nada surf o Disco Las palmeras.

Un epé delicioso para escuchar en más de un contexto salpicado de lírica y melodías guitarreras que más de una banda firmaría para salir a la palestra de la industria.


[Museo Picasso Colección Eugenio Arias (Buitrago del Lozoya)] Un genio llamado Pablo

Pablo Picasso

Tengo pendiente paladear El Guernica (las 2 veces que me recreé la muestra de Dalí se me piró por completo) pero con la expo en Buitrago y recordando mis clases institutales de Historia del arte sigo llegando a una conclusión: las creaciones del genio malagueño me gustan pero no me matan, eso sí, es innegable su revolución y su etapa cubista me parece una de las aportaciones más ciclópeas en la pictomanía universal.

En la madrileñista sierra norte el museo buitragueño sobre el artista andaluz da una muestra suficiente, escasa pero intensa sobre la vida y obra de un tipo poliédrico, visceropasional enamorado de la aventura que es la vida.

P. Picasso

Cerámica, dibujo, cartelería, cagafierro, pirograbado, litografía.. Aparte del propio pincel la obra picassiana se expansiviza y ramifica a casi todas las técnicas y posibilidades y éste museo nos ofrece un exquisito aperitivo que amplía y redimensiona su producción gracias al legado que atesoró su peluquero personal favorito para seguir desgranando y descubriendo a un hombre tan interesante y prolífico.

Picasso

Además de una visita pétreopaseogastronómica obligada por los bellos lares de Buitrago el coqueto espacio dedicado a Pablo Picasso merece la pena degustarse para seguir valorando nuestro maravillérrimo patrimonio pictóricocultural.

Pablo

http://www.madrid.org/museopicasso

[Por conexiones melómanas además de la distinguidérrima compañía de la mujer de mi vida en el viaje de ida (y vuelta) volvieron a sonar en el radiocedé del coche, vive dios, un temazo tras otro]


[La taberna del muerto] Anarquía, cerveza fría y una rubia al día

Rumbo al infierno

Éste magno titular jamás se me olvidará sobre todo por el tipo que lo soltó y en el contexto dónde tuvo los cojones de hacerlo. Era mi primer año de instituto tras la mítica EGB y un chavalote enorme rozando los 2 metros de altura, con su melena heavy legendaria, encuerado, casi completamente todo de negro y con unas botas aplastacráneos calzando unos pinrreles de campeonato, sí uno de ésos tipos que te da una hostia y te manda a Burgos, sólto en plena aula y desde primeras filas en la presentación del curso con los pies puestos encima de la mesa y en clara y desafiante actitud real fuck yeah de putoamismo que con el tiempo se me antoja cada vez más fabulosa. Y eso precisamente es el debut de la muchachada almeriense que integra La taberna del muerto. Con Rumbo al infierno dan un puñetazo en la mesa desde el minuto cero para hacernos saber que su propuesta musical no se va a andar con mariconadas estando siempre a mil jodidas millas de lo ñoño y vomitivos pabloalboranismos ilustrados que tanto daño siguen haciendo a los artistas de verdad.

Entiendo cojonudamente a Laureano Navarra: `sin trampa ni poses de cartón piedra, duro como una roca, sedoso como el papel de lija. 16 canciones [de] materia bastarda que combustionan en tu cara sin posibilidad de redención para los pusilánimes. Rock ácido del duro dónde en unos altos hornos se funde rock and roll primigenio con street punk de monopatín y garaje cáustico´. Su canción ariete homónima es una entrada perfecta para darse cuenta desde el primer bofetón que si osas sentarte a la mesa tabernaria stonepunk no puedes ser una maricona ni una maleta ni un pelele. O agarras tu birra y/o muslo grasiento de pollo con un par de huevos (u ovarios) y te fundes en su filosofía o ya puedes irte a tomar bien por culo. Carretera celestial, Luis Rogelio, Que me calle, Para qué voy a salir. Tonadas ciclópeas en su cometido, coherencia pura. Al loro con el compendio sónicoideológico del temacierre, un título brutal que ni al pelo dónde el timón ya está del lado de los antes señalados en dirección a la libertad y la leyenda.

Soy más de Nirvana, QOTSA o The dry mouths pero lo que más me gusta del punk pesado metalizado prohardcore stonerockeado de La Taberna es que no se cortan una mierda en cagarse en tós los putos muertos de las instituciones adoradas por los fasciopaletines y asquerosos pijos varios: iglesia/religión, Estado, fuerzas y cuerpos de seguridad. Cristo (Christ O. Rodríguez) y Adrián Moreno nos entregan contundencia, rock de cara y una actitud pirata posromántica adherente para cagarse en la puta madre de toda la gentuza que sigue manejando el planeta. Al menos hay bandas como ésta para darse el gustazo de desahogarse y soltar perlitas molonas y legítimas.

Aunque lo malo es que los hielos de los copazos aguantan poco seguro que en el averno Lemmy Kilmister lo gozará si se detiene a escuchar éste disco.


[Emmett] Arrojo y talento

Emmett

Otra buena ración pop made in Andalusia, Seville loves you 😉 Desde Lora del río Ángel Sánchez Guil Emmett nos trae buenas letras, guitarras conseguidísimas y deliciosos sintejugueteos para dar forma a 14 cortes sentíos de ejecuproducción currada impecable.

Ráfagas Pereza (primigeneidades sobre todo de Un error muy caro), plausible originalidad (Mejor así), paladeantes locuras bizarrísticas promapachiles para la pista 12 y un cierre optimista más que logrado con momentos de ondas prosurf en Sermones y milagros.


[Cultura inquieta/Charco 2015] Motorizaciones planetocrepusculares

Los planetas 28

La plaza de toros getafense volvió a ser testigo de artistas y conciertos variados para volver a completar otra más que molona jornada de un festival veraniego que va ganando muchos enteros. El exótico y dulce bizarrismo de Pedrina y río, Camila Moreno con su intimismo apañado, la pausa cantautoril filotropicalizada de Little Jesus, el cantautorismo incisivo y protestatario prorockero de Nacho Vegas y un pintón poperismo panamericano a cargo del original Gepe precedieron al espléndido bolo de El mató a un policía motorizado, que desplegó un más que correcto y pintón estilo propio con fases de recogimiento shoegazer premium. No faltó ni falló la gloriosa dupla dinásticoescórpica Chica de oro y Mujeres bellas y fuertes.

El mató a un policía motorizado 6

Como dijo Savage, la emoción destilada es la esencia del pop. A J, Florent, Eric, Banin y Checopolaco (Los planetas, indiscutibles cabezas de cartel y la banda nacional aún en su vigencia de más importante e influyente) se les ve más en plena forma que nunca derrochando una segunda juventud envidiable y revitalizada haciendo sonar sus canciones de manera contundente y mágica. Melodías pluscuamperfectas sacando todo el bravío que llevan dentro. El movimiento se demuestra andando y de qué manera. Los granadinos surfearon todo su arte a través de una actuación magnísima dejándose llevar en sus melomanías a través de 17 cortes a lo largo y ancho de todos sus palos, desde la más reciente etapa filoflamenca hasta su invencible noise pop (noventero) shoegaze que siguen abanderando liderísimos.

Sentimientos puros desde las entrañas, un acontecimiento montañorusístico a través de toda la amplia gama planetera. Brillando en fases de contemplación y religiosidad [Ya no me asomo a la reja, Corrientes circulares en el tiempo o el momentazo mayúsculo de Toxicosmos («Y estallan los sentidos en colores aún por inventar»)] y mala leche himnaria (El duendecillo verde) hasta ráfagas legendarias (La caja del diablo, Segundo premio, De viaje), sin pasar por alto atractivísimas composiciones (Alegrías del incendio, Romance de Juan de Osuna). En lides colaboracionistas La bien querida se aderezó con gracejo para No sé cómo te atreves y si casi una semana antes en Benicasim nos deleitaran con la colaboración de Mendieta, en éste caso sería Santiago motorizado el elegido para enriquecer Un buen día, devolviendo “el favor” de la previa colaboración Jotil con los pibes platenses.

Tan en su salsa estaban que aún no previsto en su setlist nos hicieron gozar con un bis ingredientado con la mala baba y flamenquería de Reunión en la cumbre y el himno generacional Pesadilla en el parque de atracciones, una de ésas canciones que lo explican casi todo intravenándose desde el primer play o directazo irreversiblemente en la banda sonora de tu vida.

Joe Crepúsculo 7

Joe Crepúsculo a pecho descubierto, calzón quitao y tumba abierta hasta se arrojó con una versión de Maricas (Los Punsetes) de nuevo con un Nacho Vigalondo entregadísimo en sus locuelas danzas y algunos amiguetes juerguenses más presentando nueva cremita (Nuevos misterios) y una selecta selección de sus electrochispeantes hits de siempre.

En suma, una buena selección musical coronada por un triplete final jugosísimo. La nota negativa: limitar la libertad de movimiento de los profesionales de la prensa. No tiene ningún sentido. Dejar entrar y salir del recinto libremente no es un lujo, que uno viene de la miel sobre hojuelas del mágico y toropoderoso FIB y de los cremosones Tomavistas y Sansan dónde no nos pusieron ninguna pega, sino todo lo contrario. Si me apetece volver al coche a comer y/o beber algo o por alguna otra cosa que necesite y pueda haber olvidado y volver a la zona de conciertos es tan de cajón como legítimo. Sería un pasteleo inerte no señalarlo, por lo demás una organización muy buena llena de currantes y sin ningún incidente a lamentar.

Fotografía: Alfonso Vega


[Nixon] Fogosidad y pasión sureñas

Nixon

Pre, inter y posludio incluidos éstos almerienses (de nuevo Andalucía destilando buena música) nominados como el apellido del trigésimo séptimo presidente USA plasman un pop nuevaolero bastante bueno y formidablemente producido. Las comparaciones pueden ser todo lo contrario a odiosas. Second, Twelve dolls, Vetusta Morla, trazas y reminiscencias comparativas que dicen ya bastante.

De portada guapa con recuerdos pictóricodiseñísticos del Perfect symmetry de Keane y posteriormente del Impronta de los Lori el disco responde a muchas buenas suertes de popismo intenso y contundente dónde límpidamente se entrehilan voz, sintes en estado de dulce, percusiones entregadas, guitarras bien rockeadas, crescendos valiosos (incluso tirando de coros), luminosidades oscurantistas y desarrollos más que interesantes. Alejandro, Dani, Juanmi, Pedro y Sergio van imprimiendo sin prisa pero sin pausa 13 temas de interesantona titulación posromántica que se van expandiendo dejando poso desde el primer play. Deteneros por ejemplo en Eclipse, Hoy, Echo de menos Berlín y La vida es un segundo: profundidad, épica, calidad y crecidas/cambios de ritmo trabajados.

Otro buen combo a tener en cuenta que seguro seguirá dando que hablar. Por lo pronto ir a lo seguro, escuchar el largo, merece la pena.

 


[Los planetas] El retorno del rey

Dobles fatigas

El arte alimenta el alma y estas 4 jugosísimas porciones vuelven a cumplir dicho cometido. Para los que llevamos más de una década escuchándolos y admirándolos y aunque sean 17 minutos y pico de pequeña dosis epera a modo de aperitivo planetófilo sacia casi como el menú completo de un largo. Tras cremosones proyectos paralelos y un lustro después Los planetas, el más grande e influyente grupo de la historia de la música en castellano ha vuelto a las tablas. Como leí cierta vez a un artista flamenco «el purismo es para nazis». Pues eso, el filtro planetario al folclor andaluz más arraigado no hace más que enriquecerlo y magnanimizarlo. J y los suyos siempre aportan cositas buenas encaren el género que encaren. La inmortal banda granaína transmite sentimientos tan grandes como ser del Atleti, esferas y órbitas casi inexplicables, ininteligibles, algo que hay que mamar y que no admite vuelta atrás.

A la espera de su próximo disco grande (seguro que muy grande ya sea en la estela de Pop o La leyenda del espacio) y tras más de 2 y de 3 escuchas y destilaciones sirve como manifiesto músicoideológico 100% planetense. Una brújula sonora que nos prepara y guía hacia la próxima obra de los andaluces.

El duendecillo verde. «Tu cara anuncia tu patético final»

Entre los 5 temazos de lo que va de año. La Pesadilla en el parque de atracciones [mi himno generacional por excelencia desde hace añazos] de la segunda década del siglo 21. Ideal para dedicársela a ésos jefes paletines fascistoides responsables de trabajuchos de mierda que más de uno hemos tenido que padecer. También perfecta para petarlo en la ducha, antes de salir de juerga o en un festival/concierto rodeado de buena gente con un gusto musical exquisito.

Motores de combustión. «Sonreías y me sentía en el cielo otra vez»

Sonoridad elefantiásica, solemnidad cósmica filosemanobusera, ráfagas reminiscenciantes de Señora de las alturas. Va experimentando un crescendo metafísico que la va abrigando de una grandeza a la altura de composiciones inmortales como La copa de Europa, La caja del diablo o el tiento leyendoespacial de El canto del bute.

Estadística. «De 100 dificultades que el amor tiene tengo yo superadas 99 y aun así tú no me quieres»

Baladón costumbrista cósmicoflamencoide. Otro ejemplar arsenal de quejíos y lamentos que sólo la voz de J sabe quebrar al fundirse con la maestría de Florent, el acompañamiento imprescindible de Eric, el buen hacer de Banin y las ganas y el talento de Checopolaco.

Heroína (bulerías de El torta). «Por ti puedo escuchar la luna, entender la noche»

Pena penita pena made in Planetas, dándole ésa dignidad, heroicidad y novelería a desgracias propias y ajenas. En la estela cósmicotrascendental de Santos que yo te pinté, Segundo premio o de nuevo El canto del bute. Texturas iniciáticas mágicas, casi irreales. Fragmentos que se resquebrajan como en sus enormes colaboraciones con Enrique Morente. Junto a Motores y Estadística completa el tríptico jondo sentío doblefatiguense que de momento nos calma el ansia e igualmente nos deja con ganas de más.


[South pop Isla Cristina 2015] Conexiones sureñas para volver a amar al pop

12006244_1136509506378202_1176133790921301595_n

El privilegiado enclave onubense de Isla Cristina se volvió a melomanear de gala para celebrar la octava edición del South pop. Otro cartel de aúpa, clima a pedir de boca y ambiente buenrrollista filofamiliar acogedor de ésos que se ajustan como anillo al dedo. La ágil idea de dejar media hora entre actuación y actuación hizo que los y las Djs del escenario 2 parque se pincharan temazos para pasar más que bien los refrigerios, cerveceos y ultralicores de hierbas germanos varios de rigor.

Los accesorios eran fabulosos para echar toda la carne en el asador del Auditorio. Los encargados de abrir el melón serían los sonidos electrobizarros de Los ganglios, un cóctel juguetón y divertido dónde los haya. Posteriormente los muchachos de Sexy zebras, una triada electrizante, incendiaron las tablas a base de guitarrazos increíbles y de una actuación de frente, sólida, sin trampa ni cartón.

Smile, conseguido country pop probeatleniano tirando hasta de ukelele e incluso guitarras jazzeras protagonizaron momentos inolvidables, de lo mejorcito del eventazo higueretero. Reivindicativos, pasionales, musicómanos, una banda a la que no se le caen los anillos. Su actitud gloriosa les llevó a fundirse literalmente entre el respetable a capela o eléctricamente (según surgiese), incluso su frontman en un momento del concierto terminaría tumbado literalmente en el suelo para luego resurgir con el público en el bolsillo. Un descubrimiento feliz y más que resultón.

11990428_1136573993038420_3237854424813553033_n

El caldo de cultivo estaba más que germinado para lo que a continuación descarrilaría, 2 platos fuertes, una dupla de auténticos pelotazos desde Murcia y Granada respectivamente. Second siempre irradian energía y pop contundente a través de un repertorio que se va consolidando y engordando gracias a adelantos de nuevos discos que seguro volverán a gustar y mucho. Y así fue, Sean, Nando, Javi y los hermanos Guirao volvieron a dejarse la piel en una actuación soberbia que dejó en todo lo alto las vibraciones sónicas para seguir paladeando la noche. Después Niños mutantes, tirando de alguna canción viejuna y cerrando otro bolo límpido con una versionaza del dorado Where is my mind de sus admirados Pixies volvieron a demostrar la teoría del buen vino y un ejemplo de trayectoria impecable y cancionero espectacular.

Para la segunda jornada Modelo de respuesta polar aportó intimismo y latidos musicales que prepararían el terreno más que de sobra para lo venidero. Los Punsetes, grupazo de Los Madriles que sigue patentizando personalidad y autenticidad sin apenas despeinarse pildorizó una actuación sublime que bien mereció un horario de más centralidad/mejor posicionamiento. Pero lo dicho, ni falta que hace en el fondo, porque en la forma se siguen saliendo y pese a la baja de su bajista Luis completaron unos minutos explosivos, punzantes y de distorsiones celestiales. Najwa aportó originalidad y entrega pese a que su formato se muestra plano y monótono y a pesar de que intentara salvar los muebles con un par de versiones.

Tras la calma llegó una dulce tempestad, el cuatritrébol galaico de postín amalgamado en Triángulo de amor bizarro, que vaciándose en cada composición brilló con luz y mérito propios, otra de ésas bandas que saben cómo exprimir las guitarras para destilar unas intensidades (filo)noventeras que a cualquiera que le gusten Los planetas y/o Nirvana no puede más que unirse a su discurso sonoro y dejarse llevar por su deliciosa propuesta.

Los destellos electrónicos popi filomainstream de Javiera Mena sirvieron para completar y tener en cuenta la buena nueva de las frontwomen en el festival junto a Najwa, Isabel y Ariadna.

Todo ello gracias a Green Ufos. Una organización de quitarse el sombrero con fiesta final barbacoa piscinera incluida (una auténtica maraviglia antiresaca) por la patilla en unas instalaciones de ensueño para cerrar el verano festivalero en todo lo alto.

Fotografía: Rafael Marchena