Archivo de la etiqueta: Andalucía

[Glaciar Rompiendo la cuarta pared 2018] Epicidad y calidà pop desde Andalucía, again ( `n again)

Glaciar

 

Sonido y producción límpid@s, inmaculados. Como el tema de Grupo de expertos solynieve (o La culural solynieve) Se ve que hay calidad desde los primeros acordes/primer play.

A partir de las primigenias ráfagas de Siete uno ya se da cuenta de que esta banda malagueña tiene mucho talento y categoría.

Le sigue Interestelar, de brillante inicio a lo The prussians, continuando desplegando las virtudes del combo de la patria materna de mi tocayo Picasso [mola, pero me quedo claramente con Dalì y Mariscal].

Profundidad me hace viajar y surfear a los más intensos pasajes de La sonrisa de Julia.

 

Letras cuidadas, cambios de ritmo [rollito indi como el combinado de Èric Jimènez planetolagartijil] de cuantiosos quilates, instrumentación más que correcta. Todo envuelto en capas y texturas sónicoconformantes ya escuchadas y sentidas, pero no por ello carentes de neocremosidad.

Con trazas deliciosas de indi (pop) épico e incluso reminiscencias emo a lo Postal service y con ecos vetustianomòrlicos y beluguenses, también recuerda por momentos a los mejores Full. Glaciar se arrojan melómanos con toques de los mejores Miss Cafeína (los de De polvo y flores o los que aún podrían estar por llegar).

Un EP alargao que nos deja con ganas de más. Una formación que merece seguir publicando canciones y discos, cre100do y trotándose en festis tan cremas como por ejemplo el South pop o el hispalense Interestelar.

El cierre de 8 minutacos y pico de La teoría del todo se atreve y encara majestuoso a pelear con bajadas de telón como la planetera La copa de Europa, Al respirar de Vetusta Morla, o Reflejos en la meseta, del mejor grupo de la capital, ¿cuál? Alborotador gomasio, of course 😉

Otro descubrimiento exquisito gracias a los jugosones envíos de Kiko Salinas/The borderline music desde mi adoradérrima Granà.

Lo dicho, un combo con muy buenos mimbres para insertarse con todo derecho en la mejor etapa de la buena música de éste país, en mi opinión iniciada hará unos 14-15 años.

12/14

somosglaciar.bandcamp.com

 


[ Wi bouz – The colours of the sound, 2017 Aneurisma records] Progresividades electrocòsmicas

Wi bouz - The colours of the sound

Ritmos rugientes y hasta crujientes. Melodías conquistantes que van serpenteando letales y que prometen, bien estimo, a que cuando la banda descarrile en un largo, puede llegar a follar cerebros como la música de The doors o Tame impala; artefactos sonoros listos y prepara2 para volarte la puta tapa de los sesos mùsicosensorialmente hablando.

La arquitectura sonoropasional sónicoexpansivizante de los almerienses Wi bouz en varias incursiones y derrapes sònicos me recuerdan a los filopoplacarienses Dynamo SHOCK. Ojito y al loro a los arrojos y al cañón vocal de Carlos Arroniz.

Back on the road es un (anglo)temazo redondèrrimo que como sucede cuando mete un golazo algún futbolista que no juegue en el Madrid o el Barça no se le dà el bombo que merece. Una cancionzaca que a The vaccines o a los Foals les habría encantado facturar, pero lo siento guiris, en Andalucìa siempre habrá mucho arte y el combo almeriense de C. Arroniz, Palenzuela, Manuel Mt`nz, Lalo y David Marchena también saben liarla bien parda en las melomanías.

Como bien manifiesta su dossier de prensa estamos ante “tres cortes de  distinta sensibilidad en progresión rítmica ascendente con un sonido común y atmósferas ambientales que desembocan en enérgicas aventuras”.

En tan sólo un EP y en tan sólo 3 tonadas amalgaman y derrochan talento y posibilidades, dejándonos con ganas de más y apostando duramente a que cuando saquen su primer disco, seguro que pueden juntar hasta una docena de composiciones para seguir girando en festis y salas varias, continuar cre100do y asentarse en la cremosona y efervescente escena urcitana (The dry mouths, Leone, Loudly..).

13/14


[Leone Double dragon reseñil] Puro espagueti western my friend ;)

La vida no vale nada

Muchos pasamos por varias etapas (socio)vitales asociadas a ciertas filias (y fobias). Un periodo me cotizaba al alza lo medieval. Pero casi muy pronto me empezaría a llamar la atención todo lo relacionado con el western.

Y gracias a buena gente y grupazos como Leone a uno se le viene a la almendra e incluso a la patata aquella visita veraniegofamiliar al almeriense desierto de Tabernas.

El exquisitèrrimo aperitivo sónico de su doble sencillo Tus huesos (2016, Delia records) es un entrante perfecto para encarar, comprender y cosmopaladeovidear su primer largo.

Los tempos de pausa y sensatez sonoros, el deje del señor don Jotacè [siempre me ha encantado este palabro desde videar Californication] (Jesùs Canet), la lírica ajustada a neoritmos muy personalistas que cabalgan sin prisa y sin pausa hacia un horizonte melódico anaranjado que nos advierte de la recomendación de gozar con nuevas propuestas como leónidas.

Ojito a los desarrollos avanzantes y a los nada al alzar y medidos cambios de ritmo, que aunque finamente puedan arrojarse poco perceptibles pueden llegar a implosionar en tò lo arto.

La movida del bolero surf progresivo desemboca en la dulzura del (filo)canallismo ilustrado autoadherente desde los primeros cortes. El presidiario es una auténtica delicia, un multiprisma auditivo ejemplar en expansivizaciones y atmósferas.

La vida no vale nada (Clifford records, 2017) es un debut disquense contundente actitudinalmente rebosante, prometedor de una carrera bien jugosona, improntada ya en la mejor etapa de la música española de calidad en la que seguimos por Fortuna surfeando, de quilates merecedores de muchos bolos y festis varios.

Como J en Grupo de expertos o Islamabad, o Noni Meyers en el FIB 2011 da gusto escuchar el acento andaluz de J. Canet en varios cortes.

La instrumentación del elepé se presenta muy cuidada, corpórea. Atesora momentos geniales como la magnanimidad del cierre (Carmencita la churrera) y/o La nana del caballo chico, que no hacen más que acentuar la variada paleta registril de uno de èsos combos que gustan desde el primer play. Los interregnos de la calma más exquisita de todo el largo.

Otro doble combo de hits lo tenemos con la trepidante y desgarradora El inmoralista y Semana santa, que nos reta reptante, letal, improntante, descarada. La homónima tonada número 8 nos asalta tropicosensualizante y prosurfera.

A mil y kilométricas jodidas millas de chorradas y ñoñerías varias y de modas como la `nueva` cocina desestructurada para ricos y que siempre te deja con hambre, Leone, como bien inserta su nota de prensa, reivindican `el bar español y el plato redondo´. Sus tonadas, también redondas, `suenan como espuelas en una plaza de toros vacía`.
Ritmos y melodías auténticas, diferentes en el mejor sentido de la palabra, que siempre goza un@ en descubrir, en toparse con ello. Sí señores y señoritas, Leone suenan muy bien a sí mismos, y èso es de lo que más puede molar en la buena música.

Tus huesos

13/14


[Los planetas] La geocentria de la melomanìa

Planetas palacio 7 12 `17

Artista Los planetas
Género\estilo Pop posflamenquero psicodélicotranscendental

Lugar Palacio de los deportes de Madrid

Fecha Juernes 7 diciembre 21Ø7

Previa Copazos de bourbon premium (Jim Beam reserva añejo 12 años, Maker`s mark) y el Spoty con temazos a rabo (verbi gratia Lagartija Nick)

Fotografía Alfonso Vega

Texto Pablo De Serna

 

Por fin en un recinto moral y logísticamente ajustado a la magnanimidad de los himnos planeteros Los planetas asaltaron el palacio capitalino casi en invierno (climatológicamente ya se podía decir que el azote invernal habìa arribado hace días).

Acudir a un concierto de los andaluces es desde hace años un acontecimiento histórico, los de Granà son más que un grupo de música.
Se cumplía más de una década (sábado 14 abril) desde que los paladeé en directo por primera vez, fuè en la sala La riviera, año de gracia de 2007, implementando la/su revolución disquense de La leyenda del espacio, uno de los discos clave en la historia de la música (popular) universal.

Patentizando cada estrofa, cada percusión, cada guitarrazo, cada pedaleo. Una vivencia sònicosensorial irreversible, eterna. Haciendo parada en todos sus discos Jota y los suyos nos deleitaron con otro bolazo memorable dónde los melómanos filonoventudos como servidor pudimos gozar de canciones de Pop, ésa obra maestra de 1996 que tanto me sigue gustando revisitar, redescubrir.

Tampoco se olvidaron de la magnitud de sus primigeneidades sonoras, echando mano del maravillèrrimo Súper 8, que se ensambló a la perfección en el segundo bis al abrazarse con mi himno vital por antonomasia (Pesadilla en el parque de atracciones) junto a Nuevas sensaciones (que delicia joder) y De viaje, cerrando un tridente caviar beluga.

J imperial, Eric brutalérrimo y germinal, Florent juguteando con su Fender y los pedales cual Ronaldinho, Djalminha o George Best humillando a (defensas) rivales, Banin empacado a las teclas y a su Gibson cuando la tonada lo requería, Julián Checopolaco sólido y con temple a las 4 cuerdas. Toda la policromía planetense, toda la artillería. Los granaìnos quemaron todas las naves dejándose poca crema en la recámara.

Como escribió Bruno Corrales, mi mejor amigo, yo y el resto del abducido recinto palaciego ´volvíamos a entender que la cosa con ellos va siempre más allá de las canciones, regalando una experiencia más asimilable cuando es vista como un todo, que se [justifica y legitima] sola y que está lejos, muy lejos, de agotar[se]´.

El cancionero bolense/setlist surfeó todos los palos y texturas. Remarcable la vinculación letal, al borde del frenesí de Jose y yo y Prueba esto. Los 90 y Los planetas, una combinación casi tan gourmet como Maradona y un balón, o una mandarina, o un papel plata hecho bola.

Como debe ser los temas fueron los protagonistas, J se prodiga poco en discursos en que otros frontmen caen fácilmente, vaciándose en el repertorio seleccionado para la ocasión; tanto que casi acabó arrojándose contra los bombos y platillos del gran Eric Jiménez, cual Marc Ròs `contra` Axel Pi o cual lo hacía un tal Cobain noventeando contra Grohl en algún garito del estado de Washington.

Antológico, monumental(ista), como sólo los elegidos pueden hacerlo, y es que hasta 3 bises se marcaron los granadinos. En el segundo de ellos con No sé cómo te atreves y Espíritu olímpico la filoplanetera Ana Fernández-Villaverde (La bien querida) [única exogeneidad junto al factum de no echar mano de ningún visual] desarrollaría con arte sus vocalidades junto a Jota, dueto que se puede también paladear dándole al play en tu plataforma predilecta.

Para la exquisitèrrima Zona autónoma permanente (entre mis 3 favoritas de ZTA) J sorpresivizaría transmutándole la letra como en el pasado FIB (`17) insertando parte de la ochentera Soy gitano de Camarón De la isla.

Como apuntó José Carlos Peña `la emoción sigue intacta, por eso se les quiere tanto, han asumido riesgos sin vender su alma. Hilo conductor, la implacable pegada de Eric, los arabescos eléctricos de Florent y la melodía vocal de un J que canta mejor que nunca, pop químicamente puro que les encumbró. [Estasis total con la postrimera La caja del diablo,] de esas canciones que podrían justificar una carrera`.

Al igual que en el glorioso FIB 2015 la traca final con Pesadilla (saben que siempre la tienen que tener en cuenta/tocar) + De viaje fue de nuevo un shock mágico. Y terminar con La caja del diablo sencillamente les volvió a aupar como lo que son, el mejor grupo que ha dado este país hasta la fecha; espetando de nuevo toda una declaración de intenciones golpistosónicas dando valor a toda su discografía.

Eché de menos Que no sea Kang por favor, la doblefatiguense El duendecillo verde (la Pesadilla en el parque de atracciones del siglo 21), Romance de Juan de Osuna, Ondas del espacio exterior, Cumpleaños total y La copa de Europa; pero en el fondo me tiene que molestar muy poco, ya que el repertorio arrojado brilló tan soleado y contundencial que volvió a improntar colosalmente.

Los hombres de acción y escritores, como el resto de los mortales somos responsables de lo que decimos y escribimos/tecleamos. También tenemos que asumir las consecuencias e incluso en ocasiones interiorizarlas. ¿Esto a que viene? Muy fácil, a las palabras que elijo para mi penúltimo párrafo, que dice así

Música, duende, misticismo, supramelomanía. Los planetas hace ya tiempo que forman parte del imaginario sónicocolectivo de España y de la cultura mùsicopopular global. Además siguen en plena forma para seguir mostrando que han sido, son y con toda seguridad seguirán siendo durante muchas décadas el combo más importante, supracoherente, influyente y brillantofusional de este país.

Otro rato espectacular grabado a fuego en oìdos, retina, neuronas y corazón. Las sensaciones al echar el ancla a otra timoneada planetaria siguen a flor de piel, como la primera vez.

“Feliz, lo consensuado en aceptar como felicidad, sin hacerse preguntas que no [se] pueden contestar [ni] admitir respuestas que excedan [nuestra] capacidad más allá de lo que obliga el placer”

Ray Loriga


[Editoriales junio y septiembre 2016 Mondo sonoro]

Supersubmarinos

Somos una revista todoterreno que permite echar un pequeño repaso a la actualidad musical saltando de género en género con mayor predominancia de algunos pero con espacios y momentos para la diversidad. La música nos gusta así. No somos de fanatismos sino de ampliar horizontes tanto como sea posible

Podríamos hablar sobre el fin del verano, sobre nuestra portada y sobre muchas cosas más pero esta vez no va a ser así porque al margen de gustos musicales todos debemos sumarnos a la hora de apoyar a la banda andaluza Supersubmarina, que este verano ha sufrido un grave accidente del que han salido vivos pero no tan bien parados como nos hubiera gustado. Operaciones de urgencia, días difíciles [,] duros, todo ello a causa de uno de esos accidentes que [t]e cambian la vida en unos segundos.
Fue volviendo de un festival al chocar contra un joven que iba al trabajo como un día cualquiera. No ha sido fácil para ninguno de ellos pero podrán superarlo con tiempo y ayuda de la gente que tengan cerca.
Las carreteras son traicioneras, las giras suponen mucho, mucho tiempo en la carretera. Que se lo digan a l[a] familia de Viola beach –cuyos miembros fallecieron en febrero al caer por un puente–, a Baroness [,] que sufrieron un brutal accidente en 2012 o a quienes sobrevivieron a la muerte de Eduardo Benavente (Parálisis permanente), fallecido a los 20 años de edad volviendo de una actuación. Todo nuestro apoyo desde aquí

pesadillasenelparquedeatracciones.com/?s=Supersubmarina


[Círculo vicioso] Bizcochismo filoacústico

tiempo

La nota de prensa de la buena gente de The borderline music lo resume bastante bien: `personalidad rock, pasión flamenc[a], una visión interna al mundo que nos rodea, un viaje reflexivo por el tiempo que persigue la inercia de las sensaciones [más universales y a la vez más intransferibles] como columna vertebral cuyo peso compositivo recae sobre su propio imaginario´.

Rodando entre polvo de los que esperan

Las marcas del tiempo me cruzan la cara

Maletas pesadas. La primera en la frente, gran tema arietil `Tiempo´, sí señoritas y señores.

Sólo tengo que mirarte para alegrarme la vida`Por tí yo me levanto´, otra buena tonada que cuenta con la colaboración del Canijo de Jerez.

Las ganas de darle al menos un par de escuchas nacen ya desde el atractivo digipack de cremoso artwork que lo abriga. Autoeditado curro musiquero de pop españoandalú sentío de vetas filosureñas. Uno de ésos elepés para reflexionar, mejor aún con algún bizcochante atardecer (playero) apreciando todo lo que tenemos con la ilusión intacta de todo lo bueno que queda por acudir a cada un@ de nosotr@s.

Melodías equilibradas, producción nítida, guitarrazos límpidos, brillantes, eléctricos, pero también a lo Paco de Lucía, coros compensados, fases bien tocafibrenses, composición lírica más que pulida.

Saltar todas las montañas y ver tu cara sonreír

Vuelvo a mi casa por el mismo camino pero ahora está lleno de luz

Tu voz ha quedado aquí para siempre saltando entre los rincones de mi vida

Repetir el momento

Pasó una eternidad [en aquel] suspiro

Escucho la misma canción

suena en el aire

 

Sin tiempo [no] hay nostalgia

La marea que llevo en mi corazón

Subiendo en espiral hay en mí un huracán que lucha por salir

Perdidos entre tanta humanidad

Rompen las olas del mar [,] nada puede remediarlo

Agua de mar

viento y calma

 

Sólo un punto en la galaxia y un tiempo para vivirlo

No a los malos, a los necios, a los que aman el dinero[,] a los que miran al suelo

Sólo es cuestión de encontrar ése compás [,] ése ritmo

Vivir cada minuto

Acuérdate de disfrutar

 

My feelings are so strong

 I send a message with the waves 

Buen trabajo para escuchar una tarde de un día (cualquiera) que puede dar más de sí de lo que en principio podíamos pensar y/o desear. Una escucha más que llevadera


[Loudly] Naturismos andalúmeridionales

loudly

Tras una tercera y/o cuarta escucha mientras paladeaba una cerveza granaína premium iba interiorizando toda la calidá que despliegan y tienen visos de expansivizar estos almerienses.
Desde los primeros acordes de `El fin del mundo´ las guitarras te van conduciendo a través de un pop contundente (y destilando buen bizcochismo ilustrado si se tercia) de vetas vetustianomórlicas, es decir lubricando eficientemente épica, profundidad y calidad sonora.

“Rabia y pasión. Van a cuello [tirando de un] power pop [anglo de los primigeniogarajeros] Nada surf. Se han dejado la piel para que te quedes con ganas de más” (Carmen Mateos). Minutaje equilibrado, ritmos medidos con mimo, canciones sin prisa, sin pausa y con fases, fogonazos y ráfagas propias de grupazos ya consagrados como los Lori, Second o León Benavente.

Fragmentos filoruidistas destilando indi patrio fresco como un buen gazpacho o salmorejo o tan disfrutable como unas gambas choqueras y jamón pata negra bien regados con merecidos licores. 5 temas que sirven de aperitivo de comilona de boda a cargo de un combo andaluz que bien merece colarse en más de 1 de los festivales nacionales más cremosones, como el Sonorama o el sureño filofamiliar South pop por ejemplo.

Como bien apunta Laureano Navarra (Clifford records) son “canciones que te guían al último rayo de sol, guitarras brillant[o]crujientes aptas para almas de destrucción masiva. Un puente fundacional entre la nación progresiva de los 70 y todo lo que conlleve la etiqueta post”.

Los piropos merecen seguir, “un alt rock de inmediatez e impacto con raíces noventeras con un par de cojones” (Jesús Cobarro, Noise box).

Aunque use una parábola ya recurrida hay que reconocer que el tema-cierre `De madrugada´ suena bello, heroico, digno para ser tocado en un (pre)atardecer mítico con palmeras y olor a sal o en la alta montaña para contemplar desde tu atalaya lo pequeños y frágiles que podemos llegar a ser los humanoides.

Por cierto son 3 (Juantonio Góngora [guitarra y voz], Isaías Arenas [guitarra] y Juanjo Rodríguez [batera]), como muchas de mis bandas tótem (Nirvana, We are scientists, Monte del oso, Nada surf o Disco Las palmeras.

Un epé delicioso para escuchar en más de un contexto salpicado de lírica y melodías guitarreras que más de una banda firmaría para salir a la palestra de la industria.


[Museo Picasso Colección Eugenio Arias (Buitrago del Lozoya)] Un genio llamado Pablo

Pablo Picasso

Tengo pendiente paladear El Guernica (las 2 veces que me recreé la muestra de Dalí se me piró por completo) pero con la expo en Buitrago y recordando mis clases institutales de Historia del arte sigo llegando a una conclusión: las creaciones del genio malagueño me gustan pero no me matan, eso sí, es innegable su revolución y su etapa cubista me parece una de las aportaciones más ciclópeas en la pictomanía universal.

En la madrileñista sierra norte el museo buitragueño sobre el artista andaluz da una muestra suficiente, escasa pero intensa sobre la vida y obra de un tipo poliédrico, visceropasional enamorado de la aventura que es la vida.

P. Picasso

Cerámica, dibujo, cartelería, cagafierro, pirograbado, litografía.. Aparte del propio pincel la obra picassiana se expansiviza y ramifica a casi todas las técnicas y posibilidades y éste museo nos ofrece un exquisito aperitivo que amplía y redimensiona su producción gracias al legado que atesoró su peluquero personal favorito para seguir desgranando y descubriendo a un hombre tan interesante y prolífico.

Picasso

Además de una visita pétreopaseogastronómica obligada por los bellos lares de Buitrago el coqueto espacio dedicado a Pablo Picasso merece la pena degustarse para seguir valorando nuestro maravillérrimo patrimonio pictóricocultural.

Pablo

http://www.madrid.org/museopicasso

[Por conexiones melómanas además de la distinguidérrima compañía de la mujer de mi vida en el viaje de ida (y vuelta) volvieron a sonar en el radiocedé del coche, vive dios, un temazo tras otro]


[La taberna del muerto] Anarquía, cerveza fría y una rubia al día

Rumbo al infierno

Éste magno titular jamás se me olvidará sobre todo por el tipo que lo soltó y en el contexto dónde tuvo los cojones de hacerlo. Era mi primer año de instituto tras la mítica EGB y un chavalote enorme rozando los 2 metros de altura, con su melena heavy legendaria, encuerado, casi completamente todo de negro y con unas botas aplastacráneos calzando unos pinrreles de campeonato, sí uno de ésos tipos que te da una hostia y te manda a Burgos, sólto en plena aula y desde primeras filas en la presentación del curso con los pies puestos encima de la mesa y en clara y desafiante actitud real fuck yeah de putoamismo que con el tiempo se me antoja cada vez más fabulosa. Y eso precisamente es el debut de la muchachada almeriense que integra La taberna del muerto. Con Rumbo al infierno dan un puñetazo en la mesa desde el minuto cero para hacernos saber que su propuesta musical no se va a andar con mariconadas estando siempre a mil jodidas millas de lo ñoño y vomitivos pabloalboranismos ilustrados que tanto daño siguen haciendo a los artistas de verdad.

Entiendo cojonudamente a Laureano Navarra: `sin trampa ni poses de cartón piedra, duro como una roca, sedoso como el papel de lija. 16 canciones [de] materia bastarda que combustionan en tu cara sin posibilidad de redención para los pusilánimes. Rock ácido del duro dónde en unos altos hornos se funde rock and roll primigenio con street punk de monopatín y garaje cáustico´. Su canción ariete homónima es una entrada perfecta para darse cuenta desde el primer bofetón que si osas sentarte a la mesa tabernaria stonepunk no puedes ser una maricona ni una maleta ni un pelele. O agarras tu birra y/o muslo grasiento de pollo con un par de huevos (u ovarios) y te fundes en su filosofía o ya puedes irte a tomar bien por culo. Carretera celestial, Luis Rogelio, Que me calle, Para qué voy a salir. Tonadas ciclópeas en su cometido, coherencia pura. Al loro con el compendio sónicoideológico del temacierre, un título brutal que ni al pelo dónde el timón ya está del lado de los antes señalados en dirección a la libertad y la leyenda.

Soy más de Nirvana, QOTSA o The dry mouths pero lo que más me gusta del punk pesado metalizado prohardcore stonerockeado de La Taberna es que no se cortan una mierda en cagarse en tós los putos muertos de las instituciones adoradas por los fasciopaletines y asquerosos pijos varios: iglesia/religión, Estado, fuerzas y cuerpos de seguridad. Cristo (Christ O. Rodríguez) y Adrián Moreno nos entregan contundencia, rock de cara y una actitud pirata posromántica adherente para cagarse en la puta madre de toda la gentuza que sigue manejando el planeta. Al menos hay bandas como ésta para darse el gustazo de desahogarse y soltar perlitas molonas y legítimas.

Aunque lo malo es que los hielos de los copazos aguantan poco seguro que en el averno Lemmy Kilmister lo gozará si se detiene a escuchar éste disco.


[Emmett] Arrojo y talento

Emmett

Otra buena ración pop made in Andalusia, Seville loves you 😉 Desde Lora del río Ángel Sánchez Guil Emmett nos trae buenas letras, guitarras conseguidísimas y deliciosos sintejugueteos para dar forma a 14 cortes sentíos de ejecuproducción currada impecable.

Ráfagas Pereza (primigeneidades sobre todo de Un error muy caro), plausible originalidad (Mejor así), paladeantes locuras bizarrísticas promapachiles para la pista 12 y un cierre optimista más que logrado con momentos de ondas prosurf en Sermones y milagros.