Archivo de la etiqueta: Barcelona

[Love of lesbian] Prestidigitaciones lesbianas, chisteras santibálmicas

El poeta Halley

Deja poso desde la primera reproducción/paladeamiento. Obra de culto cíclica autotridimensionalizante prointimista reminiscenciante de filosofías de temazos pretéritos como La noche eterna. Épica lesbianobálmica que jamás deja de tomar el pulso sin olvidar su cara canallocalavérica burlona [Incapacidad Moral Transitoria, Psiconautas (joyita pluricolor, ojo al dato al maravilloso viaje intermezzial cabalgante experimentoinstrumental), El yin y el yen].

Pilotando aeroplanos de tinta y papel. Seremos el verbo nuclear. Ser pacífico y atlántico o aquel Ícaro directo al sol, y soy tú [,] eres yo

Sólo cuando te quebraste. Ha dejado hombres de ciencia sin salir de sus porqués. Convencido que a tus islas le estaba prohibido volver

El deseo salta muros al revés

En tu cielo negro mi escritor se queda en blanco. Se irán, huirán, fluirán, caerán. Fluirá nuestro verano

El sabor nunca ocupa lugar. Los ángeles también pagarían por sentir mi euforia. Puedo ver a mis polos haciendo las paces

Tu más allá es aquí. Morfina hecha de piel. Dunas de agua en ti

Besarte un segundo antes, que vuelvas a mi boca a por más

Le sonrío a la silueta de un recuerdo

En mi Siberia vivirás

Vuelve a mí en marea brutal

Qué bien funcionas como recuerdo

El poeta Balmes de nuevo desde entrañas sónicas con el corazón en la mano demuestra que sigue imparable e invencible a nivel lírico regalando titulares/frases tótem, y también en el plano melódico.

Maestría tocafibrense a flor de piel en interregnos y crescendos rompecinturas a lo Romàrio (exquisitos desde los primeros arietes: los ya himnos made in LOL Planeador y Bajo el volcán) de nuevo. El camarote lesbiano (Santi Balmes, Julián Saldarriaga, Jordi Roig, Joan Ramón Planell, Uri Bonet y Dani Ferrer) nos deleita en su regreso con guasa, intimidad y trascendencia inyectante, eso siempre. Ráfagaepílogo projoanmanuelserratista para el cierre final, maravilloso el palabro geniocidio, sí señor. Tonadas perfectas para puestas de sol, reflexiones y decisividades vitales. 4 años después del anterior disco el potente quinteto catalán vuelve a tirar de autocremosidades para volver a dejar cristalino que son muy top y que su pluriverso no deja de mutar y enriquecerse.


[Flanagan] Ferrocapop

Flanagan

Ágil pop luminoso dulce (que no edulcorado), sintes eficientes, letras por momentos muy parlanchodivertidas, limpidez en las ejecuciones. El combo de Mataró despliega melodías juguetonas y ritmos cremita en cortes de 2 y 3 minutos concentrando buen hacer y originalidad.

Genial Documental de Gambia, desde el título hasta toda la composición. Franco Battiato, Buscando un eclipse y No desespero: ráfagas poliédricas más que suficientes para volver a darle al play redisfrutando un buen trabajo discográfico, sí señores y señoritas.


[Bret Easton Ellis] Menos que cero, Anagrama, Barcelona, 2002

Less than zero

Nunca lo intentaste. Las otras personas hicieron un esfuerzo, tu únicamente nunca estabas allí. Sentí pena por tí (algún tiempo) pero luego lo encontré muy difícil. Eres guap[@], pero sólo eso. Es difícil sentir pena por una persona a quien no le importas. ¿Qué es lo que te importa, lo que te hace FELIZ? ¿Nunca te he importado? No quiero que me importe (nada). Es menos doloroso [si no te importa (nada)].


[Love of lesbian] Retrovisores, pulsiones

Maniobras de escapismo

Cuando te pones a (re)escuchar un disco de una banda tótem de una chica que te gustaba demasiado es imposible no caer en algún momento en el bizcochismo ilustrado.

Como cajones variopintos que te irán deparando más de una sorpresa las canciones aparecerán en diversas mutaciones pop todas ellas originales y enriquecedoras a tutiplén. Para el pop tocafibrero en carne viva los pálpitos de Carta a todas tus catástrofes y poco después del ecuador del álbum Música de ascensores, uno de mis himnos lesbianos por excelencia que te pone el vello de punta desde el instante cero y te vas dando cuenta de que lo que ya has escuchado y lo que puede sobrevenir e incluso descarrilar puede ser sencillamente GRANDE. Marlene, la vecina del ártico acabará rompiéndote la cintura como Romàrio a Alkorta y sobre todo tras la referencial pista 7 en clave cachondocalavérica magistral. Mi personulidad y la interrégnica Los niños del mañana para lo épicobizarro humorístico. Houston, tenemos un poema y Mi primera combustión para acabados filocrípticos. Y la incasillable licencia filofrancófona de Mon petit cabroin (bonus 666 track).

Titulaciones cremosas, teclados en estado de dulce, guitarras eficientes, ráfagas y epílogos bien hilados y la inconfundible, mágicomasculinizante voz de Santi lesbiano Balmes para una producción preciosista de letras curradas casi inimitables. Un trabajo maravilloso que se va añejando gratamente. Ellos también dieron el paso/cambio al castellano y les ha sentado perfecto a la icónica banda catalana.

A la espera de últimas y próximas sorpresividades lesbianobálmicas, forza Love of lesbian siempre, larga vida al pop original y ¡salut i força al canut!

 

 


[Nueva vulcano y Juventud juché sala Caracol viernes 24 abril 2015] Neovulcanismos muchachantes

Nueva vulcano Cabecera

En un mítico double dragon primaveral Juventud juché serían los primeros en ir abriendo boca a base de un pronoise electrificante entregado de dulcificada rabiosidad. Derrapes vocales, guitarras vertiginosas y percusión profunda para una intervención sonora salpicada de garaje punkarra y gran ejecución. El tríptico capitalino terminaría cerrando ardiente con Defensa, una tonada excelsa para el grito pelao y dejarse llevar por las guitarras y la batera.

Nueva vulcano es sencillamente una patada a la mediocridad. Los barceloneses ofrecieron un bolo glorioso creciente y más que gozable dónde ellos se lo pasaron muy bien y nosotros casi tanto o más. El combo catalán, reforzado en cuarteto para la implementación doble percusionil, comenzó echando mano de su exquisito Novelería abriendo con El mirlo y continuando con la dupla Hasta la boya y volver y 80% agua. Desplegando una nueva fase dentro de la primera parte de su genial comparecencia seguirían con la coloreante Amor moderno para retornar por un momento al presente con Rabindranath. Tras una acertada y juguetona intro palabril a cargo del bueno de Artur se dio paso a la brutal y radiante Hemos hecho cosas, temazo vulcaniano ideal para desplegarlo en sus magnas capas en las distancias cortas, sobre las tablas.

No defraudando ni un microsegundo continuaron cumpliendo con un setlist lleno de temazos: Todo por el bien comúnDulce y ácida, Te debo un baile. Aún echando mucho de menos su apoteósico detalle final de (casi) esfumarse y volver La jota sonó grandiosa terminando de hacer las delicias de todos los presentes de cara a los arietes sónicos decisivos del segundo acto.

Dentro de las acometidas del bis la entrópica El día de mañana terminó descarrilando el cataclismo de la buena ración de pogos y movidas progrunge que se estaban gestando tras un caldo de cultivo más que proclive. Pues eso, una colección de canciones perfectas en su género contextuadas en un buenrollismo cuasimágico para un recinto petado de fans de una banda que paladea con merecimiento los victoriosos laureles de su mejor momento.

Fotografía: Mauricio Catón


[Sidonie] Calaveras exquisitos

Fascinado

“El surrealismo es destructivo pero destruye sólo lo que considera que limita nuestra visión” (Salvador Dalí). Espumados vértigos lisérgicos. Sí, el disco es daliniano por cada poro de su melomanía, notas como se va corporeizando sónicopictóricamente. Trabajo rompedor, como los caldos premium pasan los años y se muestra más exquisito aún. Revisitarlo es dejarse mecer espaciocósmicamente en pasajes irresistibles y peligrosamente atractivos.
De “una rítmica que nos envuelve astutamente empuj[ándonos] a un viaje que no ha hecho más que empezar [,] que nos hará volar entre atmósferas palpitantes” (María Mieres). Sorbos dandinistas de champán y caviar a cucharadas. Un lienzo (pro)psicodélico, un collage tentador, evaporaciones sublimes. Canciones que están a punto de romperse derritiéndose gaseosas.

Todas sus fases se van superponiendo mediante precisas conexiones de delirios sonoros “enriqueciéndolo, multiplicándolo” a cada corte. Una deliciosa amalgama de complejidades tanto líricas como melódicas, “molde pop y psicodelia en horizontal” (Eduardo Tébar).

El trío se gusta con un banquete de lírica delicada, selecta, sibarita a través de 11 delicatessen que se van sirviendo enguantadas y en bandeja de plata para el goze y el derroche sonoro sin frenos. “Hay canciones por las que nunca pasa el tiempo, como esas historias que nunca terminan o esas otras que empiezan aunque no queramos” (David Pérez). Fascinado [“estamos vivos y aún somos jóvenes”] se muestra como una apertura gloriosa, envolvente, envenenadamente adictiva mediante una historia de nocturna cotidianeidad, el bucle de placeres fragmentarios y finitos que se dan en las pugnas entre Oniria e Insomnia. La hipnótica Dos murciélagos [“salpicando nocturnidad”] se vuelve esponjosa y poliédrica desde el primer toque coral femenino misterioso y cálido a cargo de la solvente Miri Ros.

La juguetona y canalla Bohème [“laureles a Kerouac”] se enlaza con la genial Fiebre [“vueltas y más vueltas da mi lengua buscando tu puerta”] para continuar hilando escenas mágicas y prohibitivas cerrando el tríptico con la bellísima fragilidad de  Jardín polar [“brilla en tus veranos. Noches, días y diamantes rotos”]. Gente de Barret [“traficando con el cielo”] y la lanzada Joe [“caza nuestras vidas en ese extraño guión”] protagonizan la siguiente pareja nominativa combinando ráfagas caleidoscópicas y ritmos pop certeros perfectamente encapsulados.

Acrobacias en Exopotamia [“cuelgo de tu[s] labio[s] sin red”] es maravillosa desde su título y no deja de desplegarse ágil y reptante. El viaje que te da MTA [“besos cuelgan de tu pared mientras todo avanza”] se dará la mano con la rítmica y soleada Tienes gracia [“pinta lenguas que se enredarán”], que atesora el momento más sabrosón con un pasaje caribeño innegablemente simpático, bailongo y vacilón. El cierre vaporoso y elegantísimo de Viajero nocturno [“travestido el sol”] ata el lazo final de un menú gourmet apto para los paladares más dandis y exigentes.


[Sidonie] Bastón, bombín, teclados y neones

Imagen

Vuelven a arriesgar y vuelven a ganar.

Tras la paradisíacogelatinosa viscosidad psicodélica del Fluído el trío barcelonés vuelve a sorpresivizarnos con un regreso al futuro sónico: atmósfera dandi y nuevas experimentaciones sinfónicocósmicas sin ninguna prisa, como debe paladearse un buen añejo.

 

“Si el disco fuera un edificio los teclados serían las columnas y las guitarras el coronamiento. Ha sido muy enriquecedor hacer canciones con un instrumento que no domino, era muy estimulante ver cómo evolucionaba una melodía sin depender de los trucos aprendidos con la guitarra. [Siempre hay un proceso creativo] Todo se compuso con un teclado antiguo [un Lowrey setentero] que encontré en un anticuario. Hicimos el esfuerzo de componer sin dominar ese instrumento. Fue como un juego” (Marc ROS).

“De repente Jesús no tocaba el bajo, tocaba [un] Korg” (Axel PI).

“Hemos descubierto que podíamos crear con un lenguaje que no fuese el de siempre sin perder la identidad” (Jes SENRA).

 

Espacialidad, evolución robotizante, atmósferas oniricoinsómnicas, pasajes de oscurantismo intimista, toques de glam rock y asperezas precisas. Éstos son algunos de los ingredientes que se pueden palpar y con los que recrearse en el multiuniverso que nos ofrece esta obra: poliédrica y creciente.

“Supone una evolución de su sonido hacia un pop electrónico cristalino luminoso sin renunciar a sus raíces. Requiebros melódicos atemporal[es] que destacan [por su] viveza sonora” (Luis J. MENÉNDEZ).

Un “torbellino rítmico pop sobre un tamiz electrónico”(Joseba VEGAS).

“Lírico, atmosférico, misterioso, cinemático, clásico y vanguardista a la vez es un compendio de muchas virtudes y sensaciones confeccionadas con imaginación y creatividad” (Francesc FELIU).

“[No] falta, ni mucho menos, intensidad melódica ni épica: aquí hay calor. Es cualquier cosa menos fría a pesar de su superficie sintética” (FREIRE, Rolling stone).

 

Sierra y Canadá [es] un nuevo giro hacia un sonido de teclados cuando nadie esperaba esta gratificante mutación. [Éste nuevo trabajo] tiene magnetismo y te atrapa [, es] un micromundo propio creado a conciencia” (Toni CASTARNADO, El factor humano).

 

“Un sonido sorprendente que [les] sitúa en una nueva dimensión más cerca de los ochenta que de la psicodelia que siempre han revitalizado y llevado a su terreno quitándole el polvo y actualizándola.

Poderoso enganche melódico [,]estribillos arrebatadores o incluso coros luminosos y bombásticos. También [hay] momentos [de] pop pizpireto o incluso otros en que se vuelve más oscuro [pudiéndose] hablar del influjo de Depeche mode sin que resulte una meada fuera de tiesto. Un disco muy variado que puede pasar de una balada algo siniestra a un curioso tema cargado de ironía [,] pleno de contrastes que poco a poco va conquistando el corazón del oyente“ (Don disturbios, Mondo sonoro).

 

13 nuevas canciones para seguir agrandando su excelso repertorio expresable también con la fórmula 11 + 2, gracias a Canadá I y II.

Las 2 Canadás interrégnicas completan el neoengranaje del flamante y metalizado artefacto compositivo industrializante que supera sus propias barreras para transmutarse con precisión. La cosmovisión de cada pieza es muy sugerente aglutinando un conjunto nivelado con éxito:

 

Sierra y Canadá (historia de amor asincrónico).“Un error fatal espaciotemporal”

Imagen, intención. El inicio del videoclip es buenísimo. Postal sonora de entrelazamientos vocales y ciclos magnetizantes. Ariete perfecto de resonancias delicadas para zambullirse en la nueva cosmogonía de Sidonie.

Empujes autómatas, amor replicante, robótica blanda. “Necesitaba contar una historia de amor extraña, hermosa y triste y que la protagonizaran 2 robots [que reproducen los errores humanoides] en un futuro postnuclear. [De] estilo soft es y será una de nuestras canciones favoritas” (M. ROS).

 

Rompe tu voz. “Sube desde el pulmón”

“Vitricida” (Chema DOMÍNGUEZ, Efe eme). Expansiva, libertarizante. Temazo muy serio dónde los sintes viajan con entusiasmo con el resto de instrumentos y neosonidos. Estribillo implosionante que abduce e invita a seguir entre nuevos meteoritos y guiños satelizantes varios.

 

Gainsbourg. “El golpe derrama. Apaga tu sed”

Delicatessen icónica (homenajeante) donde los teclados siguen fluyendo con todo el protagonismo y la temática requeridos. Por momentos hipnótica no deja de abrirse paso.

 

Yo soy la crema. “Me avanzo a tu miedo moderno”

Perla reflectante adherente retratante inteligente, aguda, fluorescente, posicionada exquisitamente.

 

Un día de mierda. “Pero qué más da sólo quiero silbar”

Se sale de la órbita electroteclista. Pausa ínsula sonora maravillosa que huele a himno desde la primera escucha. Tan dulce y suave como letal.

 

Canadá (el feo de los Wham). “Esto es Montreal pero te quiero igual”

Primer interregno que se abraza con la anterior para coger carrerilla hacia el siguiente corte. Merece mucho la pena, grata degustación, muy paladeable.

 

Estáis aquí. “Y que la ola esencial…”

Globalizadora, muy musical. Admirable la modulación vocal de Marc. Pista muy festivalera y de clara factura para el gozo bilateral [banda y público].

“Queremos hacer de esta canción una fiesta cuando llega el estribillo. Habla de un tipo que vuelve de gira, se va al hotel, destrozado, acaba de hacer una room party con gente que no conoce, le viene un subidón raro del bajón de todo lo que se ha tomado y en ese momento piensa tranquillo [,] no estás solo” (M. ROS).

 

El mismo destello. “Te creces con los accidentes”

La marea no para de subir. Desde los primeros coros te desenmascara. Lumínica, va reptando sin contemplación hacia el éxito en una compactación muy bien medida. Subrayable la mezcolanza de guitarras y teclados del tramo final.

 

 

Canadá 2 (cafeína y brevedad). “De ti se ha vuelto a acordar”

Momento KitKat para afrontar la segunda parte del disco: más traslúcida, profunda y críptica, dejándose llevar por elegantes oscurantismos y el caudal de los sinsabores argumentales.

 

Las dos Coreas. “El miedo ha decidido por los dos”

Estribillo demoledor. Excelencia en todas sus mutaciones. Ejemplifica y abandera todas las nuevas bondades, texturas y capas decididas por la legendaria formación barcelonesa. Apertura, nudo y desenlace hilados entre coros letales, cambios de ritmo prodigiosos y el atractivo continuismo sintetizador. Se corona en alto, SIN DUDA.

“Es la más externa, la que se aparta más. También es algo oscura [,] tiene mucha riqueza y mezcla cosas muy interesantes aparentemente difíciles de mezclar” (ROS).

 

La noche sin final. “Quiero olvidar memorizándote”

Vampírica, coral, limpia y gran bisagra para el tramo final.

 

Olvido y morfina. “Sólo durmiente te concedo mi corporeidad”

Líquida, vaporosa y al mismo tiempo directa y contundente. Sigue las nuevas coordenadas a la perfección.

Hiroshima mi amor. “Entre chatarra ardiente postnuclear”

Cierre apocalíptico clarificador. Difuminadora, misteriosa, reptante, etérea, cálida, personalista. Hermanamientos rítmicos con Waveforms (Django Django).

 

Ningún grande se fija en lo que hacen los demás y va tomando sus propias decisiones: ahí brotan las tendencias.

La actitud de valentía y arrojo siempre es plausible y tarde o temprano da sus frutos. Acompañados para esta nueva aventura en su exquisito directo por Eduardo MARTÍNEZ y Marcel CAVALLÉ, Marc, Axel y Jes vuelven a dar un paso adelante con uno de los mejores discos del año, ya de culto, que en todo momento se alzará en un 2014 repleto de brillantes trabajos. Otro claro ejemplo que va mejorando según lo van destilando tus oídos y que se va haciendo grande para hacerse su hueco privilegiado en la época dorada de la alternatividad sónica en la que afortunadamente aún seguimos surfeando.

 

Ironía fina inteligentísima que te teletransporta para recordarte en seguida que ninguna tecnología vencerá jamás los instintos y sentimientos más fuertes, auténticos e irreversibles, el amor por ejemplo.Las indirectas que atesora son magnas, totalmente de acuerdo pues con toda su filosofía subyacente.

Dejaros llevar y nunca perdáis esa capacidad de sorpresa que tan sana y necesaria es que nos provoquen de vez en cuando.

Como Hank MOODY yo siempre me he sentido más analógico que digital.


[Sidonie teatro LARA 2 abril 2014] Dandismo pop electrofuturista

Imagen

Aunque soy más de la magia de un concierto de pie al aire libre festivalero o en una (gran) sala el encanto de paladear a uno de tus grupos tótem desde una butaca también tiene su embrujo.

El teatro LARA fue de nuevo el escenario elegido, ya que como recordó Marc ROS se trató del lugar dónde acabaron la gira del Fluído.

Con una puesta en escena conseguidísima (el toque de los neones fue un flechazo y un puntazo mayúsculo), sencillamente genial a las 11 de la noche clavadas y después de las notas del himno de Canadá harían su comparecencia en las tablas el trío barcelonés junto a sus dos nuevas incorporaciones sierrocanadienses (Marcel y Edu) luciendo unas atractivas cazadoras doradas proDrive que cumplieron con creces el objetivo para predisponerse al legendario bolo que se iban a marcar.

Imagen

El primer trébol de cuatro hojas sónico que nos regalaron antes de presentar nuevos cortes recién salidos del horno fue protagonizado por 3 himnos (Costa azul, A mil años luz yFascinado)y La sombra.

Tras unas breves presentaciones de la banda llegaría el turno de tocar Sierra y Canadá (historia de un amor asincrónico), dónde los teclados Nord electro 3 y las nuevas texturas se desencadenarían adueñándose de toda la novedosa y adherente atmósfera de la formación.

Para la siguiente el quinteto se haría sexteto gracias a la presencia de Miri ROS para colaborar en GAINSBOURG y Los olvidados.

Con una sala ya completamente entregada y feliz Marc nos sorprendió con la pieza final de Sierra y Canadá, Hiroshima mi amor tirando de su juguetito Omnichord retrofuturista neorobotdistorsionante. Una introspección estelar.

IMG_4256

En el siguiente tramo del viaje salieron de la maleta sónica pura diversión y explosión actitudinal dónde ya se notaba a la banda totalmente cómoda y aventurada. Todo lo que nos gusta, En mi garganta, Un día de mierda (temazo con serios visos de convertirse en himno dónde la receptividad coral sería notable desde el principio) y Un día más en la vida, de nuevo con la presencia de la hermana de Marc para los conocidísimos y coreables estribillos.

En siguiente lugar tocaron On the sofa, esa cancionzaca de Shell kids que enlazaron con El bosque, instantes en que brillaría el solo de Marc entre el público con un alargue guitarrero apoteósico alzándose en clímax distorsionil de la noche jugando y pasándole el testigo a la maestría y pasión de Axel PI en la percusión.

IMG_4696

Antes de los bises se deleitaron y nos deleitarían con otra canción muy coreable, Estáis aquí, de nuevo con el sexteto bajo los focos con un Jes SENRA (que aguantaría con la chupa cósmica hasta el final cumpliendo magno su promesa) animándose con el tambor.

Sin decaer ni una milésima de intensidad tocó una versión de My generation de los Who subrayada por un remate bateril bestial de nuevo a cargo de Axel a la que siguió Sidonie goes to Moog, estirada hasta la psicodelia (teclil) instrumental.

Era el momento de la recta final. Todos seguíamos sedientos, con aún más ganas. Tras unos minutos en que pudimos volver a contemplar el despampanante decorado Marc se lució intimista con Giraluna, defendiéndola sólo con su GIBSON (igual que en su cremoso acústico en Fnac del pasado 25 de marzo coincidiendo con el lanzamiento del nuevo disco). Antes del tríptico definitivo llegaría la segunda parte alargada de las presentaciones del grupo; tras lo cual y sabiendo que lo único malo sería que ya quedaba poco para que acabara el conciertazo se volverían a entregar en Por ti (regalo extra set list), Nuestro baile del viernes y El incendio, implosionante y creciente conflagración sinfonicocósmica con el respetable ya totalmente abducido.

Los aplausos y los vítores se alargarían con todo merecimiento. Otra noche perfecta de la banda demostrando su excelente estado de forma y sus ganas de seguir innovando y pasárselo en grande. Uno de esos acontecimientos musicales míticos que quedan irreversiblemente atesorados en la memoria colectiva y personal e intransferible de cada uno de los privilegiados presentes. Uno de los conciertos del año, sin duda. Una obra maestra, una noche entre el 2 y el 3 de abril del año de gracia de 2014 inolvidable.

De Sidonie al cielo.

 

Fotografías: Pedro BAO


[Joe CREPÚSCULO. 10 enero 2014] A-sinte-bailo

Imagen

La acogedora sala (minimalista para la demanda) se fue llenando poco a poco para llegar a su aglomeración álgida tras ver pasar entre el respetable al esperado Joe CREPÚSCULO. [En la previa se dejó caer por allí el creador* del videoclip de Planilandia]
Imagen

El show comenzó unilateralmente, con Dj Crepus tritecleando tirando de Nord electro 3 y Korg principalmente. El primer ariete sónico lo protagonizaría Nuevo amanecer, patentizando potencia desde los primeros chispazos.

A raíz de eso sería un no parar encapsulado de indietrónica bailonga y divertida facturada con versos juguetones y de estribillos bien trazados (escúchese por ejemplo La canción de tu vida), como se demostró en la implementación de coros incondicionales como “toda la noche Bailando en el lavabo”.

Luego nos sorprendería con Jade pero los momentos in crescentes cumbre empezarían con Leyenda acompañado por la ultraperformance de El alacrán* [reseñable apoyo logístico de Raúl QUERIDO ayudándole con un micro algo travieso], personaje dónde los haya: automotivadísimo desde la primera milésima de segundo cual Cristiano RONALDO, haciendo gala de la electrónica más cañí y lanzada con sus bailes siderales implosionantes y genuflexiones admiracionales varias quitándole protagonismo al propio y bueno de Joe (que se fue autoiluminando hit tras hit llevado en volandas por su inagotable compañero de juerga arácnido, un paso más allá incluso del gran Aaron SÁEZ que ya seguiría al pie del cañón hasta el final).

Imagen

Con Batalla de robots tuvo lugar una explosión dance que sobrevolaba la cima del momento cada vez que sacudía con su lema “ven y lucha” efervescente y estallante con una audiencia ya voluntaria y totalmente abducida.

Imagen

Después de Tus cosas buenas cerrarían con Mi fábrica de baile para el goze de sus más fieles correligionari@s en ocasiones echando mano de bailoteos grunge.

El primer concierto del año, el primero de muchísimos más. Un año que promete emociones fuertes y sentidas sobre las tablas y alrededor de ellas.

Coleteó la noche dando viajantes y entrañables tumbos hippies para rematar la última jugada hablando con 2/5 de Miss caffeína, gente muy maja y cercana, como debe ser.

Fotografías: Pedro BAO

IMG_7003.jpg

[Entrevista a Alborotador gomasio viernes 29 noviembre 2013] “Hay que estar reivindicando los 90 todo el rato, luchar por ellos”

Imagen

David RIPOLL (Koldo) y Marco Antonio CORRALES (voces y guitarras)
Miguel LÓPEZ BREÑAS (bajo y coros)
Alberto ROBLA (batería y coros)

Guillermo VÁZQUEZ (teclados)

Pablo DE SERNA (texto y preguntas)

Pedro BAO (grabación y apoyo logístico)

No soy al único al que le parece cojonuda la portada de vuestro disco. ¿Dónde se hizo la foto? ¿Cuál es su historia?

“La foto es de una amiga nuestra, Rosa PONCE, batería en Tigres leones y el personaje que porta ese trasero es Raúl ALONSO de La fonoteca. Nos pareció una buena foto, es una persona que nos apoyó bastante” (Miguel)

 

Esta noche van a sonar temas de vuestro segundo disco. Os escuché que es más noise. (Por cierto muy guapo vuestro acústico en Noise off) ¿Qué os apetece contarnos sobre él? ¿Qué nos podéis adelantar?

“Va a haber algunas canciones que vamos a intentar que suenen más como en directo pero va a haber otras un poco más mariconas también. Vamos a intentar que cada canción tenga su espacio, en el primero van todas un poco a piñón y es todo más homogéneo” (Koldo)

“Tiene más canciones y más arreglos” (Miguel)

“Y además hemos aprendido a cantar [risas] casi a la primera pero hemos involucionado a la hora de tocar la guitarra” (Marco)

¿De qué os sentís más orgullosos como grupo a día de hoy?

“De haber grabado 2 discos” (Guille)

“Antes de cumplir los 20 2 discos están bien [risas]” (Miguel)
“Estoy muy orgulloso de todos los grupos que hay alrededor. Todos los grupos que podemos conformar en red, es la ostia” (Marco)

“Hay gente que puede pensar que hay cierto amiguismo entre nosotros pero es que realmente nos hemos hecho amigos a raíz de la música” (Miguel)
“Hay un montón de grupos que tienen una actitud totalmente diferente desde hace años que están colaborando entre nosotros, nos estamos viendo crecer y eso mola” (Marco)
“A pesar de que no nos aguantemos seguimos juntos [risas generalizadas otra vez]. Miguel y yo somos como un matrimonio [nueva ración de risas]” (Koldo)
“Matrimoniadas. Me gusta como nombre de disco Pepa y Avelino” (Miguel) [descojone general otra vez]

¿Qué os parece que un grupo de aquí cante y publique sólo en inglés? ¿Complejo de inferioridad, ganar cuota de mercado, postureo sangrante, creerse guay?

“Es ir un poco a lo fácil, te evitas un problema de la ostia si cantas en inglés” (Miguel)

“Ha habido una tradición durante muchos años de estar inmersos en la ironía y el humor postmoderno. Nos mola más en castellano (Koldo)
“Si le das mucha importancia a lo que quieres decir es fundamental que domines la lengua” (Marco)

 

¿Vuelve o ha vuelto en los últimos tiempos la canción protesta?

“Viendo los tiempos que corren lo normal es que la gente tenga ganas de cagarse en la puta directamente. La música va con el contexto social. El rock urbano siempre ha estado ahí. La gente está mucho más receptiva que hace 7 años” (Koldo)

“Yo lo dudo bastante. El rollo cantautor me da muy mal rollo” (Marco)
“Víctor Manuel provoca gatillazos [risas]” (Miguel)

Una banda con la que jamás compartiríais escenario ni copas ni calimochos

 Franz FERDINAND” (Koldo)

Siempre así” (Miguel)

“Los tengo siempre en (la) mente y ahora justo en el momento de decirlo… No vale la pena odiar a un grupo español, es muy triste. Hay que saber elegir bien a los enemigos” (Marco)

Amigos más allá del escenario ¿no? ¿Quedáis para ver el fútbol y/o salir de juerga?

“Yo no puedo quedar para ver el fútbol con esa persona de ahí” (señalando a Guille) [risas] (Koldo) 

“Yo no puedo quedar para ver el fútbol con ninguna de las personas que están aquí” (Guille)
“Somos del Atleti y él es del Madrid, el único, por eso toca el teclado, así no va a progresar en este grupo” [risas] (Koldo)
“Hemos visto mundiales juntos en casa de Emilio [LAMANA]. Empezamos en un bar y acabamos en casa de Emilio” (Miguel)
“Claro que salimos por ahí, lo que pasa que cada vez menos” (Koldo)
“Yo ahora me voy con los Gúdar. Es un grupo de Barcelona, me han acogido, me dan de beber y yo les doy espectáculo” (Marco)

 

¿Qué disco le regalaríais a vuestro peor enemigo?

“Alguno de Chinarro” (Alberto)

“El Menos samba edición sólo con La iguana Mari en repetición [risas]. Doble CD [La] iguana Mari” [más risas] (Miguel)
“Pues la verdad es que estoy muy poco odioso, odiante” (Marco)
“Antes no eras así, te has ido a Cataluña que es el progreso” (Koldo)
“Joder si te hablo todo el rato de cosas que odio cuando estamos relajados. Quiero que rescates mis odios” [risas] (Marco mirando a Koldo)

 

¿Alguno ha discutido acaloradamente con alguna novia o rollete por diferencias musicales? ¿Saldríais con una pija insoportable por muy pivón que fuera que le guste “la música” de Justin BIEBER o Melendi?

“Yo creo que somos tan frikis que sí” (Koldo)

“Es lo típico, al final acabas discutiendo si te gustan Los planetas o no” (Marco)

 

ALLAN POE escribió grandes cosas hasta el ojete de opio y Los planetas también se disolvieron con sustancias en un interesante EP. ¿Salen mejor las letras contentillo o algo más que achispado?

“Yo nunca he escrito nada borracho, la verdad. Hemos salido borrachos a tocar seguro muchas veces, algún concierto ha estado bien” (Koldo)

“Hablando de  Los planetas decía Eric en una entrevista salimos siempre drogados” (Miguel)

“Depende del punto. Yo sí, así como medio dormido, en mi estado natural, como divergente, disociado” (Marco)

Soy de los que piensan que los 80 están algo sobrevalorados. Nirvana, Los planetas: me parece que los 90 dejaron claro que la ruptura y la distorsión siempre tendrían un hueco en el futuro. ¿Qué representan estos 2 grupos para vosotros?

“Hubo un momento a finales de los 90 y principios de los 2000 que estaba guay reivindicar los 80 como ruptura. Una cosa es la versión punk de los 80 de rechazo a los 90, eso va ascendiendo a las clases más opinadoras del periodismo, que [dicen que] los 80 son cada vez más algo crema de la crema y al final se convierten en la ortodoxia y la ortodoxia llega a tal punto que los 90 son la vulgaridad y los 80 lo excelente. Ahora puedes hacer cualquier cosa parecida a los 80 mediocre y es mejor que cualquier cosa parecida a los 90. Me encantan un montón de grupos de los 80, no hay ninguna contradicción. Hay que estar reivindicando los 90 todo el rato, luchar por ellos. Vivimos en el revival absoluto de los 80 como si fuese el final de la historia en plan FUKUYAMA, como no ha habido ya nada más” (Marco)

 

¿Qué estáis escuchando últimamente? ¿Algún descubrimiento musical reciente subrayable? ¿Alguna banda que os flipe (en este momento) y que no dudéis (en) recomendar/reivindicar?

Gúdar, El pardo me parecen la ostia” (Alberto)

Puzzles y dragones, Cómo vivir en el campo. ¿Algún grupo que nos guste en que no toquemos? es la pregunta” [risas] (Marco)
Él mató a un policía motorizado” (Miguel)
“Que luego nos llaman endogámicos” [risas] (Marco)
Los claveles” (Koldo)

La pregunta intelectualoide gafapastense. ¿Alguna lectura interesante estos últimos meses, algún libro de cabecera que os haya dado buenas ideas?

“Mi último libro fue Teo en la granja” [risas] (Miguel)

“Que lo conteste Marco que vamos a quedar mejor” (Alberto)
Plataforma de HOUELLEBECQ. Estoy ahora con Crimen y castigo” (Koldo)

“Ése me lo leí ya” (Guille refiriéndose al de DOSTOIEVSKI)

La gran transformación de POLANYI” (Marco)

 

Telebasura, músicabasura. ¿Quién sustenta a quién?

“La televisión lo sustenta todo, la política, dice lo que tiene que sonar y que no tiene que sonar. Me refiero sobre todo a Televisión española y Radio 3. Todos los programas que pongan en La 2 no están ahí por lucrarse, tú eliges políticamente lo que quieres y lo que no, es una opción política no poner nada relacionado con música porque no interesa” (Marco)

¿Manías o rituales antes de tocar en directo?

“Cerveza, calimocho, comer” (Alberto)

“Es verdad, siempre comemos” (Miguel)

 

Sala pequeña, grande, festival. ¿Qué os enrolla más, dónde os sentís más cómodos?

“Cuanto más grande mejor. Burro grande ande o no ande. Una sala tipo Apolo, acuérdate, [“Eso es zona champions” (Guille)] Moby dick. Hay gente que a lo mejor como tiene otro tipo de sonido, pero nosotros cuanto más grande mejor para subir el ampli” (Koldo)