Archivo de la etiqueta: Calvelinha

[Museo Picasso Colección Eugenio Arias (Buitrago del Lozoya)] Un genio llamado Pablo

Pablo Picasso

Tengo pendiente paladear El Guernica (las 2 veces que me recreé la muestra de Dalí se me piró por completo) pero con la expo en Buitrago y recordando mis clases institutales de Historia del arte sigo llegando a una conclusión: las creaciones del genio malagueño me gustan pero no me matan, eso sí, es innegable su revolución y su etapa cubista me parece una de las aportaciones más ciclópeas en la pictomanía universal.

En la madrileñista sierra norte el museo buitragueño sobre el artista andaluz da una muestra suficiente, escasa pero intensa sobre la vida y obra de un tipo poliédrico, visceropasional enamorado de la aventura que es la vida.

P. Picasso

Cerámica, dibujo, cartelería, cagafierro, pirograbado, litografía.. Aparte del propio pincel la obra picassiana se expansiviza y ramifica a casi todas las técnicas y posibilidades y éste museo nos ofrece un exquisito aperitivo que amplía y redimensiona su producción gracias al legado que atesoró su peluquero personal favorito para seguir desgranando y descubriendo a un hombre tan interesante y prolífico.

Picasso

Además de una visita pétreopaseogastronómica obligada por los bellos lares de Buitrago el coqueto espacio dedicado a Pablo Picasso merece la pena degustarse para seguir valorando nuestro maravillérrimo patrimonio pictóricocultural.

Pablo

http://www.madrid.org/museopicasso

[Por conexiones melómanas además de la distinguidérrima compañía de la mujer de mi vida en el viaje de ida (y vuelta) volvieron a sonar en el radiocedé del coche, vive dios, un temazo tras otro]


[Antonio Vega] La cosmogonía de los sentimientos

Antonio

“Es imposible sacar a nadie del sitio en el que quiere estar” (Carlos Vega). La síntesis perfecta de una personalidad que necesita sus momentos de penumbra y recogimiento para ofrecer su talento abiertamente cuando Euterpe le ilumina para deleitarnos con su obra.

Esa mirada: fragilidad, misterio, pero también cercanía, calidez y humanismo puro. Muchas veces se me antoja imprescindible escribir en caliente. Lo más inmediatamente seguido a ciertos acontecimientos. Empiezo estas líneas un lunes, 12 de mayo de 2014, desde mi habitación, en silencio, mirando de reojo el autógrafo del maestro que rescaté de mis archivos y adherí a la pared hace unos pocos días. Esta mañana el energizante programa de Radio 3 de Ángel Carmona me recordó el obituario y desde entonces no he podido parar de pensar en todos los intervalos que atesoro y relaciono a su recuerdo: sus composiciones siempre formarán parte de la banda sonora de mi vida recordándome lo quebradizos que podemos llegar a ser y las situaciones que te dejan sin aliento, las horas bajas y las intermitentes necesidades de huir, aislarse, desaparecer.

El otro día, al salir del cine, el documental de Paloma Concejero terminó por apuntalar mi puzzle sobre la figura del músico y la persona. No pude resistirlo y al llegar a casa me quedé escuchando hasta que me entró el sueño dulce mi desempolvada selección de sus mejores canciones.

Las sensaciones de melancolía y tristeza de aquella tarde se vuelven a reproducir en mí casi intactas en cada aniversario. Aún recuerdo con nitidez e intensidad el día en que se nos fue. La tele prendida en el salón, hora decente de comer y de repente lo oí, porque me costó escucharlo, digerirlo, interiorizarlo. Nada más salir del trabajucho que desarrollaba por aquel entonces y que en realidad jamás necesité fui directamente al palacio Longoria a dar el último adiós al genio madrileño.

—¿Para qué es ésta cola? —me preguntó una chica obligándome a pausar el ipod.

—Para despedir al solista más grande de éste país —le contesté sin tapujos y desde las entrañas.

Antonio 2

Firmado con todo el arte que pude reunir el libro de condolencias para la ocasión me quedé paralizado junto a la caja de madera con el crucifijo que lo albergaba. Mi reflexión fue sencilla y no menos brutal e irreversible: todo lo que no hagas antes de palmarla no lo harás jamás. Meses atrás había estado a punto de ir a verle al Galileo pero siempre surgía algo menor que me hacía cambiar de opinión y descartar mi idea. Ya no había vuelta atrás, Antonio Vega no regresaría nunca. Enseguida recibí la bofetada moral y aprendí la lección: no pastelees con tus pasiones, el carpe diem se torna piedra filosofal y es estúpido frenar tus impulsos positivos.

Me es imposible no emocionarme, que no me toque la fibra cada vez que escucho (y siento), entre otros temazos, la triada de himnos Lucha de gigantes, El sitio de mi recreo y Se dejaba llevar por ti. Pese a la melancolía de muchas de sus canciones eternamente me recordará muchos de los mejores fragmentos de mi vida, desde luego entre los más decisivos.

Un sabio de la sensibilidad, un artista por cada uno de los poros de su piel que nos enseñó/recordó que en la vida es necesario sentir, e incluso es preferible sentir lo amargo, el sinsabor y la derrota antes que no sentir nada, el vacío. Sólo así podemos apreciar con total poderío los instantes de felicidad plena que nos pueden regalar cuando menos lo esperamos demostrando que tras los nubarrones puede asomar el chorro de luz definitivo que escampe la tierra yerma para que vuelvan a crecer la esperanza, las fuerzas y la ilusión para seguir adelante, no abandonarse.


[Second] Otra goleada victoriosa

Fecha Sábado 2 abril 2016

Sala La riviera

Ciudad Madrid

Portada

Sin teloneros, con puntualidad británica y todos de negro elegantes como su maraviglioso coldpospop Second regalaron un bolaco para la retina, el oído y la patata. Pese a echar en falta mi temazo favorito montañorusístico `Si todo se oxida´ la sensanción y el poso instantoautomático tras más de 20 canciones y más de 2 horacas de concierto (lo prometido es deuda, olé también en esto Sean, Nando, Javier, Fran y Jorge) es que fue de ésos bolos de los que según sales te das cuenta de que acaba de ser un acontecimiento magno, surfeando hacia lo míticoirrepetible. La Riviera se vino abajo más de una, 2 y 3 veces gracias al brutal derroche energizante y la magistral instrumentación del combo murciano.

Tirando de un par de bises el trípticosecuencia estaría protagonizado por todos sus hits –ya en forma de baladón, ya en forma de contundente descarga–. Un himnario adorado por sus fans y por todo aquel que sepa apreciar melodías tan pegadizas y redondas 101%  identificatorias llenas de coros para petarlo en la ducha o conduciendo mientras el resto del mundo pone cara de acelga amargado por sus monotonías. El caso es que como anunciaran por sus redes tocaron (salteándolo) todo Viaje iniciático, octavo disco de la formación, un número, el 8, mágico y simbólico: tumbado es infinito y el eterno retorno nietzscheano también se antoja otra buena conexión.

Nando

Rugidos y coreados desde el minuto cero en una primera fase iniciática despegaron en temas como `2502´, momento en que los visuales (para el caso los de La fuga de Logan) irían ingredientando el evento junto a otras cancionzacas como `Muérdeme´ (dónde Fran Guirao exprimió bombos y platillos en un arrabeto bateril postrimero brutalizante) que se fundiría con `Más suerte´, tema en que Jorge Guirao terminaría desatado a lomos de su guitarra eléctrica. En éste acto destacaría la colaboración de Miguel (Maga) para la enorme `Lo único´, capítulo que se cerraría con desgañitamientos generalkaraokeizados para poner otro broche con `Rodamos´.

Tras el primer corte haría su aparición `Nivel inexperto´, carne de cañón lidérrima para encabezar cualquier greatest hits de pop en español. Una tonada que se va inyectando en tu melomanía para acabar tatuada en la banda sonora de tu vida, personal e intransferible y a la vez perfectamente extrapolable y universal. `Un grupo que nació para vivir en directo y que explotan esa condición sin ningún tipo de complejos para hacerse memorables e imprescindibles´ (Manuel Ortega).

Bateras

El momento intimista de la noche sería el que se marcaran Jorge a la acústica y Sean con el micro para desempolvar un tema cálido e interesante. He aquí el final de la segunda parte. Pero obviamente quedaba la traca final, que se implementaría a través de la dupla `Atrévete´ y `Rincón exquisito´, otra muestra incontestable de composiciones en que a un cantante y al resto de su grupo se les toca la fibra dada la irremediable interlocución melómana que se produce con el público.

Sí, el sábado fue la noche en que Second hizo `una nueva muesca en el revólver de un[os] músico[s] que se confirma[n]´ (Raúl Julián).

 

Fotografía: Sergio Erre


[Second] Himnos expertoexquisitos

Viaje iniciático

First premium poscoldpop, filoscurantismos deliciosos. El octubrense viernes 9 del año de gracia de 2015 será sónicoreminiscenciado porque los muchachos de Second lanzaron al cosmos Viaje iniciático, su más reciente y de momento último largo. Lo primero ole, olé, reole y reolé: autoedición, nada de postureos ni independencia de pega ni de salón.

Carne de cañón y caldo de cultivo letal hacia el bucle melomaníaco. Cuando vas por la tercera o cuarta escucha (aunque en realidad desde la primera) te das cuenta de que el mejor grupo (pop) de Murcia la ha liado MUY parda con un discazo mayúsculo, improntante, que deja poso. Sí, lo han logrado, ya estás atrapado dándole al play sin parar. Desde la portada ya se hace justicia de cara a la profundidad infinitesimal de sus capas e inderrotables intensidades. Sí, la intensidad, la trascendencia, ése es el sabor que queda de ésta obra maestra. Todo el trabajo maneja los tempos a la perfección. Muchos sentimientos te atacan cada vez que te detienes a paladearlo pero sobre todo aquellos que tienen que ver con lo que nos marca en la vida, lo irreversible, lo que se graba a fuego en nuestro interior y memoria. Aquellos acontecimientos que te dan tablas haciéndote interiorizar aspectos decisivos personalintransferibles y a la vez globales.

Sólo ellos pueden volver a clavarlo. Desde luego ahora lo que  toca es disfrutar del mejor disco de Second, un lujo de trabajo ya de culto que patentiza el mejor momento del combo murciano. Lo dicho, apagad el móvil, darle al botoncico y dejaros llevar por todo lo que conlleva el mejor elepé de cold pop en castellano de todo 2015. Aparte de obvio Nivel inexperto cuando escuchas Lo único Sean, Nando, Javi y los hermanos Guirao te vuelven a hacer entender qué es ser melómano y lo crescente y motivante que pueden llegar a ser las grandes grandes canciones.

Una alineación titularísima de tonadas karaokeizables hasta la afonía festivalera.

Primera vez `Miro al frente y devuelvo la sonrisa´

Enorme desde sus primigenias notas. Sencillo que daba una pista buenísima de que el grupo murcianico lo podía volver a petar de gorra.

Nivel inexperto `Ese maldito cantante ha tenido que espiarme´

Himno supramelómano generacional brutalérrimoadictivo. Potencia incontestable, subida gigantesca, argumento cinéfilo. `Paisajismo sonoro para completar el recuerdo´ (Enrique Peñas). Un corte que si no te pone el vello de punta es que tienes menos sensibilidad que un botijo. Autobiografismos expansivizantes extrapolables a todos aquellos que hemos catado las pluriversas aristas del amor, las sublimes y las otras, las que te atraviesan como una katana contra queso fundido. De ésas canciones que sencillamente lo dicen todo.

Esto es sólo el principio `Ya se nota que comienza la atracción´

Narración sublime filodesenmascarante.

`En esta puta oscuridad Lo único claro que tengo es que te tengo justo aquí´

Pausada, tocafibrense. Otro ejemplo de la maestría que atesora la formación a la hora de encarar y ejecutar las subidas y todo el talentazo de sus melodías. De nuevo temazo que te llega a la patata para seguir adorando un auténtico regalazo de álbum.

Atrévete `No se rendirme, no contemplo esa palabra´

La fuerza sigue intacta, el derroche músicopasional avanza todo lo kamikaze que haga falta. Magnífico control del clímax.

Nos miran mal `La buena noticia, bailarina incansable´

Pueblo submarino `Ayer conseguí algo nuevo´

Dupla mensajística de recaditos antifasciopaletines valientes, arrojados, fascinantes. La buena música une, aglutina e interconexiona sin toxicidades, que aprendan algunos. Los ritmos siguen pulcros y soleados en su implementación por cierto. Temas geniales para petar los tímpanos de politicuchos arrastrados y banqueros gordinflones con menos vergüenza que un gato en una matanza.

Julia Ladouce `Si se tarda en reaccionar una oportunidad se podría evaporar´

Más que placentera de madrugada al volante por alguna carretera dejando surfear recuerdos e irreversibilidades.

Sólo `Un cobarde se acuesta siempre con la misma sed´

Otra declaración de intenciones cíclicomusiqueras prointimistas.

Dónde vive el vértigo `En el punto vertical más distante del infierno ahí estás sonriéndome´

Ojito a los teclados como se siguen sumando a la fiesta.

Millones de habitantes `Pequeñas cápsulas no crean adicción´

Épica a la búsqueda muy bien encaminada del canon pop sentío. Guiño lírico al temón montañorusístico Si todo se oxida. Distinguidas serpenteaciones rítmicas postrimeras.

Aún recuerdo las conversaciones backstage posconciertiles varias con Sean en El hangar cordobés y con Nando en el South pop dándome cremosonas exclusivas y primicias pero honestamente no esperaba un resultado tan contundentoradiante. Una obra de arte pop ★★★★★ bellísima, muy pro.

Pop secondista evolutivo en estado puro: exquisito, elevador, desafiante, combativo, sincero, elegante, transportador. Como bien se puede leer en su web hay un `mimo por el detalle, por cada pista. La escucha con auriculares es un plus´ ante un `trabajo tan artesanal y cuidado, a todo volumen es necesaria, lo que pueden ser estas canciones en directo es imprescindible´. Guitarras impecables, cambios de ritmo rompecinturas, ráfagas ciclópeas, crescendos indestructibles, líneas de bajo magistrales, sintes en estado de gracia, letras suculentas y la pasión vocal de Sean Frutos, desnuda, desgarrada, maravillosa.


Editorial Mondo sonoro diciembre 2015

Melomanía

Aunque todavía aturdidos por lo ocurrido en Bataclan durante el concierto de Eagles of death metal hace algunos días nos sumergimos en la larga lista de lanzamientos que éste 2015 nos ha brindado y que se amontonaban en algún lugar de nuestras cabezas, discotecas o discos duros. Esa labor de recuperación nos ha servido para cargar las pilas nuevamente y descubrir que la música tiene un poder sanador que aumenta y se multiplica cuando se comparte.

Tocaba echar la vista atrás e ir seleccionando los que consideramos mejores discos internacionales de la temporada. No ha sido fácil pero tanto nosotros como nuestra legión de colaboradores y sin embargo amigos tenemos muy claro que cualquier tiempo que le dediquemos a escuchar discos y seleccionarlos es tiempo de felicidad y disfrute. Porque no nos cabe ninguna duda de que nuestras vidas aquí y ahora no serían lo mismo sin esas pequeñas píldoras de emoción a las que alguien puso el nombre de canción.


[FIB 2015] Guitarrazos y los mejores años de nuestras vidas

Los Planetas cabecera

Benicasim volvió a alzarse en epicentro musical del verano gracias a otro cartel delicioso, variado y más que contrastado entre prometedoras bandas y grupazos de culto consagradísimos sin nada que demostrar salvo sus ganas de seguir pasándoselo bien a lo Keith Richards. Tras un resultón pistoletazo de salida en el escenario Las palmas a cargo de Trajano! y The last dandies (que comparecerían tras Mox nox) en el Red bull tour bus fueron en el primer día de festejos los grupos encargados de abrir la lata al acontecimiento festivalero estival por antonomasia.

Under radar y After all se dieron cita en el brillante repertorio de L.A., que aprovecharía con maestría la ocasión para presentar algunos de los temazos de su exquisito y recientísimo From the city to the ocean side. Un bolo mayúsculo que se erigió en lo mejor y más completo de la jornada juernense. La nota de color anglobeat de alma soul de Clean bandit sirvió de entrante perfecto para el abanderado concierto de Crystal fighters, que tirando de parafernalia campestre filotribalizada gestó potentísimos momentos que encedieron a los allí presentes en la franja destinada a las formaciones más demandadas. Entrados ya en la madrugada levantina la vocalista principal de Florence and the machine, perfectamente flanqueada por todo su elenco musical, derrochó desnudez y descaro (para muestra el botón de marcarse todo el concierto descalza) con una actitud dicotómica entre la entrega y las atmósferas hippies más sesenteras. La horaca de Elyella djs fue la encargada de cerrar la juerga con otra divertida ración de remixes. Unos turnos anteriores el sexteto australiano DMA´s acertó con su power pop rock para entonar a los asistentes al espacio destinado al autobús de Red bull.

Dentro de los actos de la segunda jornada La bien querida, siempre biacompañada de guitarra y teclado, regaló intimismo y dulzura en el Escenario Radio 3 cerrando con la pegadiza Poderes extraños. De vuelta en el escenario principal Jamie T se entregó hasta energizando pogos entre el respetable sin renunciar a momentos de pausa y hasta filorapeos. Mientras tanto Nudozurdo desplegaba arrojos introspectivos filoplaneteros y alargues cremosones en el escenario Red bull fundiendo sus últimos punteos con uno de los momentos más esperados del viernes, la actuación de Noel Gallagher´s high flying birds, karaokeizados por la locura guiri (y no tan guiri) y videografiados a tope exprimiendo todos los recursos de los monitores dejando fluir su excelente britpop powerizado y velocitado que reminiscenció estampas imborrables para todos los fans de Oasis. Según ejecutaron Champagne supernova ya nos tenían a todos en el bolsillo. La intensidad seguiría expandiéndose gracias a otro esperado instante, la subida a las tablas de The prodigy, que con continuas referencias al respetable a través del eslogan «My fucking spanish people» no dejaron de repartir tralla y subidones sónicos. No lejos de allí Polock se mostraría digno en los interregnos de su apañado anglopop ibérico. La experimentación distorsionil muy top de Goodspeed you! black emperor gozó de 2 horazas para dar rienda suelta a su nutritiva e interesante propuesta.

Kaiser chiefs

El atractivísimo sábado nos dejaría buen sabor de boca desde el pitido inicial con Siesta!, que amenizaron a tuti plen como buen previo a los angloenergizantes Reverend and the makers. La anécdota climatológica de la jornada sucedió al termino de La M.O.D.A., unos minutos de chaparrón veraniego loco con el que más de uno aprovechó sin prejuicios para refrescarse. Hinds, que mientras daban los últimos retoques se marcaron un previo con hilo de fondo motivatoria a cargo de She lost control de Joy division subrayaron su anglopop rockeado fémino, resultón e interesante. Kaiser chiefs, con un entregadísimo frontman desde la primera tonada, sobreponiéndose a los problemas del micro derrochando actitud, garra, agilidad, voluntad e incluso putoamismo, fue de lo mejorcito de todo el festival, sin duda. Unas ráfagas divertidísimas, repletas de cancionzacas y con todos los ingredientes de una banda de la zona Champions que dejó con la temperatura adecuada un recinto que albergaría a la mejor y más influyente banda española de ayer, hoy y siempre. Los planetas, que con un setlist alimentado sobre todo por sus 2 últimos largos, surfearon con el recién horneado himno El duendecillo verde, tocado en elegante versión teaser. El momentazo de la tercera etapa del FIB corrió épico a cargo de Gaizka Mendieta, que para la gloriosa Un buen día se uniría al sistema cósmicoplanetario titularísimo a lomos de la Gibson de Banin. La elección y ejecución de De viaje para el cierre fue sencillamente mágica. Cum laude de noise, shoegaze, psicodelia (jonda), misticismo, melodías pop indestructibles y toda la pasión y éxtasis de los míticos años 90, en definitiva, los de Granada son activo histórico añejado de tan excelso y magno acontecimiento melomaníaco desde la cosecha de agosto del 95 que no paran de ganar adeptos y consolidarnos a los ya ganados desde hace años y años. El brutal tríptico sobre el escenario más grande lo clausuraría Blur, fieles a su eficaz poprock orgullosamente british pese a pecar de un claramente mejorable tracklist resucitado al filo de las 2 y 7 minutos de la madrugada con Song 2 que desató locuras filonoventeras para brincar y desgañitarse. Además se permitieron un bis.

Vetusta Morla

Para la última tardenochemadrugá The riptide movement pudo valer más que de sobra para acudir a Public enemy, de puesta en escena golpeante y sublimada de fuerza casi militar. El plato fuerte patrio del último día fue para la banda madrileña de pop alternativo más demanda de los últimos tiempos y que sigue petando los recintos que le pongan por delante. Vetusta Morla, con otra ejecución impoluta como de costumbre timonearon vacas sagradas de La deriva sin olvidar los hits que ya los han hecho eternos. Especialmente destacable la versión de  Valiente, que descarriló apoteósica y que hubiera sido insuperable como final. Para el bis Los días raros, increschenteada hasta el orgasmo. (Una verdadera pena cronogramática coincidir con los también capitalinos Célica XX, buena gente y grandes músicos que a buen seguro se dejaron llevar por sus subidones para implementar sus jugosonas atmósferas procrípticas). Volviendo al grueso anglo se defendieron sin problemas Crocodiles y FFS (Franz Ferdinand & Sparks). No dejar de nombrar a Portishead, sobre todo por una actuación plana y aburrida que incluso defraudó a sus seguidores. Todo lo contrario que The cribs, fantabuloso anglopower pop dulce y contundente que recuerda a los Nada surf más cañeros, un descubrimiento maravilloso y recomendabilísimo. Otra demostración de fuerza la espetó Bastille, que además de su propia cosecha también acabó tirando de versiones. Para los últimos coletazos MØ, precedidos de una insoportable incidencia técnica no estuvieron nada mal (daría tiempo a volver para comprobarlo).

Novedades Carminha finiquitarían la coyuntura con contangiosas energías buenrrollistas para dar los acordes finales gracias a la inmediatez y adherencia de su despampanante bizarrismo cañí prorural. Unos gallegos majísimos donde los haya capaces de hacer bailar al más tímido.


[Amatria] ElectroAmatrianismos golosones

Amatria

No es que el amatrianismo (ilustrado) vaya a llegar, es que ya ha llegado, desde hace tiempo, pero desde luego que se ha reforzado con creces con éste tesoro de discazo. Teclados elegantísimos, ritmos adhesivos, letras a la altura, ráfagas provideojueguiles esplendorosas, mágicas; composiciones sabias carne de cañonazo rompepistas. Costumbrismo y épicas cotidianas en un coctel y recetario sónico pluripoliédrico más que apetecible e interesante. Catálogo de singlehits dónde se permite cerrar con la bizarrolicencia de una tonada prolabordetiana, un villancico rara avis filorural perroverdista de etiqueta huidiza.

Eficaz y eficiente Joni Antequera despliega toda su creatividad en una de las sorpresas disqueras más brillantes y originales del año 5 de la segunda década de los dosmiles. La buhardilla (también en versión remix ¡oiga señora!) y Además se me antojan cortes exquisitoides y soleados que bien valen de muestra para todos los merecidos piropos anteriores. El recogimiento filoemo y la intimidad acompasada de El perro del vecino demuestra un talento multiarístico de cara a ni mucho menos monopolizar un género.

Amatria «ha decidido que por fin estallen en un abanico technopop multicultural parte de sus inquietudes musicales. Encontramos bombas de tintes latinos, emotivas nanas casi folclóricas o reinterpretaciones sintéticas de la cumbia. Un compendio a corazón abierto» (Paula Arantzazu). Ya mostró mimbres magnos con la versión de Lucha de gigantes del gran Antonio Vega. Para la infinitud heroica de La copa de Europa sencillamente lo borda, huele a hitazo desde la primera reproducción. Arrojarse y salir con éxito (y de qué manera) al dar tu toque y punto de vista a una canción de Los planetas es un dato muy top. Capta con instinto la esencia de su expansividad implosionante imparable y la dota de un nuevo envoltorio genial. La tonada es un homenaje y a la vez un refrescante giro de timón que queda entre mis cancionzacas favoritas del año en curso y por tanto para mí entre los 14 mejores temas de dicho periodo de gracia (y de nuevo apasionadamente melómano).


[Varry brava en Madrid] Varrybravísimo

Sala Café La palma

Ciudad Madrid

Promotor atrapalo.com

Juernes 26 noviembre 2015

Móvilgrafía Pablo De Serna

Óscar y Aarón Café La palma

Aún recuerdo la cremosona desvirgación sónicovarrybravense en la Moby dick allá por febrero de 2013 y las ganazas acumuladas que me quedaron de la pasada edición del Arenal sound, dónde la loca climatología chafó un show que hubiera sido colosal ya que los muchachos de Varry brava petan cualquier garito pero ya en la salsa y las dimensiones de un festival ni os cuento. Reforzados para armar el quinteto por un bajista y un batera Óscar, Aarón y Vicente comparecieron bajo las luces con muchas ganas de liarla parda (again and again) y con un repertorio cada vez más variado y juguetón. Demasié y Arriva siguen sonando de maravilla en cualquier formato y a falta del próximo disco dan más que de sobra para implementar unos bolos bailongos y fiesteros dónde los haya. Irradiando siempre buenas sensaciones el combo “consiguió que lo nuevo no lo pareciera tanto y que lo antiguo permanezca vivo para siempre” (Álex Jerez).

Glams por dentro y fuera el estilo y base varrybravenses dan pie a numerosos crescendos y ganas de pasarlo bien sublimando el buenrollismo ilustrado y la fiesta pura y dura. A Aarón Sáez ya no le vamos a descubrir en sus llamativas y mágicas idiosincrasias pero a destacar en estética la chupa proDrive michaeljacksonera que se marcó el frontman para ir desgranando hit tras hit. Porque en eso se arraiga la formación murcianica.

“Hicieron bailar, reivindicaron y emocionaron entregado[s] como siempre” (Esther Al-Athamna). Igual que en el Sansan (dulcísimas remembranzas oiga) arrancaron con la ciclópea e indestructible Playa, un himnaco mayúsculo expansivizante hasta el orgasmo estival que se me antoja inmejorable y de momento invencible para cerrar un concierto de estos majísimos y juerguenses muchachos. Le siguieron entre otras codas tan pegadizas como Ilegal, Ritual, Navidad y Oh oui oui.

Para el bis tras un break exprés perfectamente acotado para un buen sorbo a un cóctel premium, cerveza de rigor y/o chupito además de para reatrezarse al gusto arrancarían con la prochimobayesca Fantasmas seguida de Radioactivo para recrearse y alargar el inevitable final todo lo que merece el temón inmortal No gires, dónde ya todos y todas nos vinimos arriba y Óscar Ferrer se bajó para mezclarse entre la juerga poniendo la guinda a un gran concierto, es decir, que siempre deja con ganas de más y que impronta en la memoria sonora colectiva de muchas personas. De nuevo graciacas por vuestro despliegue y actitud, no cambiéis nunca, que la juerga os acompañe que nosotros seguiremos haciendo lo propio.


[Ebrovisión 2015] Melomanías acogedoras

Disco Las palmeras cabecera

Además del escenario Estereoclub, la sala Orosco y la zona Ebropeque (que delicia que desde bien temprano los más pequeños empiecen a paladear la buena música para alejarles del tóxico mainstream) el territorio mirandés volvió a mostrarse grande, muy grande alternando entre éstos espacios y 2 escenarios cubiertos genialmente acondicionados y engalanados para la ocasión. A la niña bonita le encantan los temazos porque 15 añazos no se cumplen todos los días ni las noches y Ebrovisión no hizo más que agrandar su magia y su leyenda para seguir consolidándose entre la crema festivalera patria de ayer, hoy y siempre.

En la Fábrica de tornillos se darían cita grupos que vienen dando buena guerra apadrinados por cierto grupazo barcelonés que no para de engordar su leyenda. Los aragoneses Pecker, sin bajo ni complejos ante las versiones (verbi gratia Peret), los magnos Rufus T. Firefly, con sus melomaníacos y flipantes alargues (#Escenarioprincipalya) y los capitalinos Trajano, tirando de filojoydivisionismos varios fueron un arranque perfecto para un hermoso juernes.

Parafraseando al gran Marc Ros la resaca siempre se pasa mejor en buena compañía. Y de qué manera. Lo que para alguno podría ser repetirse un pelín como las lentejas o un cocido fuerte y peleón para otros nos supone un auténtico deleite. Ver a un grupo como Sidonie 2 veces en el interregno de menos de 24 horas es un lujazo mayúsculo, una de ésas formaciones tótem que en cada bolo te sorprenden y suenan superlativos gracias a un trabajo y una experiencia y trayectoria envidiables y más que plausibles ante los que sólo puedes quitarte el sombrero, o el bombín.

En un horario tremendamente injusto para su magnanimidad (tocaban ése mismo sábado por la noche en Burela y por tanto también se marcaron un grandioso double dragon conciertil, que todo hay que decirlo) Disco Las palmeras despertó con sus gloriosos guitarrazos a más de uno haciendo desaparecer legañas y bostezos y entonando al personal para encarar la tarde, la noche y la madrugada. Una banda de culto a la altura de los más grandes desde su cum laude Nihil obstat que pese a tener que acortar su set y a ciertos problemas técnicos iniciales sonó gigantesca y lidérrima. Lo dicho, que pese a toda la contra de los elementos, los gallegos desplegaron su artillería para seguir ganando adeptos y consolidar más aún si cabe a los incondicionales como servidor. Gracias Diego, gracias Martiño, gracias Julián, larga vida a la distorsión y a seguir creciendo sin parar. Tras Mujeres llegaría la sorpresa a cargo de otro bolazo de Sidonie, que en formato versiones postaperitivo siguió demostrando la angloexquisitez de sus orígenes a través de interpretaciones de Oasis, The Beatles, The Smiths, Pink Floyd, The Who, Human League y Pulp, aderezando la colección de hits con el bestial tridente Sierra y Canadá (historia de amor asincrónico)Costa azulEl bosque. Momentos estelares inolvidables que gracias a las colaboraciones pasionales y melómanas de JuanAl y Nani mutantes, el supersubmarinístico José Chino, miembros de We are standard y Gonzo Planas de Mi capitán alentaron y consiguieron una sublime karaokeización que desató las alegrías de un abarrotado recinto.

Tras un buen avituallamiento y/o sesteos varios el escenario Cafés Gometero y el sábado 5 será recordado también (y mucho) por la juerga loca y el despiporre a cargo del SHOW del tríptico Joe Crepúsculo y su dupla bailonga. Ráfagas dónde algunos acabaron en paños menores y dónde parte del público se unió a la fiesta sobre las tablas para alargar en un bucle festivo sin fin el estribillo letal de Mi fábrica de baile. Bizarrismo y ganas de pasarlo bien a partes iguales que no dejó indiferente ni al más hipster.

En lo que se refiere al Multifuncional de Bayas los conciertos que allí tuvieron lugar fueron para el lucimiento de las bandas escogidas como cabezas de cartel que ni defraudaron ni decayeron ni una milésima en intensidad y entrega. Los malagueños Airbag serían los encargados de abrir la lata. Actuación enamorante. Los que no pudimos paladear el apogeo de Los nikis lo pasamos teta quedándonos con ganas de más y apuntando en un lugar privilegiado otra banda a seguir y a tener en cuenta. Tras ellos la solidez de los granaínos Niños mutantes y las 2 décadas de himnos sentíos de La habitación roja fueron un más que suculento doblete para enfrentarse a Sidonie, que comparecieron en escena muy playeros tras un temazo de los Beach Boys. Combo exquisito que no deja de reinventarse y por tanto de expansivizar su magia y melomanía. Bolo atractivísimo dónde los catalanes se metieron en el bolsillo al respetable desde los primeros punteos.

En la última jornada y con su frontman a doble micro sobresalieron L.A., sencillamente ciclópeos. Seguramente la mejor banda nacional cantando y componiendo en el idioma de Pizzolatto se recreó en sus deliciosos intimismos (Stop the clocks) sin olvidar himnazos como Rebel o de nueva cuña como Living by the ocean. Una banda muy grande que no para de girar con su último discazo por tierra, mar, aire, interior o dónde haga falta. Tras los mallorquines llegaría el turno de Supersubmarina que a falta de la inmortal LN Graná se marcaron una función eléctrica de un no parar de cancionzacas sublimadas por el derroche y perfeccionamiento de los de Baeza. El (filo)angloelectropop de Delorean fue un broche más que apañado para echar de menos en seguida y sentir cierta nostalgia por lo vivido, sentido e interiorizado, algo que sólo pasa con los acontecimientos que marcan y que quedan muy top entre los recuerdos de toda una vida.