Archivo de la etiqueta: Directo

[Los Punsetes] “Los planetas son un grupo que llevamos escuchando casi toda la vida que nos gusta mucho”

6a014e6089cbd5970c01b8d0ab8035970c-800wi
En el mundo de la música ¿quién se merece una buena hostia? No creo que nadie se merezca una hostia, ¡así de primeras! Ni en la música ni en ninguna parte. Un amago a lo mejor.

¿Qué representan Los planetas para vosotros?
Un grupo que llevamos escuchando casi toda la vida y que nos gusta mucho.

Vuestra canción favorita de Los nikisLa mía es Salvaje pasión.

Una montaña es una montaña fue y sigue siendo brutal. LP IV no hace más que consagraros y asentaros en el éxito alternativo patrio. ¿Estáis en vuestro mejor momento? Estamos bastante bien aunque tal como lo expresas la cosa parece más de lo que en realidad es. Llevamos ya algún tiempo, tenemos cierto público, seguimos haciendo las cosas como nos gusta y apetece.  Eso es lo importante.

Sin La hora chanante ni Muchachada nui ¿algún programa que merezca la pena y/o que nos recomendéis? ¡A mi me gusta mucho Top chef! Es entretenidísimo y muy bien hecho.

No todo han sido buenas noticias. ¿Volverá Gonzalo a la banda o se trata de un retiro definitivo? Está encantado con su vida post Punsetes. Hay un mundo ahí fuera por lo visto.

¿Creéis que Izal o Dorian pueden ser subversivos aunque se reencarnen 5 veces? No creo que lo pretendan tampoco ¿no?

Me encanta (el rollo de) Ariadna. ¿Pilla lo primero que tiene a mano o estudia minuciosamente su vestuario? ¡Lo estudia tan minuciosamente que en muchos casos se lo diseña y fabrica ella misma!

En vuestro cremoso bizarrismo (lírico) ¿algún personajucho friki o no friki del melómano año de gracia aún en curso que merezca que se le escriba un hit punsetero? Me estás preguntando sucintamente por El pequeño Nicolás, el nuevo Dioni. De todas formas nunca hemos escrito una canción sobre un personaje en particular. Los personajes somos nosotros mismos.

Si aún no los habéis escuchado yo os recomiendo encarecidamente uno: Alborotador gomasio. Aparte de obviamente vosotros, Los gomasio y Ellos ¿un par de grupos madrileños de nueva/recién hornada que merezca la pena escuchar? Conocemos a Los gomasio, claro, personalmente incluso. Nos gusta mucho Sierra, el nuevo proyecto de Hugo de Margarita. Y las Sangre también.


Los Punsetes
son Ariadna, Jorge, Manuel Sánchez-aka Anntona, Chema y Luis

Respuestas: Manu Sánchez


[2014] Irreversibilidades melómanas

DSC_8315
“El sentimentalismo es la alopecia de los sentimientos” escribe Ray Loriga en su más reciente y de nuevo novelón. Cierto, pero hay años que marcan, que merecen ser recordados aunque peligrosamente puedas caer en el bizcochismo y ciertas nostalgias. Pese a la ausencia de un nuevo disco de Los planetas 2014 será un año improntante grabado a fuego en memorias colectivas y en subjetividades intransferibles. Luchar por un sueño es de lo más bonito y de lo que más te puede llenar en la vida y sí además vas viendo y sintiendo como se va dando forma a “la movida” no puedes más que seguir trabajando con pasión e ilusión renovadas para intentar ofrecer la mayor calidad y variedad posibles a nuestros estimadísimos lectores que son los que finalmente dan sentido a toda nuestra obra.

Independance, Juglar, Contraclub, Penélope, Montilla, Charada, El sol, Mad indie summer, Boite, Joy eslava, Teatro Lara, Tomavistas, Un lugar llamado mundo, Nocturama, Territorios, Hangar [y a nivel fan tirando del bolsillo propio Santander music, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Sexy Sadie, Templeton y Standstill]; Alborotador gomasio, Ellos, El hombre rana, Joe Crepúsculo, Guadalupe plata, Poomse, The prussians, Supernumerario, Atención tsunami, La habitación roja, León Benavente, Los claveles, Los pilotos, Sangre, Novedades Carminha, Alexandre Lacaze, Genérica, Los Punsetes, Love of lesbian, Lori Meyers, Maryland, Niños mutantes, Mucho, Sidonie, We are scientists, El columpio asesino, Nudozurdo, Edredón, Fira fem, El lado oscuro de la broca, Perro, Triángulo de amor bizarro, Cómo vivir en el campo, Pasajero, Fuckaine y The right ons entre otros. Buenos grupos y grupazos que hicieron de la pasada anualidad un gozo mayúsculo para la melomanía y una satisfacción laboral y personal gigantesca para todos los que trabajamos en éste bello y maravilloso proyecto llamado Poplacara.

Creo que en la vida hay que ser humilde y no olvidar jamás tus raíces por muy lejos que llegues. El origen y el destino seguirán siendo los mismos: la buena música, los buenos artistas que no paran de crearla y todas aquellas personas que amparan y seguimos defendiendo a capa y espada éste hermoso cosmos. Del romántico fanzine de 1984 a la actualidad digital (ya 2015 ¡oiga señora!) imperante ha llovido mucho, pero jamás en vano. El que no llora no mama y en la vida hay que currárselo, la meritocracia tiene sentido pese a la superestructura del tinglado montado por paletines, ladrones y demás sanguijuelas sin escrúpulos y con menos vergüenza que un gato en una matanza. Desde luego que siempre nos quedará la superioridad moral como bien apuntaba Luther King. Pero centrándonos de nuevo en lo principal parafraseando a cierto grupazo granadino siempre nos quedará la música, eso jamás nos lo podrán arrebatar y como bien dice el dicho que nos quiten lo bailao. Al final volverá a quedar lo más importante, las canciones y todos los sentimientos en colores aún por inventar que seguirán provocando.

El nivel ha quedado muy alto y hay muchísima gente a la que agradecérselo. 2015 se presenta muy grande y apetecible. Todos los que formamos parte de ésta mágica publicación seguiremos en la brecha intentando implementar en todo momento la mayor profesionalidad posible sin olvidar paladear cada bolo y evento.


[Previa] Niños mutantes en Madrid

Niños-Mutantes-1

Tras un 2014 bien trillado de festivales y conciertos presentando El futuro (Ernie records) el mítico grupo granadino Niños mutantes vuelven a la capital para presentarnos himnos recién horneados (Todo va a cambiar) junto a los que vienen facturando desde hace 2 décadas.

Penélope y éste próximo sábado 20 son el sitio y fecha seleccionados para tan melómano acontecimiento dónde el directo de los andaluces volverá a derrochar profesionalidad, entrega y sonidos pop impecables insertos en una alternatividad sónica que vienen demostrando con mucha calidad desde hace muchos años.

Una banda clave del indie patrio que ha pegado un salto brutal desde la exquisitez de Las noches de insomnio manteniendo la línea con intensidad y buen hacer.


[Vetusta Morla] Timoneando otra gesta

vetusta-morla-la-deriva

Profundidad, esa es la sensación que te invade canción tras canción, estribillo tras estribillo, detalle tras detalle, pulsión tras pulsión en una implosión/explosión de rabia canalizada con mucho estilo.

 

Llenar La riviera 5 veces consecutivas demuestra muchas cosas buenas pero sobre todo que siendo discretos y sin hacer ruido se puede estar en los contextos decisivos para gritarle al mundo calidad y legar recuerdos imborrables.

 

El sexteto madrileño teje un lenguaje musical cuidado y preciso con etapas colmadas con “explosiones de energía contagiosas” (Víctor DE MIER).

Saber estar, bravura, lírica e instrumentalidad exquisitas: Pucho se funde sublime con pulcritud junto a todo el armazón de ritmos y ráfagas ofrecidas retratando y señalando con elegancia.

Se saben grandes y están a la altura de sus valerosas proclamas, La deriva (2014) de Vetusta Morla golpea conciencias hasta hacer caer a la lona a muchas mentiras obligando a morder el polvo a embustes, farsas, estafas y humos malvendidos varios con una docena de piezas que conforman un edificio de coherencia sólido muy bien compensado en todas sus líneas.

 

Avanza lentamente, decidido sin ningún tropiezo aperturando con 2 himnos de lujosa percusión (La deriva y Golpe maestro). El rumbo prosigue con kafkianismos y lúcidas ráfagas (La mosca en tu pared), escaladas límpidas (Fuego), desnudeces y más verdades (Fiesta mayor) y selectos vaivenes (¡Alto!).

 

Las olas continúan golpeando a babor y estribor pero la nave sigue aguantando: una dupla de crescendos espectaculares (La grieta) y descargas destelleantes (Pirómanos), otro par de dardos sónicos en una diana agujereada en su epicentro.

Cuando parece que van a llegar a una tregua (Las salas de espera) te empujan de nuevo con Cuarteles de invierno, una delicia, un tesoro, otro temazo que sella su remembranza con otro ascenso marca de la casa.

 

El minutaje más longevo se lo lleva Tour de Francia, una graciosa genialidad que se me antoja como un puñado de inteligentes metáforas entrañables para ir despidiendo al estío.

Una sonata fantasma me hace regresar a la brillante crecida de Autocrítica y los magistrales ecos de Rey sol para dejar caer el telón y recibir el estallido de los merecidos aplausos.


[Niños mutantes] Mutando hacia la excelencia

Imagen

Tras la sublime autoestela de Las noches de insomnio y Náufragos Niños mutantes siguen completando el círculo con El futuro (2014). Continuismo cum laude, una trilogía de melodías y efectismo pop exquisitos. En momentos decisivos siempre se agradece un faro, algo y/o alguien que arroje luz, frescura, naturalidad.

Intensidad, sonidos brillantes sin fecha de caducidad ni fisuras, eficientes, desnudos, contundencia, rigor, coherencia, huella. Arreglos magistrales, corporeidad melódicolírica sublime. Letras cuidadas sin olvidar la fuerza del mensaje, guitarras magistrales, empaque en la percusión y profesionalidad y abrigo vocal. Conserva y cobija intacta la identidad sónica mutante.

Muy paladeable, entra perfecto a la primera cual deliciosa tapa granaína. Un tesoro, una ofrenda con un nivel al alcance de muy pocos. El buen hacer continúa, lo vuelven a bordar: un trabajo lapidario, redondo, que vuelve a dejar claro y meridiano porque los granadinos siguen en su mejor momento confirmándose como una de las mejores formaciones y en plena forma de la escena independiente avalada en todo momento por una trayectoria intachable desde hace años.

“Un cancionero que otea al horizonte con esperanza [y que] cala” (Arturo García), “rock andaluz sin fronteras” (Joan Luna), “magnetismo de largo alcance” (Enrique Peñas), “robustecimiento poliédrico” (Javi Pulido), “melodías que acaban por apuntalarse del todo, un viaje unitario por diferentes estados de emoción” (D.D.). Los extractos piropiles están más que justificados.

Trasvasando unas palabras de Carlos De Ziriza estamos ante unas “lujosas viñetas de placer, un puñado de temas inapelables”, un sabio y conseguido ramillete de canciones, una alineación titularísima que te gana desde el acorde inicial:

Robot
Liber(t)adora. Un tema con todos los ingredientes. Su explosión, su golpe encima de la mesa en el ecuador la convierte en un ariete legendario, en una pieza con tal pegada y autonomía que demuestra y legitima todo lo que va a pasar a continuación. Su licencia final ochenterohomenajeante me parece una locura maravillosa reservada sólo a los más grandes. Inspiradora su fraternidad sonora y el enlace mensajísticoviajante entre ésta y Todo va a cambiar.

Santo Domingo

Precisión narrativa. Los más grandes también le cantan al amor a tumba abierta sin ruborizarse desterrando cualquier pasteleo inerte.

Hermana mía

“Arte mayúsculo, precisión de baquetas” (Josetxo Río). La ola no para de crecer. Verdades como puños, bella en todas sus aristas. Se termina por arrojar al triunfo sonoro máximo desde su aglutinante estribillo.

Barronal

“Ideal para acompañar los acrisolados atardeceres de verano” (De Ziriza). Aromática, mediterráneotropical. Te va meciendo “con un pop orgánico e intimista [que] destila calidez para sobrellevar cuatro inviernos” (Virginia Arroyo) para enlazarse sorpresivamente con el clímax, el brutal tema titular.

Todo va a cambiar

Canción estrella, temazo máximo, himno de más reciente acuñación que no para de brotar y fortalecerse hasta su cierre matrícula de honor y que pide a gritos un videoclip mítico. Ejemplar, tsunami que rompe irreversible en el éxito eterno. Prácticamente imposible no caer en su bucle. Como La Alhambra es radiante la mires por dónde la mires. De esos diamantes banda sonora que lo explican todo. [No puedo resistirme, antes de seguir tecleando voy a volver a darle al play] “Transparencia, la batería vuelve a galopar y se van sumando magistralmente las capas de sonido” (Virginia Díaz). Un “hitazo aupado a lo más alto sonando mejor que nunca y vibrando como siempre” (Nacho Sola) para  petarlo en festivales, salas varias y dónde haga falta. Me encanta como va escalando, el paladín del álbum plenamente energético, otro más.

A partir de aquí la creación sin perder ni una milésima de eficacia e intención se posiciona claramente en la potencia de su legado: Boomerang supone un airoso hermanamiento con la náufraga La voz alzándose con un poso maestro con el que no puedo estar más de acuerdo [e identificado].
Huesos recorre todos los poros de tu cuerpo con sensaciones muy auténticas. Tempos bestiales que consiguen su objetivo con creces.
Primigenios punteos y jugueteos instrumentales muy bien traídos anuncian que la cosa va a seguir estando arriba, es el momento de Es lo que hay, a lo que hay que sumarde nuevo certeros coros.
En el tríptico final llega la hora de poner a mucha gente en su sitio y de invitar a la necesaria autocrítica. Las dos primeras golpean con estilo dónde más duele, ésa es la misión del noveno y décimo cortes, El circo y La epidemia, categóricos, que sin prisa pero sin pausa avanzan sin oposición hacia el irreversible desenmascaramiento. La profundidad y la acústica siguen impregnando íntegras. El tren se detiene con Olvídate de ti, que ya te gana desde el título dándose la mano con las nocturnidades insómnicas de Los segundos.

Recomendabilísimo monumento, obra maestra de la alternatividad patria de codas vitales. “ [Desprende] toneladas de energía,  magia, madurez, limpieza y honestidad. Cuando llegas y echas la vista atrás te das cuenta de que  es el disco que necesitas en uno de los momentos clave de tu vida” (V. Díaz).

Abanderando calidad, acumulando himnos. Germinación, refuerzo evolutivo y culminación, si no existieran habría que inventarlos: un grupazo para gloria melomaníaca que no deja de ampliar su bien nutrido y potente repertorio y que nos demuestra y nos recuerda el inmenso y mágico poder de la música.


[Novedades Carminha] Cóctel galaicotropical cañí

Imagen

Igual que el genial debut de Los Gomasio en menos de media hora (en tan sólo 21 minutos para ser exactos) Novedades Carminha nos sumergen en unos ritmos adherentes, festivaleros y juerguistas demostrando todo su potencial: hit tras hit, composiciones bailongas y cachondas carne de cañón perfecta para cualquier contexto en que la diversión esté servida y asegurada.

Los compostelanos demuestran que con bajo, guitarra y batería te puedes sacar unos sonidos cojonudos y más que suficientes para empezar y seguir los festejos varios hasta que la música aguante.
Surfeando entre el rock, el garaje y el punk su álbum está facturado para el directo desde el minuto uno [como bien he podido comprobar en un par de ocasiones Radio 3 y Fnac mediante].

 

El triplete Juventud infinita, Antigua pero moderna y Tú antes molabas derrocha tales ondas energéticas que es imposible no arrancarse al tarareo y al movimiento. Grandísima la pieza Non quito o chándal, carcajada sonora sátira retratante cronológicamente en el clavo. Como ellos mismos afirman en Mondo sonoro “el rocanrol es bailar, sonreír y frotarse. Hemos escuchado mucho garaje, mucha psicodelia y rock and roll pero tampoco hemos querido dejar de lado las melodías pop que nos hacen sonreír por las mañanas”.

 

Títulos buenísimos dificilísimos de superar como vienen acostumbrándonos desde sus orígenes hace ya más de un lustro. Van al grano, pasan de pasteleos y eso siempre es de agradecer: letras directas, canallas, divertidísimas. Un disco recomendadísimo para el veranito más molón y para los días soleados y de buenos cócteles.

 

“Se suben a la cresta del garaje pop. Energía, frescura, diversión e irreverencia son aquí el patrón equivalente a fuego, tierra, agua y aire” (Nonito PEREIRA).

 

Zas en toda la boca, la primera en la frente. El disco empieza con el temazo Juventud infinita (homónimo de todo el trabajo) para dejar bien claro desde el principio por donde van a ir los tiros. Canciones sencillas pero tremendamente eficaces con una temática liberada creativa e inspirada más profunda de lo que pueda parecer y con la que la banda está alcanzando su mejor momento de forma y que es claro ejemplo de su empujón definitivo en el muchísimas veces gratificante mundo de la música.

 

Unos zagales muy buenos músicos y buena gente a los que se les percibe sus ganas y su buen rollo y fuerza sin prejuicios ni miedos estúpidos desde los primeros fotogramas patentizando que, como todos los grandes, lo importante es pasárselo bien haciendo la música que a uno le guste si pararse a pensar y acabar rallándose para intentar dar gusto a todo el mundo. Hacen lo que les enrolla y como les cotiza (al alza obviamente) y al que no le guste no problemo que para gustos colores como suele decirse.

 

El álbum suena perfecto en su estilo y se digiere y paladea desde la primera escucha. No hay que buscarle los 3 pies al gato. Suena a lo que suena y con perdón o sin él suena de puta madre.


[Sidonie teatro LARA 2 abril 2014] Dandismo pop electrofuturista

Imagen

Aunque soy más de la magia de un concierto de pie al aire libre festivalero o en una (gran) sala el encanto de paladear a uno de tus grupos tótem desde una butaca también tiene su embrujo.

El teatro LARA fue de nuevo el escenario elegido, ya que como recordó Marc ROS se trató del lugar dónde acabaron la gira del Fluído.

Con una puesta en escena conseguidísima (el toque de los neones fue un flechazo y un puntazo mayúsculo), sencillamente genial a las 11 de la noche clavadas y después de las notas del himno de Canadá harían su comparecencia en las tablas el trío barcelonés junto a sus dos nuevas incorporaciones sierrocanadienses (Marcel y Edu) luciendo unas atractivas cazadoras doradas proDrive que cumplieron con creces el objetivo para predisponerse al legendario bolo que se iban a marcar.

Imagen

El primer trébol de cuatro hojas sónico que nos regalaron antes de presentar nuevos cortes recién salidos del horno fue protagonizado por 3 himnos (Costa azul, A mil años luz yFascinado)y La sombra.

Tras unas breves presentaciones de la banda llegaría el turno de tocar Sierra y Canadá (historia de un amor asincrónico), dónde los teclados Nord electro 3 y las nuevas texturas se desencadenarían adueñándose de toda la novedosa y adherente atmósfera de la formación.

Para la siguiente el quinteto se haría sexteto gracias a la presencia de Miri ROS para colaborar en GAINSBOURG y Los olvidados.

Con una sala ya completamente entregada y feliz Marc nos sorprendió con la pieza final de Sierra y Canadá, Hiroshima mi amor tirando de su juguetito Omnichord retrofuturista neorobotdistorsionante. Una introspección estelar.

IMG_4256

En el siguiente tramo del viaje salieron de la maleta sónica pura diversión y explosión actitudinal dónde ya se notaba a la banda totalmente cómoda y aventurada. Todo lo que nos gusta, En mi garganta, Un día de mierda (temazo con serios visos de convertirse en himno dónde la receptividad coral sería notable desde el principio) y Un día más en la vida, de nuevo con la presencia de la hermana de Marc para los conocidísimos y coreables estribillos.

En siguiente lugar tocaron On the sofa, esa cancionzaca de Shell kids que enlazaron con El bosque, instantes en que brillaría el solo de Marc entre el público con un alargue guitarrero apoteósico alzándose en clímax distorsionil de la noche jugando y pasándole el testigo a la maestría y pasión de Axel PI en la percusión.

IMG_4696

Antes de los bises se deleitaron y nos deleitarían con otra canción muy coreable, Estáis aquí, de nuevo con el sexteto bajo los focos con un Jes SENRA (que aguantaría con la chupa cósmica hasta el final cumpliendo magno su promesa) animándose con el tambor.

Sin decaer ni una milésima de intensidad tocó una versión de My generation de los Who subrayada por un remate bateril bestial de nuevo a cargo de Axel a la que siguió Sidonie goes to Moog, estirada hasta la psicodelia (teclil) instrumental.

Era el momento de la recta final. Todos seguíamos sedientos, con aún más ganas. Tras unos minutos en que pudimos volver a contemplar el despampanante decorado Marc se lució intimista con Giraluna, defendiéndola sólo con su GIBSON (igual que en su cremoso acústico en Fnac del pasado 25 de marzo coincidiendo con el lanzamiento del nuevo disco). Antes del tríptico definitivo llegaría la segunda parte alargada de las presentaciones del grupo; tras lo cual y sabiendo que lo único malo sería que ya quedaba poco para que acabara el conciertazo se volverían a entregar en Por ti (regalo extra set list), Nuestro baile del viernes y El incendio, implosionante y creciente conflagración sinfonicocósmica con el respetable ya totalmente abducido.

Los aplausos y los vítores se alargarían con todo merecimiento. Otra noche perfecta de la banda demostrando su excelente estado de forma y sus ganas de seguir innovando y pasárselo en grande. Uno de esos acontecimientos musicales míticos que quedan irreversiblemente atesorados en la memoria colectiva y personal e intransferible de cada uno de los privilegiados presentes. Uno de los conciertos del año, sin duda. Una obra maestra, una noche entre el 2 y el 3 de abril del año de gracia de 2014 inolvidable.

De Sidonie al cielo.

 

Fotografías: Pedro BAO


[León Benavente, Dynamo shock, Señor blanco, Djs Rayadas y Djs Poplacara 29 marzo 2014] Cálidos rúgidos sónicos

Imagen

Pese a las descontextualizadoras y adversas condiciones climatológicas Montilla acogió y fue testigo de una noche de buena música y mejor rollo. La abuela rock y Poplacara volvieron a unir fuerzas para conformar un cartel contrastado y muy atractivo.

La nave industrial dónde tuvo lugar el minifestival poplacariense reminiscenciaba una magia particular curiosa y magnetizante.

Imagen

Para ir entrando en calor Djs Rayadas aperturizaron pinchando temas moviditos de aquí y de allá. Fue el previo elegido y acertado para la primera formación cordobesa de la noche: Señor blanco, que dieron forma a su bolo a través de un decálogo sónico que recorrió toda su discografía junto con bienvenidos apuntes de lo que será su próximo trabajo. La banda andaluza mostró ganas, energía y positivismo (sonoro) para seguir caldeando el ambiente y luchar contra las inclemencias de la más que fresca noche. Entre temas como Mi punto de control, Edimburgo, Estáticos y frágiles, Heridas de guerra y Sin gravedad el momento álgido de su apañado pop rock llegó cuando se marcaron un popurri indie atreviéndose con un homenaje a los consagradísimos grupazos de star system compuestos por la triada Los planetas, Lori MEYERS y Los piratas.

Imagen

De nuevo las simpáticas y melómanas Djs Rayadas harían de previo para el momentazo más esperado del evento: León Benavente. El cuarteto leónido fue el que subió la temperatura al máximo en el clímax de la velada embarcándose y embarcando a todos los presentes a través de un viaje de 12 canciones líricamente geniales y con un sonido buenísimo rozando la perfección del estudio y los arreglos. Tras una majestuosa Intro las 4 primeras fueron Las hienas, Década, La gran desilusión y Muy fuerte, éste último corte fue con el que empezarían un in crescendo imparable hasta su apoteósis (instrumental) final.

El quinteto siguiente antes de los bises correspondió a Revolución (dónde se desatarían los incondicionales coros hasta el aliento postrero), Avanzan las negociaciones, El rey Ricardo, Europa ha muerto y Ánimo, valiente, el imparable himno de la banda que se alzó con una potencia y un ritmo con el que ya tenían más si cabe a todo el público en el bolsillo.

La terna conclusiva fue protagonizada por Todos contra todos, La palabra y Ser brigada, temazo dónde la apoteósis concluyente sirvió de broche a una actuación grandísima: sólida, de sonido y coordinación pulcros y de una contundencia que cumplió con creces todas las expectativas.

Imagen

Antes de que Dj Mo y Dj Mongui cerraran desde los platos llegó el turno del trío montillano Dynamo shock, un grupazo sorpresivizante con una estética y cuidada puesta en escena que enamora desde el primer instante. Electronoise (me ganaron con la pegatina de uno de sus portátiles) personalísimo anglolírico con un derroche admirable que sumado a unas ganazas y pasión locas por su/la música dan como resultado un grupo muy a tener en cuenta que seguro que dará mucho que hablar a cortomedio plazo. Su sonido recuerda mucho a Delorean, pero incluso imprimiéndole más capas poderosas e intensas dónde las distorsiones y la presencia de las guitarras completan una atmósfera vigorosa y compacta.

 

Fotografías: Álvaro TRIGOS


[Ellos 7 marzo 2014] El azote indi de Guille MOSTAZA

Imagen

Entrar en un garito/sala/lugar para el bolo y empezar a escuchar Lori MEYERS y salir después de una hora y media de show, música y diversión escuchando Cumpleaños total se me antojan un prólogo/épilogo grande y con buen gusto.

Tomándose el posicionamiento bajo los focos con una calma y pausa admirables Ellos, o lo que es lo mismo Guille MOSTAZA y Santi CAPOTE ofrecieron un concierto multimedia interactivo divertidísimo y que no dejó a nadie indiferente.

Guille, enfant terrible del indie patrio, con la colaboración de Santi, que jamás abandonaría tampoco su pintona Fender, no dejaría casi títere con cabeza en sus geniales arrebatos y acometidas intercancioniles: Love of lesbian, Dorian, León BENAVENTE, Second o Wilco fueron víctimas de sus viperinas imitaciones e ironías y no ironías varias para ir dando forma a un evento original, cachondo y positivizante.

Imagen

La dupla sónica MOSTAZA-CAPOTE ofreció un recorrido por todo su buenísimo repertorio seleccionando sus mejores hits aderezados con un apoyo audiovisual míticoretro que no sería justo pasar por alto: Lengua viperina (himno de la última y gratamente sorpresivizante etapa del grupo), En tu listaTú primeroDicen que te vas y Hasta el final entre las 6 primeras.
Le seguirían otro temazo recién horneado, Aunque te rías de míCerca (prologada mediante una fricada barriosesamil) y Campeónclímax y hora punta dónde Guille se mostraría magno regalándole el micro a las superfans ultragroupies más correligionarias de primera trinchera.

Imagen

El cuarteto final sería para El anillo, Diferentes, Lo dejas o lo tomas y El regalo, momento en el que ya valía casi todo y en el que más de uno y de una no rechazaría la invitación de saltar a las tablas para marcarse los momentos finales junto al simpático dueto.

Lo dicho, una noche de fiesta y hitazos dual, bifurcada y retroalimentaria dónde Ellos y los presentes en el acogedor Contraclub no pararon de pasárselo bien, vaya lo que debe ser todo concierto.

Fotografías: Elena ROSILLO


[Alborotador gomasio, El pardo y M.A.M 28 febrero 2014] Alternativas sónicas contracráticas

Imagen

El pardo saltó al estrado con batería fémina y 3 guitarras (2 gomasianas pluriempleiles lideradas respectivamente por Koldo y Miguel BREÑAS, “el hombre tranquilo” que se mueve casi menos que J excepto cuando tiene que defender su espacio vital xD ) empezando con energía y entereza actitudinal para sorprendernos en su segundo corte con una nueva, Vergüenza.

Cuando llegó el momento de La charla final (la mítica condensación sónicoprotestataria de 14 minutacos en estudio) Raúl QUERIDO la clavó con sentimiento y profesionalidad.

IMG_0849

Tras un primer plato jugoso y picante para ir abriendo boca llegaría el momento de comer fuerte con Alborotador gomasio, que se desenvolvieron a saco con nuevo material de su deseado segundo largo abriendo con 2 nuevas, la primera Los residuos de la sociedad, esa obra visceral de luminosidad punk que va subiendo con un tramo final electrizante marca de la casa. Muy destacable también la cancionzaca Contra el suelo timoneada vocalmente por Koldo y que desprende una surfeada sonora agradable heredera del mejor pop de aquí con el filtro energético gomasiano que la alza para que jamás pierda contundencia.

Tras una compactación sónica currada (había que respetar el cronograma para los postres con M.A.M) acabarían su siempre enganchante directo con el éxtasis que llegaría de la mano de su atronador y tridimensionalizante temazo Extraditemos a Franz FERDINAND para dejarse la piel hasta el último aliento. Marcobain CORRALES  desde luego, y en trance desde el principio, cumplió otra vez con su cremosa maniobrabilidad y manifestaciones pronirvaneras que ya prometían desde el público apoyando el primer concierto de la velada a cargo del quinteto pardil.

IMG_1072

El tríptico Miguel Ángel Mainstream, compuesto por 2 chicas, una de ellas, la frontwoman tirando de cuaderno [que grandes reminiscencias me trajo nada más verlo y no pude evitar comentárselo a Guille VÁZQUEZ, el simpático teclista gomasiano y guitarra en el recomendabilísimo grupo Célica XX] tocando y cantando semi de lado y un chico que luego se arrancaría como vocalista para un tema.

Una formación de indiscutible actitud, originalidad y personalidad que echó mano de llamativos vídeos siguiendo estelas punseteplaneteras con instantes bien recibidos de semimprovisación retropunk. Mítico y para el recuerdo el titular eslogan Crowdfunding para un tanque real ya.

IMG_1104

Otra buena noche en Juglar, sin duda. Un triple encapsulamiento músicoreivindicativo admirable y plausible.

Acabar charlando con Marcobain CORRALES mientras bailoteaba fue un cierre más que digno para otra buena noche en que pese a que actuaran los segundos y no tocaran su/mi himno El malestar continúa seguirán siendo 1 de mis 3 grupos favoritos de ahora y siempre.

Fotografías: Pedro BAO