Archivo de la etiqueta: Disco Las palmeras

[ Festival Gigante 2017 ] Guadapopismos ilustrados

Lugar Estadio municipal Fuente de la niña, Guadalajara

Fechas Viernes 1 al domingo 3 septiembre
Concepto Festival de música caviar beluga del medio formato

Escenarios 4

Niños mutantes

Es un placeraco auténtico disfrutar de un festival tranquilo, madurado, sin niñería tóxicovicevérsica telecinquista. Y el festival Gigante sabe muy bien como implementar un evento sólido, de primera calidad y claramente consolidable en el tiempo.


Primera jornada <– Viersábado

Beluga

Vetustianomórlico putoamismo madrileñista que acabó bajándose a la masa y a capella para rematar sus postrimerías bolenses con su temazo Búmeran cuando sonaba de fondo Juan Zelaya. Olé.

Julián Maeso

Rock countryrizado. Rollito a lo Aurora and the betrayers.

Fônal
Electrobizarrismo cacereño ilustrado dónde su lead woman se atreve, megáfono included oiga, en arrebatos musicales en una fortuna fusional La casa azulManos de topo; todo ello a arropada por 2 6cuerdismos.

Aquí como en Disco Las palmeras el bajo ni se estila ni se necesita. Un buen entrante, una fiesta pluricolor de inofensivo filofriquismo para ir entonándose hacia alternatividades sónicas más épicas.

Los coronas

Tirando de una intro a lo The shadows las magias sonoras están más proclives.

La leyenda del Solitario, tema para el bandolero patrio por excelencia, Jaime Gimenez Arbe, `entre lo cómico y lo trágico´ como espetaría su frontman fue un momentazo del bolo, ¡Libertad pal Solitario pues y viva Méjico cabrones!

Instrumentalismo premium aventurado hasta cotas como la interpretación del Corazón contento de Marisol y haciéndose acompañar de visuales (filo)sesentosetenteros festival guatequero de culos y tetas que iban alegrando la temperatura de la tarde.

El imperio del perro

Buen rock para conexionar con el atardecer. Su versionaca del Naúfragos (Niños mutantes) se incardinó como anillo al dedo mientras justo rondaba por la zona Juan Alberto, el cantante `mutante´.

Niños mutantes

Granà, el indi, la melomanía. Si no existieran habría que inventarlos. Otra actuación deliciosa rematando la faena con su HIMNO brutalérrimo Todo va a cambiar, que puso el broche de oro a uno de los bolazos de la cuarta edición festivoGigantil.

Love of lesbian

Tirando del pluriempleil Ricky Falkner el combo de Santi Balmes, más que legitimado para las protestas políticosociales, surfeó por un set list personalistoprimigénico que se fue dando de la mano a himnos recién horneados como Bajo el volcán finalizando de la mejor manera con Planeador, temazo absoluto, incontestable, una canción de ésas incombustibles, expansivizantes, supracrescentes, eternas. La banda catalana sigue siendo de lo mejorcito del panorama y te gusten o no son un hecho objetivo de supracreatividad, talento y buen hacer.

Fuel fandango

Pop filoeléctricoflamenquil timoneado por Nita/Cristina Manjón, cuya indumentaria danzaba entre geisha y miembra de los neohippies Crystal fighters. Conciertofiesta divertido y eficaz.

Álex O´Dogherty y La bizarrería

Espectáculo aeróbicocircense surcado por un pop filoneojazz rapeado tromposaxofoneado progresivo multinstrumentivo. Una propuesta original pero algo plana y monótona.

Shinova

Shinova

Además de comer de puta madre en el norte se hace un rock estupendérrimo y los vascos así lo clavan y patentizan con cada latido, con cada actuación. Gabriel y su gente ayudaron, y de qué manera, a combatir un frío filofinlandés con otro concierto toma y daca tikitaka de temazo tras temazo, y es que en Shinova sólo saben facturar tonadas adherentes que resplandecen entre lo indi y lo comercial, inyectantes de puro placer y garra melómana.

Embusteros
De Chimo Bayo a Supersubmarina pasando por Tino Casal. Sí, los cordobeses arrancaron muy fuertes tirando de un tema del pinchadiscos valenciano tan suprafamoso en/desde los días tóxiconoventudos de la ruta bakalaera (que actualmente incardinaría a la perfección con la ultradecadencia ruidista del telecinquismo vicevérsico) para seguir con otro merecidérrimo homenaje a la mejor banda jienense de la historia, que ganazas de ver a Chino y los suyos sobre las tablas de nuevo petándolo con himnos como LN Granada. Y también sí, aparte de recorrer su autorepertorio, incluso se lanzaron en plancha con una tonada del madrileño José Celestino Casal Álvarez, que tanto lo gozaba y cotizaba muy al alza con Eloise. Buena banda y otro buen descubrimiento el combo andaluz por lo tanto, oiga.

Segunda fecha <– Sábadominguer

Bambikina

Country prog aztecostumbrista. Su cancionzaca Escorpiones de tequila es tan dulce como letal. No quisieron bajarse de las tablas sin su homenaje a Bowie mediante una versión tonada con trazos propios de futura y pronta discografía. Viva Guadalajara y viva Méjico siempre.

Idealipsticks

Dupla anglopop masculinofémina con rachas prog soul. Entrañables y bizcochos, no era para menos, fue su concierto de despedida, como en su momento hicieran Standstill. Jugaban en casa y en su partido final lo dieron todo y más. Una pena que nos dejen, pero como los buenos grupos realmente nunca mueren, las canciones permanecen ahí, inmortales, para quien quiera darle al play y disfrutarlas.

León Benavente

Un Abraham Boba felizmente desatado para otro momentazo conciertil del Gigante. Garra pasionalmelómana tirando hasta de reverbs. Una banda que desde hace muchos meses atrás, de facto y de iure, juega, se divierte y se curte en la Champions del indi. Los leones rugen impecables, perfectos, ahí están sus canciones, temazos que por sí mismos legitiman toda una trayectoria. De culto, gloriosos, gigantescos.

Noise box

Atmósferas pop remembrantes a Death cab for cutie desde Murcia y con amor, mucho amor.

Nada surf

Nada surf

En formato a 4 músicos/instrumentos (adicionando para la ocasión a un amiguete teclista de Seattle) y explotando con recientes y glorias eternas del mejor anglopower pop de la musicología global nos regalaron fragmentos sónicos tan titánicos como Whose authority, Weightless, Inside of love, Hyperspace, See these bones, Blonde on blonde e incluso POPular.
Como era esperable Always love  atronó en los instantes suprakaraokiles de la jornada. Los de Caws también se marcaron un Blankest year de alargue meteórico. La mejor banda de Brooklyn son palabras mayores, una formación respetada dónde las puedas encontrar y entre mis anglofavoritas de toda la vida. Poder paladear tan de cerca a un grupo que sigues y escuchas desde hace más de una década es sencillamente una experiencia inolvidable y sentía dónde las haya.

Iván Ferreiro

El pop galaico clase supra del Elton John gallego también sabe autodinamitarse en finales filocapísticopsicodélicos de atmósferas salvajes. Contando al bajo esta vez con el muchístico Martí Perarnau el bolazo del de Nigrán fue otro karaoke delicioso, y es que con tanto himno es difícil no arrancarse.

The gift

Acompasados portugueiros. Viva el surf, viva Paulo Futre y viva Mourinho pero pese a estar muy animaos y con loable actitud, el combo luso me aburrió como siempre lo han hecho Izal o Dorian. En un minutaje claramente de menos a más remataron la faena con una versión de Sinatra.

Punsetes

Los Punsetes

Veni vidi vici. El grupazo (de culto) capitalino es el tributo más dulce y ciclópeo a la irreverencia y a lo subversivo. Saben muy bien a lo que juegan y se desenvuelven letales y magnos, siempre victoriosos. Ariadna (supramodosita en su vestir en relación a lo que nos tiene acostumbrad@s) y los suyos asaltaron revolucionarios el poder en guitarrazos, pedaleos y ésas letras que sólo ellos se atreven a espetar. Una bandaza que no deja indiferente a nadie, uno de mis grupos predilectos de toda la vida, desde luego desde que atesoro un uso de razón indi, un gustazo verles de vez en cuando. Pese a los problemas de sonido otro concierto de 14 sobre 14.

Kokoshka

Los pamplonicas eran un enlace perfecto al punsetismo ilustrado. Moviéndose en codas undergroalt de letras ácidas y ritmos pegadizos la banda navarrica tendría el honor y el privilegio de cerrar el festi en lo que a no pinchadisquismo se refiere. Graciosos, simpaticotes, acogedoramente bizarros.

Súperframe VDJ

Empezar pinchando Siempre brilla el sol de los Lori simplemente indica el gusto del dúo, de propuesta originalérrima y buen saber musical (y melómano).

Alonso Quijano es un protohipster legendoliterario que a buen seguro, ¡pardiez!, vive diòs, podría paladear con mucho gusto el Festival Gigante.

Pulseras

Texto y movilgrafìa Pablo De Serna, fundador y principal exponente de la Posgeneraciòn X

flickr.com/photos/132117396@N03/albums/72157689224360615


[Loudly] Naturismos andalúmeridionales

loudly

Tras una tercera y/o cuarta escucha mientras paladeaba una cerveza granaína premium iba interiorizando toda la calidá que despliegan y tienen visos de expansivizar estos almerienses.
Desde los primeros acordes de `El fin del mundo´ las guitarras te van conduciendo a través de un pop contundente (y destilando buen bizcochismo ilustrado si se tercia) de vetas vetustianomórlicas, es decir lubricando eficientemente épica, profundidad y calidad sonora.

“Rabia y pasión. Van a cuello [tirando de un] power pop [anglo de los primigeniogarajeros] Nada surf. Se han dejado la piel para que te quedes con ganas de más” (Carmen Mateos). Minutaje equilibrado, ritmos medidos con mimo, canciones sin prisa, sin pausa y con fases, fogonazos y ráfagas propias de grupazos ya consagrados como los Lori, Second o León Benavente.

Fragmentos filoruidistas destilando indi patrio fresco como un buen gazpacho o salmorejo o tan disfrutable como unas gambas choqueras y jamón pata negra bien regados con merecidos licores. 5 temas que sirven de aperitivo de comilona de boda a cargo de un combo andaluz que bien merece colarse en más de 1 de los festivales nacionales más cremosones, como el Sonorama o el sureño filofamiliar South pop por ejemplo.

Como bien apunta Laureano Navarra (Clifford records) son “canciones que te guían al último rayo de sol, guitarras brillant[o]crujientes aptas para almas de destrucción masiva. Un puente fundacional entre la nación progresiva de los 70 y todo lo que conlleve la etiqueta post”.

Los piropos merecen seguir, “un alt rock de inmediatez e impacto con raíces noventeras con un par de cojones” (Jesús Cobarro, Noise box).

Aunque use una parábola ya recurrida hay que reconocer que el tema-cierre `De madrugada´ suena bello, heroico, digno para ser tocado en un (pre)atardecer mítico con palmeras y olor a sal o en la alta montaña para contemplar desde tu atalaya lo pequeños y frágiles que podemos llegar a ser los humanoides.

Por cierto son 3 (Juantonio Góngora [guitarra y voz], Isaías Arenas [guitarra] y Juanjo Rodríguez [batera]), como muchas de mis bandas tótem (Nirvana, We are scientists, Monte del oso, Nada surf o Disco Las palmeras.

Un epé delicioso para escuchar en más de un contexto salpicado de lírica y melodías guitarreras que más de una banda firmaría para salir a la palestra de la industria.


[Monte del oso] Ruidismo lidérrimo

Monte del oso

La música que no emociona no sirve para nada. Un paso más allá de la deliciosa escuela del power pop caviar beluga Monte del oso fue uno de esos descubrimientos antes de que acabara el reminiscenciable 2015 maravillosociclópeos con los que te haces aún más melómano. Con estos navarrucos lo que está claro es que prioriza la emoción, el vigor, la melomanía, el putoamismo sonoro por los 4 costados, el simeonismo sónico. Delicatessen ruidista, maravillérrimo antiedulcopop, melomanías norteñas. Esto tiene que doler se torna desde el primer ► en alineación titularérrima de himnos incontestables desde el primer acorde.

Esto tiene que doler. De verdad, sin adulterar

Ariete que desde los primeros soleados guitarrazos te hace sentir algo especial. Con inicios como éste sabes ya de qué pasta está hecha una banda, los navarros desde luego están hechos de una exquisita.

CNI. Lo tuyo es libertad lo tuyo es anarquía

El bukake ruidistoguitarrero sigue firme hacia la gloria. Temazo brillantoelectrizante adictivo.

Te ayudaré con esto. Siempre que sonríes soy feliz

Himnérrima tonada. De las canciones más importantes de toda mi vida. Para mí entre las 14 mejores composiciones de la historia del mundo mundial. Aglutina todas las bondades y virtudes de la banda para tornarse en una bandera eterna hacia la politóxicomelomanía más radical, absoluta e irreversible. Es sencillamente una brutalidad himnaria tan inyectante y adictiva que sólo te cansarás de paladearla tras la escucha infinito + 1. Creo que J y el resto de Planetas pueden convenir que su estribillo soleado asesina tus malos rollos haciéndote surfear por recuerdos y sensaciones importantes, ésas que te acompañarán hasta irte al hoyo. Sí, las guitarras, ráfagas y pedaleos siguen inflamando pasión y las mieles de la mejor música (de aquí y allá). En serio, una cancionzaca que muchos matarían por haberla compuesto. Gracias Ion, Edu y Luis.

Perdón número 67. Esta vez no tengo nada que objetar

Letra al esternón [en tardenoches como hoy]. ¿Las guitarras? Pues ahí siguen, líderes junto a una cremosona percusión. Con estribillo parapapapá pop premium incluido

Amigo fuego. Eres pura vida, un ser libre, un salvaje, una bestia, todo hambre, puro arte

Las 6 y 4 cuerdas siguen fundiéndose con la batera para seguir con la clase magistral de noise pop clase supra de todo el álbum.

La eternidad. Por esos ojos te doy mis huesos

Otra preciosidad para la saca. Atmósferas postrimeras indestructibles, sí, hay que joderse, vaya guitarrismo más mitiquérrimo non stop. Maravillosa para acabar un concierto/festival.

Seca hierba del jardín de mierda. Seguiré hasta reventar, no voy a pensar voy a machacar

No os olvidéis de la lírica, que con cosicas como ésta los navarricos patentizan que aparte del indiscutible putoamismo ruidista también saben cuidar muy bien la literatura para espetarla como es debido delante de un micro y a ser posible de mucha gente.

El estado de las cosas. En el mar de la mediocridad sobran peces, sal ya de ahí

Muy rico nene, sí, Monte del oso sigue petándolo, esta muchachada sólo sabe fabricar hits. Muy reminiscenciante: los amigos que sólo eran colegas de cañas y personas que van y vienen en los ruidos y las lujurías de las nochemadrugás y/o juergas varias.

Como agua entre las manos. Las últimas estrellas, la central desierta, rompiendo carreteras. Como globos en verano

Otro atesorable lujo filoasiático de tempos e interregnos perfectos.

Os quiero aquí a mi lado. En mi cabeza estáis todos aniquilados

Sí, el nivel no sólo se mantiene sino que no para de crecer. Cedés de éste calibre te hacen recordar lo necesaria que es la buena música, la otra música que la escuchen los sinsangre y resto de flojitos mangutenses de la vida. Ya se sabe la miel no está hecha para la boca del asno, y muchas veces, es mejor así.

Nuevas aventuras. No hace falta si no quieres hablar sólo abrázame sin más

Pepinazo tocafibrense de cierre íntimo a lo La caja del diablo. Aquí acaba el VIAJE ¿y ahora?, volver a dar las gracias pues y retornar a su escucha las veces que hagan falta.

`Disparan las frases como ejecutan los riffs: a cuchillo, manda el nervio, guitarras abrasivas y cierta pulsión hardcore a cámara lenta´ (Luis J. Menéndez). Teniendo en cuenta estos últimos meses si tuviera el honorazo de aparecer interrogado en Los discos de mi vida de Mondo sonoro éste disco estaría sin duda entre ellos.

El verano de tu vida, la mujer de tu vida, el gol que le da a tu equipo La Orejona, un bourbon crema mientras ves el atardecer en la playa, conducir un descapotable vintage por una recta loca de la ruta 66, ésa película que te deja con el culo torcido, un libro que te abre los ojos. Los pamplonicas firman un debut que es un auténtico ametrallamiento de hitets popruidistas sin tregua, noise titánico selecto para paladares supramelómanos y para otros que opten por empezar a escuchar buena música. De facto y de iure en el creamiest top del año pasado, junto a Alborotador gomasio y Disco Las palmeras se me antoja el tríptico guitarrerodistorsionil invencible de 2015. En definitiva, un disquérrimo patrimonio inmortal de la melomanía.


[Disco Las palmeras!] Paliza a la mediocridad

Asfixia

Un grupo capaz de facturar canciones tan brutalérrimas, decisivas e irreversibles como Estados emocionales (y vaticanos) [Nihil obstat] y De cuando aún había esperanza [Ultra] es desde ése momento un combo a tener en cuenta. Ruidismo titánico, impactos distorsionantes improntantes que irradian fortuna. “Amplia[n]do su campo de batalla creciendo en espiral dando paso a una tremenda sucesión de temas en los que las intensas atmósferas se mantienen e incorporan nuevos elementos con los que se acercan al pospunk e incluso dejan asomar un aliento pop que explota resolviendo la ecuación de manera arrolladora” (Enrique Peñas).

Probablemente el mejor trabajo del año, para mí sin duda el mejor (hasta que alguna formación me demuestre lo contrario en lo que queda de 2015, que lo dudo). Guitarras imperiales, multiplicadoras, percusión atávica, teclados hipnóticos: adicción melomaníaca automática y perenne.
Ostiones hiteros uno detrás de otro, reverberancias adherentes, inmediateces eternas, el sonido discopalmeriense se tatúa en tu melomanía viajando en ondulaciones, espacialidades, cosmicidades encabronadas, envenenadas, indetenibles. Asfixia “noquea por su efervescente combinación de melodía y electricidad” (José Carlos Peña). Criptocracias sublimes, decálogo generacional a calzón quitao y tumba abierta, los Nirvana gallegos (o lo más parecido a tal declaración, de lo que estoy absolutamente convencido es de que si Kurt Cobain pudiera escucharlos no podría no gozarlo), una banda y disco necesarios, de cabecera, de culto.

“Sonido apabullante, avalancha de baterías y guitarras en combustión, melodías certeras transmite[ntes] de felicidad” (Jesús R. Lenin). La del pulpo en el mejor sentido de la palabra. Pocas veces he sentido una necesidad casi tan homicida de escuchar un disco tan en bucle. Ser un jodido melómano te puede llevar casi a la locura o desempolvando la elegancia de Passion pit, “la música que te hace feliz acaba siendo la más poderosa”.

Tarde y mal. «Sensación de despegar el filo en tu cuello». El primer golpe según llegas, así de sopetón. Antes de que te des cuenta ya te han atrapado envolvencias salvajes, sobrenaturales.

Cállate la boca. «Le va a salpicar». Mensaje y ritmo deliciosos. A mí me encanta para reírme de los paletines con maletines que se arrastran como reptiles. Cuando no te has recuperado del primer asalto sigue la ensalada de palos sónicos.

El final del círculo. «El final es el principio lo demás es sólo un ciclo». “Es probablemente mi preferida. A pesar de que sigue teniendo un punto fuerte de distorsión de guitarras en el fondo no deja de ser un tema de psicodelia muy 60” (Diego Castro, voz principal y guitarras).

En el agujero. «Una estampida emocional». Resonancias ciclópeas, mágicas.

Morir o matar. «Pienso devolver los golpes que me dan». Una de las mejores composiciones que he escuchado en los últimos 2-3 años. El modo en que Martiño hace que vaya cabalgando la batería y como se van engrosando voz e instrumentos, la forma en que se va adentrando es de tal grandeza que lo más recomendable es dejarse llevar y soltar algo así como “joder, que buena es esta muchachada”.

Élites. «No esperes esperar». Como la mayoría de los cortes asistimos a otra clase magistral de cómo crear una intro gloriosa.

Ráfagas en mi cerebro. «El olor del miedo». Profundidades fusionantes exquisitas.

Fuego. «Queriendo y sin querer la sensación». La aventura continua impoluta, sin fisuras.

Disparo. «Un medio y un fin en sí». Vertiginosa, descarrilada. Sigues sin poder escapar, y gracias, esto es lo mejor que te puede pasar con las obras de arte que marcan la banda sonora personal e intransferible de nuestras vidas.

La calma. «Lo destruido se construirá». Reposo engañoso. Chisporroteos y repiqueteos nocturnos probladerunner.

Diego, Martiño y Julián, gracias, seguir así, facturando himnos generacionales y dejándoos conducir por tan bellas pulsiones.


[Ebrovisión 2015] Melomanías acogedoras

Disco Las palmeras cabecera

Además del escenario Estereoclub, la sala Orosco y la zona Ebropeque (que delicia que desde bien temprano los más pequeños empiecen a paladear la buena música para alejarles del tóxico mainstream) el territorio mirandés volvió a mostrarse grande, muy grande alternando entre éstos espacios y 2 escenarios cubiertos genialmente acondicionados y engalanados para la ocasión. A la niña bonita le encantan los temazos porque 15 añazos no se cumplen todos los días ni las noches y Ebrovisión no hizo más que agrandar su magia y su leyenda para seguir consolidándose entre la crema festivalera patria de ayer, hoy y siempre.

En la Fábrica de tornillos se darían cita grupos que vienen dando buena guerra apadrinados por cierto grupazo barcelonés que no para de engordar su leyenda. Los aragoneses Pecker, sin bajo ni complejos ante las versiones (verbi gratia Peret), los magnos Rufus T. Firefly, con sus melomaníacos y flipantes alargues (#Escenarioprincipalya) y los capitalinos Trajano, tirando de filojoydivisionismos varios fueron un arranque perfecto para un hermoso juernes.

Parafraseando al gran Marc Ros la resaca siempre se pasa mejor en buena compañía. Y de qué manera. Lo que para alguno podría ser repetirse un pelín como las lentejas o un cocido fuerte y peleón para otros nos supone un auténtico deleite. Ver a un grupo como Sidonie 2 veces en el interregno de menos de 24 horas es un lujazo mayúsculo, una de ésas formaciones tótem que en cada bolo te sorprenden y suenan superlativos gracias a un trabajo y una experiencia y trayectoria envidiables y más que plausibles ante los que sólo puedes quitarte el sombrero, o el bombín.

En un horario tremendamente injusto para su magnanimidad (tocaban ése mismo sábado por la noche en Burela y por tanto también se marcaron un grandioso double dragon conciertil, que todo hay que decirlo) Disco Las palmeras despertó con sus gloriosos guitarrazos a más de uno haciendo desaparecer legañas y bostezos y entonando al personal para encarar la tarde, la noche y la madrugada. Una banda de culto a la altura de los más grandes desde su cum laude Nihil obstat que pese a tener que acortar su set y a ciertos problemas técnicos iniciales sonó gigantesca y lidérrima. Lo dicho, que pese a toda la contra de los elementos, los gallegos desplegaron su artillería para seguir ganando adeptos y consolidar más aún si cabe a los incondicionales como servidor. Gracias Diego, gracias Martiño, gracias Julián, larga vida a la distorsión y a seguir creciendo sin parar. Tras Mujeres llegaría la sorpresa a cargo de otro bolazo de Sidonie, que en formato versiones postaperitivo siguió demostrando la angloexquisitez de sus orígenes a través de interpretaciones de Oasis, The Beatles, The Smiths, Pink Floyd, The Who, Human League y Pulp, aderezando la colección de hits con el bestial tridente Sierra y Canadá (historia de amor asincrónico)Costa azulEl bosque. Momentos estelares inolvidables que gracias a las colaboraciones pasionales y melómanas de JuanAl y Nani mutantes, el supersubmarinístico José Chino, miembros de We are standard y Gonzo Planas de Mi capitán alentaron y consiguieron una sublime karaokeización que desató las alegrías de un abarrotado recinto.

Tras un buen avituallamiento y/o sesteos varios el escenario Cafés Gometero y el sábado 5 será recordado también (y mucho) por la juerga loca y el despiporre a cargo del SHOW del tríptico Joe Crepúsculo y su dupla bailonga. Ráfagas dónde algunos acabaron en paños menores y dónde parte del público se unió a la fiesta sobre las tablas para alargar en un bucle festivo sin fin el estribillo letal de Mi fábrica de baile. Bizarrismo y ganas de pasarlo bien a partes iguales que no dejó indiferente ni al más hipster.

En lo que se refiere al Multifuncional de Bayas los conciertos que allí tuvieron lugar fueron para el lucimiento de las bandas escogidas como cabezas de cartel que ni defraudaron ni decayeron ni una milésima en intensidad y entrega. Los malagueños Airbag serían los encargados de abrir la lata. Actuación enamorante. Los que no pudimos paladear el apogeo de Los nikis lo pasamos teta quedándonos con ganas de más y apuntando en un lugar privilegiado otra banda a seguir y a tener en cuenta. Tras ellos la solidez de los granaínos Niños mutantes y las 2 décadas de himnos sentíos de La habitación roja fueron un más que suculento doblete para enfrentarse a Sidonie, que comparecieron en escena muy playeros tras un temazo de los Beach Boys. Combo exquisito que no deja de reinventarse y por tanto de expansivizar su magia y melomanía. Bolo atractivísimo dónde los catalanes se metieron en el bolsillo al respetable desde los primeros punteos.

En la última jornada y con su frontman a doble micro sobresalieron L.A., sencillamente ciclópeos. Seguramente la mejor banda nacional cantando y componiendo en el idioma de Pizzolatto se recreó en sus deliciosos intimismos (Stop the clocks) sin olvidar himnazos como Rebel o de nueva cuña como Living by the ocean. Una banda muy grande que no para de girar con su último discazo por tierra, mar, aire, interior o dónde haga falta. Tras los mallorquines llegaría el turno de Supersubmarina que a falta de la inmortal LN Graná se marcaron una función eléctrica de un no parar de cancionzacas sublimadas por el derroche y perfeccionamiento de los de Baeza. El (filo)angloelectropop de Delorean fue un broche más que apañado para echar de menos en seguida y sentir cierta nostalgia por lo vivido, sentido e interiorizado, algo que sólo pasa con los acontecimientos que marcan y que quedan muy top entre los recuerdos de toda una vida.


[Disco Las palmeras y Leone El sol viernes 29 mayo 2015] Asfixias indómitas

Disco Las palmeras 2
En una sala menos concurrida de lo merecido los primeros en abrir la lata fueron el quinteto Leone. Echando mano de un multinstrumentismo rockgamberril tropicalizante filodistorsionante ágil en la pausa y tempos entretuvieron más que de sobra al personal con una actuación divertida y bien ejecutada. Una simpática formación con ráfagas a lo Salvaje Montoya perfecta para allanar el camino hacia el siguiente nivel.

Tras unos semidesesperantes problemas técnicos Disco Las palmeras compensaron el marrón desplegando un bolo facturado para el culto desde el primer acorde. Del tirón y sin bis ni parrafadas intercancioniles varias los guitarrazos pedaleados abrasivos en su indivisible alianza con unas percusiones ciclópeas y un teclado más que apañado entrando sabio en sus momentos el combo gallego dio un repaso compensado y melómano a sus 3 largos hasta la fecha. Nihil obstat y Ultra se fundieron en sus atractivos y filocrípticos sonidos a Asfixia, un discazo brutal desde ya entre lo mejorcito de 2015. Sin tregua ni objeción temazos muy serios como Me la jugásteis en China, A los indecisos, La casa cuartel y Desde hoy perfecto se incardinaron en un magma explosivo junto a otros himnos como Parte del engranaje y Absenta. Con colaboraciones sorpresa como la del cantante de Juventud juché de la última hornada noisegalaica retumbaron gozosas Élites, Morir o matar, Cállate la boca y Tarde y mal, que contó para el cierre con un double dragon colaboracionil para rematar un conciertaco de aupa de ésos que quieres que duren un poco más y que dejan cristalino los instantes gloriosos en los que siguen inmersas nuestras sonoridades independientes patrias.

Disco Las palmeras cabecera

Diego, Julián y Martiño demuestran todas las bestiales texturas y contundencias que se pueden conseguir en tríptico. Seguramente uno de los tríos más en forma y decisivos del panorama alternativo actual. Kurt Cobain se lo hubiera pasado de puta madre, servidor desde luego lo gozó.

Fotografía: Mauricio Catón
unnamed