Archivo de la etiqueta: Distorsión

[Monte del oso] Ruidismo lidérrimo

Monte del oso

La música que no emociona no sirve para nada. Un paso más allá de la deliciosa escuela del power pop caviar beluga Monte del oso fue uno de esos descubrimientos antes de que acabara el reminiscenciable 2015 maravillosociclópeos con los que te haces aún más melómano. Con estos navarrucos lo que está claro es que prioriza la emoción, el vigor, la melomanía, el putoamismo sonoro por los 4 costados, el simeonismo sónico. Delicatessen ruidista, maravillérrimo antiedulcopop, melomanías norteñas. Esto tiene que doler se torna desde el primer ► en alineación titularérrima de himnos incontestables desde el primer acorde.

Esto tiene que doler. De verdad, sin adulterar

Ariete que desde los primeros soleados guitarrazos te hace sentir algo especial. Con inicios como éste sabes ya de qué pasta está hecha una banda, los navarros desde luego están hechos de una exquisita.

CNI. Lo tuyo es libertad lo tuyo es anarquía

El bukake ruidistoguitarrero sigue firme hacia la gloria. Temazo brillantoelectrizante adictivo.

Te ayudaré con esto. Siempre que sonríes soy feliz

Himnérrima tonada. De las canciones más importantes de toda mi vida. Para mí entre las 14 mejores composiciones de la historia del mundo mundial. Aglutina todas las bondades y virtudes de la banda para tornarse en una bandera eterna hacia la politóxicomelomanía más radical, absoluta e irreversible. Es sencillamente una brutalidad himnaria tan inyectante y adictiva que sólo te cansarás de paladearla tras la escucha infinito + 1. Creo que J y el resto de Planetas pueden convenir que su estribillo soleado asesina tus malos rollos haciéndote surfear por recuerdos y sensaciones importantes, ésas que te acompañarán hasta irte al hoyo. Sí, las guitarras, ráfagas y pedaleos siguen inflamando pasión y las mieles de la mejor música (de aquí y allá). En serio, una cancionzaca que muchos matarían por haberla compuesto. Gracias Ion, Edu y Luis.

Perdón número 67. Esta vez no tengo nada que objetar

Letra al esternón [en tardenoches como hoy]. ¿Las guitarras? Pues ahí siguen, líderes junto a una cremosona percusión. Con estribillo parapapapá pop premium incluido

Amigo fuego. Eres pura vida, un ser libre, un salvaje, una bestia, todo hambre, puro arte

Las 6 y 4 cuerdas siguen fundiéndose con la batera para seguir con la clase magistral de noise pop clase supra de todo el álbum.

La eternidad. Por esos ojos te doy mis huesos

Otra preciosidad para la saca. Atmósferas postrimeras indestructibles, sí, hay que joderse, vaya guitarrismo más mitiquérrimo non stop. Maravillosa para acabar un concierto/festival.

Seca hierba del jardín de mierda. Seguiré hasta reventar, no voy a pensar voy a machacar

No os olvidéis de la lírica, que con cosicas como ésta los navarricos patentizan que aparte del indiscutible putoamismo ruidista también saben cuidar muy bien la literatura para espetarla como es debido delante de un micro y a ser posible de mucha gente.

El estado de las cosas. En el mar de la mediocridad sobran peces, sal ya de ahí

Muy rico nene, sí, Monte del oso sigue petándolo, esta muchachada sólo sabe fabricar hits. Muy reminiscenciante: los amigos que sólo eran colegas de cañas y personas que van y vienen en los ruidos y las lujurías de las nochemadrugás y/o juergas varias.

Como agua entre las manos. Las últimas estrellas, la central desierta, rompiendo carreteras. Como globos en verano

Otro atesorable lujo filoasiático de tempos e interregnos perfectos.

Os quiero aquí a mi lado. En mi cabeza estáis todos aniquilados

Sí, el nivel no sólo se mantiene sino que no para de crecer. Cedés de éste calibre te hacen recordar lo necesaria que es la buena música, la otra música que la escuchen los sinsangre y resto de flojitos mangutenses de la vida. Ya se sabe la miel no está hecha para la boca del asno, y muchas veces, es mejor así.

Nuevas aventuras. No hace falta si no quieres hablar sólo abrázame sin más

Pepinazo tocafibrense de cierre íntimo a lo La caja del diablo. Aquí acaba el VIAJE ¿y ahora?, volver a dar las gracias pues y retornar a su escucha las veces que hagan falta.

`Disparan las frases como ejecutan los riffs: a cuchillo, manda el nervio, guitarras abrasivas y cierta pulsión hardcore a cámara lenta´ (Luis J. Menéndez). Teniendo en cuenta estos últimos meses si tuviera el honorazo de aparecer interrogado en Los discos de mi vida de Mondo sonoro éste disco estaría sin duda entre ellos.

El verano de tu vida, la mujer de tu vida, el gol que le da a tu equipo La Orejona, un bourbon crema mientras ves el atardecer en la playa, conducir un descapotable vintage por una recta loca de la ruta 66, ésa película que te deja con el culo torcido, un libro que te abre los ojos. Los pamplonicas firman un debut que es un auténtico ametrallamiento de hitets popruidistas sin tregua, noise titánico selecto para paladares supramelómanos y para otros que opten por empezar a escuchar buena música. De facto y de iure en el creamiest top del año pasado, junto a Alborotador gomasio y Disco Las palmeras se me antoja el tríptico guitarrerodistorsionil invencible de 2015. En definitiva, un disquérrimo patrimonio inmortal de la melomanía.


[Rufus T. Firefly] Descarrilando creatividad

0003769614_10

Temas heroicos, guitarras y teclados muy grandes, ráfagas eternas, plena y coherentemente cíclico. Cosecha premium del afortunado año pasado la maravilla creada por los arancetanos en éste trabajo es el feliz caso de la obra que va agigantándose con cada escucha, con cada paladeamiento, con cada destilación, con cada latido.

Rescatando unas palabras de Baywaves «cada canción es un cuadro dónde se van superponiendo [,] pincelando diversas capas y detalles hasta alcanzar una densidad dónde puedas tener la sensación de estar sumergido en un envolvente océano». Poliédrico y pluriversal el álbum da rienda suelta a la creación radiante y explosionante abrigada de cosmicidad neo y propsicodélica. Texturas antigravitatorias bella y magistralmente distorsionadas que triangulan perfectas con la misteriosa y reptante voz de un Víctor Cabezuelo al que se le nota en su salsa dejándose llevar.

9 pistas ciclópeas de instrumentación sublime y lírica más que interesante y cuidada. Un constante encadenamiento de hits, El problemático Winston Smith, Metrópolis, Nueve, Midori, Demerol y piedras, no encontraréis nada pocho ni dudoso. La experimentación es dulce e intuitiva, deliciosa la intro muy Cliff Martínez en Drive para El increíble hombre menguante (homónima de un temazo de los Lori Meyers de los tiempos heroícos y mejores).

Rufus y Nueve son melomanía pura. ¿Épico? Sencillamente trascendental, un cañonazo mayúsculo improntante 101% recomendable para cualquier amante de atmósferas decisivas y de la señorita Psicodelia. Geniales ramificaciones filoelectrónicas y temas como cargas de profundidad que difícilmente no te recuerden por que son tan necesarios los buenos artistas, las buenas canciones, la buena música. Transmitente de emociones, desde la primera escucha ya sabes que estás ante algo muy grande.

Ya lo afirmó Federico Guillermo Nietzsche, «la vida sin música sería un error» y un error sería no paladear ni sentir éste disco si aún no lo has hecho o revisitarlo un domingo cualquiera.


[Napoleón solo] Claroscuros bonapartistas

Ns portada

«Si intentas hacer un disco para llegar a algún sitio en concreto esa idea te mata, se vuelve en tu contra y terminas en el lado contrario de dónde querías. Sólo la idea de convertir a[l grupo] en algo fácil o digerible nos hubiera llevado directamente al traste» (Neuman).

Alonso, José y el resto de Napoleones se/te sacuden con decisión y sin fisuras por terrenos angulosos y de fragilidad nocturna. Dan un volantazo a su primigenio estilo pop radiante enfilando una aventura conceptual incardinada a través de un ser/ente puramente inventado. «Queríamos hacer un homenaje [a]l revés. Poner la inspiración en boca de un señor que no conocimos. Un [tributo] paranormal». Una apuesta valiente, todo un viaje. Ritmos embrionarios, adentrativo, sentío, críptico y reptante por momentos, atmosférico. Una de esas selecciones de temas que van haciéndose grandes. La luminosa Yuliana, Juliana y el conseguidísimo gracejo de Emilia y Pepe nos conceden un “respiro” al detenernos en 2 licencias cancioneras dentro de la trabajada porosidad del álbum.

«Cruzando la diagonal de todo lo que esperabas, dando esquinazo a lo que se considera normal, a 6 grados de desesperación de lo que pudo haber sido, justo en ese punto se alzan» (Marta Terrasa). Esto no es Izal o Dorian que te lo dan bien mascadito, aquí las capas se van desplegando a cada escucha destapando detalles y mostrando selectos pasajes de misticismo y magia. Los granadinos despliegan todo un pluriverso «centelleante». El trabajo «resuena en tu cabeza con un eco especial [,] como si te hubieras enfundado una escafandra. Con coros que dejan polvo de estrellas. Creaciones difíciles de atrapar, sonidos que desarman [produciendo] hormigueo emocional. Caminas sobre territorio virgen, nada está establecido con anterioridad. Las canciones caminan a partir de su idea [, de] su big bang» (Ángel Carmona).

Un tercer largo que deja poso instantáneo destilando romanticismo y exigiendo atención para dejarse envolver sin prejuicios zambulléndose en una propuesta originalísima y exquisita. Provoca ejercitar el músculo de la melomanía al ser todo un ofrecimiento interesantísimo. Su álbum más experimental hasta la fecha, arrojado, un decálogo napoleónico que me reminiscencia a las ráfagas de El canto del bute, tema brutal rompedor protrianero de sus infinitos y eternos paisanos Planetas.


[Disco Las palmeras y Leone El sol viernes 29 mayo 2015] Asfixias indómitas

Disco Las palmeras 2
En una sala menos concurrida de lo merecido los primeros en abrir la lata fueron el quinteto Leone. Echando mano de un multinstrumentismo rockgamberril tropicalizante filodistorsionante ágil en la pausa y tempos entretuvieron más que de sobra al personal con una actuación divertida y bien ejecutada. Una simpática formación con ráfagas a lo Salvaje Montoya perfecta para allanar el camino hacia el siguiente nivel.

Tras unos semidesesperantes problemas técnicos Disco Las palmeras compensaron el marrón desplegando un bolo facturado para el culto desde el primer acorde. Del tirón y sin bis ni parrafadas intercancioniles varias los guitarrazos pedaleados abrasivos en su indivisible alianza con unas percusiones ciclópeas y un teclado más que apañado entrando sabio en sus momentos el combo gallego dio un repaso compensado y melómano a sus 3 largos hasta la fecha. Nihil obstat y Ultra se fundieron en sus atractivos y filocrípticos sonidos a Asfixia, un discazo brutal desde ya entre lo mejorcito de 2015. Sin tregua ni objeción temazos muy serios como Me la jugásteis en China, A los indecisos, La casa cuartel y Desde hoy perfecto se incardinaron en un magma explosivo junto a otros himnos como Parte del engranaje y Absenta. Con colaboraciones sorpresa como la del cantante de Juventud juché de la última hornada noisegalaica retumbaron gozosas Élites, Morir o matar, Cállate la boca y Tarde y mal, que contó para el cierre con un double dragon colaboracionil para rematar un conciertaco de aupa de ésos que quieres que duren un poco más y que dejan cristalino los instantes gloriosos en los que siguen inmersas nuestras sonoridades independientes patrias.

Disco Las palmeras cabecera

Diego, Julián y Martiño demuestran todas las bestiales texturas y contundencias que se pueden conseguir en tríptico. Seguramente uno de los tríos más en forma y decisivos del panorama alternativo actual. Kurt Cobain se lo hubiera pasado de puta madre, servidor desde luego lo gozó.

Fotografía: Mauricio Catón
unnamed


[Previa Los planetas] Retomando órbitas

Planetas

5 años de silencio y proyectos paralelos varios (Los pilotos y Grupo de expertos solynieve) han sembrado una expectación brutal que allana el camino para volver a salir por la puerta grande. J, Florent, Eric, Banin y Julián presentarán su sentío EP Dobles fatigas que como pincela su propio sello surfea entre «spacerock, indiepop [y] psicodelia jonda» (El segell del Primavera).

Ése primer beso y ésa primera relación sexual con la chica que te gusta, el gol que le da a tu equipo la Copa de Europa, que te toque un buen pellizco en la lotería, una buena desconexión en una calita desierta… un concierto de Los planetas también está en El olimpo de éstas sensaciones. No estás ante un simple bolo, se trata de todo un acontecimiento, melomanía pura, la sensación de estar viviendo algo histórico, verdaderamente decisivo, improntante, irreversible.

Tras su primera parada en Granada la madrileña sala But será la encargada de acoger tan magno acto en el que el combo andaluz desplegará a buen seguro artillería pesada de su indiscutible y consagrada carrera a través de caviar beluga sónico pop, noise, shoegaze, psicodelia y cosmicidad filoflamenca. Han vuelto y no tienen nada que demostrar salvo que siguen teniendo la capacidad de facturar himnos generacionales desde la primera escucha. El viaje continúa, la leyenda también.


[Alborotador gomasio, Disciplina Atlántico y Ornamento y delito Siroco sábado 24 enero 2015] El gomasianismo va a llegar

IMG_0968
La emblemática y madrileñista Siroco tiró de crema pronoventera para un tríptico más que jugoso. Una noche de ruido de estrellas dónde las bandas de Limbo starr y unos prometedores Disciplina Atlántico hicieron un homenaje a la actitud y los buenos guitarrazos patentizando la edad de oro de la alternatividad sónica patria.

IMG_0617

Abrieron la lata Disciplina con mucha polivalencia, prueba de ello fue que 2 de sus miembros se turnaron a la batería. Una formación aplicada y bastante entretenida que comenzó con Las radiaciones del móvil mostrando desde el primer acorde un power pop progresivo con tintes decadentes y alargues y distorsiones pronirvaneras que además se marcaría una versión protagonizando uno de los momentos más atractivos de la jornada, su frontman jugueteando con un pedal entre las manos. En suma, una banda que dará que hablar en cuanto vaya sacando más material.

IMG_0741

La segunda parada la protagonizarían Ornamento y delito, que contando con la ayuda al bajo del cantante de la banda precedente se marcaron unos buenos guitarreos con personalidad y empaque a través de temas tan sugerentes y certeros como Trashorras, Carnaval armado, Bono es dios o Cocaína.

IMG_1000

Tras los preceptivos prolegómenos Marco, Koldo (ataviados proplaneteramente con camisetas a rayas, la de Marco de manga larga muy a lo Cobain), Guillermo, Alberto y Miguel comparecieron sobre las tablas para darle buena chicha a sus 2 discos ya de culto: Más humillante que doloroso y el recién horneado Los excesos de los niñosAlborotador gomasio nos regaló otra actuación divertida, pasional e improntante. No es porque sean amigos es porque es una realidad: seguimos estando ante una banda que no tiene techo y cuya merecida progresión apunta a petarlo en festivales y seguir haciendo lo propio en salas. El primer pepinazo de su exquisito set list, El malestar continúa, se tornó en una verdadera declaración de intenciones. Un himno insuperable de esos que forman parte de la banda sonora irreversible de muchas personas, desde luego de la mía desde la primera vez que la escuché. La siguiente dupla sería para otros 2 temas de su primer largo que enlazarían con la primera nueva de la noche, Si te matas, canción sentía y adherente dónde las haya. Tras la deliciosa pausa de Las sombras llegaría toda una tanda de nuevos himnos para vaciarse y presentarnos con garra y calidad su último trabajo. Espíritus helados, Todos mis huesos o El placer de la derrota retroalimentaron pogos y éxtasis incendiando la intensidad de aquellos instantes gloriosos.

IMG_0998

El triplete final fue para Contra el suelo, otro temazo brillante en el que Guille se uniría al festival guitarril echando mano de la acústica. Los estribillos demoledores de En el espejo serían los elegidos como antesala para Los residuos de la sociedad, ésa canción que pide a gritos cerrar un bolazo cómo análogamente pasaba con las gigantes postrimerías distorsioniles de La caja del diablo en los más decisivos 90.

IMG_0897

Una noche de lo más completita pues en que siguen convenciéndonos a los más fieles gomasiánicos de primera época mientras van ganando nuevos adeptos para una causa y propuesta sonora que recogiendo el testigo de la mejor tradición pop en español y la rabia más actual dan lugar a unas canciones sublimes que viajan hacia la atemporalidad y que son más pertinentes que nunca.

Fotografía: Guillermo Ramos


[Los Punsetes Joy eslava sábado 17 enero 2015] Incendios guitarreros de culto

DSC_8081
El electropunk atmosférico del cuarteto Violeta vil fue el encargado de preparar el terreno para el festival guitarrero y visualdistorsionil que se avecinaba inminentemente. Apoyando su set list sobre todo en su reciente Mujeres ulaga demostraron buenos alargues y no pararon de gozarlo, sobre todo su frontwoman, en su propio pogo actitudinal con temas como Chupacabras y Urgencias primitivas. Su batería, flanqueado por un aplicado bajista y una entregada guitarra, se desató a fondo y al poco de empezar el bolo se puso de pie, posición que no abandonaría hasta el postrero acorde y que dió buena nota del plausible rollo de la banda.

DSC_7908

Justo un año después de su actuación en El sol y tras los retoques de rigor y a continuación de una dulce y tensionante oscuridad iban compareciendo sobre las tablas de la Joy Los Punsetes, todos menos Ariadna, que hizo su gloriosa aparición cuando Jorge, Manu, Chema y Luis estaban ya listos para empezar a petarlo. Por delante una colección de himnos atemporales, 25 cancionzacas para dilatar y expansivizar una aventura sónica inolvidable de una banda cuyo mejor momento sigue siendo el presente.

Dejándonos a más de una y de uno con el culo torcido abrieron su show con Nit de l´Albà, un himnaco de aupa que personalmente considero la mejor canción del pasado curso melómano. Así y desde el minuto 1 ponían bien a tono todas sus virtudes e instrumentos demostrando seguir siendo una de las mejores bandas independientes de la historia patria. Tras tan inmenso temazo llegaría el primer corte seleccionado para la ocasión de LP IV, Bonzo, otro tema para seguir on fire que se uniría magistralmente al hit montañero Alférez provisional. El siguiente triplete, iniciado por 155 y rematado por Tráfico de órganos de iglesia seguiría recordándonos su bello trabajo de 2012. Una primera parte a lo largo de sus 4 discos dónde la gente iría sumergiéndose en la subversividad y la distorsión a través de canciones perfectas como Los cervatillos, Fondo de armario, Dinero (dónde el seguimiento karaokil comenzó a patentizarse) o Pinta de tarao, finiquitándola con Malas tierras, una preciosidad creciente con la que dejarse mecer.

El bis comenzaría con un nuevo look de Ariadna, que de suerte de novia retroinmaculada de la madre naturaleza pasó a un vestido de superheroína posmoderna para tras un “Buenas noches Madrid” arrancarse con Los últimos días de Sodoma, volviendo a enganchar al respetable hasta el último pedaleo. A partir de ahí la recta terminal vendría plagada de sus mejores ingredientes y volumen para no parar de crecer y de terminar haciéndonos a todos venirnos arriba: John Cage, Arsenal de excusas, Tu opinión de mierda. Entre todo ello aterrizaría el momento entrañable por antonomasia. Con el ariete Amanece más temprano sus maravillosos visuales dieron un homenaje al gran Gonzalo, su bajista irreverente y mítico cañí reemplazado por el polivalente Luis, que curtido en Los claveles, Juventud juché y Cosmen Adelaida demostró soltura y empaque como si llevara mucho tiempo con la formación.

En la traca definitiva sobresaldría el tridente letal Dos policíasMaricasTus amigos para cerrar con el reciente y condenadamente pedadizo himno (otro más para la saca) Me gusta que me pegues, momento del viaje en que todos los presentes estábamos ya más que sugestionados antes de la única mala noticia de la jornada: que la cosa no durara un poquito más, como pasa con todos los grupazos.

Los Punsetes 2

No es un topicazo, como en su día Los nikis [he aquí un incondicional de los de Algete] Los Punsetes no cansan nunca, esto es así. Están a mil jodidas millas de ametrallar con conciertos (en Madrid, su casa). Por eso y por lo buenos que son hay que aprovechar las pocas dosis que nos ofrecen para seguir orgasmeando sonoramente con una banda de culto a la que cada día se la quiere más.

Fotografía: Alberto Del Castillo


[Los Punsetes] “Los planetas son un grupo que llevamos escuchando casi toda la vida que nos gusta mucho”

6a014e6089cbd5970c01b8d0ab8035970c-800wi
En el mundo de la música ¿quién se merece una buena hostia? No creo que nadie se merezca una hostia, ¡así de primeras! Ni en la música ni en ninguna parte. Un amago a lo mejor.

¿Qué representan Los planetas para vosotros?
Un grupo que llevamos escuchando casi toda la vida y que nos gusta mucho.

Vuestra canción favorita de Los nikisLa mía es Salvaje pasión.

Una montaña es una montaña fue y sigue siendo brutal. LP IV no hace más que consagraros y asentaros en el éxito alternativo patrio. ¿Estáis en vuestro mejor momento? Estamos bastante bien aunque tal como lo expresas la cosa parece más de lo que en realidad es. Llevamos ya algún tiempo, tenemos cierto público, seguimos haciendo las cosas como nos gusta y apetece.  Eso es lo importante.

Sin La hora chanante ni Muchachada nui ¿algún programa que merezca la pena y/o que nos recomendéis? ¡A mi me gusta mucho Top chef! Es entretenidísimo y muy bien hecho.

No todo han sido buenas noticias. ¿Volverá Gonzalo a la banda o se trata de un retiro definitivo? Está encantado con su vida post Punsetes. Hay un mundo ahí fuera por lo visto.

¿Creéis que Izal o Dorian pueden ser subversivos aunque se reencarnen 5 veces? No creo que lo pretendan tampoco ¿no?

Me encanta (el rollo de) Ariadna. ¿Pilla lo primero que tiene a mano o estudia minuciosamente su vestuario? ¡Lo estudia tan minuciosamente que en muchos casos se lo diseña y fabrica ella misma!

En vuestro cremoso bizarrismo (lírico) ¿algún personajucho friki o no friki del melómano año de gracia aún en curso que merezca que se le escriba un hit punsetero? Me estás preguntando sucintamente por El pequeño Nicolás, el nuevo Dioni. De todas formas nunca hemos escrito una canción sobre un personaje en particular. Los personajes somos nosotros mismos.

Si aún no los habéis escuchado yo os recomiendo encarecidamente uno: Alborotador gomasio. Aparte de obviamente vosotros, Los gomasio y Ellos ¿un par de grupos madrileños de nueva/recién hornada que merezca la pena escuchar? Conocemos a Los gomasio, claro, personalmente incluso. Nos gusta mucho Sierra, el nuevo proyecto de Hugo de Margarita. Y las Sangre también.


Los Punsetes
son Ariadna, Jorge, Manuel Sánchez-aka Anntona, Chema y Luis

Respuestas: Manu Sánchez


[2014] Irreversibilidades melómanas

DSC_8315
“El sentimentalismo es la alopecia de los sentimientos” escribe Ray Loriga en su más reciente y de nuevo novelón. Cierto, pero hay años que marcan, que merecen ser recordados aunque peligrosamente puedas caer en el bizcochismo y ciertas nostalgias. Pese a la ausencia de un nuevo disco de Los planetas 2014 será un año improntante grabado a fuego en memorias colectivas y en subjetividades intransferibles. Luchar por un sueño es de lo más bonito y de lo que más te puede llenar en la vida y sí además vas viendo y sintiendo como se va dando forma a “la movida” no puedes más que seguir trabajando con pasión e ilusión renovadas para intentar ofrecer la mayor calidad y variedad posibles a nuestros estimadísimos lectores que son los que finalmente dan sentido a toda nuestra obra.

Independance, Juglar, Contraclub, Penélope, Montilla, Charada, El sol, Mad indie summer, Boite, Joy eslava, Teatro Lara, Tomavistas, Un lugar llamado mundo, Nocturama, Territorios, Hangar [y a nivel fan tirando del bolsillo propio Santander music, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Sexy Sadie, Templeton y Standstill]; Alborotador gomasio, Ellos, El hombre rana, Joe Crepúsculo, Guadalupe plata, Poomse, The prussians, Supernumerario, Atención tsunami, La habitación roja, León Benavente, Los claveles, Los pilotos, Sangre, Novedades Carminha, Alexandre Lacaze, Genérica, Los Punsetes, Love of lesbian, Lori Meyers, Maryland, Niños mutantes, Mucho, Sidonie, We are scientists, El columpio asesino, Nudozurdo, Edredón, Fira fem, El lado oscuro de la broca, Perro, Triángulo de amor bizarro, Cómo vivir en el campo, Pasajero, Fuckaine y The right ons entre otros. Buenos grupos y grupazos que hicieron de la pasada anualidad un gozo mayúsculo para la melomanía y una satisfacción laboral y personal gigantesca para todos los que trabajamos en éste bello y maravilloso proyecto llamado Poplacara.

Creo que en la vida hay que ser humilde y no olvidar jamás tus raíces por muy lejos que llegues. El origen y el destino seguirán siendo los mismos: la buena música, los buenos artistas que no paran de crearla y todas aquellas personas que amparan y seguimos defendiendo a capa y espada éste hermoso cosmos. Del romántico fanzine de 1984 a la actualidad digital (ya 2015 ¡oiga señora!) imperante ha llovido mucho, pero jamás en vano. El que no llora no mama y en la vida hay que currárselo, la meritocracia tiene sentido pese a la superestructura del tinglado montado por paletines, ladrones y demás sanguijuelas sin escrúpulos y con menos vergüenza que un gato en una matanza. Desde luego que siempre nos quedará la superioridad moral como bien apuntaba Luther King. Pero centrándonos de nuevo en lo principal parafraseando a cierto grupazo granadino siempre nos quedará la música, eso jamás nos lo podrán arrebatar y como bien dice el dicho que nos quiten lo bailao. Al final volverá a quedar lo más importante, las canciones y todos los sentimientos en colores aún por inventar que seguirán provocando.

El nivel ha quedado muy alto y hay muchísima gente a la que agradecérselo. 2015 se presenta muy grande y apetecible. Todos los que formamos parte de ésta mágica publicación seguiremos en la brecha intentando implementar en todo momento la mayor profesionalidad posible sin olvidar paladear cada bolo y evento.


[Los Punsetes] Santo pedal, bendita distorsión

not_228509I

La irreverencia shoegaze cañí vuelve a ser adictiva. Aparte de ser unos incontestables maestros del noble arte de la distorsión Los Punsetes siempre han demostrado (y siguen haciéndolo) una actitud impecablemente coherente. En la indiesincrasia sónica de la subversividad hay muy pocos grupos [El columpio asesino siempre me ha convencido y encantado en estas lides], los que lo intentan se estancan en el postureo, los madrileños sencillamente lo llevan en su ADN.

Cuando uno de tus grupos tótem vuelve a dar en el clavo es difícil no caer en la pasión, la defensa y cierta subjetividad. A veces lo bueno se hace esperar, y lo mejor más aún. A falta de un bienvenido sorpresón de Los planetas estamos quiza ante el mejor disco del año, un álbum ya de culto. Como bien apunta su sello “tienen un don para soltar himnos generacionales, canciones que se quedan en tu memoria dejándote una sonrisa sarcástica inmune cantándole a la inteligencia humana, a la sensibilidad y a la osadía”. Una montaña es una montaña había dejado el listón bien alto, pero si alguien podía dar un derrape más y volver a acertar eran ellos. Chema, su batería, en una entrevista para Mondo sonoro, nos da alguna pista, “hemos trabajado con más tipos de guitarra y amplis. Queríamos un sonido más áspero”.

Cuidadísimo, sin fisuras, de sonido compacto y estudiadamente canallesco en todas las partes que se prestan a ello. A mil jodidas millas del aburrimiento y la mediocridad “con un vendaval de hits por montera” (Miguel Díaz Herrero) en apenas 37 minutos la alineación titularísima de los 11 temazos (no hay uno pocho) completa un LP IV (2014) sublime y gozoso que no puedes dejar de escuchar tirando peligrosamente al bucle infinito. El primer triunvirato sonoro es orgiástico: Amanece más temprano es un ariete más que engrasado, otra declaración de intenciones que se irá desgranando hasta la traca final. Le sigue la dupla más contundente: Bonzo y Me gusta que me pegues, que son sencillamente desde la primera escucha otros 2 himnos para engrosar el brillante repertorio punsetero (cancionzacas que adelantaron y que algunos tuvimos el privilegio de paladear en su magno bolo en El sol el pasado enero). El videoclip de la segunda es otra maravilla de un tema que en palabras de su frontwoman Ariadna “es una broma privada abierta a lo que cada uno quiera interpretar”. Su ruidismo, sus letras y sus energías te atrapan y te dan ganas de dejarte llevar y liarla parda.

Arsenal de excusas es otra joya de lírica exquisita, punzante y ácida ideal para dedicársela a algún/alguna ex y para petarla sobre las tablas. Siguiendo la estela de la anterior Falso documental y Tan lejos, tan cerca también profundizan en la temática de las relaciones sentimentointerpersonales con una visión finísima que sólo el universo de la banda nos puede brindar. Museo de historia natural y Los últimos días de Sodoma (ciclópea, épica, ejemplo de todas las virtudes e ingredientes de la formación y que también adelantaron en El sol) mantienen el nivel con un mensaje y un poso que aderezado de nuevo por su tino entre “ruido” (noise caviar beluga) y melodía nos siguen teniendo enganchados a la espera de próximas sorpresas.

Opinión de mierda merece un párrafo a parte. Ellos reconocen que “va un poco contra el todólogo universal, insoportable”. Una cancionzaca gloriosa que me recuerda la cotidianeidad de los mass media, desenmascarapaletines y demás periodisticuchos tertulianos sin titulación y con menos vergüenza. El grupazo capitalino vuelve a humillar sin pasteleos a una parte de la España profunda mediante una letra sencilla pero a degüello, sin sentimentalismos y brutalmente eficaz. Una guillotina moral necesaria y divertidísima. La pseudobalada punki Vaya suerte que tengo es un misterioso interregno de fases mágicas que vuelve a clavar su historia y su forma de contarla, bisagra y antesala para la irreversible y atractivísima salvajada siguiente/final.

Todo lo anterior no ha podido ser mejor recibido. Los que les seguimos desde hace al menos un par de años [que pena no haberlos descubierto antes] hemos quedado más que saciados, sólo ellos podían seguir superándose y así lo han hecho con nuestras expectativas. Pero aún queda un pelotazo bestial, un corte antológico que se alzará como una de las mejores canciones de todo éste mítico año melomaníaco. La pieza final: como A mil años luz en 2011 y El malestar continúa (2013) Nit d l’Albà se desmarca como la tonada más energética, vigorosa y descarriladamente bella de todo el curso musical, un hitazo himnotemazo instantáneo tan lapidario y eterno que lo mejor es dejarse conquistar sin oposición y gozarlo como uno de los mejores orgamos melómanos de toda una generación y una época alternativizante inmortal (otra más).

La polémica está ahí para el que la quiera, quién se pica ajos come. El quinteto lo tiene claro, “hay mucha gente dispuesta a sentirse ofendida con cualquier cosa”, y Chema va legítimamente más allá, “las sandeces son insondables [,] no conocen límites”. Ellos, la masterización de Fred Kevorkian, la mezcla de Brian Hernández y la producción de Pablo Díaz-Reixa (El Guincho) han remado para acabar en el mismo sitio: un discazo mayúsculo capital repleto de perlas más que tentador que consolida aún más al grupo facturado para recrearse en el directo y congratularte con cada reproducción.