Archivo de la etiqueta: Dominic Massó

[The prussians] «Hay mucho promotor fantasma suelto»

The Prussians img02

Love of lesbian, Second o Sidonie se pasaron en su momento al castellano. ¿Os veis a medio o largo plazo haciendo lo mismo o el modelo a seguir es más a lo L.A.¿Nunca digas nunca? Bien pues nunca nos pasaremos al castellano y tampoco nuestro modelo a seguir es L.A. Cantamos en inglés porque es la música que escuchamos y nos gusta más pero nuestra trayectoria es muy diferente a la de los grupos previamente mencionados. Nuestro objetivo es llegar a su nivel un día de estos

¿Alguna banda mítica en activo a la que sería un gustazo telonear? Arctic monkeys

Desde que sacasteis Mul mul y sonáis en Radio 3 ¿cómo estáis asimilando tantas buenas sensaciones? Todo fluye con normalidad a pesar de que la gente piense que estamos  a tope como muchos dicen la cosa va poco a poco y con buena letra, nos lo tomamos con calma y saboreamos mejor todos y cada uno de los momentos

Os escuché que el título de vuestro primer largo es una movida interna del grupo. Mi curiosidad sigue ahí. ¿Nos lo podéis explicar? Mul Mul proviene de un dialecto filipino y tiene un significado que no desvelaremos hasta sacar el segundo disco. Es un juego que surgió en el estudio y que está resultando curioso

¿Qué tal el público madrileño en IndependanceGenial la verdad, las pocas veces que hemos ido a Madrid nos hemos sentido muy a gusto y ya tenemos ganas de volver

Hace unos meses compartísteis cartel con Sidonie. ¿Os dieron algún consejo desde su veteranía? ¿Alguna formación de dilatada experiencia que os haya aconsejado algo? Pues lo cierto es que nos dieron la enhorabuena por lo que habíamos hecho y que estaban convencidos de que algún día jugaríamos en su liga, eso claramente nos motivó y alegró mucho. Niños mutantes también nos han apoyado al igual que We are scientists y el agente de Satellite stories

prsussians30plc01

¿Estáis centrados en los directos o ya tenéis nuevo material aparte del tema que nos adelantásteis en Montilla? Estamos centrados en ambas cosas creando nuevo material pero seguimos con el repertorio de Mul Mul para los directos, aún así metemos alguna sorpresa como puede ser 1 o 2 temas nuevos y la versión de Chet Faker y Flume Drop the game

¿Algún descubrimiento musical reciente de fuera que os flipe? ¿Y de aquí? Glass animals con los que tuvimos el placer de compartir escenario en Sevilla. De aquí lo cierto es que no hemos descubierto nada nuevo que nos motive. Igual por nuestra ignorancia en la música nacional

Lo mejor y lo peor de lo que vais viviendo en el aventurero mundo de la música. Lo mejor conocer ciudades nuevas y gente nueva. Lo peor mucho promotor fantasma suelto

Y ya por último el espacio para que digais lo que os apetezca. Barra libre para opinar pues. Dar las gracias a gente como vosotros que nos apoya, escucha, viene a los conciertos, comparte nuestra música y la disfruta como nosotros. Gracias a vosotros podemos seguir soñando

Respuestas: Dominic Massó

Preguntas: Pablo De Serna

The prussians son Dominic Massó, Tino Lucena, Gabriel Des punt, Jorge Alarcón y Ferchu Vallejos


[The prussians local La abuela rock Montilla sábado 31 enero 2015] Conquistas prusianocordobesas

prsussians30plc01

Siguiendo con los melómanos actos del 30 aniversario la familia poplacariense volvió a hacer piña arrimando el hombro con La abuela rock para degustar una de las delicatessen indies patrias más prometedoras y que van pegando cada vez más fuerte: los mallorquines The prussians, muchachada excelente y de talentazo constatado.

En un bolo memorable y al que no le faltó de nada Dominic, Gabriel, Jorge, Tino y Ferchu se fueron soltando en un crescendo efervescente contagioso para mostrar y exprimir todo su buen hacer e intensidad. Tirando de un set list eficientísimo (versión angloaustraliana muy surfera y regalo de una nueva composición incluidas) el grupazo isleño fue recorriendo su exitoso y brillante debut disquero en largo para ir flasheando la noche con alargues guitarropedaleados a la altura de bandas tan grandes como sus atractivas influencias. Cancionzacas como The place, Last call (todo un gustazo sentir en directo su cambio de ritmo rompecinturas y su subida demoledora), Games o A stone fueron saciando sonoridades y consolidando la juerga. Uno de los momentazos de la noche fue cuando su frontman al estilo del nuevo rollo de El columpio asesino se marcó la penúltima [aún quedaba el apoteósico truco final] arrancándose con las baquetas.

Comparado con Keith Richards no he estado en tantos conciertos pero no me puedo quejar. No es ningún topicazo y los que tuvimos el privilegio lo sabemos: Los prussians estaban en su salsa y más a gusto que nunca. En contadas ocasiones se ve a una formación tan cómoda y receptiva sobre las tablas. Y debajo de ellas: conforme avanzaba la cosa irían descendiendo del escenario y fundiéndose con el respetable el trítptico guitarrero prusiano para gozarlo saltones y bailongos con la primera y con todas las filas, había muchas ganas de pasárselo bien y se superaron todas las expectativas. Tal era el clima y el caldo de cultivo sónico imperantes que dulces y sorpresivizantes se marcaron un bis mítico viajando en un temazo extra dónde se fueron sumando instrumentos junto a la fiesta pura y dura.

Mul mul y sus creadores van pidiendo a gritos petarlo en un festival grande. El contexto no puede ser más proclive. El duende andaluz surfeó cada milímetro y la actuación prusiana ya forma parte de la élite histórica musical de la ciudad y extensos alrededores de tan bellas tierras sureñas. Sencillamente GRACIAS chavales, a seguir creando y petándolo, paladeando vuestras merecidas sensaciones y reconocimiento cómo si no hubiera mañana.


[The prussians] Caleidoscópicos mosaicos

The-Prussians-Nul-Nul-400x400

Tras las 2 primeras escuchas la sensación que te abriga es que el grupo tiene mucho talento y proyección inmediata atrincherado en capas más que atractivas saltando de unas a otras con elegancia y naturalidad.

Desde los primeros acordes se percibe un sonido fresco, disfrutable desde la primera reproducción y facturado muy limpio, con mucha calidad.

Éste melting pot venido desde las tierras de los míticos L.A. tampoco desdeña otra parte clave de una banda: la imagen: videoclips y estética cuidadísimos. Elegantes oscurantismos multisónicos y guitarreros compatibles a la perfección con la pista de baile.

Títulos sencillos pero contundentes y directos con refuerzos nietzscheanos que no escapan a la temática de la montaña rusa que siempre está latente (y muchas veces acaba por manifestarse) en las relaciones amorosas, las más decisivas y las que más marcan.

Maestría y excelencia en los cambios de ritmo y en las subidas: toda la instrumentación va confluyendo en atmósferas sorpresivas de ondas y ritmos más que llevaderos para firmar un álbum de conceptos enlazados, continuistas. Progresividad, profundidad y plurales matices fragmentarios.

Influencias, reminiscencias y concomitancias muy variadas: punzadas de Foals, interregnos de Jane´s addiction, trazas de Bloc party, rollos sonoros Vampire weekend, dulces fragmentos de Delorean, pero aún hay más. Deteniéndose en algunos de sus cortes da gusto descubrirse con finas pinceladas que recuerdan a pausas de los Killers [los dulces ecos de Cold trees (la dupla que se encadena a The hills se alza como el momentazo más feliz del disco)], exquisitas, míticas y apoteósicas implosiones que te erizan el vello (Last call, sencillamente dejaros llevar por su progresivo descarrilamiento, temazo máximo, subida mágica imparable, ojito a como pueden trabajársela en directo), microráfagas de Coldplay con juguetona y acertada licencia final (Red lips) para terminar cerrando con la intensidad galopante de A stone.

En pocas palabras, un decálogo sónico más que apañado con un efecto de halo y futuro plausibles y envidiables. Plasmando con precisión todas las energías y llamaradas de su rabiosa juventud esta muchachada suena de maravilla y salvo catástrofe inexplicable o abducción ovni va a dar mucho que hablar y escuchar y va a estar solicitadísima desde ya.