Archivo de la etiqueta: Galicia

[Monte del oso] Ruidismo lidérrimo

Monte del oso

La música que no emociona no sirve para nada. Un paso más allá de la deliciosa escuela del power pop caviar beluga Monte del oso fue uno de esos descubrimientos antes de que acabara el reminiscenciable 2015 maravillosociclópeos con los que te haces aún más melómano. Con estos navarrucos lo que está claro es que prioriza la emoción, el vigor, la melomanía, el putoamismo sonoro por los 4 costados, el simeonismo sónico. Delicatessen ruidista, maravillérrimo antiedulcopop, melomanías norteñas. Esto tiene que doler se torna desde el primer ► en alineación titularérrima de himnos incontestables desde el primer acorde.

Esto tiene que doler. De verdad, sin adulterar

Ariete que desde los primeros soleados guitarrazos te hace sentir algo especial. Con inicios como éste sabes ya de qué pasta está hecha una banda, los navarros desde luego están hechos de una exquisita.

CNI. Lo tuyo es libertad lo tuyo es anarquía

El bukake ruidistoguitarrero sigue firme hacia la gloria. Temazo brillantoelectrizante adictivo.

Te ayudaré con esto. Siempre que sonríes soy feliz

Himnérrima tonada. De las canciones más importantes de toda mi vida. Para mí entre las 14 mejores composiciones de la historia del mundo mundial. Aglutina todas las bondades y virtudes de la banda para tornarse en una bandera eterna hacia la politóxicomelomanía más radical, absoluta e irreversible. Es sencillamente una brutalidad himnaria tan inyectante y adictiva que sólo te cansarás de paladearla tras la escucha infinito + 1. Creo que J y el resto de Planetas pueden convenir que su estribillo soleado asesina tus malos rollos haciéndote surfear por recuerdos y sensaciones importantes, ésas que te acompañarán hasta irte al hoyo. Sí, las guitarras, ráfagas y pedaleos siguen inflamando pasión y las mieles de la mejor música (de aquí y allá). En serio, una cancionzaca que muchos matarían por haberla compuesto. Gracias Ion, Edu y Luis.

Perdón número 67. Esta vez no tengo nada que objetar

Letra al esternón [en tardenoches como hoy]. ¿Las guitarras? Pues ahí siguen, líderes junto a una cremosona percusión. Con estribillo parapapapá pop premium incluido

Amigo fuego. Eres pura vida, un ser libre, un salvaje, una bestia, todo hambre, puro arte

Las 6 y 4 cuerdas siguen fundiéndose con la batera para seguir con la clase magistral de noise pop clase supra de todo el álbum.

La eternidad. Por esos ojos te doy mis huesos

Otra preciosidad para la saca. Atmósferas postrimeras indestructibles, sí, hay que joderse, vaya guitarrismo más mitiquérrimo non stop. Maravillosa para acabar un concierto/festival.

Seca hierba del jardín de mierda. Seguiré hasta reventar, no voy a pensar voy a machacar

No os olvidéis de la lírica, que con cosicas como ésta los navarricos patentizan que aparte del indiscutible putoamismo ruidista también saben cuidar muy bien la literatura para espetarla como es debido delante de un micro y a ser posible de mucha gente.

El estado de las cosas. En el mar de la mediocridad sobran peces, sal ya de ahí

Muy rico nene, sí, Monte del oso sigue petándolo, esta muchachada sólo sabe fabricar hits. Muy reminiscenciante: los amigos que sólo eran colegas de cañas y personas que van y vienen en los ruidos y las lujurías de las nochemadrugás y/o juergas varias.

Como agua entre las manos. Las últimas estrellas, la central desierta, rompiendo carreteras. Como globos en verano

Otro atesorable lujo filoasiático de tempos e interregnos perfectos.

Os quiero aquí a mi lado. En mi cabeza estáis todos aniquilados

Sí, el nivel no sólo se mantiene sino que no para de crecer. Cedés de éste calibre te hacen recordar lo necesaria que es la buena música, la otra música que la escuchen los sinsangre y resto de flojitos mangutenses de la vida. Ya se sabe la miel no está hecha para la boca del asno, y muchas veces, es mejor así.

Nuevas aventuras. No hace falta si no quieres hablar sólo abrázame sin más

Pepinazo tocafibrense de cierre íntimo a lo La caja del diablo. Aquí acaba el VIAJE ¿y ahora?, volver a dar las gracias pues y retornar a su escucha las veces que hagan falta.

`Disparan las frases como ejecutan los riffs: a cuchillo, manda el nervio, guitarras abrasivas y cierta pulsión hardcore a cámara lenta´ (Luis J. Menéndez). Teniendo en cuenta estos últimos meses si tuviera el honorazo de aparecer interrogado en Los discos de mi vida de Mondo sonoro éste disco estaría sin duda entre ellos.

El verano de tu vida, la mujer de tu vida, el gol que le da a tu equipo La Orejona, un bourbon crema mientras ves el atardecer en la playa, conducir un descapotable vintage por una recta loca de la ruta 66, ésa película que te deja con el culo torcido, un libro que te abre los ojos. Los pamplonicas firman un debut que es un auténtico ametrallamiento de hitets popruidistas sin tregua, noise titánico selecto para paladares supramelómanos y para otros que opten por empezar a escuchar buena música. De facto y de iure en el creamiest top del año pasado, junto a Alborotador gomasio y Disco Las palmeras se me antoja el tríptico guitarrerodistorsionil invencible de 2015. En definitiva, un disquérrimo patrimonio inmortal de la melomanía.


[Igloo] Filointimismos galaicos

Igloo

Amén de acústicas, versiones y remezclas varias hay 2 claros momentos maravillosoépicos de pop de atardeceres en estado de dulce y buenos recuerdos (La reina ourensana y Restos de un naufragio).

Desde su exquisitoriginalísima presentación discompactera [en Ernie siempre han tenido buen gusto] a uno le apetece abrir el regalo, acurrucarse en la melomanía y dejarse sorprender. Lírica trabajada, voz conseguida, melodías pausadocontenidas, instrumentación soleada, producción valorable. Un trabajo tirando al culto desde la primera escucha con canciones de 3 a 5 minutos largos que de principio a fin se arroja como un tesoro sónico coleccionil siempre desempolvable de ésos con los que mola seguir completando la discoteca.

No son Los planetas, Tame impala ni Queens of the stone age pero estará genial seguir viendo a estos pontevedreses en salas y buenos carteles éste verano.


[Furious monkey house] Filogrunge proadolescente

digipack 3.9

Producción impecable, ritmos adherentes e infuencias de muy buen gusto: Run de Furious monkey house, Galicia calidade again. Todo un mérito 101% plausible marcarse tonadas de éste calibre en un combo pontevedrés que se mueve entre los 10 y 13 años de edad de sus miembros. El detalle de grabar en Abbey road bien parece que ha ultramotivado para abrillantar aún más su sonido: una oportunidad e inicio produccioniles que a muchas bandas les hubiera cotizado al alza. `Una forma genial de mostrar lo importante que es la educación musical´ (Arturo Paniagua).

Ell@s y yo lo tenemos claro, los 90 molan mucho más que los sobrevaloradísimos 80. La voz de Mariña guía un anglopop juvenil de guitarras y ráfagas efervescentes, una propuesta ideal para pensamientos y contextos estivales. Y si no deteneros en el temazo Hey girl. Si Kurt Cobain estuviese vivo al menos esbozaría una sonrisa ante los sonidos de una chavalada que derrocha frescura y que algún día puede hacerse grande y gozar en festivales.


[Vetusta Morla] La liga de las estrellas

 

Vetusta

Vetusta Morla nunca ha firmado con una discográfica. 3 discos de oro, giras internacionales y sold outs garantizados en festivales y conciertos. Lejos queda aquel día en que 7 personas fueron a verlos al club Clavicémvalo (Lugo). Vetusta ya no es un sueño, es un trabajo muy serio. En 2008 decidieron dejar sus trabajos para dedicarse exclusivamente a la música.

¿Os alegráis de que el éxito os haya llegado a los 30 y no antes? `He conocido a gente muy famosa con 20 años y no lo lleva bien. Yo mismo tenía un grupo en los 90 y pensaba que era el rey del grunge. Si hubiera triunfado entonces me hubiera vuelto un gilipollas (Álvaro B. Baglietto)

`Voy muchísimo. Lo mío con el cine es enfermizo´ (Juan Pedro Martín, Pucho)

Verónica Martín, Vogue, abril 2015


[Mondo sonoro] Editorial noviembre 2015

TdAB

Puede sonar extraño pero teníamos una deuda emocional con Triángulo de amor bizarro. Es algo metafórico claro está pero somos gente de corazón por mucho que algunos duden. La banda gallega ha formado parte de nuestra trayectoria desde la distancia pero como esos amigos lejanos a los que ves de vez en cuando y sientes que las cosas no han cambiado. Amigos eso sí [que] te tumbaban a guitarrazos cortantes en pleno estómago, baquetazos secos en las sienes y melodías malcaradas en toda la jeta. Apreciamos a las bandas que no buscan el camino fácil, que prefieren la carretera y el escenario de distancia corta a ser figurantes en el mundo de las estrellas del rock. Y está claro que [estos galaicos] nunca han ido a lo fácil opta[n]do por producciones rasposas, amplis al 11 y tocar a 200 bpm´s. No es buena manera de ganar centenares de miles de fans pero sí para ganar algunos miles que se romper[á]n la cara defendiéndoles en cualquier acalorada discusión de bar.


[Disco Las palmeras!] Paliza a la mediocridad

Asfixia

Un grupo capaz de facturar canciones tan brutalérrimas, decisivas e irreversibles como Estados emocionales (y vaticanos) [Nihil obstat] y De cuando aún había esperanza [Ultra] es desde ése momento un combo a tener en cuenta. Ruidismo titánico, impactos distorsionantes improntantes que irradian fortuna. “Amplia[n]do su campo de batalla creciendo en espiral dando paso a una tremenda sucesión de temas en los que las intensas atmósferas se mantienen e incorporan nuevos elementos con los que se acercan al pospunk e incluso dejan asomar un aliento pop que explota resolviendo la ecuación de manera arrolladora” (Enrique Peñas).

Probablemente el mejor trabajo del año, para mí sin duda el mejor (hasta que alguna formación me demuestre lo contrario en lo que queda de 2015, que lo dudo). Guitarras imperiales, multiplicadoras, percusión atávica, teclados hipnóticos: adicción melomaníaca automática y perenne.
Ostiones hiteros uno detrás de otro, reverberancias adherentes, inmediateces eternas, el sonido discopalmeriense se tatúa en tu melomanía viajando en ondulaciones, espacialidades, cosmicidades encabronadas, envenenadas, indetenibles. Asfixia “noquea por su efervescente combinación de melodía y electricidad” (José Carlos Peña). Criptocracias sublimes, decálogo generacional a calzón quitao y tumba abierta, los Nirvana gallegos (o lo más parecido a tal declaración, de lo que estoy absolutamente convencido es de que si Kurt Cobain pudiera escucharlos no podría no gozarlo), una banda y disco necesarios, de cabecera, de culto.

“Sonido apabullante, avalancha de baterías y guitarras en combustión, melodías certeras transmite[ntes] de felicidad” (Jesús R. Lenin). La del pulpo en el mejor sentido de la palabra. Pocas veces he sentido una necesidad casi tan homicida de escuchar un disco tan en bucle. Ser un jodido melómano te puede llevar casi a la locura o desempolvando la elegancia de Passion pit, “la música que te hace feliz acaba siendo la más poderosa”.

Tarde y mal. «Sensación de despegar el filo en tu cuello». El primer golpe según llegas, así de sopetón. Antes de que te des cuenta ya te han atrapado envolvencias salvajes, sobrenaturales.

Cállate la boca. «Le va a salpicar». Mensaje y ritmo deliciosos. A mí me encanta para reírme de los paletines con maletines que se arrastran como reptiles. Cuando no te has recuperado del primer asalto sigue la ensalada de palos sónicos.

El final del círculo. «El final es el principio lo demás es sólo un ciclo». “Es probablemente mi preferida. A pesar de que sigue teniendo un punto fuerte de distorsión de guitarras en el fondo no deja de ser un tema de psicodelia muy 60” (Diego Castro, voz principal y guitarras).

En el agujero. «Una estampida emocional». Resonancias ciclópeas, mágicas.

Morir o matar. «Pienso devolver los golpes que me dan». Una de las mejores composiciones que he escuchado en los últimos 2-3 años. El modo en que Martiño hace que vaya cabalgando la batería y como se van engrosando voz e instrumentos, la forma en que se va adentrando es de tal grandeza que lo más recomendable es dejarse llevar y soltar algo así como “joder, que buena es esta muchachada”.

Élites. «No esperes esperar». Como la mayoría de los cortes asistimos a otra clase magistral de cómo crear una intro gloriosa.

Ráfagas en mi cerebro. «El olor del miedo». Profundidades fusionantes exquisitas.

Fuego. «Queriendo y sin querer la sensación». La aventura continua impoluta, sin fisuras.

Disparo. «Un medio y un fin en sí». Vertiginosa, descarrilada. Sigues sin poder escapar, y gracias, esto es lo mejor que te puede pasar con las obras de arte que marcan la banda sonora personal e intransferible de nuestras vidas.

La calma. «Lo destruido se construirá». Reposo engañoso. Chisporroteos y repiqueteos nocturnos probladerunner.

Diego, Martiño y Julián, gracias, seguir así, facturando himnos generacionales y dejándoos conducir por tan bellas pulsiones.


[Disco Las palmeras y Leone El sol viernes 29 mayo 2015] Asfixias indómitas

Disco Las palmeras 2
En una sala menos concurrida de lo merecido los primeros en abrir la lata fueron el quinteto Leone. Echando mano de un multinstrumentismo rockgamberril tropicalizante filodistorsionante ágil en la pausa y tempos entretuvieron más que de sobra al personal con una actuación divertida y bien ejecutada. Una simpática formación con ráfagas a lo Salvaje Montoya perfecta para allanar el camino hacia el siguiente nivel.

Tras unos semidesesperantes problemas técnicos Disco Las palmeras compensaron el marrón desplegando un bolo facturado para el culto desde el primer acorde. Del tirón y sin bis ni parrafadas intercancioniles varias los guitarrazos pedaleados abrasivos en su indivisible alianza con unas percusiones ciclópeas y un teclado más que apañado entrando sabio en sus momentos el combo gallego dio un repaso compensado y melómano a sus 3 largos hasta la fecha. Nihil obstat y Ultra se fundieron en sus atractivos y filocrípticos sonidos a Asfixia, un discazo brutal desde ya entre lo mejorcito de 2015. Sin tregua ni objeción temazos muy serios como Me la jugásteis en China, A los indecisos, La casa cuartel y Desde hoy perfecto se incardinaron en un magma explosivo junto a otros himnos como Parte del engranaje y Absenta. Con colaboraciones sorpresa como la del cantante de Juventud juché de la última hornada noisegalaica retumbaron gozosas Élites, Morir o matar, Cállate la boca y Tarde y mal, que contó para el cierre con un double dragon colaboracionil para rematar un conciertaco de aupa de ésos que quieres que duren un poco más y que dejan cristalino los instantes gloriosos en los que siguen inmersas nuestras sonoridades independientes patrias.

Disco Las palmeras cabecera

Diego, Julián y Martiño demuestran todas las bestiales texturas y contundencias que se pueden conseguir en tríptico. Seguramente uno de los tríos más en forma y decisivos del panorama alternativo actual. Kurt Cobain se lo hubiera pasado de puta madre, servidor desde luego lo gozó.

Fotografía: Mauricio Catón
unnamed


[Novedades Carminha] Cóctel galaicotropical cañí

Imagen

Igual que el genial debut de Los Gomasio en menos de media hora (en tan sólo 21 minutos para ser exactos) Novedades Carminha nos sumergen en unos ritmos adherentes, festivaleros y juerguistas demostrando todo su potencial: hit tras hit, composiciones bailongas y cachondas carne de cañón perfecta para cualquier contexto en que la diversión esté servida y asegurada.

Los compostelanos demuestran que con bajo, guitarra y batería te puedes sacar unos sonidos cojonudos y más que suficientes para empezar y seguir los festejos varios hasta que la música aguante.
Surfeando entre el rock, el garaje y el punk su álbum está facturado para el directo desde el minuto uno [como bien he podido comprobar en un par de ocasiones Radio 3 y Fnac mediante].

 

El triplete Juventud infinita, Antigua pero moderna y Tú antes molabas derrocha tales ondas energéticas que es imposible no arrancarse al tarareo y al movimiento. Grandísima la pieza Non quito o chándal, carcajada sonora sátira retratante cronológicamente en el clavo. Como ellos mismos afirman en Mondo sonoro “el rocanrol es bailar, sonreír y frotarse. Hemos escuchado mucho garaje, mucha psicodelia y rock and roll pero tampoco hemos querido dejar de lado las melodías pop que nos hacen sonreír por las mañanas”.

 

Títulos buenísimos dificilísimos de superar como vienen acostumbrándonos desde sus orígenes hace ya más de un lustro. Van al grano, pasan de pasteleos y eso siempre es de agradecer: letras directas, canallas, divertidísimas. Un disco recomendadísimo para el veranito más molón y para los días soleados y de buenos cócteles.

 

“Se suben a la cresta del garaje pop. Energía, frescura, diversión e irreverencia son aquí el patrón equivalente a fuego, tierra, agua y aire” (Nonito PEREIRA).

 

Zas en toda la boca, la primera en la frente. El disco empieza con el temazo Juventud infinita (homónimo de todo el trabajo) para dejar bien claro desde el principio por donde van a ir los tiros. Canciones sencillas pero tremendamente eficaces con una temática liberada creativa e inspirada más profunda de lo que pueda parecer y con la que la banda está alcanzando su mejor momento de forma y que es claro ejemplo de su empujón definitivo en el muchísimas veces gratificante mundo de la música.

 

Unos zagales muy buenos músicos y buena gente a los que se les percibe sus ganas y su buen rollo y fuerza sin prejuicios ni miedos estúpidos desde los primeros fotogramas patentizando que, como todos los grandes, lo importante es pasárselo bien haciendo la música que a uno le guste si pararse a pensar y acabar rallándose para intentar dar gusto a todo el mundo. Hacen lo que les enrolla y como les cotiza (al alza obviamente) y al que no le guste no problemo que para gustos colores como suele decirse.

 

El álbum suena perfecto en su estilo y se digiere y paladea desde la primera escucha. No hay que buscarle los 3 pies al gato. Suena a lo que suena y con perdón o sin él suena de puta madre.


[La dance] Onirias pop

Imagen

Con su segundo largo, Ciclosférico (2014), el grupo coruñés La dance abandera una alternativa pop dulce muy completita que entra desde la primera escucha con cambios de intensidad, subidas y giros de ritmos sorpresivizantes.
Lírica trabajada a cargo de Víctor LEDO que va  bailando con unas melodías y estructuras que investigan desde capas atmosféricas pro chill out (muy presentes en la expansiva y creciente Plan b) hasta sonidos más compactos y electrónicos pasando por trazas de ambientaciones sónicas profundas e intimistas.

Títulos de las canciones muy atractivos, sin complejos en tempos ni instrumentación la innegablemente atractiva voz de Paula PÉREZ va hilándose y difuminándose lumínica en provechosas letras que tema tras tema van demostrando en muchos cortes un encadenamiento y aperturismo de los versos que galopan con igual elegancia que energía, caso palmario en 3 objetivos intactos (que también atesora unos ecos bastante interesantes). Pero si tienen que hablar en plata tampoco se cortan en sus textos, genial el de Esto que tú y yo tenemos.
Tras la contundente Lluvia sideral alcanzan un momento clave en las ráfagas muy cercanas al sonido piratas en Ilusiones de profundidad monoculares, pieza dónde se vuelve a demostrar lo directo y la altura de sus letras.

En compendio, 13 canciones especiales (algunas suavemente cósmicoespaciales) de ensoñaciones pop relajantes pero también haciendo hueco a la introspección, la profundidad y la fuerza.