Archivo de la etiqueta: Himnos

[Loudly] Naturismos andalúmeridionales

loudly

Tras una tercera y/o cuarta escucha mientras paladeaba una cerveza granaína premium iba interiorizando toda la calidá que despliegan y tienen visos de expansivizar estos almerienses.
Desde los primeros acordes de `El fin del mundo´ las guitarras te van conduciendo a través de un pop contundente (y destilando buen bizcochismo ilustrado si se tercia) de vetas vetustianomórlicas, es decir lubricando eficientemente épica, profundidad y calidad sonora.

“Rabia y pasión. Van a cuello [tirando de un] power pop [anglo de los primigeniogarajeros] Nada surf. Se han dejado la piel para que te quedes con ganas de más” (Carmen Mateos). Minutaje equilibrado, ritmos medidos con mimo, canciones sin prisa, sin pausa y con fases, fogonazos y ráfagas propias de grupazos ya consagrados como los Lori, Second o León Benavente.

Fragmentos filoruidistas destilando indi patrio fresco como un buen gazpacho o salmorejo o tan disfrutable como unas gambas choqueras y jamón pata negra bien regados con merecidos licores. 5 temas que sirven de aperitivo de comilona de boda a cargo de un combo andaluz que bien merece colarse en más de 1 de los festivales nacionales más cremosones, como el Sonorama o el sureño filofamiliar South pop por ejemplo.

Como bien apunta Laureano Navarra (Clifford records) son “canciones que te guían al último rayo de sol, guitarras brillant[o]crujientes aptas para almas de destrucción masiva. Un puente fundacional entre la nación progresiva de los 70 y todo lo que conlleve la etiqueta post”.

Los piropos merecen seguir, “un alt rock de inmediatez e impacto con raíces noventeras con un par de cojones” (Jesús Cobarro, Noise box).

Aunque use una parábola ya recurrida hay que reconocer que el tema-cierre `De madrugada´ suena bello, heroico, digno para ser tocado en un (pre)atardecer mítico con palmeras y olor a sal o en la alta montaña para contemplar desde tu atalaya lo pequeños y frágiles que podemos llegar a ser los humanoides.

Por cierto son 3 (Juantonio Góngora [guitarra y voz], Isaías Arenas [guitarra] y Juanjo Rodríguez [batera]), como muchas de mis bandas tótem (Nirvana, We are scientists, Monte del oso, Nada surf o Disco Las palmeras.

Un epé delicioso para escuchar en más de un contexto salpicado de lírica y melodías guitarreras que más de una banda firmaría para salir a la palestra de la industria.


[Monte del oso] Ruidismo lidérrimo

Monte del oso

La música que no emociona no sirve para nada. Un paso más allá de la deliciosa escuela del power pop caviar beluga Monte del oso fue uno de esos descubrimientos antes de que acabara el reminiscenciable 2015 maravillosociclópeos con los que te haces aún más melómano. Con estos navarrucos lo que está claro es que prioriza la emoción, el vigor, la melomanía, el putoamismo sonoro por los 4 costados, el simeonismo sónico. Delicatessen ruidista, maravillérrimo antiedulcopop, melomanías norteñas. Esto tiene que doler se torna desde el primer ► en alineación titularérrima de himnos incontestables desde el primer acorde.

Esto tiene que doler. De verdad, sin adulterar

Ariete que desde los primeros soleados guitarrazos te hace sentir algo especial. Con inicios como éste sabes ya de qué pasta está hecha una banda, los navarros desde luego están hechos de una exquisita.

CNI. Lo tuyo es libertad lo tuyo es anarquía

El bukake ruidistoguitarrero sigue firme hacia la gloria. Temazo brillantoelectrizante adictivo.

Te ayudaré con esto. Siempre que sonríes soy feliz

Himnérrima tonada. De las canciones más importantes de toda mi vida. Para mí entre las 14 mejores composiciones de la historia del mundo mundial. Aglutina todas las bondades y virtudes de la banda para tornarse en una bandera eterna hacia la politóxicomelomanía más radical, absoluta e irreversible. Es sencillamente una brutalidad himnaria tan inyectante y adictiva que sólo te cansarás de paladearla tras la escucha infinito + 1. Creo que J y el resto de Planetas pueden convenir que su estribillo soleado asesina tus malos rollos haciéndote surfear por recuerdos y sensaciones importantes, ésas que te acompañarán hasta irte al hoyo. Sí, las guitarras, ráfagas y pedaleos siguen inflamando pasión y las mieles de la mejor música (de aquí y allá). En serio, una cancionzaca que muchos matarían por haberla compuesto. Gracias Ion, Edu y Luis.

Perdón número 67. Esta vez no tengo nada que objetar

Letra al esternón [en tardenoches como hoy]. ¿Las guitarras? Pues ahí siguen, líderes junto a una cremosona percusión. Con estribillo parapapapá pop premium incluido

Amigo fuego. Eres pura vida, un ser libre, un salvaje, una bestia, todo hambre, puro arte

Las 6 y 4 cuerdas siguen fundiéndose con la batera para seguir con la clase magistral de noise pop clase supra de todo el álbum.

La eternidad. Por esos ojos te doy mis huesos

Otra preciosidad para la saca. Atmósferas postrimeras indestructibles, sí, hay que joderse, vaya guitarrismo más mitiquérrimo non stop. Maravillosa para acabar un concierto/festival.

Seca hierba del jardín de mierda. Seguiré hasta reventar, no voy a pensar voy a machacar

No os olvidéis de la lírica, que con cosicas como ésta los navarricos patentizan que aparte del indiscutible putoamismo ruidista también saben cuidar muy bien la literatura para espetarla como es debido delante de un micro y a ser posible de mucha gente.

El estado de las cosas. En el mar de la mediocridad sobran peces, sal ya de ahí

Muy rico nene, sí, Monte del oso sigue petándolo, esta muchachada sólo sabe fabricar hits. Muy reminiscenciante: los amigos que sólo eran colegas de cañas y personas que van y vienen en los ruidos y las lujurías de las nochemadrugás y/o juergas varias.

Como agua entre las manos. Las últimas estrellas, la central desierta, rompiendo carreteras. Como globos en verano

Otro atesorable lujo filoasiático de tempos e interregnos perfectos.

Os quiero aquí a mi lado. En mi cabeza estáis todos aniquilados

Sí, el nivel no sólo se mantiene sino que no para de crecer. Cedés de éste calibre te hacen recordar lo necesaria que es la buena música, la otra música que la escuchen los sinsangre y resto de flojitos mangutenses de la vida. Ya se sabe la miel no está hecha para la boca del asno, y muchas veces, es mejor así.

Nuevas aventuras. No hace falta si no quieres hablar sólo abrázame sin más

Pepinazo tocafibrense de cierre íntimo a lo La caja del diablo. Aquí acaba el VIAJE ¿y ahora?, volver a dar las gracias pues y retornar a su escucha las veces que hagan falta.

`Disparan las frases como ejecutan los riffs: a cuchillo, manda el nervio, guitarras abrasivas y cierta pulsión hardcore a cámara lenta´ (Luis J. Menéndez). Teniendo en cuenta estos últimos meses si tuviera el honorazo de aparecer interrogado en Los discos de mi vida de Mondo sonoro éste disco estaría sin duda entre ellos.

El verano de tu vida, la mujer de tu vida, el gol que le da a tu equipo La Orejona, un bourbon crema mientras ves el atardecer en la playa, conducir un descapotable vintage por una recta loca de la ruta 66, ésa película que te deja con el culo torcido, un libro que te abre los ojos. Los pamplonicas firman un debut que es un auténtico ametrallamiento de hitets popruidistas sin tregua, noise titánico selecto para paladares supramelómanos y para otros que opten por empezar a escuchar buena música. De facto y de iure en el creamiest top del año pasado, junto a Alborotador gomasio y Disco Las palmeras se me antoja el tríptico guitarrerodistorsionil invencible de 2015. En definitiva, un disquérrimo patrimonio inmortal de la melomanía.


[León Benavente] Rugidos gloriosos

2

`Habitación 615´ (cuya épica atmosférica con intro a lo Gladiator se torna sublime novelería, Ser brigada´ ha encontrado una pareja de baile cinéfiloperfecta), `California´ (road movie song [como el resto del álbum] maravillosa, ariete ideal para abrir la lata. Soleada, radiante), `Gloria´ (uno de los himnos del año ya entre la crema leonbenaventista de hecho y de derecho. Temazo de narración y arquitectura novelesca excelso), `Tipo d´ (adentrativa, improntante), `La ribera´ (deliciosa en su crescendo). Instrumentación y ejecución ciclópeas, letras al esternón, como ropa carbonizando tu piel las composiciones se te van inyectando con gusto y sin remedio.

El leónbenaventismo ha vuelto para seguir demostrando el excelente estado de forma de la etapa imperial del indi. Desde que videé sus bolos en Montilla y Madrid (en Santander por desgracia no pudo ser al emplazárseles a una hora intempestiva e impropia a su despliegue y talentosidad) sabía que olían a leyenda alternativa patria: carrera de fondo, mágica aura de antiheroísmo, pausa (similar a Iniesta en el fútbol), empaque y saber estar. El cuarteto iniciático de hits te deja con el culo torcido, y ya con el epílogo filorecitado de la última pista sabes que es de ésos discos que proyectan una fuerza al alcance de pocos. Una colección de temazos que te va enganchando por su calidad y cercanía emocional. `Somos gente de la época en que vivimos y las cosas que pasan a nuestro alrededor se acaban colando en lo que escribimos aun siendo canciones que queremos que perduren´ (Abraham Boba).

La hornada himnariogeneracional sigue agigantándose. Como diría mi viejo sólo tienen prisa los delincuentes y los malos toreros. Un grupo necesario y referente desde su debut León Benavente siguen evolucionando hacia delante sin olvidar su pasado,  de esos combos aceite de oliva virgen extra que van destilando a su tiempo su oro sónico. Acción, redención, sabiduría, tempos e interregnos gloriosos (disfrutar por ejemplo de `Nuevas tierras´ y `La vida errando´), 2 [Warner, 2016] no necesita más de 35 minutos para patentizar que es un monumento sonoro desde la primera escucha. Carne de cañón para el culto, hasta que se demuestre lo contrario Dos (chungo) desde ya es uno de los mejores artefactos musicales del año de gracia número 16 de los 2 miles. Una obra maestra para degustar en bucle y a rabo ya sea con auriculares o a todo trapo conduciendo o en vivo en sala o festival. Artesanía melómana en estado puro.


[Cultura inquieta/Charco 2015] Motorizaciones planetocrepusculares

Los planetas 28

La plaza de toros getafense volvió a ser testigo de artistas y conciertos variados para volver a completar otra más que molona jornada de un festival veraniego que va ganando muchos enteros. El exótico y dulce bizarrismo de Pedrina y río, Camila Moreno con su intimismo apañado, la pausa cantautoril filotropicalizada de Little Jesus, el cantautorismo incisivo y protestatario prorockero de Nacho Vegas y un pintón poperismo panamericano a cargo del original Gepe precedieron al espléndido bolo de El mató a un policía motorizado, que desplegó un más que correcto y pintón estilo propio con fases de recogimiento shoegazer premium. No faltó ni falló la gloriosa dupla dinásticoescórpica Chica de oro y Mujeres bellas y fuertes.

El mató a un policía motorizado 6

Como dijo Savage, la emoción destilada es la esencia del pop. A J, Florent, Eric, Banin y Checopolaco (Los planetas, indiscutibles cabezas de cartel y la banda nacional aún en su vigencia de más importante e influyente) se les ve más en plena forma que nunca derrochando una segunda juventud envidiable y revitalizada haciendo sonar sus canciones de manera contundente y mágica. Melodías pluscuamperfectas sacando todo el bravío que llevan dentro. El movimiento se demuestra andando y de qué manera. Los granadinos surfearon todo su arte a través de una actuación magnísima dejándose llevar en sus melomanías a través de 17 cortes a lo largo y ancho de todos sus palos, desde la más reciente etapa filoflamenca hasta su invencible noise pop (noventero) shoegaze que siguen abanderando liderísimos.

Sentimientos puros desde las entrañas, un acontecimiento montañorusístico a través de toda la amplia gama planetera. Brillando en fases de contemplación y religiosidad [Ya no me asomo a la reja, Corrientes circulares en el tiempo o el momentazo mayúsculo de Toxicosmos («Y estallan los sentidos en colores aún por inventar»)] y mala leche himnaria (El duendecillo verde) hasta ráfagas legendarias (La caja del diablo, Segundo premio, De viaje), sin pasar por alto atractivísimas composiciones (Alegrías del incendio, Romance de Juan de Osuna). En lides colaboracionistas La bien querida se aderezó con gracejo para No sé cómo te atreves y si casi una semana antes en Benicasim nos deleitaran con la colaboración de Mendieta, en éste caso sería Santiago motorizado el elegido para enriquecer Un buen día, devolviendo “el favor” de la previa colaboración Jotil con los pibes platenses.

Tan en su salsa estaban que aún no previsto en su setlist nos hicieron gozar con un bis ingredientado con la mala baba y flamenquería de Reunión en la cumbre y el himno generacional Pesadilla en el parque de atracciones, una de ésas canciones que lo explican casi todo intravenándose desde el primer play o directazo irreversiblemente en la banda sonora de tu vida.

Joe Crepúsculo 7

Joe Crepúsculo a pecho descubierto, calzón quitao y tumba abierta hasta se arrojó con una versión de Maricas (Los Punsetes) de nuevo con un Nacho Vigalondo entregadísimo en sus locuelas danzas y algunos amiguetes juerguenses más presentando nueva cremita (Nuevos misterios) y una selecta selección de sus electrochispeantes hits de siempre.

En suma, una buena selección musical coronada por un triplete final jugosísimo. La nota negativa: limitar la libertad de movimiento de los profesionales de la prensa. No tiene ningún sentido. Dejar entrar y salir del recinto libremente no es un lujo, que uno viene de la miel sobre hojuelas del mágico y toropoderoso FIB y de los cremosones Tomavistas y Sansan dónde no nos pusieron ninguna pega, sino todo lo contrario. Si me apetece volver al coche a comer y/o beber algo o por alguna otra cosa que necesite y pueda haber olvidado y volver a la zona de conciertos es tan de cajón como legítimo. Sería un pasteleo inerte no señalarlo, por lo demás una organización muy buena llena de currantes y sin ningún incidente a lamentar.

Fotografía: Alfonso Vega


[Varry brava en Madrid] Varrybravísimo

Sala Café La palma

Ciudad Madrid

Promotor atrapalo.com

Juernes 26 noviembre 2015

Móvilgrafía Pablo De Serna

Óscar y Aarón Café La palma

Aún recuerdo la cremosona desvirgación sónicovarrybravense en la Moby dick allá por febrero de 2013 y las ganazas acumuladas que me quedaron de la pasada edición del Arenal sound, dónde la loca climatología chafó un show que hubiera sido colosal ya que los muchachos de Varry brava petan cualquier garito pero ya en la salsa y las dimensiones de un festival ni os cuento. Reforzados para armar el quinteto por un bajista y un batera Óscar, Aarón y Vicente comparecieron bajo las luces con muchas ganas de liarla parda (again and again) y con un repertorio cada vez más variado y juguetón. Demasié y Arriva siguen sonando de maravilla en cualquier formato y a falta del próximo disco dan más que de sobra para implementar unos bolos bailongos y fiesteros dónde los haya. Irradiando siempre buenas sensaciones el combo “consiguió que lo nuevo no lo pareciera tanto y que lo antiguo permanezca vivo para siempre” (Álex Jerez).

Glams por dentro y fuera el estilo y base varrybravenses dan pie a numerosos crescendos y ganas de pasarlo bien sublimando el buenrollismo ilustrado y la fiesta pura y dura. A Aarón Sáez ya no le vamos a descubrir en sus llamativas y mágicas idiosincrasias pero a destacar en estética la chupa proDrive michaeljacksonera que se marcó el frontman para ir desgranando hit tras hit. Porque en eso se arraiga la formación murcianica.

“Hicieron bailar, reivindicaron y emocionaron entregado[s] como siempre” (Esther Al-Athamna). Igual que en el Sansan (dulcísimas remembranzas oiga) arrancaron con la ciclópea e indestructible Playa, un himnaco mayúsculo expansivizante hasta el orgasmo estival que se me antoja inmejorable y de momento invencible para cerrar un concierto de estos majísimos y juerguenses muchachos. Le siguieron entre otras codas tan pegadizas como Ilegal, Ritual, Navidad y Oh oui oui.

Para el bis tras un break exprés perfectamente acotado para un buen sorbo a un cóctel premium, cerveza de rigor y/o chupito además de para reatrezarse al gusto arrancarían con la prochimobayesca Fantasmas seguida de Radioactivo para recrearse y alargar el inevitable final todo lo que merece el temón inmortal No gires, dónde ya todos y todas nos vinimos arriba y Óscar Ferrer se bajó para mezclarse entre la juerga poniendo la guinda a un gran concierto, es decir, que siempre deja con ganas de más y que impronta en la memoria sonora colectiva de muchas personas. De nuevo graciacas por vuestro despliegue y actitud, no cambiéis nunca, que la juerga os acompañe que nosotros seguiremos haciendo lo propio.


[Previa Los planetas] Retomando órbitas

Planetas

5 años de silencio y proyectos paralelos varios (Los pilotos y Grupo de expertos solynieve) han sembrado una expectación brutal que allana el camino para volver a salir por la puerta grande. J, Florent, Eric, Banin y Julián presentarán su sentío EP Dobles fatigas que como pincela su propio sello surfea entre «spacerock, indiepop [y] psicodelia jonda» (El segell del Primavera).

Ése primer beso y ésa primera relación sexual con la chica que te gusta, el gol que le da a tu equipo la Copa de Europa, que te toque un buen pellizco en la lotería, una buena desconexión en una calita desierta… un concierto de Los planetas también está en El olimpo de éstas sensaciones. No estás ante un simple bolo, se trata de todo un acontecimiento, melomanía pura, la sensación de estar viviendo algo histórico, verdaderamente decisivo, improntante, irreversible.

Tras su primera parada en Granada la madrileña sala But será la encargada de acoger tan magno acto en el que el combo andaluz desplegará a buen seguro artillería pesada de su indiscutible y consagrada carrera a través de caviar beluga sónico pop, noise, shoegaze, psicodelia y cosmicidad filoflamenca. Han vuelto y no tienen nada que demostrar salvo que siguen teniendo la capacidad de facturar himnos generacionales desde la primera escucha. El viaje continúa, la leyenda también.


[Los Punsetes] Santo pedal, bendita distorsión

not_228509I

La irreverencia shoegaze cañí vuelve a ser adictiva. Aparte de ser unos incontestables maestros del noble arte de la distorsión Los Punsetes siempre han demostrado (y siguen haciéndolo) una actitud impecablemente coherente. En la indiesincrasia sónica de la subversividad hay muy pocos grupos [El columpio asesino siempre me ha convencido y encantado en estas lides], los que lo intentan se estancan en el postureo, los madrileños sencillamente lo llevan en su ADN.

Cuando uno de tus grupos tótem vuelve a dar en el clavo es difícil no caer en la pasión, la defensa y cierta subjetividad. A veces lo bueno se hace esperar, y lo mejor más aún. A falta de un bienvenido sorpresón de Los planetas estamos quiza ante el mejor disco del año, un álbum ya de culto. Como bien apunta su sello “tienen un don para soltar himnos generacionales, canciones que se quedan en tu memoria dejándote una sonrisa sarcástica inmune cantándole a la inteligencia humana, a la sensibilidad y a la osadía”. Una montaña es una montaña había dejado el listón bien alto, pero si alguien podía dar un derrape más y volver a acertar eran ellos. Chema, su batería, en una entrevista para Mondo sonoro, nos da alguna pista, “hemos trabajado con más tipos de guitarra y amplis. Queríamos un sonido más áspero”.

Cuidadísimo, sin fisuras, de sonido compacto y estudiadamente canallesco en todas las partes que se prestan a ello. A mil jodidas millas del aburrimiento y la mediocridad “con un vendaval de hits por montera” (Miguel Díaz Herrero) en apenas 37 minutos la alineación titularísima de los 11 temazos (no hay uno pocho) completa un LP IV (2014) sublime y gozoso que no puedes dejar de escuchar tirando peligrosamente al bucle infinito. El primer triunvirato sonoro es orgiástico: Amanece más temprano es un ariete más que engrasado, otra declaración de intenciones que se irá desgranando hasta la traca final. Le sigue la dupla más contundente: Bonzo y Me gusta que me pegues, que son sencillamente desde la primera escucha otros 2 himnos para engrosar el brillante repertorio punsetero (cancionzacas que adelantaron y que algunos tuvimos el privilegio de paladear en su magno bolo en El sol el pasado enero). El videoclip de la segunda es otra maravilla de un tema que en palabras de su frontwoman Ariadna “es una broma privada abierta a lo que cada uno quiera interpretar”. Su ruidismo, sus letras y sus energías te atrapan y te dan ganas de dejarte llevar y liarla parda.

Arsenal de excusas es otra joya de lírica exquisita, punzante y ácida ideal para dedicársela a algún/alguna ex y para petarla sobre las tablas. Siguiendo la estela de la anterior Falso documental y Tan lejos, tan cerca también profundizan en la temática de las relaciones sentimentointerpersonales con una visión finísima que sólo el universo de la banda nos puede brindar. Museo de historia natural y Los últimos días de Sodoma (ciclópea, épica, ejemplo de todas las virtudes e ingredientes de la formación y que también adelantaron en El sol) mantienen el nivel con un mensaje y un poso que aderezado de nuevo por su tino entre “ruido” (noise caviar beluga) y melodía nos siguen teniendo enganchados a la espera de próximas sorpresas.

Opinión de mierda merece un párrafo a parte. Ellos reconocen que “va un poco contra el todólogo universal, insoportable”. Una cancionzaca gloriosa que me recuerda la cotidianeidad de los mass media, desenmascarapaletines y demás periodisticuchos tertulianos sin titulación y con menos vergüenza. El grupazo capitalino vuelve a humillar sin pasteleos a una parte de la España profunda mediante una letra sencilla pero a degüello, sin sentimentalismos y brutalmente eficaz. Una guillotina moral necesaria y divertidísima. La pseudobalada punki Vaya suerte que tengo es un misterioso interregno de fases mágicas que vuelve a clavar su historia y su forma de contarla, bisagra y antesala para la irreversible y atractivísima salvajada siguiente/final.

Todo lo anterior no ha podido ser mejor recibido. Los que les seguimos desde hace al menos un par de años [que pena no haberlos descubierto antes] hemos quedado más que saciados, sólo ellos podían seguir superándose y así lo han hecho con nuestras expectativas. Pero aún queda un pelotazo bestial, un corte antológico que se alzará como una de las mejores canciones de todo éste mítico año melomaníaco. La pieza final: como A mil años luz en 2011 y El malestar continúa (2013) Nit d l’Albà se desmarca como la tonada más energética, vigorosa y descarriladamente bella de todo el curso musical, un hitazo himnotemazo instantáneo tan lapidario y eterno que lo mejor es dejarse conquistar sin oposición y gozarlo como uno de los mejores orgamos melómanos de toda una generación y una época alternativizante inmortal (otra más).

La polémica está ahí para el que la quiera, quién se pica ajos come. El quinteto lo tiene claro, “hay mucha gente dispuesta a sentirse ofendida con cualquier cosa”, y Chema va legítimamente más allá, “las sandeces son insondables [,] no conocen límites”. Ellos, la masterización de Fred Kevorkian, la mezcla de Brian Hernández y la producción de Pablo Díaz-Reixa (El Guincho) han remado para acabar en el mismo sitio: un discazo mayúsculo capital repleto de perlas más que tentador que consolida aún más al grupo facturado para recrearse en el directo y congratularte con cada reproducción.


[Santander music festival 2014] Día 2/segunda madrugá. Fue eléctrico

10511332_10152791350545695_2475956155872422444_n

La alineación titularísima para el primero de agosto prometía emociones fuertes. Las expectativas serían superadas y como siempre volvería a ganar la música y el buenrollismo ilustrado (sónico).

En esta ocasión sería Eme Dj la encargada de interseccionar la suculenta tarta sonora coronada de atractivas guindas para la ocasión.

La habitación roja 6 (caralibro)

A dios lo que es de dios y al César lo que es del César.
De viernes, de cine. El empaque y el positivismo del magno repertorio de La habitación roja se descubrieron como el más placentero golpe encima de la mesa de todo el festival. Con un set list muy trabajado no dejaron lugar a las secundariedades y no pararon de derrochar liderazgo y saber estar. Ser el primero en abrir una jornada festivalera no tiene que significar ni mucho menos un papel secundario. El grupazo levantino se reivindicó de la mejor manera posible: luchando contra el molesto chirimiri de más que amenazantes nubarrones dando un bolo energético y de los que dejan huella. Tocaron prácticamente todo el grueso de su discazo La moneda en el aire sin olvidar hits e himnos varios como Voy a hacerte recordar e Indestructibles, ésta última con un semialargue acústico que la robusteció aún más si cabe, una obra maestra de la alternatividad pop de estribillo letal.

El final enmarcaría su gesta cerrando con la lumínica y gloriosa Ayer, cuyas postreras distorsiones retroalimentaron una última traca proWho para cerrar el círculo de una actuación memorable, de esas que ganan adeptos y refuerzan aún más a los seguidores más añejos. Jorge, Pau, Marc, José y Jordi, sencillamente gracias.

Love of lesbian 1

Con las pilas bien cargadas se podía afrontar con garantías el resto de asaltos. El contexto más expansivo llegaría de la mano del sexteto lesbiano, impecable en el espectáculo desde las presentaciones. Tijeretazos contra el aburrimiento: un show mayúsculo con luces de neón pese al inoportuno problema técnico que impidió implementar la ración completa de visuales de El poder de la tijera de Love of lesbian.

Todo el tinglao vino de la mano de Santi Balmes y sus muchachos rubricando la faena con una apoteosis final en que uno de sus miembros se atavió con la indumentaria perfecta para hacer bodyboard o bucear en busca de jugosa fauna marina para recorrer sin tocar el suelo (con ayuda de las manos y brazos en alto de los fans de John boy) el trecho que separaba el escenario de la torre de control. Una alocada azaña que se tornaría sin duda en la anécdota de la noche. Por el camino un incombustible, todoterrénico y airoso frontman se marcaría una versión del rafaelino Como yo te amo. Despedirse con la sintonía de la intro de True detective se antojó un gesto tan grande que todos los efectos de halo anteriores estaban más que justificados. Otro conciertaco electrificante a través del repertorio más cañero de los barceloneses.

El columpio asesino 2

Tras las penúltimas pinchadas del Dj residente para la ocasión llegaría el turno de los elegantemente incorregibles El columpio asesino, que volvieron a mostrar una dejadez profesionalizada exquisita tirando de cancionzacas de ayer y de hoy, desde su sistema Jersey hasta sus viajes a Berlín (momento discobailable máximo) pasando por sus temazos de más reciente creación cómo Babel y el homónimo de su último trabajo. El ciborg vocalbateril Álvaro Arizaleta volvió a dejar a más de uno y de una con el culo torcido para demostrar de la pasta que está hecho un artista virtuoso.

El double dragon electrónico de 2 many Djs jugueteando, entre otras lindezas, con temas de Chimo Bayo fue el encargado de finiquitar la jornada interrégnica del festival más grande de toda Cantabria, una jornada que dejaba un poso de peso que aún perdura en la retina de muchos y que patentizó toda la magia que se puede desplegar cuando se junta buena gente con ganas de pasárselo bien y músicos entregados al noble arte del rock y otros ritmos con buen gusto.

 

Fotografía: Vidala y Facebook


[Coca cola concerts club (Roberta MEDLEY y) Alborotador gomasio] La noche en que Madrid se hermanó con Seattle

Image

Image

(De los teloneros MEDLEY decir que tiraron de muchos músicos, que tocaron buena música para dormir y que su vocalista principal tenía más que un aire al prota de Breaking bad. Poco más recuerdo excepto la charla a modo de previo con Guille, el simpático teclista del grupazo que vendría después).

Generacional y desafortunadamente me ha sido imposible gozar de un concierto de Nirvana en el Estado de WASHINGTON ni en ningún otro. Pero tampoco es tan grave. Los gomasio se acercan lo suyo. Dave, Kurt, Krist; Marco, Koldo, Guille, Alberto, Miguel: todo empieza de un modo u otro, toda leyenda tiene su origen, todos los GRANDES tienen sus raíces y un punto de partida.

Desde que los vi en youtube con Extraditemos a Franz FERDINAND me di cuenta de que su DIRECTO no iba a ser igual de movidito que uno de Los punsetes o Klaus & KINSKI.

(Quitando la puta plaga madrileña de coches con su consiguiente odisea para acabar tirando de parking para evitar perder la última partícula de paciencia) la cosa pintaba ya MUY bien desde el minuto 1 paladeando desde una discreta y respetuosa distancia una parte de la prueba de sonido gomasiana y posteriormente rematando una litrona con Koldo. Continuó el in crescendo yéndonos de bocatas bien apañados (recomendación bateril digna de mención) con la alineación titularísima gomasiana: Guille, Marco, Koldo, Miguel, Alberto y compañía [gracias otra vez Elena, Amador y José Luis].
Image

El set list aglutinó los siguientes 12 cortes:

Si me matas

En el espejo

En mí no hay calma

Contra el suelo

Las tuberías

Tu realidad

LAMANA

El malestar continúa http://www.youtube.com/watch?v=l0VliBPUMGA&feature=youtu.be

Los inviernos

Más humillante que doloroso

14

Los residuos de la sociedad.

Image

Temazos de Kill demo, Más humillante que doloroso y algunas de las canciones más recientes de su flamante segundo y ansiado disco que verá la luz en 2014.
El show de Marco fue mítico. Los correligionarios gomasiánicos y los iniciados (que pronto serían voluntaria y gustosamente abducidos) estábamos en muy buena disposición para lo que pudiera venir (y vino, y de qué manera).

Desde los primeros instantes Marco se posicionó en el centro del escenario para marcarse una maniobrabilidad homenajeante kurtcobainiense nirvanera que quedará en la élite de la memoria underground madrileñista (y por ende patria). Los botes y saltos eran cada vez más (estudiadamente) hipnotizantes dando el (primer) aviso serio con El malestar continúa [me encanta éste himno] para ejecutar el truco final lanzándose al público como el que se tira de cabeza a una piscina en verano, sólo que ni piscina ni verano, conscientemente al suelo [lo sentí a milímetros, doy fe] para cerrar el éxtasis de un bolo para el recuerdo de la excelencia del indie, de la alternatividad noise de aquí y de cualquier otra coordenada del planeta.
Image

Todos colaboraron en estética, presencia y ACTITUD: Miguel (cremosas reminiscencias de May Planetas) y Koldo tocando hacia batera (destacado Alberto en los coros) y ampli respectivamente.

Las perlas verbales intercancioniles y el colegueo bien entendido con la parroquia gomasiana fue tridimensionalizando un subidón gradualizante imparable.

Pop sucio premier. Alborotador gomasio: buena gente, con sobradas energías en las tablas y pudiendo ondear con orgullo la bandera del grupo más prometedor y CAPITAL del noise, con la plasticidad sónica más POTENTE, ondulatoria y desintegrante de la escena subterránea de la piel de toro [Sí, esta es una opinión antimáscaras indisimuladamente subjetiva, es lo que hay. Con tanta pandemia inframusical retroalimentada por los toxificantes mass media da gusto toparse y descubrir bandas como Los gomasio, que no se andan con gilipolleces ni pasteleos y hacen lo que les da la gana y como les gusta. OLÉ su polla que diría J y larga vida a la resistencia y a lo alternativo].

En definitiva, una actuación caviar beluga que a Kurt COBAIN y a mí no nos hubiera importado que durase un rato MÁS.