Archivo de la etiqueta: Indie pop

[The prussians] «Hay mucho promotor fantasma suelto»

The Prussians img02

Love of lesbian, Second o Sidonie se pasaron en su momento al castellano. ¿Os veis a medio o largo plazo haciendo lo mismo o el modelo a seguir es más a lo L.A.¿Nunca digas nunca? Bien pues nunca nos pasaremos al castellano y tampoco nuestro modelo a seguir es L.A. Cantamos en inglés porque es la música que escuchamos y nos gusta más pero nuestra trayectoria es muy diferente a la de los grupos previamente mencionados. Nuestro objetivo es llegar a su nivel un día de estos

¿Alguna banda mítica en activo a la que sería un gustazo telonear? Arctic monkeys

Desde que sacasteis Mul mul y sonáis en Radio 3 ¿cómo estáis asimilando tantas buenas sensaciones? Todo fluye con normalidad a pesar de que la gente piense que estamos  a tope como muchos dicen la cosa va poco a poco y con buena letra, nos lo tomamos con calma y saboreamos mejor todos y cada uno de los momentos

Os escuché que el título de vuestro primer largo es una movida interna del grupo. Mi curiosidad sigue ahí. ¿Nos lo podéis explicar? Mul Mul proviene de un dialecto filipino y tiene un significado que no desvelaremos hasta sacar el segundo disco. Es un juego que surgió en el estudio y que está resultando curioso

¿Qué tal el público madrileño en IndependanceGenial la verdad, las pocas veces que hemos ido a Madrid nos hemos sentido muy a gusto y ya tenemos ganas de volver

Hace unos meses compartísteis cartel con Sidonie. ¿Os dieron algún consejo desde su veteranía? ¿Alguna formación de dilatada experiencia que os haya aconsejado algo? Pues lo cierto es que nos dieron la enhorabuena por lo que habíamos hecho y que estaban convencidos de que algún día jugaríamos en su liga, eso claramente nos motivó y alegró mucho. Niños mutantes también nos han apoyado al igual que We are scientists y el agente de Satellite stories

prsussians30plc01

¿Estáis centrados en los directos o ya tenéis nuevo material aparte del tema que nos adelantásteis en Montilla? Estamos centrados en ambas cosas creando nuevo material pero seguimos con el repertorio de Mul Mul para los directos, aún así metemos alguna sorpresa como puede ser 1 o 2 temas nuevos y la versión de Chet Faker y Flume Drop the game

¿Algún descubrimiento musical reciente de fuera que os flipe? ¿Y de aquí? Glass animals con los que tuvimos el placer de compartir escenario en Sevilla. De aquí lo cierto es que no hemos descubierto nada nuevo que nos motive. Igual por nuestra ignorancia en la música nacional

Lo mejor y lo peor de lo que vais viviendo en el aventurero mundo de la música. Lo mejor conocer ciudades nuevas y gente nueva. Lo peor mucho promotor fantasma suelto

Y ya por último el espacio para que digais lo que os apetezca. Barra libre para opinar pues. Dar las gracias a gente como vosotros que nos apoya, escucha, viene a los conciertos, comparte nuestra música y la disfruta como nosotros. Gracias a vosotros podemos seguir soñando

Respuestas: Dominic Massó

Preguntas: Pablo De Serna

The prussians son Dominic Massó, Tino Lucena, Gabriel Des punt, Jorge Alarcón y Ferchu Vallejos


[Alborotador gomasio] Noise generacional

11 abril

¿Están Alborotador gomasio en la pomada sonora alternativa, en la crema de la crema, entre los mejores grupos de éste país? Para mí sin duda desde que tuve el gustazo de descubrirlos en 2013. No es que sean muy buena gente además de amigos es que son músicos de muchos quilates con los que voy teniendo sensaciones tan de la hostia como en su día tuvieron el placer de ir experimentando todos los privilegiados y privilegiadas que irían acompañando a los primeros Planetas. Si te parece exagerado desconecta inmediatamente de todo durante un rato y déjate llevar por su propuesta, dale al play, imprime buena chicha al volumen y flipa con tan deliciosa encapsulación sonora.

El don y la invitación de Marco, Koldo, Guille, Alberto y Miguel va de cara y tiene muy poquitos prejuicios (cosa siempre de agradecer en la música). «Hemos buscado hacer un disco de canciones y melodías tarareables que aspire a formar parte de la música popular más que agradar a la selecta minoría indie». Desde la primera escucha sabes que estás ante algo muy grande. Ruido sublimemente dulcificado, patrimonio de la melomanía. Un grupazo que te recuerda lo importante y decisiva que es la sana adicción a la música poniendo banda sonora a muchos de tus momentos más gloriosos, decisivos e improntantes. Un discazo con el que Kurt Cobain exclamaría un rotundo Fuck yeah. Un ADN compositorguitarrero privilegiadísimo. Genéticamente o como sea la banda sólo sabe crear temazos, himnos.

Arquitectura guitarrística ciclópea viajando en cancionzacas fortificadas de estribillos y frasazas letales que son titulares generacionales. Declinan de forma maestra todos los palos del punk. Desde su sublime carta de presentación en largo con Más humillante que doloroso [uno de los discos que más me han marcado en los últimos tiempos] han ido perfeccionando su ruidosa dulzura hasta cimas sónicas increíbles. Los piropos vuelven a estar justificados, Los gomasio sólo facturan temas inmortales y de culto desde el primer acorde. «Hacen ruido pero sus melodías son redondas. Hacen pop pero son muy punks. Hacen shoegaze pero miran de frente. Tienen un excitante y adictivo sonido propio. Sus letras calan, su propuesta es certera. No hay ni un pero en [el disco] y los escenarios sueñan con tenerlos encima» (Carmen Sanz). «Hay algo en su música que despierta nostalgia adolescente [,] su inmediatez, sus melodías, letras con las que conectas» (José Fajardo). «Potencia, distorsión, gancho melódico y carisma desplegado con una solidez pasmosa. Contundencia y fuerza de melodías perfectas, irresistibles (Raúl Guillén)».

Un cancionero gigantesco de once titularísimos temazos que entran del tirón y al primer toque y en los que da gusto detenerse. Marco y Koldo se van marcando un double dragon vocalguitarril de alternancia letal. Alberto, atronador y pasional a las baquetas, la intensa profundidad de las cuerdas de Miguel y el empaque y la elegancia teclil de Guille completan un pentagrama melómano irreversible.

Los excesos de los niños. «He medido un gesto infinito»

El primer corte es un tajo que rompe a borbotones. Himno absoluto que se te inyecta sin remedio, una droga perfecta hecha canción. La típica pista ideal para el bucle. Sus guitarrazos indestructibles son simplemente celestiales sosteniéndola de principio a fin con unas ráfagas atmosféricas cegadoras y brillantes prácticamente insuperables, invencibles. Según el propio combo «tiene una carga simbólica y un sonido que resum[e] gran parte de lo que [somos] y de lo que contiene el disco: pop llen[o] de rabia y frustración que habla de deseos, sueños, anhelos».

Contra el suelo. «Momento que se hizo eterno al detenerlo»

Instantes de pausa fascinantes, saber hacer. Adictiva, ejemplar. El jugosísimo festival de guitarras sigue su curso.

Espíritus helados. «El aliento que nos salve de éste invierno»

Tributo resplandeciente, momentazo made in hermanos Urquijo. «Capilla sixtina del pop, fragmentos de cielo encerrados en sinfonías de bolsillo» (Marc Ros).

Los residuos de la sociedad. «Contra los que nos despreciaron»

Apocalíptica, canalizando la rabia con legitimidad y justicia poética. Grito abanderante, gloriosa abrasividad de guitarras cronificadas que alcanzan el orgasmo, el jodido nirvana de las distorsiones más desgarradoramente perfectas. Abofeteando con genialidad sus propias estructuras.

Si te matas. «Algo que nos pudiera salvar»

Magna, exquisita. Sus texturas te abrazan cálidas y las guitarras siguen dejando el listón a la altura sólo de los elegidos.

El placer de la derrota. «Y no me aguanta el corazón»

Un no parar. Otro temazo de rachas muy surferas, velocidad pop a la que sólo los más grandes pueden coger la matrícula y seguir su estela.

Fantasmas. «Al intentar vagar detrás de tí»

Interregnos dulces y tempo trabajado siguiendo con el resto de ingredientes del mejor noise pop en castellano del planeta.

14. «¿Qué vas a decirme de éste día gris?»

Brillante. Otro edificio conceptual de letra selecta y ritmo adherente.

Revolución. «Abro en canal cada palabra»

Envolvente, te va impregnando sin prisa pero sin pausa. Sigue la exhibición y la clase magistral sobre los cánones del pop pata negra, el que saben clavar cada vez que se lo proponen.

Los rastros de Nacho. «Dividiendo el instante al azar»

Cabalga decidida y vitalista. Destellos premium.

Todos mis huesos. «No me pienso contener»

Hermanada con el sonido de la primigenia Extraditemos a Franz Ferdinanz. Su incendiario inicio afila sus guitarras en otra declaración de intenciones sobre como sacarse de la manga un cóctel prohibitivo, una lapidaria combinación entre el punk y el pop.

En definitiva media hora brutal en la que se bastan y se sobran para sentar cátedra en el género y en la materia. Entre mis favoritos y entre lo mejor de 2015 desde ya. De 0 a 10 un catorce, una obra maestra sin pasteleos directa a la cabeza y al corazón que se te cuela por cada poro para quedarse muchísimo tiempo, eternamente es más justo escribir.


[Ellos y El nuevo acelerador Independance club sábado 7 marzo 2015] El enésimo retorno del guillemostacismo

Ellos cabecera
Encabronad@s del mundo, uníos. Esa sería una buena consigna para otra gran noche electropop. Pero antes de uno de los banquetes showmusicales más entretenidos y subversivos que se pueden paladear actualmente en el territorio indi rompería el hielo el quinteto murciano El nuevo acelerador, que mediante un power pop llevadero y dulcificante y saliendo con mucha gracia y empaque de los problemas técnicos demostraron soltura y buen hacer [sustituir un bajo lesionado por una guitarra siempre imprime más energía aún al asunto].

DSC_8634

Desde una puntualidad británica, una estética proibizenca impoluta y con un derroche de medios (aunque se echaron mucho de menos los visuales) a 7 bandas Ellos fueron dejando caer hits y clásicos uno detrás de otro. Abriendo con la ciclópea [hay que ver cómo lo gozo con éste tema señora] Nuevo imperio la primera fase daría buena cuenta de la última hornada encabronada (Aunque te rías de mí, Tu tiempo está acabando, Extraña melodía —con un Guille Mostaza genial una vez más bipolarizándose en la imitación de la personalísima voz del mítico líder de Los piratas— y Prisa —con un resolutivo Frank Gálvez apoyando en sus mágicas ráfagas—) uniéndose a la ensalada electrobailonga, entre otras, las cardiopáticas Cerca y Hasta el final, las añejadas y bien destiladas Creo que no, Zona VIP y la filobalompédica Campeón junto a la dupla gran reserva del 2008  No te enamores y El anillo. Antes de la consabida pausa llegó uno de los momentazos de la noche con la abanderante Diferentes, que contó con un previoalargue cremosón tras el cual el frontman de la noche descendería desde las tablas para fundirse con la generalizada juerga proguillemostacense.

El tour cabrón seguía firme y veloz en su segunda parada capitalina. El bis fue timoneado por otra selecta selección de hitazos y clasicazos encabronados de postín comenzando con el ariete Lengua viperina. Tras tan magna coda le siguio el momento intimista de la velada cediendo el testigo al aplicadísimo y resultón Santi Capote para arrancarse con Tarántulas y súcubos.

El último triplete sería encabezado por Lo dejas o lo tomas por semipetición popular, temazo máximo, top cancionil por antonomasia condensatorio de la filosofía de la banda y que no podía faltar. Instantes en que Juanjo Reig cambió su bajo por una guitarra colaborando en el momento karaoke fan total absoluto expansivizado rompegargantas de la jornada. El double dragon definitivo fue para O tú o él o yo + No finjas [ojito al peaso videoclip de Jose Luis Algar] rematada con un jugueteo teclil mostacense de esos de dejarse llevar más que legitimados y agradecidos para el clímax final.

Tanto monta monta tanto. Guille y Santi, Capote y Mostaza: grandes artistas, gente divertida, simpática y coherente y que para la ocasión se vienen arropando de amigos y amigas buena gente y buenos músicos [Xiana Fumega, Fran Gas (ex Varry brava) y Laura Put junto a los nombrados ut supra] para hacer más atractiva y grande aún una propuesta que viene gustando y batiéndose el cobre desde hace muchos años.

Fotografía: Pablo De Serna

Ellos cabecera

[Niños mutantes] Mutando hacia la excelencia

Imagen

Tras la sublime autoestela de Las noches de insomnio y Náufragos Niños mutantes siguen completando el círculo con El futuro (2014). Continuismo cum laude, una trilogía de melodías y efectismo pop exquisitos. En momentos decisivos siempre se agradece un faro, algo y/o alguien que arroje luz, frescura, naturalidad.

Intensidad, sonidos brillantes sin fecha de caducidad ni fisuras, eficientes, desnudos, contundencia, rigor, coherencia, huella. Arreglos magistrales, corporeidad melódicolírica sublime. Letras cuidadas sin olvidar la fuerza del mensaje, guitarras magistrales, empaque en la percusión y profesionalidad y abrigo vocal. Conserva y cobija intacta la identidad sónica mutante.

Muy paladeable, entra perfecto a la primera cual deliciosa tapa granaína. Un tesoro, una ofrenda con un nivel al alcance de muy pocos. El buen hacer continúa, lo vuelven a bordar: un trabajo lapidario, redondo, que vuelve a dejar claro y meridiano porque los granadinos siguen en su mejor momento confirmándose como una de las mejores formaciones y en plena forma de la escena independiente avalada en todo momento por una trayectoria intachable desde hace años.

“Un cancionero que otea al horizonte con esperanza [y que] cala” (Arturo García), “rock andaluz sin fronteras” (Joan Luna), “magnetismo de largo alcance” (Enrique Peñas), “robustecimiento poliédrico” (Javi Pulido), “melodías que acaban por apuntalarse del todo, un viaje unitario por diferentes estados de emoción” (D.D.). Los extractos piropiles están más que justificados.

Trasvasando unas palabras de Carlos De Ziriza estamos ante unas “lujosas viñetas de placer, un puñado de temas inapelables”, un sabio y conseguido ramillete de canciones, una alineación titularísima que te gana desde el acorde inicial:

Robot
Liber(t)adora. Un tema con todos los ingredientes. Su explosión, su golpe encima de la mesa en el ecuador la convierte en un ariete legendario, en una pieza con tal pegada y autonomía que demuestra y legitima todo lo que va a pasar a continuación. Su licencia final ochenterohomenajeante me parece una locura maravillosa reservada sólo a los más grandes. Inspiradora su fraternidad sonora y el enlace mensajísticoviajante entre ésta y Todo va a cambiar.

Santo Domingo

Precisión narrativa. Los más grandes también le cantan al amor a tumba abierta sin ruborizarse desterrando cualquier pasteleo inerte.

Hermana mía

“Arte mayúsculo, precisión de baquetas” (Josetxo Río). La ola no para de crecer. Verdades como puños, bella en todas sus aristas. Se termina por arrojar al triunfo sonoro máximo desde su aglutinante estribillo.

Barronal

“Ideal para acompañar los acrisolados atardeceres de verano” (De Ziriza). Aromática, mediterráneotropical. Te va meciendo “con un pop orgánico e intimista [que] destila calidez para sobrellevar cuatro inviernos” (Virginia Arroyo) para enlazarse sorpresivamente con el clímax, el brutal tema titular.

Todo va a cambiar

Canción estrella, temazo máximo, himno de más reciente acuñación que no para de brotar y fortalecerse hasta su cierre matrícula de honor y que pide a gritos un videoclip mítico. Ejemplar, tsunami que rompe irreversible en el éxito eterno. Prácticamente imposible no caer en su bucle. Como La Alhambra es radiante la mires por dónde la mires. De esos diamantes banda sonora que lo explican todo. [No puedo resistirme, antes de seguir tecleando voy a volver a darle al play] “Transparencia, la batería vuelve a galopar y se van sumando magistralmente las capas de sonido” (Virginia Díaz). Un “hitazo aupado a lo más alto sonando mejor que nunca y vibrando como siempre” (Nacho Sola) para  petarlo en festivales, salas varias y dónde haga falta. Me encanta como va escalando, el paladín del álbum plenamente energético, otro más.

A partir de aquí la creación sin perder ni una milésima de eficacia e intención se posiciona claramente en la potencia de su legado: Boomerang supone un airoso hermanamiento con la náufraga La voz alzándose con un poso maestro con el que no puedo estar más de acuerdo [e identificado].
Huesos recorre todos los poros de tu cuerpo con sensaciones muy auténticas. Tempos bestiales que consiguen su objetivo con creces.
Primigenios punteos y jugueteos instrumentales muy bien traídos anuncian que la cosa va a seguir estando arriba, es el momento de Es lo que hay, a lo que hay que sumarde nuevo certeros coros.
En el tríptico final llega la hora de poner a mucha gente en su sitio y de invitar a la necesaria autocrítica. Las dos primeras golpean con estilo dónde más duele, ésa es la misión del noveno y décimo cortes, El circo y La epidemia, categóricos, que sin prisa pero sin pausa avanzan sin oposición hacia el irreversible desenmascaramiento. La profundidad y la acústica siguen impregnando íntegras. El tren se detiene con Olvídate de ti, que ya te gana desde el título dándose la mano con las nocturnidades insómnicas de Los segundos.

Recomendabilísimo monumento, obra maestra de la alternatividad patria de codas vitales. “ [Desprende] toneladas de energía,  magia, madurez, limpieza y honestidad. Cuando llegas y echas la vista atrás te das cuenta de que  es el disco que necesitas en uno de los momentos clave de tu vida” (V. Díaz).

Abanderando calidad, acumulando himnos. Germinación, refuerzo evolutivo y culminación, si no existieran habría que inventarlos: un grupazo para gloria melomaníaca que no deja de ampliar su bien nutrido y potente repertorio y que nos demuestra y nos recuerda el inmenso y mágico poder de la música.


[Un lugar llamado mundo 1 abril 2014] La música, un viaje constante

Imagen

La sala Tclub sirvió para que Un lugar llamado mundo volviera a reunir a artistas de renombre y prometedoras promesas de variados estilos con un destino y pasión comunes: la música.

Con el prólogo a cargo del ingenioso Toni GARRIDO Javier LIMÓN se posicionaría desde el principio con gracia y buen hacer para ir dando entrada y entrevistar a los 4 músicos y/o grupos invitados de la cita.

Imagen

La noche empezó muy bien, fuerte, con un primer plato generoso a cargo de los californianos We are scientists. El trío liderado por Keith MURRAY (cuya estética se me antojó muy similar a la del frontman de la mítica Nada surf) ofreció un límpido y contundente anglo power pop que complementó magistralmente con una coherente actitud sobre las tablas.

Imagen

Posteriormente llegaría el turno del soul de Zara McFARLANE. Un torrente de voz de orígenes jamaicanos que dará mucho que hablar.

Hilando muy bien los interregnos le llegaría el momento a Ariadna CASTELLANOS, que demostró más que de sobra sus maneras a las teclas de un elegante Yamaha. La madrileña afincada en Nueva York sorprendería con su interesante flamenco pianil decantándose por una original deriva del folclor andaluz por excelencia.

Imagen

El corte final corrió a cargo de Nach, que ofreció su repertorio de rap clásico sin renunciar a ciertos pasajes intimistas y personalistas. Un tipo humilde que va de cara y que hizo las delicias de los amantes del género.

Imagen

Como colofón MURRAY, McFARLANE, CASTELLANOS, Nach y el resto de intérpretes nos deleitaron con un tema final a modo de apoteosis sonora en honor y homenaje a Marvin GAYE (parafraseando a J. LIMÓN) con una deleitosa mezcolanzalocura fusionante de voces, guitarra, cajón, bajo, piano, pandereta y batería para demostrar que la música es un lenguaje universal e irreversiblemente conexionante que siempre estará por encima de nacionalidades, razas y formas.

 

Fotografías: Elena ROSILLO


[Alborotador gomasio, El pardo y M.A.M 28 febrero 2014] Alternativas sónicas contracráticas

Imagen

El pardo saltó al estrado con batería fémina y 3 guitarras (2 gomasianas pluriempleiles lideradas respectivamente por Koldo y Miguel BREÑAS, “el hombre tranquilo” que se mueve casi menos que J excepto cuando tiene que defender su espacio vital xD ) empezando con energía y entereza actitudinal para sorprendernos en su segundo corte con una nueva, Vergüenza.

Cuando llegó el momento de La charla final (la mítica condensación sónicoprotestataria de 14 minutacos en estudio) Raúl QUERIDO la clavó con sentimiento y profesionalidad.

IMG_0849

Tras un primer plato jugoso y picante para ir abriendo boca llegaría el momento de comer fuerte con Alborotador gomasio, que se desenvolvieron a saco con nuevo material de su deseado segundo largo abriendo con 2 nuevas, la primera Los residuos de la sociedad, esa obra visceral de luminosidad punk que va subiendo con un tramo final electrizante marca de la casa. Muy destacable también la cancionzaca Contra el suelo timoneada vocalmente por Koldo y que desprende una surfeada sonora agradable heredera del mejor pop de aquí con el filtro energético gomasiano que la alza para que jamás pierda contundencia.

Tras una compactación sónica currada (había que respetar el cronograma para los postres con M.A.M) acabarían su siempre enganchante directo con el éxtasis que llegaría de la mano de su atronador y tridimensionalizante temazo Extraditemos a Franz FERDINAND para dejarse la piel hasta el último aliento. Marcobain CORRALES  desde luego, y en trance desde el principio, cumplió otra vez con su cremosa maniobrabilidad y manifestaciones pronirvaneras que ya prometían desde el público apoyando el primer concierto de la velada a cargo del quinteto pardil.

IMG_1072

El tríptico Miguel Ángel Mainstream, compuesto por 2 chicas, una de ellas, la frontwoman tirando de cuaderno [que grandes reminiscencias me trajo nada más verlo y no pude evitar comentárselo a Guille VÁZQUEZ, el simpático teclista gomasiano y guitarra en el recomendabilísimo grupo Célica XX] tocando y cantando semi de lado y un chico que luego se arrancaría como vocalista para un tema.

Una formación de indiscutible actitud, originalidad y personalidad que echó mano de llamativos vídeos siguiendo estelas punseteplaneteras con instantes bien recibidos de semimprovisación retropunk. Mítico y para el recuerdo el titular eslogan Crowdfunding para un tanque real ya.

IMG_1104

Otra buena noche en Juglar, sin duda. Un triple encapsulamiento músicoreivindicativo admirable y plausible.

Acabar charlando con Marcobain CORRALES mientras bailoteaba fue un cierre más que digno para otra buena noche en que pese a que actuaran los segundos y no tocaran su/mi himno El malestar continúa seguirán siendo 1 de mis 3 grupos favoritos de ahora y siempre.

Fotografías: Pedro BAO


[El hombre rana y Cavadants 15 febrero 2014] Noche rockipopera simpática y bailonga

Imagen

Cavadants

Salieron con muchas ganas. Humber, ataviado con una chula camiseta y un sombrero se mostraría como auténtico frontman de facto y de iure con las mejores arengas y performances de la jornada.

Pop rock patrio del bueno bebiendo de la mejor cosecha de la (pos)movida.

Un banda que se acerca bastante al exquisito sonido Pereza (no en vano los leoneses los nombran en una de sus canciones) con trazas y ecos de Melocos, Despistaos, El canto del loco o Jaula de grillos entre otros.

Sus dos vocalistas principales, los hermanos Cavada, (el bajista también se animaría en algún coro) se fueron turnando al micro desde los primeros cortes. En el tercero demostraron con una cover de Arctic monkeys que se desenvolvían bien también en la lengua de Shakespeare. El cuarto tema, Retrovisor, sería presentado a dúo.

Imagen

Trío guitarril (Nico y Humber guitarreando y Aleix VILARDEBO desde el bajo), teclado (Guillermo LÓPEZ) y batería (Pablo HERNÁNDEZ) para completar un quinteto leonés que se entregó sin reservas ofreciendo un buen repertorio y actitud, lo más importante de un grupo junto a sus canciones.

En el noveno corte, La lenta, se la marcaron con un sentido alargue. Genial como fue subiendo con su perezoso toque lírico “ligero de cascos, valiente, asustado”.

Imagen

Después de un interregno instrumental llegaría el momento de sumar un miembro más a través de un complemento/apoyo saxofonil (de la mano de Juan Martín) sobre las tablas para implementar Contigo, pieza de fogonazos acústicos subrayables, que ya se quedaría arrimando el hombro hasta el final con buenas canciones como Ron and roll (chulísimo el título).

El hombre rana

Importante toque fémino timoneando 2 teclados (Weldorf y Korg) que haría brillar aún más cada tema en el que intervenía y se implicaba.

Abrieron con la primera pista de su último álbum, El final de los tiempos, para continuar con Estar fuera.

Imagen

El cuarteto “anfibio” estuvo acertado, manteniendo el nivel y también motivando la capacidad de sorpresa de los presentes en el Independance. Martín, su cantante, tiró de una cremosa Gibson acompañándola de un talante alegre, entrega y profesionalidad.

Demostraron un sonido muy cercano al que sale facturado del estudio.

Hay que ver lo bien que sonó el subidón de ¿Hacia dónde vamos? “no te sueltes de mi mano… ni te cuelgues demasiado” que precedería al momento de colaboracionismo friki fluorescente del acto para desempolvar un conocido tema ochentero con invitación a guerra de globos incluida, acabando tras una triada en la que nos deleitarían con un nuevo tema (Vértigo) con su hit Vas a brillar (dónde se hicieron notar torsiones pedaleras crema rematándola con empaque y genialidad) antes de dar paso a los reclamados bises en los cuales tras un tema de su primer sencillo de debut bifurquearon sorpresivizando con otro par de versiones anglochenteras más.

[Acabar la noche bebiendo por la patilla en un garito heavy no tiene precio, para todo lo demás Mastercard]

IMG_9633.jpg

[Suéter] Influencias con maestría

Imagen

Letras ganando altura de estribillos pegadizos, ondas coloridas de arquitectura guitarrera con momentos de dulces distorsiones que hilan a la primera, melodías poperas sencillas efectistas y eficientes, títulos (incluido el del propio sencillo) brillantes.

Destellean momentos sonoros insignes con trazas reminiscentes del sonido planetas, los primeros Lori (los de Viaje de estudios, aquella obra maestra inmortal) y Niños mutantes. Prácticas en el circuito de Bahréin (2009) es amor a primera escucha. Desde el primer paladeo te das cuenta de que agrupan con desenvuelta soltura todos los ingredientes del indie pop (patrio) caviar beluga.

Quizá sea el modo. Sentida, intimista, buen cierre, lograda cimentación melodicolírica. De sencilla y admirable digestión.

“Canta[da] de manera implecable a 2 voces. Te da una carrera como las de La habitación roja (Guillermo DEL ÁGUILA, misterpollomp3.com).

Fan de la fórmula 1 se alza poderosa y refrescante desde la primera ráfaga para hacernos saber todo el potencial y talento que de nuevo viene desde tierras granaínas.

El hit del EP. Diseñada con excelencia en todos sus prismas: sonido, corporeidad lírica y ritmo. Estribillo potente exponencial, pinceladas lumínicas que siempre dan en el centro de la diana. Víctima magistral para escucharla al menos un par de veces seguidas.

“Es capaz de recordar a varios hits de Los planetas a la vez con mucha inteligencia para descubrir las claves que los hacen funcionar y sintetizarlas en una canción redonda de pop rabioso que acelera entre el ruidismo dulce y el punk melódico afilado. Además de una dinámica contagiosa tiene un final que no está al alcance de cualquiera (G. DEL ÁGUILA)”.

Platillos volantes. El corte más dedicado/enfocado al tratadísimo tema de las relaciones sentimentales. Sigue manteniendo el ritmo en todo lo alto.

DEL ÁGUILA acierta indicando que “explora otro tipo de conducción con rasgados acústicos y un pop mayúsculo con un soberbio control de la energía para liberar la intensidad en el momento preciso con otro estribillo infalible”. Cancionzaca que podrían haber firmado perfectamente los primigenios Lori (y esto son palabras mayores oiga).

Vacaciones. Adentrativa, mutacional, evolutiva. De menos a más va creciendo desde la raíz fortaleciéndose para alcanzar la exquisitez de los cánones del bizcochismo indie pop. Las guitarras y pedales de su ocaso recuerdan a los mejores maestros en el asunto.

“Madurez y sabiduría [que] va lejos con otra lección en los arreglos y la construcción (DEL ÁGUILA)”.

Rebosan “un pop tan cristalino como vital, mucho talento encerrado en 4 canciones. Algo tiene el agua que baja de La Alhambra que produce el mejor pop en español” (Guillermo DEL ÁGUILA).

Para David CLAUD (Muzicalia) los andaluces representan “0% complicaciones 100% efectividad, pop en estado puro, melodías muy agradables, sonidos variados y versátiles junto con letras originales [en] un envoltorio constante de espíritu pop con efectos y sonidos electrónicos” de bello trazo.

Un gazpacho bien aderezado, una fresca ensalada de buen indie y power pop y shoegaze. Un desparpajo sonoro con una policromía y una paleta sónica de una excelsitud que pide a gritos un disco y otro ascenso y consolidación de otro buenísimo grupo del sanísimo panorama alternativo de aquí que da gusto redescubrir.

☆☆☆☆☆


[Mucho 30 enero 2014] Grecolatinismos cósmicos

81437_description_mucho_cartel

“El noble arte del rock está hecho para que suene alto”. Y de qué manera. Así fue como presentaría Martí PERARNAU Como si no hubiera mañana ayudado por su goloso juguete Akai. Una frase que condensa y resume honradamente lo que supuso todo el show del último juernes del primer mes del año: 14 canciones en las que Los Mucho fueron brillando y deleitando exponencialmente al personal.

IMG_9248

Desde la apertura de puertas ya había una cola curiosa y unos alrededores efervescentes.

Con puntualidad prebritánica se presentó el cuarteto toledano (que también se hizo acompañar por un cuarteto de teclados) en el centro de los focos, que fue desplegando su arquitectura sinfonicocósmica desde los primeros acordes con oficio, sorpresividad y enganchando al respetable de principio a fin. Al estimado acto acudió gente del rollo como el gran Julio RUIZ y un par de componentes de Miss caffeína.

IMG_9267

Fausto PÉREZ, guitarrateclista pluriempleado estuvo entregado, pasional y grande saliendo al epicentro de la sala para tomar posiciones con un limoneado copazo (Martí se decantó por anaranjar el suyo).

La sala quedó algo compactada para la exponenciante demanda, como también fue compactado el inmenso bolo de Mucho que en una horica y pico más los bises encapsularon su pop cósmico tocando todos los palos de su trabajada baraja sónica.

[No está nada mal que la primera vez que ves a un grupo que te gusta y al que sigues desde un tiempo razonable puedas tener al cantante y al resto de la banda prácticamente a un metro de distancia, nube fluctuante de fotógraf@s mediante]

Martí se mostró muy fluido, ameno y ducho (con mucho carrete como él mismo afirmara) en las charlas intercancioniles.

El concierto fue de esos tan geniales que se te hacen cortos y te dejan con ganas de más.

El lugar podía ser pequeño pero Mucho le sacarían un sonido gigante con cada tema patentizando un sonido FIEL al disco tirando de un más que apañado surtido de pedales, un lujo para la melomanía.
Arrancaron para ir calentando con Motores y Corre mi reloj.

En la base de la montaña fue precedida por unas arengas a la patria chica manchega y rematada por un cierre distorsionante premium para abrir boca a todo lo que vendría después enlazándola con El lustroso alarido, finiquitado con un buenrollista duelo final entre vocalista frontman y teclista divertido y digno de mención.

IMG_9299

Luego se descubrieron con un tríptico desempolvando una pretérita cancionzaca, La casa en pie, dedicándosela a todos los presentes para continuar con otra no menos pocha, Las plantas, anunciada como balada finalizando con El sitio incorrecto.

Uno de los momentos más chanantes llegó con La larga sonrisa del emperador, pregonada por una ráfaga techno graciosa y bien hilada.

Instantes más tarde se marcarían una versión de The raconteurs enmarcando el único momento anglolírico de la noche.

La siguiente de la lista sería el atinadísimo himno “apocalíptico” Más feliz sin televisión, en sus momentos clave atronadoramente coreada y degustada.

Entonces llegó la ocasión de lucir una nueva, La primera luz del día, presentada como baladón sideral (como rezaba su set list) endulzada con el toque retro viejuno de un mítico y añejo Casiotone, un temazo que va subiendo surfeando hacia un crescente psicodelizante muy guapo.

Insultante naturalidad, sonido oxigenado coreable, atmósferas envolventes. [Mucho, buena gente, un grupo que ha hecho las cosas bien desde el principio y por tanto cada vez más a tener en cuenta. Una formación coherente que comulga con mi innegociable filosofía ideológica musical, quizá la que la representa con más nitidez y acierto: la música es un sentimiento y por tanto la mejor y más honesta forma de hacerla es en tu lengua materna; que luego te quieras tirar el pisto con una versión de algún artista exógeno genial, pero si naces y te crías en por ejemplo Murcia o Zaragoza lo lógico es tirar de grecolatinismo y cantar y componer en tu lengua raíz, es decir en castellano. Los complejos a la hoguera como reza un temazo de Love of lesbian. El indie cantado en español suena igual de bien o mejor que el que se lleva a cabo en inglés.

La igualdad moral está asegurada, sólo hay que atreverse, lanzarse y hacer la música que te gusta con tus armas. PERARNAU y los suyos son un ejemplo admiracional palmario. Un gesto recomendable y exportable a cualquier latitud]

IMG-20140131-WA0000

Los bises los solucionarían con destreza a través de otro nuevo corte, Grupo revelación, al que se adicionaría Sal de la tierra para volver a sus orígenes cósmicos acabando Martí por guitarrear un teclado y ascender su Fender al cielo de la sala (y por tanto al de Madrid) para acabar dejándola legendariamente sobre un ampli, quizá la foto de la velada, una metáfora maestra para dar protagonismo a la guitarra, el instrumento, la piedra de Rosetta rockera (y también pop) por excelencia.

Fotografía: Pedro Bao y Mauricio Sanguino

IMG_9122.jpg

[Idea CREMosonA-encargo con mucho gusto] (Mis) 12+1 de 2013

Imagen

El malestar continúa, Alborotador gomasio

Desde que descubrí mi himno generacional por excelencia Pesadilla en el parque de atracciones no me topaba con un temazo tan contundente y por momentos tan en el peligroso e intenso filo de fragmentos autobiográficos.

Una canción con una fuerza transmisora que te supera y te pega un viaje sónico a la altura de poquísimas bandas.

Imagen

Planilandia, Lori MEYERS

Tras la primera escucha se hace imprescindible y casi adictiva.

El ariete con el que los de Loja inician su monotemático y sólido Impronta demostrando de nuevo su maestría para el estribillo y los ritmos más pegadizos.

Imagen

Lengua viperina, Ellos

Muy difícil no tararearla e incluso arrancarte a cantarla (también en la ducha) con ese tono evolutivo del bueno de Guille Mostaza. Líricamente planetaria: cíclica, realista y lapidaria. Ideal para homenajear a tu(s) ex malvada(s) y endulzar los oídos de tus vecinos.

Imagen

Más feliz sin televisión, Mucho

Título perfecto para una cancionzaca de un grupo coherente y que me gusta bastante.

Coetánea, lúcida, acertadísima.

A más de un diPUTAdo y/o paletín que se cree algo con un poco de poder que le den le vendría bien aplicarse el cuento siguiendo su sabia reflexión.

Imagen

My god is the sun, Queens of the stone age

Pura energía facturada por los genios de Palm desert. Una formación que completa mi triplete anglorockero más potente  junto a Nirvana y Foo fighters.

Imagen

MM, Miss caffeína

Indie power pop perfectamente engrasado. Música cojonuda para tu lista de runnin´, barrita energética sonora multiusos, muy apañada.

Imagen

Fantastic shine, Love of lesbian

Autohomenaje lesbiano para agradar a todos aquellos que se consideran indies modernetes crema cuando en realidad tienen bastantes trazas mainstream.

Adherente y adhesiva.

Para acompañar la elaboración de una paella o tomarse unos buenos copazos de buen rollo botelloneros premium que casan bastante bien con vistas al mar.

Imagen

Ánimo, valiente, León BENAVENTE

Atmósfera adherente. Se mantiene fresca para volver a subir en los momentos precisos, clave.

Compacta, rocosa. Letra grande para un tema que deja eco y madurez.

Imagen

A gogó, Cohete

Apoteósis retroreivindicativa filorural. Entrañable toque pretérito feriante chanante bizarro.

Va filtrándote su ritmo de modo que a tu mente le resulta graciosamente difícil quitársela de en medio.

Imagen

Viaje a Egipto, Los Punsetes

Prestigiosas distorsiones marca de la casa que la inician y rematan decorándola con gran acierto.

Imagen

Hijos del presente, You don´t know me

Power pop progresivizante con subidones que te llegan muy adentro. Potencia y rocosidad bastante subrayables.

Imagen

Estrellas místicas, Triángulo de amor bizarro

Cuidados guitarreos sucios muy llevaderos dulce e invitacionalmente evasivos.

La voz de Isabel también aporta luz a una canción alegre y a la vez canalla resaltadamente aglutinante muy confortable a la escucha.

Imagen

Rebel, L.A.

Descubrirla en directo en Granada [al igual que a Doroty Perkins] fue algo magno.

Regenerativa, cinematográfica, creciente, gradualizante, profunda, surfera. Te inyecta energía desde su primer latido.

Perfectamente enmarcable para gozarlo al volante perdiéndote por cualquier carretera secundaria polvorienta al atardecer.