Archivo de la etiqueta: Kurt COBAIN

[Little indian rabbits] Filonoventismos castellanos

Sugar refinery

Contenido y contundente. Grabación plausible salpicada de buenos matices. El trío vallisoletano planea por capas de innegables anglofilias poperas. Minutaje y ráfagas multitemáticas sin complejos coqueteando con momentos que tiran a la épica sin prisa pero sin pausa el disco avanza desplegando todas las texturas decididas.

Ojito a Rhythm, tonada powerpop de dulce progrunge muy guapa para expandirla en vivo, un tema con el que Novoselic, Grohl y Cobain perfectamente podrían haberlo gozado a través de alguna cara b molona y/o sorpresivizando en algún bolo festivalero o salense. Se nota que hay talento para conseguir algo más, una deriva hacia el ruidismo podría ser bastante interesante.


[Furious monkey house] Filogrunge proadolescente

digipack 3.9

Producción impecable, ritmos adherentes e infuencias de muy buen gusto: Run de Furious monkey house, Galicia calidade again. Todo un mérito 101% plausible marcarse tonadas de éste calibre en un combo pontevedrés que se mueve entre los 10 y 13 años de edad de sus miembros. El detalle de grabar en Abbey road bien parece que ha ultramotivado para abrillantar aún más su sonido: una oportunidad e inicio produccioniles que a muchas bandas les hubiera cotizado al alza. `Una forma genial de mostrar lo importante que es la educación musical´ (Arturo Paniagua).

Ell@s y yo lo tenemos claro, los 90 molan mucho más que los sobrevaloradísimos 80. La voz de Mariña guía un anglopop juvenil de guitarras y ráfagas efervescentes, una propuesta ideal para pensamientos y contextos estivales. Y si no deteneros en el temazo Hey girl. Si Kurt Cobain estuviese vivo al menos esbozaría una sonrisa ante los sonidos de una chavalada que derrocha frescura y que algún día puede hacerse grande y gozar en festivales.


[Disco Las palmeras!] Paliza a la mediocridad

Asfixia

Un grupo capaz de facturar canciones tan brutalérrimas, decisivas e irreversibles como Estados emocionales (y vaticanos) [Nihil obstat] y De cuando aún había esperanza [Ultra] es desde ése momento un combo a tener en cuenta. Ruidismo titánico, impactos distorsionantes improntantes que irradian fortuna. “Amplia[n]do su campo de batalla creciendo en espiral dando paso a una tremenda sucesión de temas en los que las intensas atmósferas se mantienen e incorporan nuevos elementos con los que se acercan al pospunk e incluso dejan asomar un aliento pop que explota resolviendo la ecuación de manera arrolladora” (Enrique Peñas).

Probablemente el mejor trabajo del año, para mí sin duda el mejor (hasta que alguna formación me demuestre lo contrario en lo que queda de 2015, que lo dudo). Guitarras imperiales, multiplicadoras, percusión atávica, teclados hipnóticos: adicción melomaníaca automática y perenne.
Ostiones hiteros uno detrás de otro, reverberancias adherentes, inmediateces eternas, el sonido discopalmeriense se tatúa en tu melomanía viajando en ondulaciones, espacialidades, cosmicidades encabronadas, envenenadas, indetenibles. Asfixia “noquea por su efervescente combinación de melodía y electricidad” (José Carlos Peña). Criptocracias sublimes, decálogo generacional a calzón quitao y tumba abierta, los Nirvana gallegos (o lo más parecido a tal declaración, de lo que estoy absolutamente convencido es de que si Kurt Cobain pudiera escucharlos no podría no gozarlo), una banda y disco necesarios, de cabecera, de culto.

“Sonido apabullante, avalancha de baterías y guitarras en combustión, melodías certeras transmite[ntes] de felicidad” (Jesús R. Lenin). La del pulpo en el mejor sentido de la palabra. Pocas veces he sentido una necesidad casi tan homicida de escuchar un disco tan en bucle. Ser un jodido melómano te puede llevar casi a la locura o desempolvando la elegancia de Passion pit, “la música que te hace feliz acaba siendo la más poderosa”.

Tarde y mal. «Sensación de despegar el filo en tu cuello». El primer golpe según llegas, así de sopetón. Antes de que te des cuenta ya te han atrapado envolvencias salvajes, sobrenaturales.

Cállate la boca. «Le va a salpicar». Mensaje y ritmo deliciosos. A mí me encanta para reírme de los paletines con maletines que se arrastran como reptiles. Cuando no te has recuperado del primer asalto sigue la ensalada de palos sónicos.

El final del círculo. «El final es el principio lo demás es sólo un ciclo». “Es probablemente mi preferida. A pesar de que sigue teniendo un punto fuerte de distorsión de guitarras en el fondo no deja de ser un tema de psicodelia muy 60” (Diego Castro, voz principal y guitarras).

En el agujero. «Una estampida emocional». Resonancias ciclópeas, mágicas.

Morir o matar. «Pienso devolver los golpes que me dan». Una de las mejores composiciones que he escuchado en los últimos 2-3 años. El modo en que Martiño hace que vaya cabalgando la batería y como se van engrosando voz e instrumentos, la forma en que se va adentrando es de tal grandeza que lo más recomendable es dejarse llevar y soltar algo así como “joder, que buena es esta muchachada”.

Élites. «No esperes esperar». Como la mayoría de los cortes asistimos a otra clase magistral de cómo crear una intro gloriosa.

Ráfagas en mi cerebro. «El olor del miedo». Profundidades fusionantes exquisitas.

Fuego. «Queriendo y sin querer la sensación». La aventura continua impoluta, sin fisuras.

Disparo. «Un medio y un fin en sí». Vertiginosa, descarrilada. Sigues sin poder escapar, y gracias, esto es lo mejor que te puede pasar con las obras de arte que marcan la banda sonora personal e intransferible de nuestras vidas.

La calma. «Lo destruido se construirá». Reposo engañoso. Chisporroteos y repiqueteos nocturnos probladerunner.

Diego, Martiño y Julián, gracias, seguir así, facturando himnos generacionales y dejándoos conducir por tan bellas pulsiones.


[Foo fighters] La vida sigue, siempre

Foo fighters

El multinstrumentista y magno músico Dave Grohl ya pergeñaba sus propias composiciones tras y entre los bombos de la mejor banda de grunge de la historia (Nirvana, obvia e indiscutiblemente). El vacío y la orfandad noventeromelómanas tras Cobain dejaría paso a una banda gloriosa de temazos épicos siempre bien aguitarrados que lleva facturando hermosuras sónicas desde mediados de los maravillosos 90 (y duran, y duran, y que duren). Siempre he sido más de Kurt pero Grohl la parte y hay que reconocerlo, éste largo es delicioso.

De pasajes tan contundentes como la persecución de Le llaman Bodhi. Compositiva y melódicamente compensadísimo, cambios de ritmo cegadores, roturas de cintura sonoras cual regate de Djalminha, baterías fieras y bellas fundiéndose con guitarracas muy pro, rabia destilada de dulzura envidiable, un menú surferogarajil bien surtidito. Otra buena patada al postureo estéril de reivindicar los sobrevalorados 80. Por momentos se torna en “una masiva tormenta sonora que se vuelve armónica, conciliadora” (Tomás Crespo).

Imparable. El disco de los de Seattle “suena rotund[o manteniendo] intacto su poder emotivo” (Juan M. Freire). Un inicio memorable que les sigue colocando con justicia en el podio del mejor anglorock fuerte junto a mis adorados QOTSA. Guitarreos límpidorockosos que te inyectan la energía necesaria para ponerte a tono y a tope y afrontar un montón de cosas. Un calendario de canciones radiante que no pasa de moda sonando tan demoledor como el primer día.


[Mondo sonoro] Editorial junio 2015

Ian Curtis

No hace demasiado los medios de todo el mundo dedicaba[n] máxima atención a Kurt Cobain. Este mes le ha llegado el turno a Ian Curtis, malogrado y espasmódico vocalista de Joy division. Vivimos en una cultura que rinde tributo a artistas fallecidos, convertimos en legendarios a creadores que nos han cambiado la vida pero que curiosamente en muchos casos han sido incapaces siquiera de mejorar las suyas. El estadounidense y el británico son claros ejemplos, gente que pretendía comunicarse con su música pero que posiblemente jamás lo consiguió.

Kurt Cobain

Escuchando sus canciones muchos pensamos que estábamos más cerca suyo aunque desgraciadamente el camino contrario no se movía con la misma velocidad. Artistas como Curtis o Cobain no acortaron la distancia entre su corazón y el de otras personas en propio beneficio. Expulsaron parte de sus demonios, eso es cierto, pero los monstruos más salvajes, crueles y sanguinarios se mantuvieron atrincherados en su interior hasta reventarles el corazón de puro dolor. El resto, como ya saben ustedes, es historia.

Joan S. Luna


[Disco Las palmeras y Leone El sol viernes 29 mayo 2015] Asfixias indómitas

Disco Las palmeras 2
En una sala menos concurrida de lo merecido los primeros en abrir la lata fueron el quinteto Leone. Echando mano de un multinstrumentismo rockgamberril tropicalizante filodistorsionante ágil en la pausa y tempos entretuvieron más que de sobra al personal con una actuación divertida y bien ejecutada. Una simpática formación con ráfagas a lo Salvaje Montoya perfecta para allanar el camino hacia el siguiente nivel.

Tras unos semidesesperantes problemas técnicos Disco Las palmeras compensaron el marrón desplegando un bolo facturado para el culto desde el primer acorde. Del tirón y sin bis ni parrafadas intercancioniles varias los guitarrazos pedaleados abrasivos en su indivisible alianza con unas percusiones ciclópeas y un teclado más que apañado entrando sabio en sus momentos el combo gallego dio un repaso compensado y melómano a sus 3 largos hasta la fecha. Nihil obstat y Ultra se fundieron en sus atractivos y filocrípticos sonidos a Asfixia, un discazo brutal desde ya entre lo mejorcito de 2015. Sin tregua ni objeción temazos muy serios como Me la jugásteis en China, A los indecisos, La casa cuartel y Desde hoy perfecto se incardinaron en un magma explosivo junto a otros himnos como Parte del engranaje y Absenta. Con colaboraciones sorpresa como la del cantante de Juventud juché de la última hornada noisegalaica retumbaron gozosas Élites, Morir o matar, Cállate la boca y Tarde y mal, que contó para el cierre con un double dragon colaboracionil para rematar un conciertaco de aupa de ésos que quieres que duren un poco más y que dejan cristalino los instantes gloriosos en los que siguen inmersas nuestras sonoridades independientes patrias.

Disco Las palmeras cabecera

Diego, Julián y Martiño demuestran todas las bestiales texturas y contundencias que se pueden conseguir en tríptico. Seguramente uno de los tríos más en forma y decisivos del panorama alternativo actual. Kurt Cobain se lo hubiera pasado de puta madre, servidor desde luego lo gozó.

Fotografía: Mauricio Catón
unnamed


[The dry mouths] Stoner ibéricosureño

Porta

El desierto de Almería quizá no tenga tanto nombre ni sea tan sexy en el imaginario rockero como el de Mojave pero el stoner limpio y trabajado de The dry mouths es bueno y prometedor. Nirvana, Queens of the stone age, Foo fighters e Eagles of death metal siguen estando entre mis grupos guiris favoritos, sobre todo los 2 primeros, legendarios, ciclópeos. Como la más genunina alineación de la inmortal banda de Cobain (y también los exquisitos Nada surf) los almerienses defienden su contundencia sonora en un tripartito que saca a la perfección todos los sonidos que tienen que ofrecer: Andy, Christ y Josh se bastan y se sobran para rematar 2 months, un más que interesante EP.

Impronta desert por los 4 costados. Desde los zarpazos de Tour p2 a las brillantes trazas Offspring de Tea pex pasando por las ráfagas rocosas de Party & son y la inmediatez y elegante cosmicidad de Cold mind hasta llegar a la pausa instrumentística final. Un pentagrama completito y bien servido. Carreteras polvorientas, cráneos de bisontes, aguardientes para valientes, arbustos rodantes, la majestuosa arrogancia del desierto, atardeceres y amaneceres de postal. Todos los ingredientes se reminiscencian en muchas fases de su propuesta. 5 fragmentos que demuestran plausible potencial y capacidad más que de sobra para seguir rematando la jugada con un gran disco.


[Alborotador gomasio, El pardo y M.A.M 28 febrero 2014] Alternativas sónicas contracráticas

Imagen

El pardo saltó al estrado con batería fémina y 3 guitarras (2 gomasianas pluriempleiles lideradas respectivamente por Koldo y Miguel BREÑAS, “el hombre tranquilo” que se mueve casi menos que J excepto cuando tiene que defender su espacio vital xD ) empezando con energía y entereza actitudinal para sorprendernos en su segundo corte con una nueva, Vergüenza.

Cuando llegó el momento de La charla final (la mítica condensación sónicoprotestataria de 14 minutacos en estudio) Raúl QUERIDO la clavó con sentimiento y profesionalidad.

IMG_0849

Tras un primer plato jugoso y picante para ir abriendo boca llegaría el momento de comer fuerte con Alborotador gomasio, que se desenvolvieron a saco con nuevo material de su deseado segundo largo abriendo con 2 nuevas, la primera Los residuos de la sociedad, esa obra visceral de luminosidad punk que va subiendo con un tramo final electrizante marca de la casa. Muy destacable también la cancionzaca Contra el suelo timoneada vocalmente por Koldo y que desprende una surfeada sonora agradable heredera del mejor pop de aquí con el filtro energético gomasiano que la alza para que jamás pierda contundencia.

Tras una compactación sónica currada (había que respetar el cronograma para los postres con M.A.M) acabarían su siempre enganchante directo con el éxtasis que llegaría de la mano de su atronador y tridimensionalizante temazo Extraditemos a Franz FERDINAND para dejarse la piel hasta el último aliento. Marcobain CORRALES  desde luego, y en trance desde el principio, cumplió otra vez con su cremosa maniobrabilidad y manifestaciones pronirvaneras que ya prometían desde el público apoyando el primer concierto de la velada a cargo del quinteto pardil.

IMG_1072

El tríptico Miguel Ángel Mainstream, compuesto por 2 chicas, una de ellas, la frontwoman tirando de cuaderno [que grandes reminiscencias me trajo nada más verlo y no pude evitar comentárselo a Guille VÁZQUEZ, el simpático teclista gomasiano y guitarra en el recomendabilísimo grupo Célica XX] tocando y cantando semi de lado y un chico que luego se arrancaría como vocalista para un tema.

Una formación de indiscutible actitud, originalidad y personalidad que echó mano de llamativos vídeos siguiendo estelas punseteplaneteras con instantes bien recibidos de semimprovisación retropunk. Mítico y para el recuerdo el titular eslogan Crowdfunding para un tanque real ya.

IMG_1104

Otra buena noche en Juglar, sin duda. Un triple encapsulamiento músicoreivindicativo admirable y plausible.

Acabar charlando con Marcobain CORRALES mientras bailoteaba fue un cierre más que digno para otra buena noche en que pese a que actuaran los segundos y no tocaran su/mi himno El malestar continúa seguirán siendo 1 de mis 3 grupos favoritos de ahora y siempre.

Fotografías: Pedro BAO


[Los claveles y Los wilds 21 febrero 2014] Guitarras y bailoteos grunge autóctonos encapsulados

Imagen

[El matrimonio bien avenido entre Madrid radical y la sala Juglar de Lavapiés siempre ofrece buenos bolos. Un reducto para los sonidos underground y la alternatividad sónica más independiente, un acogedor refugio 101% reivindicable y un altavoz para propuestas valientes, divertidas, honestas y que saben dejar buenos momentos y mejores canciones. Todo esto que vaya por delante.

La cosa exógenamente puede seguir cuesta arriba pero en todo momento habrá espacio para la buena música, las ganas de pasarlo bien y toda la buena gente que está en el ajo e infatigablemente dispuesta en primera trinchera]

Imagen

Con Joe Crepúsculo y 2/5 de Los gomasio entre los ilustres presentes el asunto pintaba bien.

Los claveles, se presentaron 3, como los mejores y míticos Nirvana (o también Sidonie y Nada surf) resolviendo con maestría su turno sacándole sonidos espectaculares que rebotaban enormes para acompañar unas letras magnas punkis y con puñados de realidad en un directo descarnado y que no deja indiferente a nadie, como la genial portada de su primer largo, Mesetario.

Escuetos intercancionilmente se vaciaron en la estricta profesionalidad de tocar y sentir sus temas. Compactaron con maña todo su repertorio con una cuidada selección de canciones desde su primer trabajo homónimo (rescantando Ylayali y Con el dinero en la mano) pasando por Tanatorio y su sencillo Nacional 42 EP hasta llegar a sus cortes más recientes con destacables momentos para su himno Estafas (admirables y adictivos toques countries con filtro castizo) o temazos como La ruta destroy y La pena negra animando bailes grunges a tuti plen.

Imagen

Antes abrirían la noche la banda más gamberra y macarra del evento.
Garaje rock tropical. Así reza con acierto y ganas de juerga su bandcamp: el cuarteto que forman Los wilds cual alineación balompédica se deslizaron sobre 11 temas para ir deleitando a una parroquia cada vez con más intensidad y entrega. Mezclando inglés y español (castellano filomesetario para la ocasión) no pararon de derrochar energía, FIESTA y desfase músicoactitudinal.

Su frontman tomó claramente el protagonismo desde los primeros instantes para dejar las mejores perlas tanto verbales como de maniobrabilidad, un tipo (auténtico personaje) con un estudiado desencamisamiento cañí que se movía más que los precios. Gloriosa la movida que se marcaría con un ampli.
Un bajo, 2 guitarras y batería. En el apañado escenario juglariense los 4 salvajes de su formación titular le sacaron todo el jugo a los instrumentos, demostrando una eficacia sonora bastante plausible.

Un momento grande llegó a la hora de abordar la quinta pieza. “Es patio. Esta canción se la dedico a mi esposa” para dar entrada a su ariete Cocaína.

La temperatura y la implicación fueron escalando poco a poco sin ceder un paso atrás. Muestra del clímax fue su despliegue con una potente fase de torsiones y distorsiones guitarreantes sublimes y salvajemente propsicodélicas para afrontar el triplete final con Hombre lobo (cantada por el bajista), un homenaje a Lou REED y una nueva como muestra de su próximo material.

Fotografías: Elena ROSILLO


[Alborotador gomasio, Célica XX y Supergrupo 2. 28 diciembre 2013] El mejor noise pop en castellano del planeta para despedir el año

CartelConcierto28diciembre

IMG_6140

Supergrupo 2

Simpatía, humor, subversividad, energía y hasta momentos de frenesí.

IMG_6097

Célica XX

IMG_6274

Sexteto triplete de voces varias veces (con Guille y José Teen idol al frente) que tiraron de versiones [Mad world (Tears for fears), Under the milkyway (The church) con la colaboración de Miguel L. BREÑAS, The killing moon (Echo & The bunnymen)] para rematar muy acertadamente viajando a través de un orgasmoéxtasis final filogomasiano con Veneno por navidad.

Estética con trazas de la Creedence. Pausa, alargantes, cuidadas DISTORSIONES también a cargo de la pasión de Hoffa M. M.

Sería el inicio del loable y plausible double dragon pluriempleil de Guillermo VÁZQUEZ que acto seguido tomaría los mandos de su Korg para completar el pentagrama gomasiánico.

IMG_6210

Alborotador gomasio

IMG_6377

En escasos metros cuadrados los putos amos del underground y el noise pop madrileño y patrio volvieron a atronar espectacularmente sin guardarse nada demostrando una sana y actitudinal conexión con los que nos habíamos dado cita en Juglar. Con la buena y valiente música no se juega y desde los punteos iniciales sabíamos que no iba a ser ninguna broma. 12 + una, estas fueron [grande Koldo otra vez rulándome el manuscrito set list]:

Si me matas

Los inviernos

En mí no hay calma

El malestar continúa

Canon

Contra el suelo

Hace tiempo que no existimos

14

Las tuberías

LAMANA

Punk

Los residuos de la sociedad

En el espejo.

Un bolo que acrecentó las ganas de paladear el segundo disco. Buena ración de nuevos temas aderezados con himnos del primero.
Rescatando una perla del genial James SALLIS “[suenan] con tal contundencia que [se puede] SENTIR cómo [se te sube] la música por las piernas desde el pavimento”.

IMG_6444

El grupo más esperado de la noche tuvo momentos estelares de gloriosa performance claramente bifurcada: Alberto ROBLA poniendo los toques de humor ejerciendo de frontman de la parte trasera y el momentazo calcetines de Marco COBAIN CORRALES de nuevo magno y sembrado compartiendo copazo con los fans de primera trinchera y en el apoteosis final su Fender con una extasiada y bailonga supergroupie.

[Un villancico grunge hubiera estado bien]

Mi último concierto de 2013, lapidaria forma para cerrar el año músicoconciertil. Un año de muchos subidones musicales en que descubrí a la banda que ya forma parte de mi triada básica e indefectiblemente de la banda sonora de mi vida: Alborotador gomasio.

El arte puede surgir en la derrota, y de qué manera. La vida a veces puede ser una puta mierda y un círculo vicioso cabreante, pero siempre estará y jamás nos podrán arrebatar la buena música para gozarlo y romper esquemas. Los gomasio son un ejemplo brutal de ello. Sencillamente gracias Koldo, Marcos, Guille, Alberto y Miguel.

Fotografías: Pedro BAO