Archivo de la etiqueta: Los secretos

[Alborotador gomasio. Luz y resistencia] La valentía del pop

`Nuestras cabezas llegaban a las estaciones mucho antes que nuestros cuerpos. El tren iba tan deprisa que no podías escuchar tu corazón agitándose como un taladro. Ni siquiera se despeinaba pero nosotros habíamos perdido nuestros sombreros`

Héroes, Ray Loriga

Luz y resistencia

De gomasianismos alborotantes y otros arrojos pospop.

Desde que leí aquella entrevista en la sección Escaparate/“Nuevos” grupos del Mondo sonoro hace ya unos 5 añacos, y de ir directo a darle al play para paladear sus temas Alborotador gomasio, con toda la fortuna, ya iban a formar parte irreversiblemente de la banda sonora de mi vida. Visceralidad, honestidad, autenticidad; el gomasianismo alborotante sigue la estela de su autoimpronta como homenaje y a la vez constante innovación del pop alternativo caviar beluga.

La alineación titularísima gomasiánica de las 11 Canciones de Luz y resistencia (Limbo starr, 2018) impacta desde primera trinchera literatomelómana con la incisividad de la nomenclatura de sus títulos; lo que por otra parte sigue siendo una buena costumbre en la formación madrileña.

Las Guitarras siguen ahí porque nunca se han ido pero la experimentación tiene también su refugio en el tercer largo de la banda, y es que el disco cobija bases electrónicas que aderezan enrique100do el sonido gomasianil para dotarlo de nuevas e interesantes texturas.

`Se trata de cantar con las entrañas, que las guitarras ardan. Pop emocional, nuevo punk. Tras un largo tiempo recorriendo caminos en penumbra el corredor de fondo atraviesa la meta agotado pero esbozando una sonrisa. Aparece la luz, cobra sentido la resistencia (Miguel Atienza y Lolo Lapón).

El final de la tarde Atrapar cada gota de tiempo

Germinal, radical, expansivizante, abanderada, cinematográfica, enorme, ciclópea. INTROducción èpicodeclaracional exquisita. Su crescendo abrazado en una instrumentación tan deliciosa no puede apartarnos de una lírica tan potente como el latido de un corazón pulsionado, enamorado, apasionado, y a mil jodidas millas de cualquier medianía, mediocridad, pasteleo y/o miedo. Los filosusurros vocales desembocantes de Marco la empacan en una cremosidad absoluta que me recuerda a aperturas tan monumentales como las planeteras La llave de oro, El canto del Bute, San Juan de la cruz o Islamabad

Agosto, bailando el caos Caigo a tu lado buscando entre destellos algo más

Inicio inditrónico para ir descarrilando guapérrima, bellísima, en un temazo que si los Beach boys hubieran nacido en Granada, Madrid o Vigo seguramente que habrían deseado poder implementar. El liderazgo vocal de David Ripoll / Koldo va destilando un pop premium para un tesoro de tonada, interregno incluido. Una de esas piezas que va floreciendo invencible para estallar el rompeolas de la emocionalidad del mejor pop en castellano de la historia

La reacción impotente La visión de la velocidad dejando el futuro para hoy

La percusión leónida de Al Robla se funde en seguida con toda la rotundidad de las cuerdas legendarias de la alborotalidad del gomasianismo (ilustrado). El trote gomasiánico sigue imparable, victorioso, moral y sónicamente superior, indestructible. Las cuerdas rugen brillantes en fuertes destellos cegadores para hacer saber quién sigue timoneando el noise pop (capitalino). Un corte intenso, arrojado, brutal, visceral, sincero

Hacia el vacío Girando entre cuchillo y salvación

Sí, las guitarras y las distorsiones ya han tomado el poder y no tienen ninguna prisa de irse a por tabaco a Brasil. Reminiscencioprimigeneidades de los Nada surf de Karmic.
Las capas van acuchillando surfeantes cambios de ritmo que siguen ensamblando toda la coherencia de un puzle visionario

El sitio dónde empezó todo Salidas que una vez me sirvieron de descanso

Al loro como va expansivizándose para terminar en estribillo adherente y decisivo. Serpentea dulce pero letal para rematar asestando en otro contundente himno. Desatándose desborda todo su potencial en otro ejemplo de la magnánima producción de todo el álbum

Errores Serás feliz mientras no quieras pensarlo

Aventura progresivocòsmica filoelectrónica intermezzica

Parece que no pasa el tiempo Un chispazo, un golpe de electricidad, miré tus fotos otra vez, enganchados entre sueños

El apoyo, la irreversibilidad y la contingencia guitarrera sigue con buena nueva unos neodesarrollos brutales al alcance sólo de La Champions del indi, dónde Los gomasio ya llevan muchos partidos y goles a favor. La superioridad moral (pop) sigue ondeando en una atalaya sónica que sólo coronan quienes priorizan la pasión, y de eso Breñas, Koldo, Al y Marco Cobain Corrales saben bastante

Rodeados Me la voy a jugar. La ambición que nos quedará esquivando

¿Tienes o quieres montar un combo y te gustaría facturar himnos (ruidistas)? Pues sólo dale al play, sube el volumen hasta molestar a los vecinos o a quien haga falta, aprende, déjate llevar y goza. La banda madrileña sólo sabe esculpir hits cuando se trata de navegar su palo maestro, el pop ruidista o pop de guitarreos suprainsuperables. El power pop va un paso más allá para inyectarse eterno en el pospop filofuturista de la Posgeneraciòn X.

Escupir verdades sin dejar de crear en la Capilla Sixtina del ruidismo es algo que el grupo implementa con más naturalidad que Forlán al borde del área.

Sencillamente estamos ante un chute necesariovital de pop supraguitarrero, otro hitazo marca de la casa [joder, esta cancionzaca merece un videoclip igual que el grupo un escenario principal]

Ciudades muertas Ordenar la tempestad

En lo primigenio los mejores ecos de Los secretos vuelven a dejarse caer. Y para muestra otro botón de juego de vocalidades 5 jotas que dotan a la canción de un empaque sublime

Detrás de mí Esperando la reacción

El invencible ejército guitarril gomasiánico sigue conquistando corazones e incrustándose a fuego en la médula espinal de la (literato)melomanía. Ritmo feroz felizmente incansable. Se va abriendo su propio camino y sincronía de una forma maravillosa. Otra obra magna antesala perfecta para el cierre, como siempre conclusivo e infinito

Vendaval y Gritan sus nombres La luz que hace mi carne palpitar, dulce veneno de velocidad
Guitarras y percusión se funden alcanzando perfectas la vocalidad. Tonada que se va desatando sin posibilidad ni deseo de frenada. Las texturas derrapan para trazar una estela imborrable que corona un trabajo de unos Músicos a los que muchos venimos adorando desde hace mucho tiempo

Este nuevo puñado de canciones vuelve a legitimar el valor y la decisividad de la buena música, la que toca las teclas de la felicidad, la que mueve, la que pulsiona. Alborotador gomasio siguen en la constelación de la época dorada del indi patrio mereciendo cada vez más.

La coctelera musical alborotantegomasianista sigue agitando afiladérrimas guitarras, poderío percusionil, vocalidades gourmet. La intensidad melómana revienta, se reinventa, deconstruye e implosiona en la esencia más salvaje de la alternatividad pop. Con grupos cómo este el mundo es un lugar menos malo y violento en el que poder disfrutar de toda la potencia de las cosas que pueden cambiar el curso de los acontecimientos.

Lo mejor: otro elepè para seguir amando con jodida locura la buena música, la que emociona, la que pulsiona.

Lo menos mejor: que aún haya el mal gusto de no invitarles a petarlo en los mejores escenarios y FESTIvaleS (estivales) nacionales.

Las guitarras rugen soleadas con la ilusión del primer día, el mejor cuartero de la capital se derrama y vacía eterno en un genuino chute necesariovital de pop supraguitarrero antireaccionariopositivista.

Puro cholismo sônico que contiene himnos que se incardinan desde el primer paladeamiento en un repertorio de culto.

Ya sabéis puès, si queréis regocijaros en la copa de Europa ruidista, del mejor indi y del Pop antipasteleante guitarrero con mayúsculas no dejéis de acompañarles en su/este palpitante viaje.
13/14

 

 


[Alborotador gomasio] Noise generacional

11 abril

¿Están Alborotador gomasio en la pomada sonora alternativa, en la crema de la crema, entre los mejores grupos de éste país? Para mí sin duda desde que tuve el gustazo de descubrirlos en 2013. No es que sean muy buena gente además de amigos es que son músicos de muchos quilates con los que voy teniendo sensaciones tan de la hostia como en su día tuvieron el placer de ir experimentando todos los privilegiados y privilegiadas que irían acompañando a los primeros Planetas. Si te parece exagerado desconecta inmediatamente de todo durante un rato y déjate llevar por su propuesta, dale al play, imprime buena chicha al volumen y flipa con tan deliciosa encapsulación sonora.

El don y la invitación de Marco, Koldo, Guille, Alberto y Miguel va de cara y tiene muy poquitos prejuicios (cosa siempre de agradecer en la música). «Hemos buscado hacer un disco de canciones y melodías tarareables que aspire a formar parte de la música popular más que agradar a la selecta minoría indie». Desde la primera escucha sabes que estás ante algo muy grande. Ruido sublimemente dulcificado, patrimonio de la melomanía. Un grupazo que te recuerda lo importante y decisiva que es la sana adicción a la música poniendo banda sonora a muchos de tus momentos más gloriosos, decisivos e improntantes. Un discazo con el que Kurt Cobain exclamaría un rotundo Fuck yeah. Un ADN compositorguitarrero privilegiadísimo. Genéticamente o como sea la banda sólo sabe crear temazos, himnos.

Arquitectura guitarrística ciclópea viajando en cancionzacas fortificadas de estribillos y frasazas letales que son titulares generacionales. Declinan de forma maestra todos los palos del punk. Desde su sublime carta de presentación en largo con Más humillante que doloroso [uno de los discos que más me han marcado en los últimos tiempos] han ido perfeccionando su ruidosa dulzura hasta cimas sónicas increíbles. Los piropos vuelven a estar justificados, Los gomasio sólo facturan temas inmortales y de culto desde el primer acorde. «Hacen ruido pero sus melodías son redondas. Hacen pop pero son muy punks. Hacen shoegaze pero miran de frente. Tienen un excitante y adictivo sonido propio. Sus letras calan, su propuesta es certera. No hay ni un pero en [el disco] y los escenarios sueñan con tenerlos encima» (Carmen Sanz). «Hay algo en su música que despierta nostalgia adolescente [,] su inmediatez, sus melodías, letras con las que conectas» (José Fajardo). «Potencia, distorsión, gancho melódico y carisma desplegado con una solidez pasmosa. Contundencia y fuerza de melodías perfectas, irresistibles (Raúl Guillén)».

Un cancionero gigantesco de once titularísimos temazos que entran del tirón y al primer toque y en los que da gusto detenerse. Marco y Koldo se van marcando un double dragon vocalguitarril de alternancia letal. Alberto, atronador y pasional a las baquetas, la intensa profundidad de las cuerdas de Miguel y el empaque y la elegancia teclil de Guille completan un pentagrama melómano irreversible.

Los excesos de los niños. «He medido un gesto infinito»

El primer corte es un tajo que rompe a borbotones. Himno absoluto que se te inyecta sin remedio, una droga perfecta hecha canción. La típica pista ideal para el bucle. Sus guitarrazos indestructibles son simplemente celestiales sosteniéndola de principio a fin con unas ráfagas atmosféricas cegadoras y brillantes prácticamente insuperables, invencibles. Según el propio combo «tiene una carga simbólica y un sonido que resum[e] gran parte de lo que [somos] y de lo que contiene el disco: pop llen[o] de rabia y frustración que habla de deseos, sueños, anhelos».

Contra el suelo. «Momento que se hizo eterno al detenerlo»

Instantes de pausa fascinantes, saber hacer. Adictiva, ejemplar. El jugosísimo festival de guitarras sigue su curso.

Espíritus helados. «El aliento que nos salve de éste invierno»

Tributo resplandeciente, momentazo made in hermanos Urquijo. «Capilla sixtina del pop, fragmentos de cielo encerrados en sinfonías de bolsillo» (Marc Ros).

Los residuos de la sociedad. «Contra los que nos despreciaron»

Apocalíptica, canalizando la rabia con legitimidad y justicia poética. Grito abanderante, gloriosa abrasividad de guitarras cronificadas que alcanzan el orgasmo, el jodido nirvana de las distorsiones más desgarradoramente perfectas. Abofeteando con genialidad sus propias estructuras.

Si te matas. «Algo que nos pudiera salvar»

Magna, exquisita. Sus texturas te abrazan cálidas y las guitarras siguen dejando el listón a la altura sólo de los elegidos.

El placer de la derrota. «Y no me aguanta el corazón»

Un no parar. Otro temazo de rachas muy surferas, velocidad pop a la que sólo los más grandes pueden coger la matrícula y seguir su estela.

Fantasmas. «Al intentar vagar detrás de tí»

Interregnos dulces y tempo trabajado siguiendo con el resto de ingredientes del mejor noise pop en castellano del planeta.

14. «¿Qué vas a decirme de éste día gris?»

Brillante. Otro edificio conceptual de letra selecta y ritmo adherente.

Revolución. «Abro en canal cada palabra»

Envolvente, te va impregnando sin prisa pero sin pausa. Sigue la exhibición y la clase magistral sobre los cánones del pop pata negra, el que saben clavar cada vez que se lo proponen.

Los rastros de Nacho. «Dividiendo el instante al azar»

Cabalga decidida y vitalista. Destellos premium.

Todos mis huesos. «No me pienso contener»

Hermanada con el sonido de la primigenia Extraditemos a Franz Ferdinanz. Su incendiario inicio afila sus guitarras en otra declaración de intenciones sobre como sacarse de la manga un cóctel prohibitivo, una lapidaria combinación entre el punk y el pop.

En definitiva media hora brutal en la que se bastan y se sobran para sentar cátedra en el género y en la materia. Entre mis favoritos y entre lo mejor de 2015 desde ya. De 0 a 10 un catorce, una obra maestra sin pasteleos directa a la cabeza y al corazón que se te cuela por cada poro para quedarse muchísimo tiempo, eternamente es más justo escribir.


[Alborotador gomasio, Disciplina Atlántico y Ornamento y delito Siroco sábado 24 enero 2015] El gomasianismo va a llegar

IMG_0968
La emblemática y madrileñista Siroco tiró de crema pronoventera para un tríptico más que jugoso. Una noche de ruido de estrellas dónde las bandas de Limbo starr y unos prometedores Disciplina Atlántico hicieron un homenaje a la actitud y los buenos guitarrazos patentizando la edad de oro de la alternatividad sónica patria.

IMG_0617

Abrieron la lata Disciplina con mucha polivalencia, prueba de ello fue que 2 de sus miembros se turnaron a la batería. Una formación aplicada y bastante entretenida que comenzó con Las radiaciones del móvil mostrando desde el primer acorde un power pop progresivo con tintes decadentes y alargues y distorsiones pronirvaneras que además se marcaría una versión protagonizando uno de los momentos más atractivos de la jornada, su frontman jugueteando con un pedal entre las manos. En suma, una banda que dará que hablar en cuanto vaya sacando más material.

IMG_0741

La segunda parada la protagonizarían Ornamento y delito, que contando con la ayuda al bajo del cantante de la banda precedente se marcaron unos buenos guitarreos con personalidad y empaque a través de temas tan sugerentes y certeros como Trashorras, Carnaval armado, Bono es dios o Cocaína.

IMG_1000

Tras los preceptivos prolegómenos Marco, Koldo (ataviados proplaneteramente con camisetas a rayas, la de Marco de manga larga muy a lo Cobain), Guillermo, Alberto y Miguel comparecieron sobre las tablas para darle buena chicha a sus 2 discos ya de culto: Más humillante que doloroso y el recién horneado Los excesos de los niñosAlborotador gomasio nos regaló otra actuación divertida, pasional e improntante. No es porque sean amigos es porque es una realidad: seguimos estando ante una banda que no tiene techo y cuya merecida progresión apunta a petarlo en festivales y seguir haciendo lo propio en salas. El primer pepinazo de su exquisito set list, El malestar continúa, se tornó en una verdadera declaración de intenciones. Un himno insuperable de esos que forman parte de la banda sonora irreversible de muchas personas, desde luego de la mía desde la primera vez que la escuché. La siguiente dupla sería para otros 2 temas de su primer largo que enlazarían con la primera nueva de la noche, Si te matas, canción sentía y adherente dónde las haya. Tras la deliciosa pausa de Las sombras llegaría toda una tanda de nuevos himnos para vaciarse y presentarnos con garra y calidad su último trabajo. Espíritus helados, Todos mis huesos o El placer de la derrota retroalimentaron pogos y éxtasis incendiando la intensidad de aquellos instantes gloriosos.

IMG_0998

El triplete final fue para Contra el suelo, otro temazo brillante en el que Guille se uniría al festival guitarril echando mano de la acústica. Los estribillos demoledores de En el espejo serían los elegidos como antesala para Los residuos de la sociedad, ésa canción que pide a gritos cerrar un bolazo cómo análogamente pasaba con las gigantes postrimerías distorsioniles de La caja del diablo en los más decisivos 90.

IMG_0897

Una noche de lo más completita pues en que siguen convenciéndonos a los más fieles gomasiánicos de primera época mientras van ganando nuevos adeptos para una causa y propuesta sonora que recogiendo el testigo de la mejor tradición pop en español y la rabia más actual dan lugar a unas canciones sublimes que viajan hacia la atemporalidad y que son más pertinentes que nunca.

Fotografía: Guillermo Ramos


[Entrevista a Alborotador gomasio viernes 29 noviembre 2013] “Hay que estar reivindicando los 90 todo el rato, luchar por ellos”

Imagen

David RIPOLL (Koldo) y Marco Antonio CORRALES (voces y guitarras)
Miguel LÓPEZ BREÑAS (bajo y coros)
Alberto ROBLA (batería y coros)

Guillermo VÁZQUEZ (teclados)

Pablo DE SERNA (texto y preguntas)

Pedro BAO (grabación y apoyo logístico)

No soy al único al que le parece cojonuda la portada de vuestro disco. ¿Dónde se hizo la foto? ¿Cuál es su historia?

“La foto es de una amiga nuestra, Rosa PONCE, batería en Tigres leones y el personaje que porta ese trasero es Raúl ALONSO de La fonoteca. Nos pareció una buena foto, es una persona que nos apoyó bastante” (Miguel)

 

Esta noche van a sonar temas de vuestro segundo disco. Os escuché que es más noise. (Por cierto muy guapo vuestro acústico en Noise off) ¿Qué os apetece contarnos sobre él? ¿Qué nos podéis adelantar?

“Va a haber algunas canciones que vamos a intentar que suenen más como en directo pero va a haber otras un poco más mariconas también. Vamos a intentar que cada canción tenga su espacio, en el primero van todas un poco a piñón y es todo más homogéneo” (Koldo)

“Tiene más canciones y más arreglos” (Miguel)

“Y además hemos aprendido a cantar [risas] casi a la primera pero hemos involucionado a la hora de tocar la guitarra” (Marco)

¿De qué os sentís más orgullosos como grupo a día de hoy?

“De haber grabado 2 discos” (Guille)

“Antes de cumplir los 20 2 discos están bien [risas]” (Miguel)
“Estoy muy orgulloso de todos los grupos que hay alrededor. Todos los grupos que podemos conformar en red, es la ostia” (Marco)

“Hay gente que puede pensar que hay cierto amiguismo entre nosotros pero es que realmente nos hemos hecho amigos a raíz de la música” (Miguel)
“Hay un montón de grupos que tienen una actitud totalmente diferente desde hace años que están colaborando entre nosotros, nos estamos viendo crecer y eso mola” (Marco)
“A pesar de que no nos aguantemos seguimos juntos [risas generalizadas otra vez]. Miguel y yo somos como un matrimonio [nueva ración de risas]” (Koldo)
“Matrimoniadas. Me gusta como nombre de disco Pepa y Avelino” (Miguel) [descojone general otra vez]

¿Qué os parece que un grupo de aquí cante y publique sólo en inglés? ¿Complejo de inferioridad, ganar cuota de mercado, postureo sangrante, creerse guay?

“Es ir un poco a lo fácil, te evitas un problema de la ostia si cantas en inglés” (Miguel)

“Ha habido una tradición durante muchos años de estar inmersos en la ironía y el humor postmoderno. Nos mola más en castellano (Koldo)
“Si le das mucha importancia a lo que quieres decir es fundamental que domines la lengua” (Marco)

 

¿Vuelve o ha vuelto en los últimos tiempos la canción protesta?

“Viendo los tiempos que corren lo normal es que la gente tenga ganas de cagarse en la puta directamente. La música va con el contexto social. El rock urbano siempre ha estado ahí. La gente está mucho más receptiva que hace 7 años” (Koldo)

“Yo lo dudo bastante. El rollo cantautor me da muy mal rollo” (Marco)
“Víctor Manuel provoca gatillazos [risas]” (Miguel)

Una banda con la que jamás compartiríais escenario ni copas ni calimochos

 Franz FERDINAND” (Koldo)

Siempre así” (Miguel)

“Los tengo siempre en (la) mente y ahora justo en el momento de decirlo… No vale la pena odiar a un grupo español, es muy triste. Hay que saber elegir bien a los enemigos” (Marco)

Amigos más allá del escenario ¿no? ¿Quedáis para ver el fútbol y/o salir de juerga?

“Yo no puedo quedar para ver el fútbol con esa persona de ahí” (señalando a Guille) [risas] (Koldo) 

“Yo no puedo quedar para ver el fútbol con ninguna de las personas que están aquí” (Guille)
“Somos del Atleti y él es del Madrid, el único, por eso toca el teclado, así no va a progresar en este grupo” [risas] (Koldo)
“Hemos visto mundiales juntos en casa de Emilio [LAMANA]. Empezamos en un bar y acabamos en casa de Emilio” (Miguel)
“Claro que salimos por ahí, lo que pasa que cada vez menos” (Koldo)
“Yo ahora me voy con los Gúdar. Es un grupo de Barcelona, me han acogido, me dan de beber y yo les doy espectáculo” (Marco)

 

¿Qué disco le regalaríais a vuestro peor enemigo?

“Alguno de Chinarro” (Alberto)

“El Menos samba edición sólo con La iguana Mari en repetición [risas]. Doble CD [La] iguana Mari” [más risas] (Miguel)
“Pues la verdad es que estoy muy poco odioso, odiante” (Marco)
“Antes no eras así, te has ido a Cataluña que es el progreso” (Koldo)
“Joder si te hablo todo el rato de cosas que odio cuando estamos relajados. Quiero que rescates mis odios” [risas] (Marco mirando a Koldo)

 

¿Alguno ha discutido acaloradamente con alguna novia o rollete por diferencias musicales? ¿Saldríais con una pija insoportable por muy pivón que fuera que le guste “la música” de Justin BIEBER o Melendi?

“Yo creo que somos tan frikis que sí” (Koldo)

“Es lo típico, al final acabas discutiendo si te gustan Los planetas o no” (Marco)

 

ALLAN POE escribió grandes cosas hasta el ojete de opio y Los planetas también se disolvieron con sustancias en un interesante EP. ¿Salen mejor las letras contentillo o algo más que achispado?

“Yo nunca he escrito nada borracho, la verdad. Hemos salido borrachos a tocar seguro muchas veces, algún concierto ha estado bien” (Koldo)

“Hablando de  Los planetas decía Eric en una entrevista salimos siempre drogados” (Miguel)

“Depende del punto. Yo sí, así como medio dormido, en mi estado natural, como divergente, disociado” (Marco)

Soy de los que piensan que los 80 están algo sobrevalorados. Nirvana, Los planetas: me parece que los 90 dejaron claro que la ruptura y la distorsión siempre tendrían un hueco en el futuro. ¿Qué representan estos 2 grupos para vosotros?

“Hubo un momento a finales de los 90 y principios de los 2000 que estaba guay reivindicar los 80 como ruptura. Una cosa es la versión punk de los 80 de rechazo a los 90, eso va ascendiendo a las clases más opinadoras del periodismo, que [dicen que] los 80 son cada vez más algo crema de la crema y al final se convierten en la ortodoxia y la ortodoxia llega a tal punto que los 90 son la vulgaridad y los 80 lo excelente. Ahora puedes hacer cualquier cosa parecida a los 80 mediocre y es mejor que cualquier cosa parecida a los 90. Me encantan un montón de grupos de los 80, no hay ninguna contradicción. Hay que estar reivindicando los 90 todo el rato, luchar por ellos. Vivimos en el revival absoluto de los 80 como si fuese el final de la historia en plan FUKUYAMA, como no ha habido ya nada más” (Marco)

 

¿Qué estáis escuchando últimamente? ¿Algún descubrimiento musical reciente subrayable? ¿Alguna banda que os flipe (en este momento) y que no dudéis (en) recomendar/reivindicar?

Gúdar, El pardo me parecen la ostia” (Alberto)

Puzzles y dragones, Cómo vivir en el campo. ¿Algún grupo que nos guste en que no toquemos? es la pregunta” [risas] (Marco)
Él mató a un policía motorizado” (Miguel)
“Que luego nos llaman endogámicos” [risas] (Marco)
Los claveles” (Koldo)

La pregunta intelectualoide gafapastense. ¿Alguna lectura interesante estos últimos meses, algún libro de cabecera que os haya dado buenas ideas?

“Mi último libro fue Teo en la granja” [risas] (Miguel)

“Que lo conteste Marco que vamos a quedar mejor” (Alberto)
Plataforma de HOUELLEBECQ. Estoy ahora con Crimen y castigo” (Koldo)

“Ése me lo leí ya” (Guille refiriéndose al de DOSTOIEVSKI)

La gran transformación de POLANYI” (Marco)

 

Telebasura, músicabasura. ¿Quién sustenta a quién?

“La televisión lo sustenta todo, la política, dice lo que tiene que sonar y que no tiene que sonar. Me refiero sobre todo a Televisión española y Radio 3. Todos los programas que pongan en La 2 no están ahí por lucrarse, tú eliges políticamente lo que quieres y lo que no, es una opción política no poner nada relacionado con música porque no interesa” (Marco)

¿Manías o rituales antes de tocar en directo?

“Cerveza, calimocho, comer” (Alberto)

“Es verdad, siempre comemos” (Miguel)

 

Sala pequeña, grande, festival. ¿Qué os enrolla más, dónde os sentís más cómodos?

“Cuanto más grande mejor. Burro grande ande o no ande. Una sala tipo Apolo, acuérdate, [“Eso es zona champions” (Guille)] Moby dick. Hay gente que a lo mejor como tiene otro tipo de sonido, pero nosotros cuanto más grande mejor para subir el ampli” (Koldo)


[Alborotador gomasio] Debut con ecos de eternidad

a1116423663_10

Cuando uno cree que tiene claro su establishment musical añejado y currado durante AÑOS de repente puede aparecer una banda que se una al imperio de la élite sónica: éste es el caso de Alborotador gomasio, vanguardia del underground capitalino que con Más humillante que doloroso (2013) firman un estreno soñado consiguiendo una alternatividad de sonidos que se inyecta en ti desde los primeros acordes.

Rotundos, viscerales. Resolución, actitud, ráfagas de factura sublime. Los Gomasio suenan de puta madre hablando mal y pronto, un estilo que salpica mi mente con imágenes/sensaciones de los primeros Planetas (también los primigenios Lori), momentos de los Beach boys (también de The drums) y los Nada surf del tesoro Karmic.

Nada que envidiar a muchos grupazos situándose en la primera línea de salida junto a obras maestras como El fluido de Sidonie, Viaje de estudios de los Lori y/o los planeteros Pop y Super 8.

No concibo su música fuera de cremosos contextos. Una banda sonora que empapa los viajes que merece la pena hacer. Saliendo de juerga, en el coche para buscar a la novia o rollete, follando (o haciendo el amor, eso ya depende de la situación y/o de cada un@), paseando a tu bola aislándote del mundo con tus auriculares, compitiendo paladeándolos con tus cascos contra las miles de caras de acelga del metro para ir a currar, preparando el petate antes de jugar un partido (y después si has ganado suena mejor aún), tumbándose a la bartola, de copazos previos con los amigos. Da igual, en todos estos sitios y encajan como el binomio banqueros/políticos = ladrones.

Disco grabado “del tirón durante una escapada a los estudios Maik MAIER. Furia y acidez de GUITARRAS [con] melodías pegadizas en una onda muy college rock. Conexiones con el noise de Sonic youth, Dinosaur jr. o Sebadoh dulcificados con retales de pop” (Daniel MIRALLES, Ruta 66).

“Asidero entre los ochenta y los noventa. Suma[n] sanísimo descaro y potencia. Power pop de altura” (Jorge OBÓN).

“Tratado punk de nuestro tiempo en el que las guitarras sobresalen poderosamente. Pavement, Los secretos, Antonio VEGA. Trazas de todos ellos se encuentran –por increíble que parezca– visibles en [su] trabajo” (Lolo RODRÍGUEZ, Jenesaispop).

“Extáticas tonadas, túrmix noise, rock efervescente y espinoso, vivificante aspereza”. Simpáticas provocaciones en una “pulsión aparentemente postadolescente” que convive con “hierbas de extracción” muy “diversa” (Carlos PÉREZ, Efe eme).

Explosivos, implosionantes, saben cómo hacerte saltar. Desde la primera escucha empiezan a deslizarse por tus oídos para terminar conquistando todo tu ser, al que se le hace imposible no dejarse llevar. Como a ellos mismos les confesé es difícil no derrapar en la subjetividad [sin ella no hay arte] al decidir hacer estas líneas. Lo mismo me pasa cuando toca hablar de Sidonie, J y los suyos o Nirvana.

Jóvenes promesas cotizando al alza para consolidarse y listos para jugar entre, con y contra los grandes. Triangulando al primer toque con la facilidad y la clase de las leyendas. Adherentes, magnetizantes. Maestros de interregnos exponenciales hasta el final.

Van a saco y a piñón, en menos de media hora lo petan, no necesitan más tiempo para demostrar su talento, como los magnos. Pildorización adictiva, encapsulación emocionante, despampanante.

Como ellos mismos afirman en Mondo sonoro se trata de “una colección de canciones que refleja[n] de manera más o menos fiel la realidad del grupo y nos acerca hacia sonidos agresivos intentando no perd[er] espontaneidad. Sonamos a lo que está pasando ahora, la calle [, Madrid] está ardiendo y nosotros también”.

El decálogo alborotador (y) gomasiano:

El malestar continúa [“Y decidí continuar (cuando todo estaba muerto)”]

Destacada intro, pasajes punzantes. Sonidos entretejidos desde el inicio en toda una declaración de intenciones hasta el último corte con todas las consecuencias. Muestrario totalizador.

“Vivimos en un estado de malestar continuado [,] esto es lo que nos impulsa a hacer cosas, es el impulso de convertir vidas absurdas mediocres en algo heroico. Pretende ser un himno de esperanza sin caer en el repetido discurso positivo y acrítico que [intenta] moralizar el desastre y fingir que todo está bien (Marco)”.

Más humillante que doloroso [“Yo me hacía el mayor y tú te hacías la loca por los 2”]

Prólogo bateril nirvanero que baja para volver a subir en el momento perfecto, tramo psicodelizante incluido.

“Habla de reencuentros, de cómo el paso del tiempo deforma la óptica a través de la cual se mira una relación y la repentina toma de conciencia respecto a la pérdida [(] de la inocencia [)]. Puede que ciertas cosas ya no te provoquen dolor con el transcurrir de los años pero no por eso dejan de afectarte. Me encanta el grito a lo Lou BARLOW que se saca de la manga al comienzo. Está construida sobre [compases] de bossanova y la interpretación de una línea de bajo que me recuerda a los grupos indie rock de los 90 (Koldo)”.

En el espejo [“Haciendo caso omiso al mar con su sonido de cristal cuando está siendo navegado”]

Cancionzaca muy seria, de muchos quilates, verso logrado y con impacto, cierre genial.

“Todas las realidades se reflejan unas a otras, ningún lado del espejo [es] más real que [(el)] otro (Marco)”.

En mi no hay calma [“Y se repiten fragmentos de noche sin final”]

El nivel sigue siendo imparable, on the road. Surfeantes arrebatos iniciales. La tentación autodestructiva puede hacerte un regate irritante en un metro cuadrado en cualquier momento.

“De escucha fácil con unos coros que arman una melodía [protagonista]. La lírica se bifurca en “la imposibilidad de superar de manera sana una ruptura sentimental desaFORTUNAda y las sensaciones que acompaña[n] a raíz de ese momento (Koldo)”.

Las sombras [“Nuestras sombras escapando de sus cuerpos queriéndose abrazar”]

Tema grande, que llega. Pausa personalista, seductora reflexión. Atmósfera envolvente, tempos lapidarios.

“Es una historia de amor de dos personas que no saben que se aman. Tan sólo lo saben sus sombras pero a su vez [éstas] no quieren que sus cuerpos [lo] sepan, por lo que acaban escapando. [En] un cuerpo sin sombra todo se ve sin misterios. Lo que hace que nos enamoremos suele ser la parte invisible que se esconde detrás de, por ejemplo, una mirada. Un gesto. El gesto (Marco)”.

 

Los inviernos [“Ese gesto sin ilusión”]

Aguijoneante y dulce a la vez, punzadas guitarriles encumbrantes.

“En lugar de empastar los sonidos pusimos los punteos bien arriba para crear esa continua sensación de disonancia. Trata de cómo intentar no [tropezar] en ciertos vicios emocionales (Koldo)”.

El delito no prescribe [“Cuando un abrazo es el final”]

Prometedora desde el primer fotograma. Tumbando en las curvas en el momento justo. Solplayera, lumínica.

“Tiene una envoltura etérea con mayor presencia de teclados y acústicas”. Es “un relato de superación” y remedio, recurso, refugio. Puede que “aún no ha[ya]s aprendido todo lo que debieras (Koldo)”.

 

Tu realidad [“Sobrevuela esta ciudad y se aleja más de aquí”]

Si hace falta agarrarse a un clavo ardiendo. Cadencia subrayante, verdades como puños. Ondeante.

“El deseo de que los momentos buenos, en los que parece que todo tiene consistencia y se ha llegado a cierto estado de perfección y plenitud no cambien a pesar de que un día nuevo, un cambio (de estación) o una tormenta se lo pued[a]n llevar todo”. Muchísimos “en algún momento hemos rezado a una instancia poderosa para que no desaparezca[n] (Marco)”.

Hace tiempo que no existimos [“El tiempo pasará y será peor”]

Esa sensación. Espacios pop de altos vuelos.

“Seguir la inercia de las cosas y actua[r] como si nada sin darnos cuenta de que todo ha acabado. Todo lo que está pasando y nuestra indiferencia sólo se explica por nuestro estado fantasmal (Marco)”.

Reflejos en la meseta [“Ya no me queda nada para hacerte sonreír”]

Caleidoscópica, cíclica. Ojito a las guitarras del núcleo, coge el ritmo desde el principio y no lo suelta hasta el final.

“Resume todo lo que buenamente creo hemos avanzado como grupo: contundencia de guitarras y baterías, un estribillo que sube (de intensidad), punteos desquiciados y teclado adaptado al conjunto”. Va de un “batiburrillo de traumas vitales que he ido acumulando a lo largo de mi vida adulta y parte de la post adolescencia (Koldo)”.

Los elogios no son gratuitos ni aleatorios. Muchos coincidimos en insistir en su excelencia. “Son uno de los mejores grupos de Madrid, expresan de forma directa emociones vertiginosas. Un[a formación] de verdad, sin chorradas” (Cosmen Adelaida). “Constructores de himnos atemporales, eternos amantes de la juventud, auténticos referentes de la escena madrileña” (Grushenka). “Esencia recién destilada del pop rock más directo y potente del entorno. Volumen, brillo y fuzz sin límites” (Raúl QUERIDO). Los conocimos “con Corazón chatarra (2011), 3 temazos de pop guitarrero de alta calidad, ‘papa papapas’, buenas melodías, distorsiones y energía” (Los bonsáis). Odio París  van un pasito más allá: “son lo que podrían haber llegado a ser los Beatles si no hubiera aparecido Yoko ONO”. [Estas declaraciones me recuerdan sin remedio a cuando en su momento dije que si Los planetas cantaran en inglés nadie se acordaría de los de Liverpool].

Vaya, uno de esos regalos que te encuentras sin esperarlo. El mejor descubrimiento musical del año. Que ganas de verlos en vivo, sí señor, y de qué manera (,) oiga.

♠♠♠♠