Archivo de la etiqueta: Niños mutantes

[ Festival Gigante 2017 ] Guadapopismos ilustrados

Lugar Estadio municipal Fuente de la niña, Guadalajara

Fechas Viernes 1 al domingo 3 septiembre
Concepto Festival de música caviar beluga del medio formato

Escenarios 4

Niños mutantes

Es un placeraco auténtico disfrutar de un festival tranquilo, madurado, sin niñería tóxicovicevérsica telecinquista. Y el festival Gigante sabe muy bien como implementar un evento sólido, de primera calidad y claramente consolidable en el tiempo.


Primera jornada <– Viersábado

Beluga

Vetustianomórlico putoamismo madrileñista que acabó bajándose a la masa y a capella para rematar sus postrimerías bolenses con su temazo Búmeran cuando sonaba de fondo Juan Zelaya. Olé.

Julián Maeso

Rock countryrizado. Rollito a lo Aurora and the betrayers.

Fônal
Electrobizarrismo cacereño ilustrado dónde su lead woman se atreve, megáfono included oiga, en arrebatos musicales en una fortuna fusional La casa azulManos de topo; todo ello a arropada por 2 6cuerdismos.

Aquí como en Disco Las palmeras el bajo ni se estila ni se necesita. Un buen entrante, una fiesta pluricolor de inofensivo filofriquismo para ir entonándose hacia alternatividades sónicas más épicas.

Los coronas

Tirando de una intro a lo The shadows las magias sonoras están más proclives.

La leyenda del Solitario, tema para el bandolero patrio por excelencia, Jaime Gimenez Arbe, `entre lo cómico y lo trágico´ como espetaría su frontman fue un momentazo del bolo, ¡Libertad pal Solitario pues y viva Méjico cabrones!

Instrumentalismo premium aventurado hasta cotas como la interpretación del Corazón contento de Marisol y haciéndose acompañar de visuales (filo)sesentosetenteros festival guatequero de culos y tetas que iban alegrando la temperatura de la tarde.

El imperio del perro

Buen rock para conexionar con el atardecer. Su versionaca del Naúfragos (Niños mutantes) se incardinó como anillo al dedo mientras justo rondaba por la zona Juan Alberto, el cantante `mutante´.

Niños mutantes

Granà, el indi, la melomanía. Si no existieran habría que inventarlos. Otra actuación deliciosa rematando la faena con su HIMNO brutalérrimo Todo va a cambiar, que puso el broche de oro a uno de los bolazos de la cuarta edición festivoGigantil.

Love of lesbian

Tirando del pluriempleil Ricky Falkner el combo de Santi Balmes, más que legitimado para las protestas políticosociales, surfeó por un set list personalistoprimigénico que se fue dando de la mano a himnos recién horneados como Bajo el volcán finalizando de la mejor manera con Planeador, temazo absoluto, incontestable, una canción de ésas incombustibles, expansivizantes, supracrescentes, eternas. La banda catalana sigue siendo de lo mejorcito del panorama y te gusten o no son un hecho objetivo de supracreatividad, talento y buen hacer.

Fuel fandango

Pop filoeléctricoflamenquil timoneado por Nita/Cristina Manjón, cuya indumentaria danzaba entre geisha y miembra de los neohippies Crystal fighters. Conciertofiesta divertido y eficaz.

Álex O´Dogherty y La bizarrería

Espectáculo aeróbicocircense surcado por un pop filoneojazz rapeado tromposaxofoneado progresivo multinstrumentivo. Una propuesta original pero algo plana y monótona.

Shinova

Shinova

Además de comer de puta madre en el norte se hace un rock estupendérrimo y los vascos así lo clavan y patentizan con cada latido, con cada actuación. Gabriel y su gente ayudaron, y de qué manera, a combatir un frío filofinlandés con otro concierto toma y daca tikitaka de temazo tras temazo, y es que en Shinova sólo saben facturar tonadas adherentes que resplandecen entre lo indi y lo comercial, inyectantes de puro placer y garra melómana.

Embusteros
De Chimo Bayo a Supersubmarina pasando por Tino Casal. Sí, los cordobeses arrancaron muy fuertes tirando de un tema del pinchadiscos valenciano tan suprafamoso en/desde los días tóxiconoventudos de la ruta bakalaera (que actualmente incardinaría a la perfección con la ultradecadencia ruidista del telecinquismo vicevérsico) para seguir con otro merecidérrimo homenaje a la mejor banda jienense de la historia, que ganazas de ver a Chino y los suyos sobre las tablas de nuevo petándolo con himnos como LN Granada. Y también sí, aparte de recorrer su autorepertorio, incluso se lanzaron en plancha con una tonada del madrileño José Celestino Casal Álvarez, que tanto lo gozaba y cotizaba muy al alza con Eloise. Buena banda y otro buen descubrimiento el combo andaluz por lo tanto, oiga.

Segunda fecha <– Sábadominguer

Bambikina

Country prog aztecostumbrista. Su cancionzaca Escorpiones de tequila es tan dulce como letal. No quisieron bajarse de las tablas sin su homenaje a Bowie mediante una versión tonada con trazos propios de futura y pronta discografía. Viva Guadalajara y viva Méjico siempre.

Idealipsticks

Dupla anglopop masculinofémina con rachas prog soul. Entrañables y bizcochos, no era para menos, fue su concierto de despedida, como en su momento hicieran Standstill. Jugaban en casa y en su partido final lo dieron todo y más. Una pena que nos dejen, pero como los buenos grupos realmente nunca mueren, las canciones permanecen ahí, inmortales, para quien quiera darle al play y disfrutarlas.

León Benavente

Un Abraham Boba felizmente desatado para otro momentazo conciertil del Gigante. Garra pasionalmelómana tirando hasta de reverbs. Una banda que desde hace muchos meses atrás, de facto y de iure, juega, se divierte y se curte en la Champions del indi. Los leones rugen impecables, perfectos, ahí están sus canciones, temazos que por sí mismos legitiman toda una trayectoria. De culto, gloriosos, gigantescos.

Noise box

Atmósferas pop remembrantes a Death cab for cutie desde Murcia y con amor, mucho amor.

Nada surf

Nada surf

En formato a 4 músicos/instrumentos (adicionando para la ocasión a un amiguete teclista de Seattle) y explotando con recientes y glorias eternas del mejor anglopower pop de la musicología global nos regalaron fragmentos sónicos tan titánicos como Whose authority, Weightless, Inside of love, Hyperspace, See these bones, Blonde on blonde e incluso POPular.
Como era esperable Always love  atronó en los instantes suprakaraokiles de la jornada. Los de Caws también se marcaron un Blankest year de alargue meteórico. La mejor banda de Brooklyn son palabras mayores, una formación respetada dónde las puedas encontrar y entre mis anglofavoritas de toda la vida. Poder paladear tan de cerca a un grupo que sigues y escuchas desde hace más de una década es sencillamente una experiencia inolvidable y sentía dónde las haya.

Iván Ferreiro

El pop galaico clase supra del Elton John gallego también sabe autodinamitarse en finales filocapísticopsicodélicos de atmósferas salvajes. Contando al bajo esta vez con el muchístico Martí Perarnau el bolazo del de Nigrán fue otro karaoke delicioso, y es que con tanto himno es difícil no arrancarse.

The gift

Acompasados portugueiros. Viva el surf, viva Paulo Futre y viva Mourinho pero pese a estar muy animaos y con loable actitud, el combo luso me aburrió como siempre lo han hecho Izal o Dorian. En un minutaje claramente de menos a más remataron la faena con una versión de Sinatra.

Punsetes

Los Punsetes

Veni vidi vici. El grupazo (de culto) capitalino es el tributo más dulce y ciclópeo a la irreverencia y a lo subversivo. Saben muy bien a lo que juegan y se desenvuelven letales y magnos, siempre victoriosos. Ariadna (supramodosita en su vestir en relación a lo que nos tiene acostumbrad@s) y los suyos asaltaron revolucionarios el poder en guitarrazos, pedaleos y ésas letras que sólo ellos se atreven a espetar. Una bandaza que no deja indiferente a nadie, uno de mis grupos predilectos de toda la vida, desde luego desde que atesoro un uso de razón indi, un gustazo verles de vez en cuando. Pese a los problemas de sonido otro concierto de 14 sobre 14.

Kokoshka

Los pamplonicas eran un enlace perfecto al punsetismo ilustrado. Moviéndose en codas undergroalt de letras ácidas y ritmos pegadizos la banda navarrica tendría el honor y el privilegio de cerrar el festi en lo que a no pinchadisquismo se refiere. Graciosos, simpaticotes, acogedoramente bizarros.

Súperframe VDJ

Empezar pinchando Siempre brilla el sol de los Lori simplemente indica el gusto del dúo, de propuesta originalérrima y buen saber musical (y melómano).

Alonso Quijano es un protohipster legendoliterario que a buen seguro, ¡pardiez!, vive diòs, podría paladear con mucho gusto el Festival Gigante.

Pulseras

Texto y movilgrafìa Pablo De Serna, fundador y principal exponente de la Posgeneraciòn X

flickr.com/photos/132117396@N03/albums/72157689224360615


[Previa Dcode 2015] Madrileñismo sónico de postín

L.A.

Lori Meyers, L.A., Mucho, Supersubmarina, Napoleón solo, Triángulo de amor bizarro, Niños mutantes, Varry brava, Fuckaine, Love of lesbian, Vetusta Morla, Perro, Sexy zebras. Y además de éstos grupazos patrios también han brillado en el campus de la Complutense cremosidades deliciosas de otras latitudes como The killers, The vaccines, Kasabian, My chemical romance, Sigur rós o Franz Ferdinand. Desde 2011 el Dcode ofrece melomanía y calidad.

Para esta prometedora edición repetirán bandas como Supersubmarina, L.A. y The vaccines sumándose al cartel formaciones tan demandadas como Crystal fighters, Foals, Neuman, Second o Trajano! entre otros.

Eventazo capitalino que cada año adquiere más fuerza y solidez para ir rematando la temporada de festivales veraniegos con una apuesta variada y contrastada que a buen seguro volverá a batir récords de asistencia y diversión.


[South pop Isla Cristina 2015] Conexiones sureñas para volver a amar al pop

12006244_1136509506378202_1176133790921301595_n

El privilegiado enclave onubense de Isla Cristina se volvió a melomanear de gala para celebrar la octava edición del South pop. Otro cartel de aúpa, clima a pedir de boca y ambiente buenrrollista filofamiliar acogedor de ésos que se ajustan como anillo al dedo. La ágil idea de dejar media hora entre actuación y actuación hizo que los y las Djs del escenario 2 parque se pincharan temazos para pasar más que bien los refrigerios, cerveceos y ultralicores de hierbas germanos varios de rigor.

Los accesorios eran fabulosos para echar toda la carne en el asador del Auditorio. Los encargados de abrir el melón serían los sonidos electrobizarros de Los ganglios, un cóctel juguetón y divertido dónde los haya. Posteriormente los muchachos de Sexy zebras, una triada electrizante, incendiaron las tablas a base de guitarrazos increíbles y de una actuación de frente, sólida, sin trampa ni cartón.

Smile, conseguido country pop probeatleniano tirando hasta de ukelele e incluso guitarras jazzeras protagonizaron momentos inolvidables, de lo mejorcito del eventazo higueretero. Reivindicativos, pasionales, musicómanos, una banda a la que no se le caen los anillos. Su actitud gloriosa les llevó a fundirse literalmente entre el respetable a capela o eléctricamente (según surgiese), incluso su frontman en un momento del concierto terminaría tumbado literalmente en el suelo para luego resurgir con el público en el bolsillo. Un descubrimiento feliz y más que resultón.

11990428_1136573993038420_3237854424813553033_n

El caldo de cultivo estaba más que germinado para lo que a continuación descarrilaría, 2 platos fuertes, una dupla de auténticos pelotazos desde Murcia y Granada respectivamente. Second siempre irradian energía y pop contundente a través de un repertorio que se va consolidando y engordando gracias a adelantos de nuevos discos que seguro volverán a gustar y mucho. Y así fue, Sean, Nando, Javi y los hermanos Guirao volvieron a dejarse la piel en una actuación soberbia que dejó en todo lo alto las vibraciones sónicas para seguir paladeando la noche. Después Niños mutantes, tirando de alguna canción viejuna y cerrando otro bolo límpido con una versionaza del dorado Where is my mind de sus admirados Pixies volvieron a demostrar la teoría del buen vino y un ejemplo de trayectoria impecable y cancionero espectacular.

Para la segunda jornada Modelo de respuesta polar aportó intimismo y latidos musicales que prepararían el terreno más que de sobra para lo venidero. Los Punsetes, grupazo de Los Madriles que sigue patentizando personalidad y autenticidad sin apenas despeinarse pildorizó una actuación sublime que bien mereció un horario de más centralidad/mejor posicionamiento. Pero lo dicho, ni falta que hace en el fondo, porque en la forma se siguen saliendo y pese a la baja de su bajista Luis completaron unos minutos explosivos, punzantes y de distorsiones celestiales. Najwa aportó originalidad y entrega pese a que su formato se muestra plano y monótono y a pesar de que intentara salvar los muebles con un par de versiones.

Tras la calma llegó una dulce tempestad, el cuatritrébol galaico de postín amalgamado en Triángulo de amor bizarro, que vaciándose en cada composición brilló con luz y mérito propios, otra de ésas bandas que saben cómo exprimir las guitarras para destilar unas intensidades (filo)noventeras que a cualquiera que le gusten Los planetas y/o Nirvana no puede más que unirse a su discurso sonoro y dejarse llevar por su deliciosa propuesta.

Los destellos electrónicos popi filomainstream de Javiera Mena sirvieron para completar y tener en cuenta la buena nueva de las frontwomen en el festival junto a Najwa, Isabel y Ariadna.

Todo ello gracias a Green Ufos. Una organización de quitarse el sombrero con fiesta final barbacoa piscinera incluida (una auténtica maraviglia antiresaca) por la patilla en unas instalaciones de ensueño para cerrar el verano festivalero en todo lo alto.

Fotografía: Rafael Marchena


[Ebrovisión 2015] Melomanías acogedoras

Disco Las palmeras cabecera

Además del escenario Estereoclub, la sala Orosco y la zona Ebropeque (que delicia que desde bien temprano los más pequeños empiecen a paladear la buena música para alejarles del tóxico mainstream) el territorio mirandés volvió a mostrarse grande, muy grande alternando entre éstos espacios y 2 escenarios cubiertos genialmente acondicionados y engalanados para la ocasión. A la niña bonita le encantan los temazos porque 15 añazos no se cumplen todos los días ni las noches y Ebrovisión no hizo más que agrandar su magia y su leyenda para seguir consolidándose entre la crema festivalera patria de ayer, hoy y siempre.

En la Fábrica de tornillos se darían cita grupos que vienen dando buena guerra apadrinados por cierto grupazo barcelonés que no para de engordar su leyenda. Los aragoneses Pecker, sin bajo ni complejos ante las versiones (verbi gratia Peret), los magnos Rufus T. Firefly, con sus melomaníacos y flipantes alargues (#Escenarioprincipalya) y los capitalinos Trajano, tirando de filojoydivisionismos varios fueron un arranque perfecto para un hermoso juernes.

Parafraseando al gran Marc Ros la resaca siempre se pasa mejor en buena compañía. Y de qué manera. Lo que para alguno podría ser repetirse un pelín como las lentejas o un cocido fuerte y peleón para otros nos supone un auténtico deleite. Ver a un grupo como Sidonie 2 veces en el interregno de menos de 24 horas es un lujazo mayúsculo, una de ésas formaciones tótem que en cada bolo te sorprenden y suenan superlativos gracias a un trabajo y una experiencia y trayectoria envidiables y más que plausibles ante los que sólo puedes quitarte el sombrero, o el bombín.

En un horario tremendamente injusto para su magnanimidad (tocaban ése mismo sábado por la noche en Burela y por tanto también se marcaron un grandioso double dragon conciertil, que todo hay que decirlo) Disco Las palmeras despertó con sus gloriosos guitarrazos a más de uno haciendo desaparecer legañas y bostezos y entonando al personal para encarar la tarde, la noche y la madrugada. Una banda de culto a la altura de los más grandes desde su cum laude Nihil obstat que pese a tener que acortar su set y a ciertos problemas técnicos iniciales sonó gigantesca y lidérrima. Lo dicho, que pese a toda la contra de los elementos, los gallegos desplegaron su artillería para seguir ganando adeptos y consolidar más aún si cabe a los incondicionales como servidor. Gracias Diego, gracias Martiño, gracias Julián, larga vida a la distorsión y a seguir creciendo sin parar. Tras Mujeres llegaría la sorpresa a cargo de otro bolazo de Sidonie, que en formato versiones postaperitivo siguió demostrando la angloexquisitez de sus orígenes a través de interpretaciones de Oasis, The Beatles, The Smiths, Pink Floyd, The Who, Human League y Pulp, aderezando la colección de hits con el bestial tridente Sierra y Canadá (historia de amor asincrónico)Costa azulEl bosque. Momentos estelares inolvidables que gracias a las colaboraciones pasionales y melómanas de JuanAl y Nani mutantes, el supersubmarinístico José Chino, miembros de We are standard y Gonzo Planas de Mi capitán alentaron y consiguieron una sublime karaokeización que desató las alegrías de un abarrotado recinto.

Tras un buen avituallamiento y/o sesteos varios el escenario Cafés Gometero y el sábado 5 será recordado también (y mucho) por la juerga loca y el despiporre a cargo del SHOW del tríptico Joe Crepúsculo y su dupla bailonga. Ráfagas dónde algunos acabaron en paños menores y dónde parte del público se unió a la fiesta sobre las tablas para alargar en un bucle festivo sin fin el estribillo letal de Mi fábrica de baile. Bizarrismo y ganas de pasarlo bien a partes iguales que no dejó indiferente ni al más hipster.

En lo que se refiere al Multifuncional de Bayas los conciertos que allí tuvieron lugar fueron para el lucimiento de las bandas escogidas como cabezas de cartel que ni defraudaron ni decayeron ni una milésima en intensidad y entrega. Los malagueños Airbag serían los encargados de abrir la lata. Actuación enamorante. Los que no pudimos paladear el apogeo de Los nikis lo pasamos teta quedándonos con ganas de más y apuntando en un lugar privilegiado otra banda a seguir y a tener en cuenta. Tras ellos la solidez de los granaínos Niños mutantes y las 2 décadas de himnos sentíos de La habitación roja fueron un más que suculento doblete para enfrentarse a Sidonie, que comparecieron en escena muy playeros tras un temazo de los Beach Boys. Combo exquisito que no deja de reinventarse y por tanto de expansivizar su magia y melomanía. Bolo atractivísimo dónde los catalanes se metieron en el bolsillo al respetable desde los primeros punteos.

En la última jornada y con su frontman a doble micro sobresalieron L.A., sencillamente ciclópeos. Seguramente la mejor banda nacional cantando y componiendo en el idioma de Pizzolatto se recreó en sus deliciosos intimismos (Stop the clocks) sin olvidar himnazos como Rebel o de nueva cuña como Living by the ocean. Una banda muy grande que no para de girar con su último discazo por tierra, mar, aire, interior o dónde haga falta. Tras los mallorquines llegaría el turno de Supersubmarina que a falta de la inmortal LN Graná se marcaron una función eléctrica de un no parar de cancionzacas sublimadas por el derroche y perfeccionamiento de los de Baeza. El (filo)angloelectropop de Delorean fue un broche más que apañado para echar de menos en seguida y sentir cierta nostalgia por lo vivido, sentido e interiorizado, algo que sólo pasa con los acontecimientos que marcan y que quedan muy top entre los recuerdos de toda una vida.


[Arenal sound 2015 viernes 31 julio, sábado 1, domingo 2 y lunes 3 agosto 2015] Tormenta de intensidades

We are scientists

Crónica telegramática y a flashazos de andar por casa.

Amatria

The shoes

Electropop divertidísimo con unos visuales bizarreados hasta el paroxismo. Momento Waterworld tormenta LOCA, putadón míticolegendario no poder brincar y karaokeizar con Varry brava.

La habitación roja

Siempre cumplidores en su exquisito y añejado indipop.

Citizens

Citizens!

Entregados. Versión anglobizarrona de Bésame mucho.

The kooks

The kooks

Del montón, sobrevalorados. Anglopower pop sublimado sobre las tablas que me entretuvo mucho menos de lo que mis expectativas y recomendaciones demandaban.

Niños mutantes

Empaque y mejora constante. Alternatividad made in Graná deluxe.

Tom Odell

Anglocantautorismo dulzón para matar el tiempo antes del mejor concierto de la jornada y de todo “mi” festival a cargo de We are scientists, cracks absolutos, con un Keith Murray lata de Heineken en mano gozándolo entre el público sudando de los stewards y tal pascual. Cada vez me gustan más sobre todo gracias a sus dulces retroreminiscencias de mis amadísimos Nada surf (volver ya por favor).

Amatria

Reimplementando su gran calidad en vivo. Como WAS cada vez me gusta más su música. Interactiveando y salvando con clase los problemas técnicos filobucleantes.

Me hubiera encantado paladear más conciertos en las 3 jornadas a las que asistí pero debido a la electrotormenta LOCA, a la organización que malaprovecha espacios enormes para un parking digno, vados con bordillo (miel sobre hojuelas para bajos y amortiguadores, sí señor y señorita 😉 y la falta de civismo de algún que otro quinqui y manguta en el camping éstos fueron los grupos que más lejos o más cerca pude gozar. Descontextualizantes inconvenientes y molestas mierdeces compensadas con creces gracias a la excelente compañía, casi media botella de Jim Beam y a la melomanía irreversible y gozosamente incurable que me sigue calando cada hueso segundo tras segundo, latido tras latido.

Móvilgrafía: Pablo De Serna


[2014] Irreversibilidades melómanas

DSC_8315
“El sentimentalismo es la alopecia de los sentimientos” escribe Ray Loriga en su más reciente y de nuevo novelón. Cierto, pero hay años que marcan, que merecen ser recordados aunque peligrosamente puedas caer en el bizcochismo y ciertas nostalgias. Pese a la ausencia de un nuevo disco de Los planetas 2014 será un año improntante grabado a fuego en memorias colectivas y en subjetividades intransferibles. Luchar por un sueño es de lo más bonito y de lo que más te puede llenar en la vida y sí además vas viendo y sintiendo como se va dando forma a “la movida” no puedes más que seguir trabajando con pasión e ilusión renovadas para intentar ofrecer la mayor calidad y variedad posibles a nuestros estimadísimos lectores que son los que finalmente dan sentido a toda nuestra obra.

Independance, Juglar, Contraclub, Penélope, Montilla, Charada, El sol, Mad indie summer, Boite, Joy eslava, Teatro Lara, Tomavistas, Un lugar llamado mundo, Nocturama, Territorios, Hangar [y a nivel fan tirando del bolsillo propio Santander music, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Sexy Sadie, Templeton y Standstill]; Alborotador gomasio, Ellos, El hombre rana, Joe Crepúsculo, Guadalupe plata, Poomse, The prussians, Supernumerario, Atención tsunami, La habitación roja, León Benavente, Los claveles, Los pilotos, Sangre, Novedades Carminha, Alexandre Lacaze, Genérica, Los Punsetes, Love of lesbian, Lori Meyers, Maryland, Niños mutantes, Mucho, Sidonie, We are scientists, El columpio asesino, Nudozurdo, Edredón, Fira fem, El lado oscuro de la broca, Perro, Triángulo de amor bizarro, Cómo vivir en el campo, Pasajero, Fuckaine y The right ons entre otros. Buenos grupos y grupazos que hicieron de la pasada anualidad un gozo mayúsculo para la melomanía y una satisfacción laboral y personal gigantesca para todos los que trabajamos en éste bello y maravilloso proyecto llamado Poplacara.

Creo que en la vida hay que ser humilde y no olvidar jamás tus raíces por muy lejos que llegues. El origen y el destino seguirán siendo los mismos: la buena música, los buenos artistas que no paran de crearla y todas aquellas personas que amparan y seguimos defendiendo a capa y espada éste hermoso cosmos. Del romántico fanzine de 1984 a la actualidad digital (ya 2015 ¡oiga señora!) imperante ha llovido mucho, pero jamás en vano. El que no llora no mama y en la vida hay que currárselo, la meritocracia tiene sentido pese a la superestructura del tinglado montado por paletines, ladrones y demás sanguijuelas sin escrúpulos y con menos vergüenza que un gato en una matanza. Desde luego que siempre nos quedará la superioridad moral como bien apuntaba Luther King. Pero centrándonos de nuevo en lo principal parafraseando a cierto grupazo granadino siempre nos quedará la música, eso jamás nos lo podrán arrebatar y como bien dice el dicho que nos quiten lo bailao. Al final volverá a quedar lo más importante, las canciones y todos los sentimientos en colores aún por inventar que seguirán provocando.

El nivel ha quedado muy alto y hay muchísima gente a la que agradecérselo. 2015 se presenta muy grande y apetecible. Todos los que formamos parte de ésta mágica publicación seguiremos en la brecha intentando implementar en todo momento la mayor profesionalidad posible sin olvidar paladear cada bolo y evento.


[Niños mutantes Penélope sábado 20 diciembre 2014] Con cabeza y corazón

Un grupazo de Granada siempre es acertado para rematar un año glorioso. Los andaluces mutando Madrid desde Penélope de nuevo ofrecieron otro directo compacto y sólido como de costumbre.

DSC_7488

Antes de ellos el quinteto vigués Maryland desplegó un aplicado y brillante power pop progresivo que calentó motores haciéndose eco en su mayor parte del elegante Los años muertos. Pero tampoco olvidaron su primigenia etapa inglesa despidiéndose con una versión toma y daca anglopopurrí que cerró un entrante sónico agradable y adherente.

DSC_7541

Pasado, presente y futuro asegurado. Niños mutantes como el buen vino es una de esas bandas de trayectoria impecable, acuñadora de himnos, currante y por las que te das cuenta de por qué te gusta tan jodidamente la música. La primera tanda mutante se abría con la tajante y acertadísima Es lo que hay, trabajada por Andrés con destreza desde el Roland, al que se aventuró Juan Alberto para alzar El circo cerrando estos primeros posos de El futuro con la exquisita guitarra iniciática de Robot, otra cancionzaca-declaración de intenciones que entonaba definitivamente al público para seguir disfrutando de muchos minutos de poprock de muchos quilates. Los siguientes temas partirían de la icónica y exitosa Las noches de insomnio pasando por la maravillosa La puerta y siguiendo con otro himno de postín, Naúfragos, dónde todos nos vinimos arriba en otro momento jugosón.

DSC_7569

La pausa filoacústica vendría de la mano de la surfera Barronal y El miedo, instantes en que Andrés y Juan Alberto se marcaron un double dragon sentío y trabajado. Entonces llegó una delicatessen de El sol de invierno: Manual de autoayuda, composición creciente dónde las haya.

Con la pertinente y contextualizante Caerán los bancos se experimentó un clímax más para encarar el último tramo antes de las acometidas finales. Con Volverás tirando de ayuda de parte de su staff desde las teclas se hiló la lúcidamente decisiva y (auto)homenajeante Boomerang, otra coda para seguir engordando un repertorio glorioso y al alcance de muy pocos. Te favorece tanto estar callada no podía faltar y para la ocasión se enlazó con magia a Hundir la flota.

El bis no pudo comenzar mejor, la brutalidad himnaria mutante de Todo  va a cambiar atronó gozosa y karaokil por cada poro de la sala y de los presentes. El himno mutante más reciente en el que la batería de Nani cabalga contundente y apasionada que no para de expandirse y conquistar melomanías y que personalmente considero uno de los temazos imprescindibles e incontestables de 2014.

DSC_7531

La última dupla fue para Errante (canción mutante) y la insómnica La voz, atinadísima para rematar más de una veintena de composiciones magistrales y cuidadas.

Otra formación para seguir congratulándose, un concierto grande para despedir el mágicomelómano 2014. La única nota negativa a cargo de una organización que no dejó hacer bien su trabajo a los medios [nunca entenderé el acotamiento vip del público a modo de corral en un gesto de antidemocratización sónica y menos en un concierto de música independiente]. En el mundo de la música hay que cuidar a la gente que va a cubrir los eventos, los fotógrafos y los redactores tienen que tener libertad de movimientos, debe ser una sana interconexión recíproca. Pero nada impide nunca lo más poderoso e irreversible, la buena música y las buenas canciones, que permanecen, curan y compensan casi todo como bien tuve el placer y el privilegio de convenir con Nani y Juan Alberto, 2 músicos como la copa de un pino, humildes y buena gente que hacen que cada día te arrepientas menos de abismarte en la melomanía.

Fotografía: Alberto Del Castillo


[Previa] Niños mutantes en Madrid

Niños-Mutantes-1

Tras un 2014 bien trillado de festivales y conciertos presentando El futuro (Ernie records) el mítico grupo granadino Niños mutantes vuelven a la capital para presentarnos himnos recién horneados (Todo va a cambiar) junto a los que vienen facturando desde hace 2 décadas.

Penélope y éste próximo sábado 20 son el sitio y fecha seleccionados para tan melómano acontecimiento dónde el directo de los andaluces volverá a derrochar profesionalidad, entrega y sonidos pop impecables insertos en una alternatividad sónica que vienen demostrando con mucha calidad desde hace muchos años.

Una banda clave del indie patrio que ha pegado un salto brutal desde la exquisitez de Las noches de insomnio manteniendo la línea con intensidad y buen hacer.


[Niños mutantes] “La música alternativa española vive un momento espectacular, está atravesando su momento más próspero y de mayor calidad”

NMutantesTodo1

Mano, parque, paseo, Todo es el momento y Naúfragos, portadas que me parecen buenísimas. Interesante la última “futurista”. ¿Qué nos podéis decir sobre su simbología? Pues es totalmente alegórica del contenido del disco porque en realidad en El Mago de Oz lo que se trata es la importancia de creer en uno mismo para conseguir un objetivo y que trabajando en equipo y unidos se logra prácticamente todo, pese a las brujas y los malos. Cerebro, corazón y león. Inteligencia, sensibilidad y valentía es la receta del bien y del progreso y justo de eso hablamos en las canciones de El futuro, porque creemos en ello.

¿El calor intimista de una sala o la expansividad de un festival? Esto es como si te dan a elegir qué dedo cortarte. Difícil decisión. En una sala es evidente que juegas en casa y que todo el que está allí ha ido a vibrar contigo. Puedes desarrollar mejor el concierto que tu quieres y pararte más en los detalles, pero es innegable que tocar ante 10.000 personas te pone la adrenalina por las nubes y cuando la cosa funciona es muy orgásmico, sinceramente.

6 años subiendo como la espuma. Junto a Las noches de insomnio y Náufragos El futuro completa una triada pletórica que confirma vuestro mejor momento. ¿Cuál es vuestro proceso creativo? Tras Las noches de insomnio nos obligamos involuntariamente a no parar y no ser tan caóticos como quizá éramos en tiempos y discos anteriores. Sentíamos que estábamos enchufados, a Juan Alberto no paraban de venirle temas a la cabeza y en esos seis años hemos debido montar cerca de 60 canciones, muchas de ellas no pasaron de bocetos pero ahí están, en nuestra memoria. Nuestra metodología es la que entendemos que debe ser para cualquier banda, trabajar mucho juntos en el ensayo. Juan trae las canciones casi siempre muy rudimentarias y muchas otras veces ni siquiera eso, surgen tocando en el ensayo. En cualquier caso los cuatro trabajamos profundamente y en comunión cada boceto de Juan Alberto para que acabe siendo una canción mutante. Después decidimos cuáles molan y cuáles no. También hay casos en los que Juan trae toda la canción casi lista, pero de éstas cada vez hay menos. Digamos que era más habitual en los inicios, ahora confía mucho en la inspiración grupal, siempre partiendo de sus ideas.

Me acuerdo de Seattle y Manchester. Los planetas, Lori Meyers, Napoleón solo, Lagartija Nick, 091, Suéter, Grupo de expertos solynieve, Los pilotos, Bisagra, Pájaro Jack, Doroty Perkins… y por supuesto vosotros. En serio ¿qué tiene Graná para seguir dando a luz tanta calidad? Una pregunta recurrente para la que no tenemos respuesta nunca pero sí varias teorías. Nosotros creemos que es connatural a la ciudad. Estamos aquí por imitación de nuestros ídolos que a finales de los 80 y primeros 90 eran 091 y Lagartija Nick, estos a su vez imitaban y eran los hermanos pequeños de grupos como TNT o KGB y flipaban con el punk británico y los movimientos hippie rockeros sevillanos de los 70 con grupos como Smash o Triana. Las nuevas bandas en cierta forma se han criado con éstos y con los grupos de nuestra generación (nosotros o Planetas) y como es normal también quieren tener una banda. Es un bucle generacional en una ciudad pequeña y universitaria en la que la música es una especie de religión y en la que un buen pedazo de sus jóvenes pasan olímpicamente del folklore tradicional.

¿Alguna recomendación sónica que nos queráis dejar, bandas a las que seguir? Toulouse, Egon Soda, Mucho, Perro, Joe la Reina, Maryland, Novedades Carminha. El pop rock patrio vive un momento espectacular.

Me acuerdo muchos días de ese tema planetero que tanto me gusta, Vuelve la canción protesta. Vetusta Morla, El columpio asesino, Love of lesbian, vosotros mismos. Es innegable la racha. Aquí nos vamos a colgar una pequeña medalla con el permiso de nuestros compis. Siempre hemos tenido una vertiente temática salpicada por asuntos sociales que nos han preocupado, Gente normal, Oso polar, Días complicados o Las chicas en bikini, La voz son algunos ejemplos de ello pero creemos que Náufragos sorprendió a mucha gente. Fue en ocasiones catalogado como pop reivindicativo y se alabó el hecho de poder decir cosas más allá de uno mismo desde el pop y la capacidad de describir el momento que estábamos viviendo en pleno epicentro de la crisis criminal que hemos vivido. En El futuro seguimos esta línea pero con menos rabia, creemos que hay luz al final del túnel. Parece que algunos compañeros se unen al tren de poder criticar y denunciar desde sus canciones y nos parece muy positivo; siempre entendiendo que cada uno puede hacer lo que quiera con su lírica porque esto es arte.

¿Algún ritual antes de salir al escenario? Y ¿qué hacéis al acabar el bolo: comentáis la jugada y luego unos buenos cócteles? Antes de salir no puede faltar un gran abrazo o varios con todo el equipo y luego los cuatro a solas y siempre, siempre cantamos a capela todo lo que se nos ocurre en el camerino. Después extenso comentario de la jugada como tú dices, más abrazos si ha salido bien y unos buenos cocktails para celebrarlo.

Como diría Luis Aragonés ya tenéis el culo pelao de tantos conciertos y giras, ya son muchos años de trayectoria. Las habréis visto de todos los colores, ¿alguna anécdota mítica que os venga a la cabeza ahora mismo? Nuestra anécdota más mítica es que dejamos sin transporte a los Strokes en Mallorca para que nos llevaran a nosotros primero al Festi en el que tocábamos ambos. En ese momento no los conocía casi nadie, nosotros tampoco y seis meses después metieron el pelotazo que los hizo famosísimos. Seguro que nos han vetado en más de un festival a partir de aquello, nunca lo sabremos 😉

La creatividad nunca está en crisis y justamente en las crisis (del capital) surge el mejor arte. Afortunadamente  seguimos surfeando una época dorada de la alternatividad sonora patria, ¿cómo véis el futuro a medio y largo plazo del indie español El siglo de oro español surgió de una de las peores crisis que ha soportado este país. El arte y el rock son espejos de las sociedades que los amparan y las crisis por lógica llenan de argumentos a los artistas que son la voz del pueblo que las soporta. En este sentido estamos convencidos de que la música alternativa española está atravesando su momento más próspero y de mayor calidad.

Telebasura, músicabasura. ¿Quién sustenta a quién? ¡Madre mía! Claramente se retroalimentan ¿no? Si no fuese así en la tele sonaríamos todos nosotros en vez de ellos.

Si os quedárais encerrados con algún extriunfito en un ascensor… Intentaríamos no hablar de su música, ni de música en general vamos…Para evitar el homicidio digo.

Yo eligiría a Antonio Vega y Kurt Cobain. Si pudiérais resucitar a algún músico ¿quién eligiríais? A Lenon sin duda. Sería un placer tenerlo aún por aquí y haber disfrutado de muchos más discos suyos.

 

Niños mutantes son Juan Alberto Martínez, Nani Castañeda, Andrés López y Migue Haro


[Niños mutantes] Mutando hacia la excelencia

Imagen

Tras la sublime autoestela de Las noches de insomnio y Náufragos Niños mutantes siguen completando el círculo con El futuro (2014). Continuismo cum laude, una trilogía de melodías y efectismo pop exquisitos. En momentos decisivos siempre se agradece un faro, algo y/o alguien que arroje luz, frescura, naturalidad.

Intensidad, sonidos brillantes sin fecha de caducidad ni fisuras, eficientes, desnudos, contundencia, rigor, coherencia, huella. Arreglos magistrales, corporeidad melódicolírica sublime. Letras cuidadas sin olvidar la fuerza del mensaje, guitarras magistrales, empaque en la percusión y profesionalidad y abrigo vocal. Conserva y cobija intacta la identidad sónica mutante.

Muy paladeable, entra perfecto a la primera cual deliciosa tapa granaína. Un tesoro, una ofrenda con un nivel al alcance de muy pocos. El buen hacer continúa, lo vuelven a bordar: un trabajo lapidario, redondo, que vuelve a dejar claro y meridiano porque los granadinos siguen en su mejor momento confirmándose como una de las mejores formaciones y en plena forma de la escena independiente avalada en todo momento por una trayectoria intachable desde hace años.

“Un cancionero que otea al horizonte con esperanza [y que] cala” (Arturo García), “rock andaluz sin fronteras” (Joan Luna), “magnetismo de largo alcance” (Enrique Peñas), “robustecimiento poliédrico” (Javi Pulido), “melodías que acaban por apuntalarse del todo, un viaje unitario por diferentes estados de emoción” (D.D.). Los extractos piropiles están más que justificados.

Trasvasando unas palabras de Carlos De Ziriza estamos ante unas “lujosas viñetas de placer, un puñado de temas inapelables”, un sabio y conseguido ramillete de canciones, una alineación titularísima que te gana desde el acorde inicial:

Robot
Liber(t)adora. Un tema con todos los ingredientes. Su explosión, su golpe encima de la mesa en el ecuador la convierte en un ariete legendario, en una pieza con tal pegada y autonomía que demuestra y legitima todo lo que va a pasar a continuación. Su licencia final ochenterohomenajeante me parece una locura maravillosa reservada sólo a los más grandes. Inspiradora su fraternidad sonora y el enlace mensajísticoviajante entre ésta y Todo va a cambiar.

Santo Domingo

Precisión narrativa. Los más grandes también le cantan al amor a tumba abierta sin ruborizarse desterrando cualquier pasteleo inerte.

Hermana mía

“Arte mayúsculo, precisión de baquetas” (Josetxo Río). La ola no para de crecer. Verdades como puños, bella en todas sus aristas. Se termina por arrojar al triunfo sonoro máximo desde su aglutinante estribillo.

Barronal

“Ideal para acompañar los acrisolados atardeceres de verano” (De Ziriza). Aromática, mediterráneotropical. Te va meciendo “con un pop orgánico e intimista [que] destila calidez para sobrellevar cuatro inviernos” (Virginia Arroyo) para enlazarse sorpresivamente con el clímax, el brutal tema titular.

Todo va a cambiar

Canción estrella, temazo máximo, himno de más reciente acuñación que no para de brotar y fortalecerse hasta su cierre matrícula de honor y que pide a gritos un videoclip mítico. Ejemplar, tsunami que rompe irreversible en el éxito eterno. Prácticamente imposible no caer en su bucle. Como La Alhambra es radiante la mires por dónde la mires. De esos diamantes banda sonora que lo explican todo. [No puedo resistirme, antes de seguir tecleando voy a volver a darle al play] “Transparencia, la batería vuelve a galopar y se van sumando magistralmente las capas de sonido” (Virginia Díaz). Un “hitazo aupado a lo más alto sonando mejor que nunca y vibrando como siempre” (Nacho Sola) para  petarlo en festivales, salas varias y dónde haga falta. Me encanta como va escalando, el paladín del álbum plenamente energético, otro más.

A partir de aquí la creación sin perder ni una milésima de eficacia e intención se posiciona claramente en la potencia de su legado: Boomerang supone un airoso hermanamiento con la náufraga La voz alzándose con un poso maestro con el que no puedo estar más de acuerdo [e identificado].
Huesos recorre todos los poros de tu cuerpo con sensaciones muy auténticas. Tempos bestiales que consiguen su objetivo con creces.
Primigenios punteos y jugueteos instrumentales muy bien traídos anuncian que la cosa va a seguir estando arriba, es el momento de Es lo que hay, a lo que hay que sumarde nuevo certeros coros.
En el tríptico final llega la hora de poner a mucha gente en su sitio y de invitar a la necesaria autocrítica. Las dos primeras golpean con estilo dónde más duele, ésa es la misión del noveno y décimo cortes, El circo y La epidemia, categóricos, que sin prisa pero sin pausa avanzan sin oposición hacia el irreversible desenmascaramiento. La profundidad y la acústica siguen impregnando íntegras. El tren se detiene con Olvídate de ti, que ya te gana desde el título dándose la mano con las nocturnidades insómnicas de Los segundos.

Recomendabilísimo monumento, obra maestra de la alternatividad patria de codas vitales. “ [Desprende] toneladas de energía,  magia, madurez, limpieza y honestidad. Cuando llegas y echas la vista atrás te das cuenta de que  es el disco que necesitas en uno de los momentos clave de tu vida” (V. Díaz).

Abanderando calidad, acumulando himnos. Germinación, refuerzo evolutivo y culminación, si no existieran habría que inventarlos: un grupazo para gloria melomaníaca que no deja de ampliar su bien nutrido y potente repertorio y que nos demuestra y nos recuerda el inmenso y mágico poder de la música.