Archivo de la etiqueta: Pablo De Serna

[Glaciar Rompiendo la cuarta pared 2018] Epicidad y calidà pop desde Andalucía, again ( `n again)

Glaciar

 

Sonido y producción límpid@s, inmaculados. Como el tema de Grupo de expertos solynieve (o La culural solynieve) Se ve que hay calidad desde los primeros acordes/primer play.

A partir de las primigenias ráfagas de Siete uno ya se da cuenta de que esta banda malagueña tiene mucho talento y categoría.

Le sigue Interestelar, de brillante inicio a lo The prussians, continuando desplegando las virtudes del combo de la patria materna de mi tocayo Picasso [mola, pero me quedo claramente con Dalì y Mariscal].

Profundidad me hace viajar y surfear a los más intensos pasajes de La sonrisa de Julia.

 

Letras cuidadas, cambios de ritmo [rollito indi como el combinado de Èric Jimènez planetolagartijil] de cuantiosos quilates, instrumentación más que correcta. Todo envuelto en capas y texturas sónicoconformantes ya escuchadas y sentidas, pero no por ello carentes de neocremosidad.

Con trazas deliciosas de indi (pop) épico e incluso reminiscencias emo a lo Postal service y con ecos vetustianomòrlicos y beluguenses, también recuerda por momentos a los mejores Full. Glaciar se arrojan melómanos con toques de los mejores Miss Cafeína (los de De polvo y flores o los que aún podrían estar por llegar).

Un EP alargao que nos deja con ganas de más. Una formación que merece seguir publicando canciones y discos, cre100do y trotándose en festis tan cremas como por ejemplo el South pop o el hispalense Interestelar.

El cierre de 8 minutacos y pico de La teoría del todo se atreve y encara majestuoso a pelear con bajadas de telón como la planetera La copa de Europa, Al respirar de Vetusta Morla, o Reflejos en la meseta, del mejor grupo de la capital, ¿cuál? Alborotador gomasio, of course 😉

Otro descubrimiento exquisito gracias a los jugosones envíos de Kiko Salinas/The borderline music desde mi adoradérrima Granà.

Lo dicho, un combo con muy buenos mimbres para insertarse con todo derecho en la mejor etapa de la buena música de éste país, en mi opinión iniciada hará unos 14-15 años.

12/14

somosglaciar.bandcamp.com

 


[ Wi bouz – The colours of the sound, 2017 Aneurisma records] Progresividades electrocòsmicas

Wi bouz - The colours of the sound

Ritmos rugientes y hasta crujientes. Melodías conquistantes que van serpenteando letales y que prometen, bien estimo, a que cuando la banda descarrile en un largo, puede llegar a follar cerebros como la música de The doors o Tame impala; artefactos sonoros listos y prepara2 para volarte la puta tapa de los sesos mùsicosensorialmente hablando.

La arquitectura sonoropasional sónicoexpansivizante de los almerienses Wi bouz en varias incursiones y derrapes sònicos me recuerdan a los filopoplacarienses Dynamo SHOCK. Ojito y al loro a los arrojos y al cañón vocal de Carlos Arroniz.

Back on the road es un (anglo)temazo redondèrrimo que como sucede cuando mete un golazo algún futbolista que no juegue en el Madrid o el Barça no se le dà el bombo que merece. Una cancionzaca que a The vaccines o a los Foals les habría encantado facturar, pero lo siento guiris, en Andalucìa siempre habrá mucho arte y el combo almeriense de C. Arroniz, Palenzuela, Manuel Mt`nz, Lalo y David Marchena también saben liarla bien parda en las melomanías.

Como bien manifiesta su dossier de prensa estamos ante “tres cortes de  distinta sensibilidad en progresión rítmica ascendente con un sonido común y atmósferas ambientales que desembocan en enérgicas aventuras”.

En tan sólo un EP y en tan sólo 3 tonadas amalgaman y derrochan talento y posibilidades, dejándonos con ganas de más y apostando duramente a que cuando saquen su primer disco, seguro que pueden juntar hasta una docena de composiciones para seguir girando en festis y salas varias, continuar cre100do y asentarse en la cremosona y efervescente escena urcitana (The dry mouths, Leone, Loudly..).

13/14


[Desperanza El tiempo destruye todo] El buen (novento)Pop nunca palmarà

Desperanza

Desperanza, multicombo capitalinoalmeriensealicantil, gracias a El tiempo destruye todo (2016, autocurrado) patentiza en apenas media hora (a)larga(da) porque las guitarras y los buenos grupos seguirán imperando eternos en la buena música, la que emociona, arroja, pulsiona.

A través de las 12 canciones el disco derrapa con estilo, surfea y se abre camino basamentado en potencias eléctricas de la mano de letras filoplaneteras bastante cremosas.

Por trazos me recuerdan a mis queridérrimos Señores (verbi gratia primigeneidades de/en  Perdido en Tokio).
El titulaje de algunas tonadas, la cadencia general del álbum y temazos como la filoplanetaria Muérete (o déjame morir en paz) bien merece por sí misma y sola para prestarle atención a estos músicos.

[Hoy ya es mañana] Al loro que también hay tiempo para el low pop de calidad (bueno, la calidad vertebra todo su debut en largo).

Actitud antimpostada, urgencia, velocidad, pasión, cuerdas incendiarias y percusión forte. Power pop progresivo filoruidista salpicado en su inmensa mayoría por pasajes de guitarras (en) turbo muy pros, con nervio, soleadas, clara herencia influencil de un gusto musical exquisito y empacado (p.e. Nada surf).

La canción que cierra el trabajo es un auténtico regalo para los oídos y para el corazón. Una de esas canciones con las que echas la vista atrás comprendiendo que incluso fallas, errores, golpes, ostiones y caídas te han enriquecido; y las victorias pueden seguir perpetuándose regadas en supracoherencia y dignidad.
Discursivo, atemporal, expansivizante: lo dicho, Adultescencia programada es mucho más que un bonito cierre,  sí señores y señoritas, estamos ante un auténtico temazo.
Otra buena banda de muy buena gente que regala discos físicos a basca como servidor, tipos que no vivimos de la música pero que no podríamos vivir sin ella como bien apunta el crack y compañero José Antonio Villar Doblas.

Cierto, el tiempo arrasa con todo y dicen que pone a cada uno en su lugar, pero nunca jamás podrá con la buena música, como el (power) pop mayúsculo que atesora Desperanza.                                                                                                            13,9/14

https://desperanza.bandcamp.com/


[Feli and the lemonshakers Demo EP Naïve (2016, autoproducido)] NeoafroCALIFORNIAdas

Una de las cosas buenas de la música es que, cuando te golpea, no sientes (ningún) dolor
Bob Marley

FATL

Como a Pat Bateman y Bret Easton Ellis a mí también me molan los temazos de Whitney Houston.

Naïve

El radiante poder del chorrazo de voz de Felicia Soumah se abre paso y serpentea letal y maravillosa apoyándose en las instrumentaciones de Carlos Fornié y Anwar Glenn para regalarnos un epé cuatripartito delicado, soleado, positivoptimista.
Cool and soft, esas 2 palabras bien podrían definir al trío américocaliforniano. Una música que se hace y te hace (más) grande.

No me emocionan igual que una canción de Los planetas pero no están nada mal, y pueden llegar a tocar la fibra atesorando trazas que pulsan sentimientos, lo cual es la clave de la buena música.

Un aperitivo cuatricancionil que promete un primer debut en largo que podría llegar a ser digno de mención y que a buen seguro seguiría confirmando todas las virtudes del combo de Los Ángeles.

10/14


[Leone Double dragon reseñil] Puro espagueti western my friend ;)

La vida no vale nada

Muchos pasamos por varias etapas (socio)vitales asociadas a ciertas filias (y fobias). Un periodo me cotizaba al alza lo medieval. Pero casi muy pronto me empezaría a llamar la atención todo lo relacionado con el western.

Y gracias a buena gente y grupazos como Leone a uno se le viene a la almendra e incluso a la patata aquella visita veraniegofamiliar al almeriense desierto de Tabernas.

El exquisitèrrimo aperitivo sónico de su doble sencillo Tus huesos (2016, Delia records) es un entrante perfecto para encarar, comprender y cosmopaladeovidear su primer largo.

Los tempos de pausa y sensatez sonoros, el deje del señor don Jotacè [siempre me ha encantado este palabro desde videar Californication] (Jesùs Canet), la lírica ajustada a neoritmos muy personalistas que cabalgan sin prisa y sin pausa hacia un horizonte melódico anaranjado que nos advierte de la recomendación de gozar con nuevas propuestas como leónidas.

Ojito a los desarrollos avanzantes y a los nada al alzar y medidos cambios de ritmo, que aunque finamente puedan arrojarse poco perceptibles pueden llegar a implosionar en tò lo arto.

La movida del bolero surf progresivo desemboca en la dulzura del (filo)canallismo ilustrado autoadherente desde los primeros cortes. El presidiario es una auténtica delicia, un multiprisma auditivo ejemplar en expansivizaciones y atmósferas.

La vida no vale nada (Clifford records, 2017) es un debut disquense contundente actitudinalmente rebosante, prometedor de una carrera bien jugosona, improntada ya en la mejor etapa de la música española de calidad en la que seguimos por Fortuna surfeando, de quilates merecedores de muchos bolos y festis varios.

Como J en Grupo de expertos o Islamabad, o Noni Meyers en el FIB 2011 da gusto escuchar el acento andaluz de J. Canet en varios cortes.

La instrumentación del elepé se presenta muy cuidada, corpórea. Atesora momentos geniales como la magnanimidad del cierre (Carmencita la churrera) y/o La nana del caballo chico, que no hacen más que acentuar la variada paleta registril de uno de èsos combos que gustan desde el primer play. Los interregnos de la calma más exquisita de todo el largo.

Otro doble combo de hits lo tenemos con la trepidante y desgarradora El inmoralista y Semana santa, que nos reta reptante, letal, improntante, descarada. La homónima tonada número 8 nos asalta tropicosensualizante y prosurfera.

A mil y kilométricas jodidas millas de chorradas y ñoñerías varias y de modas como la `nueva` cocina desestructurada para ricos y que siempre te deja con hambre, Leone, como bien inserta su nota de prensa, reivindican `el bar español y el plato redondo´. Sus tonadas, también redondas, `suenan como espuelas en una plaza de toros vacía`.
Ritmos y melodías auténticas, diferentes en el mejor sentido de la palabra, que siempre goza un@ en descubrir, en toparse con ello. Sí señores y señoritas, Leone suenan muy bien a sí mismos, y èso es de lo que más puede molar en la buena música.

Tus huesos

13/14


[Alborotador gomasio. Luz y resistencia] La valentía del pop

`Nuestras cabezas llegaban a las estaciones mucho antes que nuestros cuerpos. El tren iba tan deprisa que no podías escuchar tu corazón agitándose como un taladro. Ni siquiera se despeinaba pero nosotros habíamos perdido nuestros sombreros`

Héroes, Ray Loriga

Luz y resistencia

De gomasianismos alborotantes y otros arrojos pospop.

Desde que leí aquella entrevista en la sección Escaparate/“Nuevos” grupos del Mondo sonoro hace ya unos 5 añacos, y de ir directo a darle al play para paladear sus temas Alborotador gomasio, con toda la fortuna, ya iban a formar parte irreversiblemente de la banda sonora de mi vida. Visceralidad, honestidad, autenticidad; el gomasianismo alborotante sigue la estela de su autoimpronta como homenaje y a la vez constante innovación del pop alternativo caviar beluga.

La alineación titularísima gomasiánica de las 11 Canciones de Luz y resistencia (Limbo starr, 2018) impacta desde primera trinchera literatomelómana con la incisividad de la nomenclatura de sus títulos; lo que por otra parte sigue siendo una buena costumbre en la formación madrileña.

Las Guitarras siguen ahí porque nunca se han ido pero la experimentación tiene también su refugio en el tercer largo de la banda, y es que el disco cobija bases electrónicas que aderezan enrique100do el sonido gomasianil para dotarlo de nuevas e interesantes texturas.

`Se trata de cantar con las entrañas, que las guitarras ardan. Pop emocional, nuevo punk. Tras un largo tiempo recorriendo caminos en penumbra el corredor de fondo atraviesa la meta agotado pero esbozando una sonrisa. Aparece la luz, cobra sentido la resistencia (Miguel Atienza y Lolo Lapón).

El final de la tarde Atrapar cada gota de tiempo

Germinal, radical, expansivizante, abanderada, cinematográfica, enorme, ciclópea. INTROducción èpicodeclaracional exquisita. Su crescendo abrazado en una instrumentación tan deliciosa no puede apartarnos de una lírica tan potente como el latido de un corazón pulsionado, enamorado, apasionado, y a mil jodidas millas de cualquier medianía, mediocridad, pasteleo y/o miedo. Los filosusurros vocales desembocantes de Marco la empacan en una cremosidad absoluta que me recuerda a aperturas tan monumentales como las planeteras La llave de oro, El canto del Bute, San Juan de la cruz o Islamabad

Agosto, bailando el caos Caigo a tu lado buscando entre destellos algo más

Inicio inditrónico para ir descarrilando guapérrima, bellísima, en un temazo que si los Beach boys hubieran nacido en Granada, Madrid o Vigo seguramente que habrían deseado poder implementar. El liderazgo vocal de David Ripoll / Koldo va destilando un pop premium para un tesoro de tonada, interregno incluido. Una de esas piezas que va floreciendo invencible para estallar el rompeolas de la emocionalidad del mejor pop en castellano de la historia

La reacción impotente La visión de la velocidad dejando el futuro para hoy

La percusión leónida de Al Robla se funde en seguida con toda la rotundidad de las cuerdas legendarias de la alborotalidad del gomasianismo (ilustrado). El trote gomasiánico sigue imparable, victorioso, moral y sónicamente superior, indestructible. Las cuerdas rugen brillantes en fuertes destellos cegadores para hacer saber quién sigue timoneando el noise pop (capitalino). Un corte intenso, arrojado, brutal, visceral, sincero

Hacia el vacío Girando entre cuchillo y salvación

Sí, las guitarras y las distorsiones ya han tomado el poder y no tienen ninguna prisa de irse a por tabaco a Brasil. Reminiscencioprimigeneidades de los Nada surf de Karmic.
Las capas van acuchillando surfeantes cambios de ritmo que siguen ensamblando toda la coherencia de un puzle visionario

El sitio dónde empezó todo Salidas que una vez me sirvieron de descanso

Al loro como va expansivizándose para terminar en estribillo adherente y decisivo. Serpentea dulce pero letal para rematar asestando en otro contundente himno. Desatándose desborda todo su potencial en otro ejemplo de la magnánima producción de todo el álbum

Errores Serás feliz mientras no quieras pensarlo

Aventura progresivocòsmica filoelectrónica intermezzica

Parece que no pasa el tiempo Un chispazo, un golpe de electricidad, miré tus fotos otra vez, enganchados entre sueños

El apoyo, la irreversibilidad y la contingencia guitarrera sigue con buena nueva unos neodesarrollos brutales al alcance sólo de La Champions del indi, dónde Los gomasio ya llevan muchos partidos y goles a favor. La superioridad moral (pop) sigue ondeando en una atalaya sónica que sólo coronan quienes priorizan la pasión, y de eso Breñas, Koldo, Al y Marco Cobain Corrales saben bastante

Rodeados Me la voy a jugar. La ambición que nos quedará esquivando

¿Tienes o quieres montar un combo y te gustaría facturar himnos (ruidistas)? Pues sólo dale al play, sube el volumen hasta molestar a los vecinos o a quien haga falta, aprende, déjate llevar y goza. La banda madrileña sólo sabe esculpir hits cuando se trata de navegar su palo maestro, el pop ruidista o pop de guitarreos suprainsuperables. El power pop va un paso más allá para inyectarse eterno en el pospop filofuturista de la Posgeneraciòn X.

Escupir verdades sin dejar de crear en la Capilla Sixtina del ruidismo es algo que el grupo implementa con más naturalidad que Forlán al borde del área.

Sencillamente estamos ante un chute necesariovital de pop supraguitarrero, otro hitazo marca de la casa [joder, esta cancionzaca merece un videoclip igual que el grupo un escenario principal]

Ciudades muertas Ordenar la tempestad

En lo primigenio los mejores ecos de Los secretos vuelven a dejarse caer. Y para muestra otro botón de juego de vocalidades 5 jotas que dotan a la canción de un empaque sublime

Detrás de mí Esperando la reacción

El invencible ejército guitarril gomasiánico sigue conquistando corazones e incrustándose a fuego en la médula espinal de la (literato)melomanía. Ritmo feroz felizmente incansable. Se va abriendo su propio camino y sincronía de una forma maravillosa. Otra obra magna antesala perfecta para el cierre, como siempre conclusivo e infinito

Vendaval y Gritan sus nombres La luz que hace mi carne palpitar, dulce veneno de velocidad
Guitarras y percusión se funden alcanzando perfectas la vocalidad. Tonada que se va desatando sin posibilidad ni deseo de frenada. Las texturas derrapan para trazar una estela imborrable que corona un trabajo de unos Músicos a los que muchos venimos adorando desde hace mucho tiempo

Este nuevo puñado de canciones vuelve a legitimar el valor y la decisividad de la buena música, la que toca las teclas de la felicidad, la que mueve, la que pulsiona. Alborotador gomasio siguen en la constelación de la época dorada del indi patrio mereciendo cada vez más.

La coctelera musical alborotantegomasianista sigue agitando afiladérrimas guitarras, poderío percusionil, vocalidades gourmet. La intensidad melómana revienta, se reinventa, deconstruye e implosiona en la esencia más salvaje de la alternatividad pop. Con grupos cómo este el mundo es un lugar menos malo y violento en el que poder disfrutar de toda la potencia de las cosas que pueden cambiar el curso de los acontecimientos.

Lo mejor: otro elepè para seguir amando con jodida locura la buena música, la que emociona, la que pulsiona.

Lo menos mejor: que aún haya el mal gusto de no invitarles a petarlo en los mejores escenarios y FESTIvaleS (estivales) nacionales.

Las guitarras rugen soleadas con la ilusión del primer día, el mejor cuartero de la capital se derrama y vacía eterno en un genuino chute necesariovital de pop supraguitarrero antireaccionariopositivista.

Puro cholismo sônico que contiene himnos que se incardinan desde el primer paladeamiento en un repertorio de culto.

Ya sabéis puès, si queréis regocijaros en la copa de Europa ruidista, del mejor indi y del Pop antipasteleante guitarrero con mayúsculas no dejéis de acompañarles en su/este palpitante viaje.
13/14

 

 


[La mía. Mondo sonoro diciembre 2017] Pasión azteca

Mèjico

Desde hace unos años Mèjico se ha convertido en una especie de El dorado para los grupos españoles. Esa tierra soñada en la que dejar huella, adquirir cierta relevancia y a ser posible no palmar demasiado dinero debido a los gastos de desplazamiento.

No es de extrañar que sea así, sólo su capital es una inabarcable urbe con una floreciente clase media muy inquieta y realmente apasionada. Jóvenes a los que les interesa lo que sucede más allá de sus fronteras y que han crecido con una triple influencia externa. La más evidente es la más próxima, y desde hace años las bandas estadounidenses hacen parada en el país para tocar ante grandes audiencias. Después tenemos lo que sucede en el resto de Latinoamérica, especialmente la actividad musical argentina y en menor medida Chile. No hay más que ver el descomunal éxito de grupos como Los fabulosos Cadillacs y [a] escala más indi Javiera Mena, para atestiguarlo. Por último no hay que olvidar la influencia europea, [concretamente] lo que sucede en [España]. Por eso bandas de todos los estilos han probado las mieles del público mejicano. De [Los planetas, La habitación roja] Nacho Vegas y León Benavente a Vetusta Morla, Love of lesbian [o] El columpio asesino.

Todo esto viene a cuento porque hace tan sólo unos días que he regresado de ciudad de Méjico [,] dónde he podido disfrutar de un espectacular concierto de Los auténticos decadentes, en un recinto [a rebosar] con capacidad para 70 000 mil [personas]. En el viaje iba acompañado por [componentes] de La pegatina porque habían sido invitados a participar en uno de los temas en directo de la banda.

¿Qué puedo decir? Ha sido una experiencia alucinante. Como aficionado he tenido la ocasión de asistir a muchos conciertos pero pocas veces he notado tanto la energía, el entusiasmo y las ganas de disfrutar sin coartadas de ningún tipo, de una música simple, efectiva y festiva tan contagiosa. Un espectáculo [grandilocuente con] un aforo que en nuestro país sólo está reservado a grupos de la órbita como U2, Muse o Coldplay.

No me extraña que el staff de La pegatina se haya puesto, tras girar por medio mundo, Méjico comouna prioridad futur[a]. Las 70 000 mil personas ponen el listón muy alto, pero soñar siempre ha sido gratuito y quién sabe, a veces [los sueños] se cumplen.

Sergi Marqués


[Los planetas] La geocentria de la melomanìa

Planetas palacio 7 12 `17

Artista Los planetas
Género\estilo Pop posflamenquero psicodélicotranscendental

Lugar Palacio de los deportes de Madrid

Fecha Juernes 7 diciembre 21Ø7

Previa Copazos de bourbon premium (Jim Beam reserva añejo 12 años, Maker`s mark) y el Spoty con temazos a rabo (verbi gratia Lagartija Nick)

Fotografía Alfonso Vega

Texto Pablo De Serna

 

Por fin en un recinto moral y logísticamente ajustado a la magnanimidad de los himnos planeteros Los planetas asaltaron el palacio capitalino casi en invierno (climatológicamente ya se podía decir que el azote invernal habìa arribado hace días).

Acudir a un concierto de los andaluces es desde hace años un acontecimiento histórico, los de Granà son más que un grupo de música.
Se cumplía más de una década (sábado 14 abril) desde que los paladeé en directo por primera vez, fuè en la sala La riviera, año de gracia de 2007, implementando la/su revolución disquense de La leyenda del espacio, uno de los discos clave en la historia de la música (popular) universal.

Patentizando cada estrofa, cada percusión, cada guitarrazo, cada pedaleo. Una vivencia sònicosensorial irreversible, eterna. Haciendo parada en todos sus discos Jota y los suyos nos deleitaron con otro bolazo memorable dónde los melómanos filonoventudos como servidor pudimos gozar de canciones de Pop, ésa obra maestra de 1996 que tanto me sigue gustando revisitar, redescubrir.

Tampoco se olvidaron de la magnitud de sus primigeneidades sonoras, echando mano del maravillèrrimo Súper 8, que se ensambló a la perfección en el segundo bis al abrazarse con mi himno vital por antonomasia (Pesadilla en el parque de atracciones) junto a Nuevas sensaciones (que delicia joder) y De viaje, cerrando un tridente caviar beluga.

J imperial, Eric brutalérrimo y germinal, Florent juguteando con su Fender y los pedales cual Ronaldinho, Djalminha o George Best humillando a (defensas) rivales, Banin empacado a las teclas y a su Gibson cuando la tonada lo requería, Julián Checopolaco sólido y con temple a las 4 cuerdas. Toda la policromía planetense, toda la artillería. Los granaìnos quemaron todas las naves dejándose poca crema en la recámara.

Como escribió Bruno Corrales, mi mejor amigo, yo y el resto del abducido recinto palaciego ´volvíamos a entender que la cosa con ellos va siempre más allá de las canciones, regalando una experiencia más asimilable cuando es vista como un todo, que se [justifica y legitima] sola y que está lejos, muy lejos, de agotar[se]´.

El cancionero bolense/setlist surfeó todos los palos y texturas. Remarcable la vinculación letal, al borde del frenesí de Jose y yo y Prueba esto. Los 90 y Los planetas, una combinación casi tan gourmet como Maradona y un balón, o una mandarina, o un papel plata hecho bola.

Como debe ser los temas fueron los protagonistas, J se prodiga poco en discursos en que otros frontmen caen fácilmente, vaciándose en el repertorio seleccionado para la ocasión; tanto que casi acabó arrojándose contra los bombos y platillos del gran Eric Jiménez, cual Marc Ròs `contra` Axel Pi o cual lo hacía un tal Cobain noventeando contra Grohl en algún garito del estado de Washington.

Antológico, monumental(ista), como sólo los elegidos pueden hacerlo, y es que hasta 3 bises se marcaron los granadinos. En el segundo de ellos con No sé cómo te atreves y Espíritu olímpico la filoplanetera Ana Fernández-Villaverde (La bien querida) [única exogeneidad junto al factum de no echar mano de ningún visual] desarrollaría con arte sus vocalidades junto a Jota, dueto que se puede también paladear dándole al play en tu plataforma predilecta.

Para la exquisitèrrima Zona autónoma permanente (entre mis 3 favoritas de ZTA) J sorpresivizaría transmutándole la letra como en el pasado FIB (`17) insertando parte de la ochentera Soy gitano de Camarón De la isla.

Como apuntó José Carlos Peña `la emoción sigue intacta, por eso se les quiere tanto, han asumido riesgos sin vender su alma. Hilo conductor, la implacable pegada de Eric, los arabescos eléctricos de Florent y la melodía vocal de un J que canta mejor que nunca, pop químicamente puro que les encumbró. [Estasis total con la postrimera La caja del diablo,] de esas canciones que podrían justificar una carrera`.

Al igual que en el glorioso FIB 2015 la traca final con Pesadilla (saben que siempre la tienen que tener en cuenta/tocar) + De viaje fue de nuevo un shock mágico. Y terminar con La caja del diablo sencillamente les volvió a aupar como lo que son, el mejor grupo que ha dado este país hasta la fecha; espetando de nuevo toda una declaración de intenciones golpistosónicas dando valor a toda su discografía.

Eché de menos Que no sea Kang por favor, la doblefatiguense El duendecillo verde (la Pesadilla en el parque de atracciones del siglo 21), Romance de Juan de Osuna, Ondas del espacio exterior, Cumpleaños total y La copa de Europa; pero en el fondo me tiene que molestar muy poco, ya que el repertorio arrojado brilló tan soleado y contundencial que volvió a improntar colosalmente.

Los hombres de acción y escritores, como el resto de los mortales somos responsables de lo que decimos y escribimos/tecleamos. También tenemos que asumir las consecuencias e incluso en ocasiones interiorizarlas. ¿Esto a que viene? Muy fácil, a las palabras que elijo para mi penúltimo párrafo, que dice así

Música, duende, misticismo, supramelomanía. Los planetas hace ya tiempo que forman parte del imaginario sónicocolectivo de España y de la cultura mùsicopopular global. Además siguen en plena forma para seguir mostrando que han sido, son y con toda seguridad seguirán siendo durante muchas décadas el combo más importante, supracoherente, influyente y brillantofusional de este país.

Otro rato espectacular grabado a fuego en oìdos, retina, neuronas y corazón. Las sensaciones al echar el ancla a otra timoneada planetaria siguen a flor de piel, como la primera vez.

“Feliz, lo consensuado en aceptar como felicidad, sin hacerse preguntas que no [se] pueden contestar [ni] admitir respuestas que excedan [nuestra] capacidad más allá de lo que obliga el placer”

Ray Loriga


[Brandon Flowers y Josh Homme para Mondo sonoro] `Es un buen momento para la música`. `No hay que besarle el culo a nadie`

Brandon

No hacemos música para la crítica, la hacemos para nosotros

Se decía que éramos la banda más británica de Estados Unidos pero Dandy Warhols suenan aún más británicos que nosotros

Hay muchas bandas haciendo buenas canciones por tanto sigue el juego. Cuando nosotros salimos aparecieron o ya tocaban The libertines, Kaiser chiefs, Kings of lion, The strokes, The white stripes o Yeah yeah yeahs. Continúa habiendo bandas ha100do grandes temas, es un buen momento para la música.

Actualmente mi artista favorito es el australiano Alex Cameron

Es perfectamente posible ser familiar, tener fè y ser músico. Elvis Presley y Johnny Cash eran muy religiosos

Brandon Flowers, The killers

Josh

Llevo una buena temporada escuchando a Dean Martin y Cab Calloway

Como artista lo mínimo que puedo y debo hacer es tomar riesgo y dejar atrás lo que está atrás

El sonido va asociado a una estética. la idea de evolución tiene que imponerse a los diferentes ejemplos de evolución que hayas ofrecido hasta el momento, la idea por encima del ejemplo de la idea

La nostalgia absorbe el poco tiempo que nos queda. como músicos estamos aquí para sorprender, hacer lo que nadie esperaría que hiciéramos

Mark ronson adora rated r, se parece a mí en cuanto llevar experimentos al límite en plan ¡eh tío sigamos haciendo esto hasta que parezca que va a explotar!

No hay que besarle el culo a nadie. Por mucho que te guste un artista no significa que tengas que tomar una postura de sumisión (al conocerle)

El peor villano es el que hace que algo que debe ser celebrado dè miedo. El diablo es el villano original

En QOTSA todo se decide por consenso, en The evil has landed quitamos una parte porque a los demás no les encajaba, por mucho que a mí sí

Hay ciudades españolas que me vuelven loco, como Gerona. Recuerdo comprar cedès de artistas de la ciudad pensando que reflejarían el rollo medieval en su música, me llevé buenas sorpresas (risas)

Si piensas en el dinero que puedes ganar forzando la máquina (para llegar a más sitios) te equivocas

Josh Homme, Queens of the stone age


[Ray Loriga] Caramba con Franco

Franco

Tengan cuidado con ese tren de pensamiento, porque se empieza hablando mal del ministerio de Fomento y se acaba hablando bien del generalísimo.

En esto del columnismo te despistas una semana con la Liga y te quedas fuera del asunto.

A la derecha en este país se le acaba la gasolina democrática cada vez que les tocan al caudillo. La derecha se descentra a poco que les pisen las sandalias del pescador de Ferrol, de ahí el torrente de eufemismos, las heridas del pasado, la historia como excusa de la historia, y el mejor no menearlo, pero en esto, como en casi todo, se termina por ver la intención en el gesto. Y últimamente, entre el futuro y la memoria, a más de uno se le va la mano. La historia no se librará nunca de sus tiranos, se trata simplemente de bajarles de sus inmerecidos pedestales.

Cada vez que la derecha se opone al ejercicio de la libertad lo hace en pro del ejercicio de la libertad.

Enredados en esta perversión ideológica se nos manda de vuelta como una afrenta a la libertad de aquellos que libremente han estado siempre en contra de la libertad.
Los dictadores y sus estatuas no merecen estar entre la gente que jamás respetaron. En lugar de retirar la dichosa estatua ¿no hubiera sido mejor ponerle una hermosa celda alrededor? Así hubiéramos protegido la historia al tiempo que le añadíamos un pequeño barniz de justicia.

La memoria y la voluntad son las dos piernas sobre las que se sujeta una sociedad libre. Tenemos el derecho a recordar a los tiranos a nuestra manera y no a la suya.

La proyección de la sombra de sus crímenes en la historia no debe guardar para siempre la ilustre postura que ellos propusieron, sino el tamaño real y las formas exactas de lo que fueron. Puede que los tiranos sean dueños del pasado pero los dueños del presente y del futuro son muy otros.

 Ray Loriga

https://elpais.com/diario/2005/03/27/madrid/1111926261_850215.html