Archivo de la etiqueta: Playa

[ Arenal sound 2017, marnes 1 a luernes 7 agosto] Avalancha de melomanías

Lugar Burriana, Castellòn, territorios Arenalienseburrianeros/Burrianeroarenaliense

Concepto Uno de los mejores carteles/festivales nacionales estivales

Incidencias Mucho niño pequeño (fucking little children) kinki suelto que ya sabe lo que son las drojas en el colacado pero que aún, y la PENA que quizá jamás, sepa apreciar la buena música y sus melomanías*. Camping a precio de cocaína colombiana sin cortar, más caro que el propio festi y una jodida pesadilla su adqui$ición por int€rnet

 

Rural zombies 

Euskoanglopop. Interregnos de Delorean filodulcefeminizado

 

Marlon

Pereza 2. Animaos sin parar de escupir sanos panfletos sobre el follar y otros algo canallas como el beber

 

Coasts

Rollo Foster the people con frontman camisochentado con un aire al magno Antonio Vega. Por instantes sonando crema aunque descendiendo a cierta monotonía

 

Sexy zebras

Energizante y ultravitaminado neopunk

 

Varry brava

(Neo)varrybravismo ilustrado tirando hasta de alargues bateriles postrimeros deliciosos. No fuè su mejor bolo pero siguen siendo buena gente necesaria de la etapa dorada del indi

 

Miss Cafeìna

Desde el buenísimo De polvo y flores hace tiempo que caen en facilongo electropop filochentudo algo plano. Eso sí, Capitán sigue sonando fabulosa

Lori Meyers

El pop (pata negra) era esto, la Capilla Sixtina del pop andalù. Desde hace añazos en el top, entre los 14 mejores grupos españoles de to2 los tiempos, esto es así y punto

Dinero

Rock directo potentomadrileñìstico digno de escucha y de reescucha. Sudor, rabia, sueños, pasión, melomanía

Bastille

Boti boti Poti poti, los saltitos ridículos de su líder retroalimentaban constantemente a una aburrida monotonía de un grupo sobrevalorado dónde los haya, me divertí muy poco, creo que bostecé al menos en un par de ocasiones. Versión de TLC included tirando de visuales molto bizarros, fuck Trump fuck Merkel fuck Marianico

Viva Suecia

Pop mayúsculo del que destila la melomanía más pasional

Sidonie

Divertidos, impecables, geniales, again. El mejor combo catalán del momento y de la historia siempre me gana aún más con cada bolo

León Benavente

Brutalidades sónicas eternamente rugientes. Abraham Boba y los suyos cada vez lo petan más y bien merecido que se lo han buscado. Habitación 615, Ser brigada, Ánimo valiente, Gloria.. himnos que por sí solos justifican toda una carrera

Nothing but thieves

Anglopop sentío meritocrático. Que se te ponga malo un guitarra en pleno concierto y seguir sonando bien no está a la altura de toda banda

The royal concept

Forza Ibrahimović y aùpa esta gente que gozó de su mejor espectáculo hasta la fecha. Frontman entregado y guapete, extasiado que acabó descarrilando entre las masas molando casi tanto como flotaba Cobain en los 90

Icona pop

El suprapop mainstream de las 2 jamelgas pechugonas también me aburrió como a una ostra

Shinova

Un orgásmico crescendo que aún a falta de tocar Artista temario se me antoja un grupo con un porvenir merecidamente maravilloso dónde encontrarás poquérrimos temas pochos

Despistaos

El pop pijo aún no muere. Los niños futuros votantes de las derechas rancias también tienen derecho a escuchar su cancionero ¿no?

La habitación roja
Set list bizcocho primeropartil para ir implosionando en los hits para la parte final, y como casi siempre, decisiva. Sigo deseando paladear en directo Annapurna y Carlos y Esther

Iván Ferreiro

No está nada mal. Seguirá molando a rabiar hasta el infinito Años 80 y aunque mi ojito derecho galaico siga siendo Disco Las palmeras hay que reconocer que Iván canta de puta madre y atesora un repertorio de canciones exquisitas

Satellite stories

Cuarteto finés con buenos juegos vocales, muy spotifybeables. No son los Beach boys ni los Beatles pero molan un rato

Clean bandit

Combo multicultural con frontwoman de chorro vocal potentérrimo

Kakkmaddafakka

Subiéndose a las tablas tras pinchar el himno de la Champions, ole su polla señor y señora oigan, desplegaron una incontestable actitud a través de pasajes pop cuidados y bien rockeros cuando la ocasión lo demandaba o cuando les salía del pito. Viva Noruega también, carallo [ Según mi novia música surferilla con tufillo a pescado descongelado de hace días, You say Ueeeee kakkmaddafakker! ]

*Todo hay que decirlo así que también me encantó ver a niñ@s pequeñit@s a hombros de sus mamás y papás iniciándose de algún modo en la cultura musical. Bravo y larga vida a esos padrazos y madrazas.

 

Fotos Ana F`dz Calvelo Ceo Calveliña y De Serna flickr.com/photos/132117396@N03/albums/72157686179906343


[Varry brava en Madrid] Varrybravísimo

Sala Café La palma

Ciudad Madrid

Promotor atrapalo.com

Juernes 26 noviembre 2015

Móvilgrafía Pablo De Serna

Óscar y Aarón Café La palma

Aún recuerdo la cremosona desvirgación sónicovarrybravense en la Moby dick allá por febrero de 2013 y las ganazas acumuladas que me quedaron de la pasada edición del Arenal sound, dónde la loca climatología chafó un show que hubiera sido colosal ya que los muchachos de Varry brava petan cualquier garito pero ya en la salsa y las dimensiones de un festival ni os cuento. Reforzados para armar el quinteto por un bajista y un batera Óscar, Aarón y Vicente comparecieron bajo las luces con muchas ganas de liarla parda (again and again) y con un repertorio cada vez más variado y juguetón. Demasié y Arriva siguen sonando de maravilla en cualquier formato y a falta del próximo disco dan más que de sobra para implementar unos bolos bailongos y fiesteros dónde los haya. Irradiando siempre buenas sensaciones el combo “consiguió que lo nuevo no lo pareciera tanto y que lo antiguo permanezca vivo para siempre” (Álex Jerez).

Glams por dentro y fuera el estilo y base varrybravenses dan pie a numerosos crescendos y ganas de pasarlo bien sublimando el buenrollismo ilustrado y la fiesta pura y dura. A Aarón Sáez ya no le vamos a descubrir en sus llamativas y mágicas idiosincrasias pero a destacar en estética la chupa proDrive michaeljacksonera que se marcó el frontman para ir desgranando hit tras hit. Porque en eso se arraiga la formación murcianica.

“Hicieron bailar, reivindicaron y emocionaron entregado[s] como siempre” (Esther Al-Athamna). Igual que en el Sansan (dulcísimas remembranzas oiga) arrancaron con la ciclópea e indestructible Playa, un himnaco mayúsculo expansivizante hasta el orgasmo estival que se me antoja inmejorable y de momento invencible para cerrar un concierto de estos majísimos y juerguenses muchachos. Le siguieron entre otras codas tan pegadizas como Ilegal, Ritual, Navidad y Oh oui oui.

Para el bis tras un break exprés perfectamente acotado para un buen sorbo a un cóctel premium, cerveza de rigor y/o chupito además de para reatrezarse al gusto arrancarían con la prochimobayesca Fantasmas seguida de Radioactivo para recrearse y alargar el inevitable final todo lo que merece el temón inmortal No gires, dónde ya todos y todas nos vinimos arriba y Óscar Ferrer se bajó para mezclarse entre la juerga poniendo la guinda a un gran concierto, es decir, que siempre deja con ganas de más y que impronta en la memoria sonora colectiva de muchas personas. De nuevo graciacas por vuestro despliegue y actitud, no cambiéis nunca, que la juerga os acompañe que nosotros seguiremos haciendo lo propio.


[Arenal sound 2015 viernes 31 julio, sábado 1, domingo 2 y lunes 3 agosto 2015] Tormenta de intensidades

We are scientists

Crónica telegramática y a flashazos de andar por casa.

Amatria

The shoes

Electropop divertidísimo con unos visuales bizarreados hasta el paroxismo. Momento Waterworld tormenta LOCA, putadón míticolegendario no poder brincar y karaokeizar con Varry brava.

La habitación roja

Siempre cumplidores en su exquisito y añejado indipop.

Citizens

Citizens!

Entregados. Versión anglobizarrona de Bésame mucho.

The kooks

The kooks

Del montón, sobrevalorados. Anglopower pop sublimado sobre las tablas que me entretuvo mucho menos de lo que mis expectativas y recomendaciones demandaban.

Niños mutantes

Empaque y mejora constante. Alternatividad made in Graná deluxe.

Tom Odell

Anglocantautorismo dulzón para matar el tiempo antes del mejor concierto de la jornada y de todo “mi” festival a cargo de We are scientists, cracks absolutos, con un Keith Murray lata de Heineken en mano gozándolo entre el público sudando de los stewards y tal pascual. Cada vez me gustan más sobre todo gracias a sus dulces retroreminiscencias de mis amadísimos Nada surf (volver ya por favor).

Amatria

Reimplementando su gran calidad en vivo. Como WAS cada vez me gusta más su música. Interactiveando y salvando con clase los problemas técnicos filobucleantes.

Me hubiera encantado paladear más conciertos en las 3 jornadas a las que asistí pero debido a la electrotormenta LOCA, a la organización que malaprovecha espacios enormes para un parking digno, vados con bordillo (miel sobre hojuelas para bajos y amortiguadores, sí señor y señorita 😉 y la falta de civismo de algún que otro quinqui y manguta en el camping éstos fueron los grupos que más lejos o más cerca pude gozar. Descontextualizantes inconvenientes y molestas mierdeces compensadas con creces gracias a la excelente compañía, casi media botella de Jim Beam y a la melomanía irreversible y gozosamente incurable que me sigue calando cada hueso segundo tras segundo, latido tras latido.

Móvilgrafía: Pablo De Serna


[Varry brava] Que no pare la juerga

25 abril

O The party never ends espetado a lo anglo. Veraniego, soleado, pura frescura y apologético de la nocturnidad en su cara más fiestera. La pera limonera de la inmediatez y la transparencia cancionera.

“Nos gusta la obscenidad y el sentido del espectáculo. La música es parte de esa imagen excesiva, divertida y bailonga que es esencia absoluta de este proyecto”. Varry brava retorna al núcleo duro con Óscar, Aarón y Vicente de nuevo enchufados para gozarlo y hacérnoslo gozar con quizá la mejor conexión interplanetaria jamás descubierta: la música.

Con el mismo tronco común de darle a saco al ritmo de la electrónica y los teclados enlazados con un pop redondo encontramos más de una sorpresa, deleitaros sino con las ráfagas pro Chimo Bayo de Fantasmas, uno de los temas fuertes del disco, pura fluorescencia. Títulos certeros que no pueden ir más al grano. Decálogo glamfestivalero, todo un homenaje a las ganas de pasárselo bien y a la necesaria cara amable de la vida, sencillamente. Un gazpacho sónico de estética eficacia más que resultón, producto gourmet de la huerta con unos sintes de ejecución exquisita.

La secuela del mítico y suprabailongo Demasié parte de una línea continuista enriquecida por llevar aún más allá el inconfundible y trabajado sonido del tridente murciano experimentando y profundizándose en nuevas texturas. Ojito al himno varrybravense que se marcan con Playa, temazo expansivo ideal sobresaliente para desatar la pasión y la diversión. Casi cegador de lo glorioso que va creciendo se despliega poderoso como lo que es, un hitazo ultrarefrescante para gozarlo en bucle por ejemplo en un festival al atardecer dándolo todo. Plurifuncional, “vitalista, podría formar parte de esa recopilación de hits que igualmente sirve para bailar hasta el amanecer que para quemar calorías en el gimnasio” (Rojas Arquelladas). Estos simpatiquísimos chavales nos vuelven a regalar un catálogo de buenrollismo y bailoteo. El trío muchachil de los Varry se lo vuelven a pasar en grande con un trabajo ideal para romper tarima (que diría cierto artista fugaz latino) divertidísimo, juguetón y muy colorista.


[Santander music festival] Día 3/última noche. Desembarco canadiense en Santander

santander-music-festival

También lo bueno, lo mejor siempre tiene un final. El festival llegaba a su eclosión y las sensaciones y todo lo decisivo que flotaba en el ambiente estaba deseando su implosión definitiva. En esta ocasión el responsable de electronizar los intermezzos fue Miqui Puig. Los primeros en enfilar la recta final serían el sexteto cantabruco Templeton, que subrayaron su sonido a través de una progresividad de melodías dulces, llevaderas y de ráfagas bien mecidas y medidas destapándose como un entrante perfecto para los golpes sonoros venideros.

Sidonie (Cabecera, Vidala)

Sidonie. El mítico grupazo de la ciudad condal volvería a exprimir su minutaje seleccionando puro caviar de entre todo su gourmetizado cancionero. Te pueden gustar más o menos [a mí me parecen irreversiblemente sublimes], pero es innegable que su pegada y su actitud en directo es profesionalmente intachable. Miden los tempos como nadie, se entregan, se lo pasan bien y enriquecen y recubren de magia fortalecida sus temazos. El set list orgasmeó desde el inicio (La sombra) para deleitarnos en el tercer corte con A mil años luz, ese himno eterno que hace aflorar las subjetividades colectivas y que personalmente opino que es una de las mejores canciones hechas jamás en éstas o en cualquier latitud. El pináculo del glorioso Fluido García dónde la pasión se desata y la percusión de Axel cabalga al unísono de los puntiagudos y precisos guitarrazos de Marc y Jes para circundar una obra maestra que te pone la piel de gallina y que te recuerda en cada acorde por qué la música es una de las partes más vitales de tu existencia. Tras dar buena cuenta de sus recientes cancionzacas sierrocanadienses acabaron cerrando con El incendio para quemar todas las naves y volver a dejar el pabellón alto y las ansias melómanas intactas. Otro bolo legendario dónde Marc Ros volvió a flotar entre los fans con esa oda sobre las desgracias cotidianas, Un día de mierda, karaokeizado con gracejo por toda la campa y que volvió a demostrar todo el talento de una banda rodadísima y que no para de reinventarse. Grandes de nuevo, gracias de nuevo Marc, Axel, Jes, Edu y Marcel.

Glass animals se gustó en los entretiempos cuando las atmósferas y los presentimientos de la magna banda de Tres Cantos ya surfeaban el ambiente.

Vetusta Morla 2 (Saray Lobo)

Vetusta Morla. La deriva hacia su Golpe maestro fue un subidón continuo para incrustar de nuevo en la historia musical un directo exquisito dónde Pucho se liberó en cada corte propicio para bandas sonoras memorables. Copenhague o Valiente sacudieron la barrera del sonido y de la calma para hacer aflorar toda la elegante rabia de una formación que tampoco para de girar y que deja tras de sí justificados piropos y merecidísima admiración. También te podrán gustar más o menos pero se muestran impecables en la instrumentación y te transportan en volandas hacia el amor loco por la buena música y concentrarse sólo en dejarse llevar por sus letras y contundencias.
Desgraciadamente encarábamos las últimas horas del Santander music. Todo había merecido la pena y la palabra éxito volvía a circular como la pólvora. Las acciones de la fiesta cotizaban al alza y los dividendos sónicos crecían hasta colapsar el mercado. Entonces los  experimentados y de culto Sexy sadie comparecieron en el escenario principal para reminiscenciar los laureles de los 90 (gracias Nirvana, gracias Los planetas, siempre) en una sentida actuación meláncolicamente detallista repleta de desenvoltura y saber estar. Para deleite de sus correligionarios se vaciaron con un par de bises extra que continuaron manteniendo el nivel para poner un broche dorado al ocaso de 3 días y 3 noches inolvidables, lumínicas, de necesarias fases psicodélicas y sobre todo de canciones sin fecha de caducidad, gente con ganas de pasárselo bien y todo ello en la estación ideal para lo improntante y las intensidades: el verano.

“Están afligidos por el amor aquellos que, cuando entra en su pecho, intentan cortar sus alas o atarlo [,] pero aquellos que cuando llega están agradecidos y lo acarician y cuando se va lo dejan ir son siempre queridos y bajo su dominio triunfarán. Por eso no intentéis regular a quien vuela o cortar a quien se acerca y así seréis felices” (Maquiavelo).

Fotografía: Vetusta Morla (Saray Lobo), Sidonie (Vidala) y wakeandlisten.com


[Santander music festival 2014] Día 2/segunda madrugá. Fue eléctrico

10511332_10152791350545695_2475956155872422444_n

La alineación titularísima para el primero de agosto prometía emociones fuertes. Las expectativas serían superadas y como siempre volvería a ganar la música y el buenrollismo ilustrado (sónico).

En esta ocasión sería Eme Dj la encargada de interseccionar la suculenta tarta sonora coronada de atractivas guindas para la ocasión.

La habitación roja 6 (caralibro)

A dios lo que es de dios y al César lo que es del César.
De viernes, de cine. El empaque y el positivismo del magno repertorio de La habitación roja se descubrieron como el más placentero golpe encima de la mesa de todo el festival. Con un set list muy trabajado no dejaron lugar a las secundariedades y no pararon de derrochar liderazgo y saber estar. Ser el primero en abrir una jornada festivalera no tiene que significar ni mucho menos un papel secundario. El grupazo levantino se reivindicó de la mejor manera posible: luchando contra el molesto chirimiri de más que amenazantes nubarrones dando un bolo energético y de los que dejan huella. Tocaron prácticamente todo el grueso de su discazo La moneda en el aire sin olvidar hits e himnos varios como Voy a hacerte recordar e Indestructibles, ésta última con un semialargue acústico que la robusteció aún más si cabe, una obra maestra de la alternatividad pop de estribillo letal.

El final enmarcaría su gesta cerrando con la lumínica y gloriosa Ayer, cuyas postreras distorsiones retroalimentaron una última traca proWho para cerrar el círculo de una actuación memorable, de esas que ganan adeptos y refuerzan aún más a los seguidores más añejos. Jorge, Pau, Marc, José y Jordi, sencillamente gracias.

Love of lesbian 1

Con las pilas bien cargadas se podía afrontar con garantías el resto de asaltos. El contexto más expansivo llegaría de la mano del sexteto lesbiano, impecable en el espectáculo desde las presentaciones. Tijeretazos contra el aburrimiento: un show mayúsculo con luces de neón pese al inoportuno problema técnico que impidió implementar la ración completa de visuales de El poder de la tijera de Love of lesbian.

Todo el tinglao vino de la mano de Santi Balmes y sus muchachos rubricando la faena con una apoteosis final en que uno de sus miembros se atavió con la indumentaria perfecta para hacer bodyboard o bucear en busca de jugosa fauna marina para recorrer sin tocar el suelo (con ayuda de las manos y brazos en alto de los fans de John boy) el trecho que separaba el escenario de la torre de control. Una alocada azaña que se tornaría sin duda en la anécdota de la noche. Por el camino un incombustible, todoterrénico y airoso frontman se marcaría una versión del rafaelino Como yo te amo. Despedirse con la sintonía de la intro de True detective se antojó un gesto tan grande que todos los efectos de halo anteriores estaban más que justificados. Otro conciertaco electrificante a través del repertorio más cañero de los barceloneses.

El columpio asesino 2

Tras las penúltimas pinchadas del Dj residente para la ocasión llegaría el turno de los elegantemente incorregibles El columpio asesino, que volvieron a mostrar una dejadez profesionalizada exquisita tirando de cancionzacas de ayer y de hoy, desde su sistema Jersey hasta sus viajes a Berlín (momento discobailable máximo) pasando por sus temazos de más reciente creación cómo Babel y el homónimo de su último trabajo. El ciborg vocalbateril Álvaro Arizaleta volvió a dejar a más de uno y de una con el culo torcido para demostrar de la pasta que está hecho un artista virtuoso.

El double dragon electrónico de 2 many Djs jugueteando, entre otras lindezas, con temas de Chimo Bayo fue el encargado de finiquitar la jornada interrégnica del festival más grande de toda Cantabria, una jornada que dejaba un poso de peso que aún perdura en la retina de muchos y que patentizó toda la magia que se puede desplegar cuando se junta buena gente con ganas de pasárselo bien y músicos entregados al noble arte del rock y otros ritmos con buen gusto.

 

Fotografía: Vidala y Facebook


[Santander music festival 2014] Día 1/primera noche. Aquella canción de los años 2000

10576989_10152769305030695_8228462174402983705_n

Las arenas y alrededores del bello paraje dominado por la playa de la Magdalena fueron testigos de otra nueva edición del exitoso festival Santander music. La climatología cantabruca siempre tan esquiva y traicionera fue desde la primera jornada una amenaza latente y de lo más incómoda. Pero las energías melómanas y la buena estrella se alinearon para mantener a flote las constelaciones de la fiesta y de lo más importante, las canciones.

León Benavente 1

El profesional y potentemente preciosista directo de León Benavente  fue el encargado de iniciar el viaje para ir dando paso a un cartel más que contrastado, ciertamente exquisito. Tras los intensos rugidos Meneo Dj siguió en su segunda tanda amenizando las atmósferas preparando el terreno para el esperado bolo del antiguo líder de Los piratas.

Iván Ferreiro 2 (cabecera)

El sentimiento y el intimismo improntante de Iván Ferreiro, acompañado al bajo por el prolífico y solicitadísimo Ricky Falkner, hizo venirse arriba a todos los presentes alcanzando el clímax con el irreversible y ultrasónico himno eterno Años 80, una de las mejores canciones pop de la historia, un auténtico tesoro, una de esas de estribillo y subida que te ponen los pelos de punta y te transportan a tus rincones personales e intransferibles preferidos.

The asteroids galaxy tour 1

En el ecuador de la noche santanderina el anglo power pop de los divertidos The asteroids galaxy tour (que nombre más jugoso oiga) sería un prolegómeno más que aceptable para que tras otra movidita sesión en el Escenario playa hicieran acto de presencia los deseados Izal, que proyectaron los puntos sónicos más fuertes a través de todos sus temas más sentidos que hicieron vibrar al personal, el cual se entregó en un in crescendo imparable alcanzando la cima sonora con La mujer de verde.

Sobre las tablas, “sin trampas”, es el momento perfecto para descubrir o redescubrir a un grupo. Para fin de festejos Standstill demostró un derroche y un abanico de sonoridades sorpresivizantes que dejaron un buen sabor de boca para complementar la primera etapa playerofestivalera del momento.

Fotografía: Facebook oficial Santander music festival