Archivo de la etiqueta: Power pop

[Desperanza El tiempo destruye todo] El buen (novento)Pop nunca palmarà

Desperanza

Desperanza, multicombo capitalinoalmeriensealicantil, gracias a El tiempo destruye todo (2016, autocurrado) patentiza en apenas media hora (a)larga(da) porque las guitarras y los buenos grupos seguirán imperando eternos en la buena música, la que emociona, arroja, pulsiona.

A través de las 12 canciones el disco derrapa con estilo, surfea y se abre camino basamentado en potencias eléctricas de la mano de letras filoplaneteras bastante cremosas.

Por trazos me recuerdan a mis queridérrimos Señores (verbi gratia primigeneidades de/en  Perdido en Tokio).
El titulaje de algunas tonadas, la cadencia general del álbum y temazos como la filoplanetaria Muérete (o déjame morir en paz) bien merece por sí misma y sola para prestarle atención a estos músicos.

[Hoy ya es mañana] Al loro que también hay tiempo para el low pop de calidad (bueno, la calidad vertebra todo su debut en largo).

Actitud antimpostada, urgencia, velocidad, pasión, cuerdas incendiarias y percusión forte. Power pop progresivo filoruidista salpicado en su inmensa mayoría por pasajes de guitarras (en) turbo muy pros, con nervio, soleadas, clara herencia influencil de un gusto musical exquisito y empacado (p.e. Nada surf).

La canción que cierra el trabajo es un auténtico regalo para los oídos y para el corazón. Una de esas canciones con las que echas la vista atrás comprendiendo que incluso fallas, errores, golpes, ostiones y caídas te han enriquecido; y las victorias pueden seguir perpetuándose regadas en supracoherencia y dignidad.
Discursivo, atemporal, expansivizante: lo dicho, Adultescencia programada es mucho más que un bonito cierre,  sí señores y señoritas, estamos ante un auténtico temazo.
Otra buena banda de muy buena gente que regala discos físicos a basca como servidor, tipos que no vivimos de la música pero que no podríamos vivir sin ella como bien apunta el crack y compañero José Antonio Villar Doblas.

Cierto, el tiempo arrasa con todo y dicen que pone a cada uno en su lugar, pero nunca jamás podrá con la buena música, como el (power) pop mayúsculo que atesora Desperanza.                                                                                                            13,9/14

https://desperanza.bandcamp.com/


[Loudly] Naturismos andalúmeridionales

loudly

Tras una tercera y/o cuarta escucha mientras paladeaba una cerveza granaína premium iba interiorizando toda la calidá que despliegan y tienen visos de expansivizar estos almerienses.
Desde los primeros acordes de `El fin del mundo´ las guitarras te van conduciendo a través de un pop contundente (y destilando buen bizcochismo ilustrado si se tercia) de vetas vetustianomórlicas, es decir lubricando eficientemente épica, profundidad y calidad sonora.

“Rabia y pasión. Van a cuello [tirando de un] power pop [anglo de los primigeniogarajeros] Nada surf. Se han dejado la piel para que te quedes con ganas de más” (Carmen Mateos). Minutaje equilibrado, ritmos medidos con mimo, canciones sin prisa, sin pausa y con fases, fogonazos y ráfagas propias de grupazos ya consagrados como los Lori, Second o León Benavente.

Fragmentos filoruidistas destilando indi patrio fresco como un buen gazpacho o salmorejo o tan disfrutable como unas gambas choqueras y jamón pata negra bien regados con merecidos licores. 5 temas que sirven de aperitivo de comilona de boda a cargo de un combo andaluz que bien merece colarse en más de 1 de los festivales nacionales más cremosones, como el Sonorama o el sureño filofamiliar South pop por ejemplo.

Como bien apunta Laureano Navarra (Clifford records) son “canciones que te guían al último rayo de sol, guitarras brillant[o]crujientes aptas para almas de destrucción masiva. Un puente fundacional entre la nación progresiva de los 70 y todo lo que conlleve la etiqueta post”.

Los piropos merecen seguir, “un alt rock de inmediatez e impacto con raíces noventeras con un par de cojones” (Jesús Cobarro, Noise box).

Aunque use una parábola ya recurrida hay que reconocer que el tema-cierre `De madrugada´ suena bello, heroico, digno para ser tocado en un (pre)atardecer mítico con palmeras y olor a sal o en la alta montaña para contemplar desde tu atalaya lo pequeños y frágiles que podemos llegar a ser los humanoides.

Por cierto son 3 (Juantonio Góngora [guitarra y voz], Isaías Arenas [guitarra] y Juanjo Rodríguez [batera]), como muchas de mis bandas tótem (Nirvana, We are scientists, Monte del oso, Nada surf o Disco Las palmeras.

Un epé delicioso para escuchar en más de un contexto salpicado de lírica y melodías guitarreras que más de una banda firmaría para salir a la palestra de la industria.


[Monte del oso] Ruidismo lidérrimo

Monte del oso

La música que no emociona no sirve para nada. Un paso más allá de la deliciosa escuela del power pop caviar beluga Monte del oso fue uno de esos descubrimientos antes de que acabara el reminiscenciable 2015 maravillosociclópeos con los que te haces aún más melómano. Con estos navarrucos lo que está claro es que prioriza la emoción, el vigor, la melomanía, el putoamismo sonoro por los 4 costados, el simeonismo sónico. Delicatessen ruidista, maravillérrimo antiedulcopop, melomanías norteñas. Esto tiene que doler se torna desde el primer ► en alineación titularérrima de himnos incontestables desde el primer acorde.

Esto tiene que doler. De verdad, sin adulterar

Ariete que desde los primeros soleados guitarrazos te hace sentir algo especial. Con inicios como éste sabes ya de qué pasta está hecha una banda, los navarros desde luego están hechos de una exquisita.

CNI. Lo tuyo es libertad lo tuyo es anarquía

El bukake ruidistoguitarrero sigue firme hacia la gloria. Temazo brillantoelectrizante adictivo.

Te ayudaré con esto. Siempre que sonríes soy feliz

Himnérrima tonada. De las canciones más importantes de toda mi vida. Para mí entre las 14 mejores composiciones de la historia del mundo mundial. Aglutina todas las bondades y virtudes de la banda para tornarse en una bandera eterna hacia la politóxicomelomanía más radical, absoluta e irreversible. Es sencillamente una brutalidad himnaria tan inyectante y adictiva que sólo te cansarás de paladearla tras la escucha infinito + 1. Creo que J y el resto de Planetas pueden convenir que su estribillo soleado asesina tus malos rollos haciéndote surfear por recuerdos y sensaciones importantes, ésas que te acompañarán hasta irte al hoyo. Sí, las guitarras, ráfagas y pedaleos siguen inflamando pasión y las mieles de la mejor música (de aquí y allá). En serio, una cancionzaca que muchos matarían por haberla compuesto. Gracias Ion, Edu y Luis.

Perdón número 67. Esta vez no tengo nada que objetar

Letra al esternón [en tardenoches como hoy]. ¿Las guitarras? Pues ahí siguen, líderes junto a una cremosona percusión. Con estribillo parapapapá pop premium incluido

Amigo fuego. Eres pura vida, un ser libre, un salvaje, una bestia, todo hambre, puro arte

Las 6 y 4 cuerdas siguen fundiéndose con la batera para seguir con la clase magistral de noise pop clase supra de todo el álbum.

La eternidad. Por esos ojos te doy mis huesos

Otra preciosidad para la saca. Atmósferas postrimeras indestructibles, sí, hay que joderse, vaya guitarrismo más mitiquérrimo non stop. Maravillosa para acabar un concierto/festival.

Seca hierba del jardín de mierda. Seguiré hasta reventar, no voy a pensar voy a machacar

No os olvidéis de la lírica, que con cosicas como ésta los navarricos patentizan que aparte del indiscutible putoamismo ruidista también saben cuidar muy bien la literatura para espetarla como es debido delante de un micro y a ser posible de mucha gente.

El estado de las cosas. En el mar de la mediocridad sobran peces, sal ya de ahí

Muy rico nene, sí, Monte del oso sigue petándolo, esta muchachada sólo sabe fabricar hits. Muy reminiscenciante: los amigos que sólo eran colegas de cañas y personas que van y vienen en los ruidos y las lujurías de las nochemadrugás y/o juergas varias.

Como agua entre las manos. Las últimas estrellas, la central desierta, rompiendo carreteras. Como globos en verano

Otro atesorable lujo filoasiático de tempos e interregnos perfectos.

Os quiero aquí a mi lado. En mi cabeza estáis todos aniquilados

Sí, el nivel no sólo se mantiene sino que no para de crecer. Cedés de éste calibre te hacen recordar lo necesaria que es la buena música, la otra música que la escuchen los sinsangre y resto de flojitos mangutenses de la vida. Ya se sabe la miel no está hecha para la boca del asno, y muchas veces, es mejor así.

Nuevas aventuras. No hace falta si no quieres hablar sólo abrázame sin más

Pepinazo tocafibrense de cierre íntimo a lo La caja del diablo. Aquí acaba el VIAJE ¿y ahora?, volver a dar las gracias pues y retornar a su escucha las veces que hagan falta.

`Disparan las frases como ejecutan los riffs: a cuchillo, manda el nervio, guitarras abrasivas y cierta pulsión hardcore a cámara lenta´ (Luis J. Menéndez). Teniendo en cuenta estos últimos meses si tuviera el honorazo de aparecer interrogado en Los discos de mi vida de Mondo sonoro éste disco estaría sin duda entre ellos.

El verano de tu vida, la mujer de tu vida, el gol que le da a tu equipo La Orejona, un bourbon crema mientras ves el atardecer en la playa, conducir un descapotable vintage por una recta loca de la ruta 66, ésa película que te deja con el culo torcido, un libro que te abre los ojos. Los pamplonicas firman un debut que es un auténtico ametrallamiento de hitets popruidistas sin tregua, noise titánico selecto para paladares supramelómanos y para otros que opten por empezar a escuchar buena música. De facto y de iure en el creamiest top del año pasado, junto a Alborotador gomasio y Disco Las palmeras se me antoja el tríptico guitarrerodistorsionil invencible de 2015. En definitiva, un disquérrimo patrimonio inmortal de la melomanía.


[Little indian rabbits] Filonoventismos castellanos

Sugar refinery

Contenido y contundente. Grabación plausible salpicada de buenos matices. El trío vallisoletano planea por capas de innegables anglofilias poperas. Minutaje y ráfagas multitemáticas sin complejos coqueteando con momentos que tiran a la épica sin prisa pero sin pausa el disco avanza desplegando todas las texturas decididas.

Ojito a Rhythm, tonada powerpop de dulce progrunge muy guapa para expandirla en vivo, un tema con el que Novoselic, Grohl y Cobain perfectamente podrían haberlo gozado a través de alguna cara b molona y/o sorpresivizando en algún bolo festivalero o salense. Se nota que hay talento para conseguir algo más, una deriva hacia el ruidismo podría ser bastante interesante.


[Señor blanco] Elección pop, siempre positiva

Señor blanco

Más que apañaíco power indi pop andaluz, sentío, de letras con momentos de titulares muy aprovechables. Pasajes esperanzadores y soleados bien hilados, compensación y equilibrio compositivos, producción nítida y profundidad evolutiva notable que desemboca en instantes muy dulces, para muestra las geniales y cinematográficas intros de Tu ley y/o Los elegidos.

“No necesita[n] grandes artificio[s] para alcanzar la intensidad” (Enrique Peñas). Guitarras llevaderas, fragmentos sónicos paralelos a Second y la mejor versión de Miss cafeína entre otros. “Firma[n] un poprock tan electrizante como emocional” (Mondo sonoro), los cordobeses son uno de ésos grupos fieles a su propio estilo destilado fundamentalmente desde la exitosa tradición popisureña de ayer y hoy.


[Un lugar llamado mundo 1 abril 2014] La música, un viaje constante

Imagen

La sala Tclub sirvió para que Un lugar llamado mundo volviera a reunir a artistas de renombre y prometedoras promesas de variados estilos con un destino y pasión comunes: la música.

Con el prólogo a cargo del ingenioso Toni GARRIDO Javier LIMÓN se posicionaría desde el principio con gracia y buen hacer para ir dando entrada y entrevistar a los 4 músicos y/o grupos invitados de la cita.

Imagen

La noche empezó muy bien, fuerte, con un primer plato generoso a cargo de los californianos We are scientists. El trío liderado por Keith MURRAY (cuya estética se me antojó muy similar a la del frontman de la mítica Nada surf) ofreció un límpido y contundente anglo power pop que complementó magistralmente con una coherente actitud sobre las tablas.

Imagen

Posteriormente llegaría el turno del soul de Zara McFARLANE. Un torrente de voz de orígenes jamaicanos que dará mucho que hablar.

Hilando muy bien los interregnos le llegaría el momento a Ariadna CASTELLANOS, que demostró más que de sobra sus maneras a las teclas de un elegante Yamaha. La madrileña afincada en Nueva York sorprendería con su interesante flamenco pianil decantándose por una original deriva del folclor andaluz por excelencia.

Imagen

El corte final corrió a cargo de Nach, que ofreció su repertorio de rap clásico sin renunciar a ciertos pasajes intimistas y personalistas. Un tipo humilde que va de cara y que hizo las delicias de los amantes del género.

Imagen

Como colofón MURRAY, McFARLANE, CASTELLANOS, Nach y el resto de intérpretes nos deleitaron con un tema final a modo de apoteosis sonora en honor y homenaje a Marvin GAYE (parafraseando a J. LIMÓN) con una deleitosa mezcolanzalocura fusionante de voces, guitarra, cajón, bajo, piano, pandereta y batería para demostrar que la música es un lenguaje universal e irreversiblemente conexionante que siempre estará por encima de nacionalidades, razas y formas.

 

Fotografías: Elena ROSILLO


[Suéter] Influencias con maestría

Imagen

Letras ganando altura de estribillos pegadizos, ondas coloridas de arquitectura guitarrera con momentos de dulces distorsiones que hilan a la primera, melodías poperas sencillas efectistas y eficientes, títulos (incluido el del propio sencillo) brillantes.

Destellean momentos sonoros insignes con trazas reminiscentes del sonido planetas, los primeros Lori (los de Viaje de estudios, aquella obra maestra inmortal) y Niños mutantes. Prácticas en el circuito de Bahréin (2009) es amor a primera escucha. Desde el primer paladeo te das cuenta de que agrupan con desenvuelta soltura todos los ingredientes del indie pop (patrio) caviar beluga.

Quizá sea el modo. Sentida, intimista, buen cierre, lograda cimentación melodicolírica. De sencilla y admirable digestión.

“Canta[da] de manera implecable a 2 voces. Te da una carrera como las de La habitación roja (Guillermo DEL ÁGUILA, misterpollomp3.com).

Fan de la fórmula 1 se alza poderosa y refrescante desde la primera ráfaga para hacernos saber todo el potencial y talento que de nuevo viene desde tierras granaínas.

El hit del EP. Diseñada con excelencia en todos sus prismas: sonido, corporeidad lírica y ritmo. Estribillo potente exponencial, pinceladas lumínicas que siempre dan en el centro de la diana. Víctima magistral para escucharla al menos un par de veces seguidas.

“Es capaz de recordar a varios hits de Los planetas a la vez con mucha inteligencia para descubrir las claves que los hacen funcionar y sintetizarlas en una canción redonda de pop rabioso que acelera entre el ruidismo dulce y el punk melódico afilado. Además de una dinámica contagiosa tiene un final que no está al alcance de cualquiera (G. DEL ÁGUILA)”.

Platillos volantes. El corte más dedicado/enfocado al tratadísimo tema de las relaciones sentimentales. Sigue manteniendo el ritmo en todo lo alto.

DEL ÁGUILA acierta indicando que “explora otro tipo de conducción con rasgados acústicos y un pop mayúsculo con un soberbio control de la energía para liberar la intensidad en el momento preciso con otro estribillo infalible”. Cancionzaca que podrían haber firmado perfectamente los primigenios Lori (y esto son palabras mayores oiga).

Vacaciones. Adentrativa, mutacional, evolutiva. De menos a más va creciendo desde la raíz fortaleciéndose para alcanzar la exquisitez de los cánones del bizcochismo indie pop. Las guitarras y pedales de su ocaso recuerdan a los mejores maestros en el asunto.

“Madurez y sabiduría [que] va lejos con otra lección en los arreglos y la construcción (DEL ÁGUILA)”.

Rebosan “un pop tan cristalino como vital, mucho talento encerrado en 4 canciones. Algo tiene el agua que baja de La Alhambra que produce el mejor pop en español” (Guillermo DEL ÁGUILA).

Para David CLAUD (Muzicalia) los andaluces representan “0% complicaciones 100% efectividad, pop en estado puro, melodías muy agradables, sonidos variados y versátiles junto con letras originales [en] un envoltorio constante de espíritu pop con efectos y sonidos electrónicos” de bello trazo.

Un gazpacho bien aderezado, una fresca ensalada de buen indie y power pop y shoegaze. Un desparpajo sonoro con una policromía y una paleta sónica de una excelsitud que pide a gritos un disco y otro ascenso y consolidación de otro buenísimo grupo del sanísimo panorama alternativo de aquí que da gusto redescubrir.

☆☆☆☆☆


[Alborotador gomasio] Debut con ecos de eternidad

a1116423663_10

Cuando uno cree que tiene claro su establishment musical añejado y currado durante AÑOS de repente puede aparecer una banda que se una al imperio de la élite sónica: éste es el caso de Alborotador gomasio, vanguardia del underground capitalino que con Más humillante que doloroso (2013) firman un estreno soñado consiguiendo una alternatividad de sonidos que se inyecta en ti desde los primeros acordes.

Rotundos, viscerales. Resolución, actitud, ráfagas de factura sublime. Los Gomasio suenan de puta madre hablando mal y pronto, un estilo que salpica mi mente con imágenes/sensaciones de los primeros Planetas (también los primigenios Lori), momentos de los Beach boys (también de The drums) y los Nada surf del tesoro Karmic.

Nada que envidiar a muchos grupazos situándose en la primera línea de salida junto a obras maestras como El fluido de Sidonie, Viaje de estudios de los Lori y/o los planeteros Pop y Super 8.

No concibo su música fuera de cremosos contextos. Una banda sonora que empapa los viajes que merece la pena hacer. Saliendo de juerga, en el coche para buscar a la novia o rollete, follando (o haciendo el amor, eso ya depende de la situación y/o de cada un@), paseando a tu bola aislándote del mundo con tus auriculares, compitiendo paladeándolos con tus cascos contra las miles de caras de acelga del metro para ir a currar, preparando el petate antes de jugar un partido (y después si has ganado suena mejor aún), tumbándose a la bartola, de copazos previos con los amigos. Da igual, en todos estos sitios y encajan como el binomio banqueros/políticos = ladrones.

Disco grabado “del tirón durante una escapada a los estudios Maik MAIER. Furia y acidez de GUITARRAS [con] melodías pegadizas en una onda muy college rock. Conexiones con el noise de Sonic youth, Dinosaur jr. o Sebadoh dulcificados con retales de pop” (Daniel MIRALLES, Ruta 66).

“Asidero entre los ochenta y los noventa. Suma[n] sanísimo descaro y potencia. Power pop de altura” (Jorge OBÓN).

“Tratado punk de nuestro tiempo en el que las guitarras sobresalen poderosamente. Pavement, Los secretos, Antonio VEGA. Trazas de todos ellos se encuentran –por increíble que parezca– visibles en [su] trabajo” (Lolo RODRÍGUEZ, Jenesaispop).

“Extáticas tonadas, túrmix noise, rock efervescente y espinoso, vivificante aspereza”. Simpáticas provocaciones en una “pulsión aparentemente postadolescente” que convive con “hierbas de extracción” muy “diversa” (Carlos PÉREZ, Efe eme).

Explosivos, implosionantes, saben cómo hacerte saltar. Desde la primera escucha empiezan a deslizarse por tus oídos para terminar conquistando todo tu ser, al que se le hace imposible no dejarse llevar. Como a ellos mismos les confesé es difícil no derrapar en la subjetividad [sin ella no hay arte] al decidir hacer estas líneas. Lo mismo me pasa cuando toca hablar de Sidonie, J y los suyos o Nirvana.

Jóvenes promesas cotizando al alza para consolidarse y listos para jugar entre, con y contra los grandes. Triangulando al primer toque con la facilidad y la clase de las leyendas. Adherentes, magnetizantes. Maestros de interregnos exponenciales hasta el final.

Van a saco y a piñón, en menos de media hora lo petan, no necesitan más tiempo para demostrar su talento, como los magnos. Pildorización adictiva, encapsulación emocionante, despampanante.

Como ellos mismos afirman en Mondo sonoro se trata de “una colección de canciones que refleja[n] de manera más o menos fiel la realidad del grupo y nos acerca hacia sonidos agresivos intentando no perd[er] espontaneidad. Sonamos a lo que está pasando ahora, la calle [, Madrid] está ardiendo y nosotros también”.

El decálogo alborotador (y) gomasiano:

El malestar continúa [“Y decidí continuar (cuando todo estaba muerto)”]

Destacada intro, pasajes punzantes. Sonidos entretejidos desde el inicio en toda una declaración de intenciones hasta el último corte con todas las consecuencias. Muestrario totalizador.

“Vivimos en un estado de malestar continuado [,] esto es lo que nos impulsa a hacer cosas, es el impulso de convertir vidas absurdas mediocres en algo heroico. Pretende ser un himno de esperanza sin caer en el repetido discurso positivo y acrítico que [intenta] moralizar el desastre y fingir que todo está bien (Marco)”.

Más humillante que doloroso [“Yo me hacía el mayor y tú te hacías la loca por los 2”]

Prólogo bateril nirvanero que baja para volver a subir en el momento perfecto, tramo psicodelizante incluido.

“Habla de reencuentros, de cómo el paso del tiempo deforma la óptica a través de la cual se mira una relación y la repentina toma de conciencia respecto a la pérdida [(] de la inocencia [)]. Puede que ciertas cosas ya no te provoquen dolor con el transcurrir de los años pero no por eso dejan de afectarte. Me encanta el grito a lo Lou BARLOW que se saca de la manga al comienzo. Está construida sobre [compases] de bossanova y la interpretación de una línea de bajo que me recuerda a los grupos indie rock de los 90 (Koldo)”.

En el espejo [“Haciendo caso omiso al mar con su sonido de cristal cuando está siendo navegado”]

Cancionzaca muy seria, de muchos quilates, verso logrado y con impacto, cierre genial.

“Todas las realidades se reflejan unas a otras, ningún lado del espejo [es] más real que [(el)] otro (Marco)”.

En mi no hay calma [“Y se repiten fragmentos de noche sin final”]

El nivel sigue siendo imparable, on the road. Surfeantes arrebatos iniciales. La tentación autodestructiva puede hacerte un regate irritante en un metro cuadrado en cualquier momento.

“De escucha fácil con unos coros que arman una melodía [protagonista]. La lírica se bifurca en “la imposibilidad de superar de manera sana una ruptura sentimental desaFORTUNAda y las sensaciones que acompaña[n] a raíz de ese momento (Koldo)”.

Las sombras [“Nuestras sombras escapando de sus cuerpos queriéndose abrazar”]

Tema grande, que llega. Pausa personalista, seductora reflexión. Atmósfera envolvente, tempos lapidarios.

“Es una historia de amor de dos personas que no saben que se aman. Tan sólo lo saben sus sombras pero a su vez [éstas] no quieren que sus cuerpos [lo] sepan, por lo que acaban escapando. [En] un cuerpo sin sombra todo se ve sin misterios. Lo que hace que nos enamoremos suele ser la parte invisible que se esconde detrás de, por ejemplo, una mirada. Un gesto. El gesto (Marco)”.

 

Los inviernos [“Ese gesto sin ilusión”]

Aguijoneante y dulce a la vez, punzadas guitarriles encumbrantes.

“En lugar de empastar los sonidos pusimos los punteos bien arriba para crear esa continua sensación de disonancia. Trata de cómo intentar no [tropezar] en ciertos vicios emocionales (Koldo)”.

El delito no prescribe [“Cuando un abrazo es el final”]

Prometedora desde el primer fotograma. Tumbando en las curvas en el momento justo. Solplayera, lumínica.

“Tiene una envoltura etérea con mayor presencia de teclados y acústicas”. Es “un relato de superación” y remedio, recurso, refugio. Puede que “aún no ha[ya]s aprendido todo lo que debieras (Koldo)”.

 

Tu realidad [“Sobrevuela esta ciudad y se aleja más de aquí”]

Si hace falta agarrarse a un clavo ardiendo. Cadencia subrayante, verdades como puños. Ondeante.

“El deseo de que los momentos buenos, en los que parece que todo tiene consistencia y se ha llegado a cierto estado de perfección y plenitud no cambien a pesar de que un día nuevo, un cambio (de estación) o una tormenta se lo pued[a]n llevar todo”. Muchísimos “en algún momento hemos rezado a una instancia poderosa para que no desaparezca[n] (Marco)”.

Hace tiempo que no existimos [“El tiempo pasará y será peor”]

Esa sensación. Espacios pop de altos vuelos.

“Seguir la inercia de las cosas y actua[r] como si nada sin darnos cuenta de que todo ha acabado. Todo lo que está pasando y nuestra indiferencia sólo se explica por nuestro estado fantasmal (Marco)”.

Reflejos en la meseta [“Ya no me queda nada para hacerte sonreír”]

Caleidoscópica, cíclica. Ojito a las guitarras del núcleo, coge el ritmo desde el principio y no lo suelta hasta el final.

“Resume todo lo que buenamente creo hemos avanzado como grupo: contundencia de guitarras y baterías, un estribillo que sube (de intensidad), punteos desquiciados y teclado adaptado al conjunto”. Va de un “batiburrillo de traumas vitales que he ido acumulando a lo largo de mi vida adulta y parte de la post adolescencia (Koldo)”.

Los elogios no son gratuitos ni aleatorios. Muchos coincidimos en insistir en su excelencia. “Son uno de los mejores grupos de Madrid, expresan de forma directa emociones vertiginosas. Un[a formación] de verdad, sin chorradas” (Cosmen Adelaida). “Constructores de himnos atemporales, eternos amantes de la juventud, auténticos referentes de la escena madrileña” (Grushenka). “Esencia recién destilada del pop rock más directo y potente del entorno. Volumen, brillo y fuzz sin límites” (Raúl QUERIDO). Los conocimos “con Corazón chatarra (2011), 3 temazos de pop guitarrero de alta calidad, ‘papa papapas’, buenas melodías, distorsiones y energía” (Los bonsáis). Odio París  van un pasito más allá: “son lo que podrían haber llegado a ser los Beatles si no hubiera aparecido Yoko ONO”. [Estas declaraciones me recuerdan sin remedio a cuando en su momento dije que si Los planetas cantaran en inglés nadie se acordaría de los de Liverpool].

Vaya, uno de esos regalos que te encuentras sin esperarlo. El mejor descubrimiento musical del año. Que ganas de verlos en vivo, sí señor, y de qué manera (,) oiga.

♠♠♠♠


[Miss caffeína] Energías fronterizantes

Miss_Caffeina-De_Polvo_Y_Flores-Frontal

Arquitectura pop, espíritu indie.

Los puristas pueden caer en demonizar a cualquier banda que siquiera coquetee con el mainstream. No es ni de lejos la formación de mi vida pero me caen bien (un par de videoentrevistas me bastaron) y me apetece teclear (y luego pasarlo al cuaderno correspondiente) sobre su último disco. No se cortan con las letras y ese es otro punto a su favor. Siguen en mi mítico y sacralizado ipod, en el móvil y en el pc [y además siempre me recordarán a cierta chica motivante, de esas que te alegran el día (o la noche) con sólo una mirada y una sonrisa] y como cada música sirve para una cosa a mí por ejemplo me mola escucharlos cuando salgo a correr: sus subidones rítmicos están diseñados con calidad y sin engañar a nadie.

Transparente, desenmascarado, exponencial. Poperismo noise suave, mini ecos bubblegum. Mensaje aceptante positivizante, brillo, pegada. Etiquetas y cuadraturas que se me ocurren tocando en corto y de primeras para corroborar su ADN pegadizo (, ) que crece de cara (,) sin prejuicios. Estilosas fórmulas eficaces y eficientes que se expanden sin dificultad.

Sencilla, dulce y hábil la voz de Alberto JIMÉNEZ engarza perfectamente a la iniciativa del grupo. Enrolla su look y postureo en vivo que me retrotrae al Ramoncín indiscutiblemente subversivo del rombo.

Con De polvo y flores (2013) Miss caffeína dan otro paso al frente. En su segundo largo se nota una “evolución hacia un sonido de evocaciones más electrónicas que en sus pasos previos” con fases de “auténticas descargas” (MARTÍN-CONSUEGRA, Mondo sonoro).

“Me gusta el arranque con Tormento, misterioso y tranquilo, incluso con alguna concesión a sonidos tradicionales [sureños]. No tiene nada que ver con el resto del álbum pero crea una atmósfera neblinosa muy atractiva que se rompe de manera efectiva e inteligente con la frenética Disfraces: aires juveniles con regusto a britpop”. Una propuesta luminosa, vitalista y entretenida.  Sencillez bien traída y presentada (The lost dreamer, bsides.es).

Gran y valiente intro que reimplementa muy bien toda la ESTÉTICA (de sus directos). Aún recuerdo en el concierto de la Joy como le comenté a un gran amigo del rollo que salvando TODAS las distancias era a ellos como a Jota y su constelación ese temazo desgarrador de La leyenda: El canto del bute.

Tirando muy bien de contundentes guitarreos en Hielo T. Innegablemente energética, logrado power pop.
Cañera y con un chistoso momento de sabor mejicano: Gigantes.
Gran lírica y toque emo para Luciérnaga.

Afiladas guitarras. Se alza como botón y esencia de todas las virtudes del quinteto MM. Desnuda, rotunda, rematada con maestría.

In crescenteando líricamente con Venimos.

Selectos tempos y pausas para No mienten. Buen acompañamiento bateril y buena alternancia de intensidades.

Me cuadra como van subiendo todas las texturas de San Francisco.

Ecos épicos, estribillo golpeante, suspensión y fuerza bien combinadas: Modo avión.

(En su especificidad) de notable no baja.

A mí la que más me sigue llegando, el himno cafeínico por excelencia es con la primera que los descubrí: Capitán.


[Supersubmarina] Consolidando su credo

Supersubmarina-Santacruz-Frontal
Me ganaron desde que escuché “las estrellas nos alhambran al pasar” de su temazo LN Granada.

“El concepto de Santacruz viene de nuestra raíz andaluza, allí nosotros llamamos llevar una cruz a llevar el peso por algo que te ha dejado MARCA. El disco habla de las fases por las que pasas cuando acabas una relación, desde la liberación (Tecnicolor) a la tristeza máxima o la melancolía (Para dormir cuando no estés)”. Vaya, “abrir una etapa y cerrar otra”. Así sentencia el cantante de Supersubmarina José “Chino” sobre el último trabajo de los de Baeza, un grupo que con Santacruz (2012) aterrizan en su consolidación de camino a la perfección, entendiendo por la misma que si un disco tiene 15 temas al menos 14 no te cansarías de escucharlos/sentirlos durante mucho tiempo [lo que equivale a hacer tu propia selección de grandes éxitos en los que desechas esas canciones que (realmente) no te gustan (del todo) y que acabas por no volver a escucharlas jamás más allá de los primeros acordes/segundos, momento en que das al botón para pasar a otra].

Las canciones van narrando la dinámica de una montaña rusa de sentimientos. La temática no engaña a nadie, el arte (que) fluye en la derrota. Estamos ante un discazo. En varias escuchas detecto felizmente reminiscencias planetoflamenqueras pero la IDENTIDAD/seguridad de los de Jaén queda BIEN definida desde el SÓLIDO y rápido ascenso desde su primer largo (Electroviral, 2010).

Se palpa una clara frescura y crudeza en toda su composición alcanzando una madurez en una experiencia sonora realista, con empaque, VISCERAL, comprometida con lo que quieren contar y cómo contarlo. Los jienenses lo confiesan, el disco “estaba MUY en nuestro interior, hecho desde dentro”.

Se trata de un “acto de liberación. No hay nada más inspirador para un escritor (de canciones) que una RUPTURA que afile y afine (los) sentimientos”.
El álbum está grabado “en directo para aprovechar la SOLTURA de la banda en conjunto tras [2] años de gira. La voz suena más empastada con la música, MÁS respetuosa con las distintas texturas que han creado el resto de los instrumentos” (Arturo GARCÍA, Mondo sonoro).

De ahí la idea. Todo ENCAJA muy bien y eso se nota ya que  transportan de manera sobresaliente el sonido y la potencia del directo a los del disco.

La obra suena atrevida, ENVOLVENTE/contundente. La triada de la INTENSIDAD la marcan Canción de guerra (apertura con toda una declaración de intenciones), Hermética (con un inicio de CALIDAD vertiginosa)  y En mis venas, esta última encapsulando la esencia del arte que surge del dolor, la reflexión sobre lo SENTIDO y la importancia de lo importante desterrando cualquier secundariedad, himno pegadizo e incisivo (por cierto interesante estética en la onda de Brandon FLOWERS de Chino en el videoclip).

Se lo han tomado más en serio ÁUN que en su debut. Deciden ser ellos mismos de nuevo: NO renunciar a su sonido y evolucionar dentro de sus cánones e influencias. Un acto de HONESTIDAD que siempre supone riesgo. Pero ningún grande de la música (y de otras artes) ha llegado a lo más alto pasando siempre por caminos de rosas, agradando a todos. Todo aquel que consigue llegar y LLENAR a mucha gente sin renunciar a su estilo y principios siempre merecerá un aplauso, el reconocimiento.

Gran formación en la élite del indie pop nacional por derecho propio coexistiendo con otros grupazos en un momento MUY dulce, quizá el mejor de la historia para la alternatividad artística musical en España.

Hay que construir y trabajar los temas hasta darles la forma definitiva que se desea.

Estos chicos no tienen ninguna duda, “la suerte juega un papel secundario y sólo es determinante en ciertos momentos, el secreto de esto es ensayo y canciones, canciones y ensayo”. ♠♠♠ ☆☆☆☆