Archivo de la etiqueta: Santander music

[León Benavente] Rugidos gloriosos

2

`Habitación 615´ (cuya épica atmosférica con intro a lo Gladiator se torna sublime novelería, Ser brigada´ ha encontrado una pareja de baile cinéfiloperfecta), `California´ (road movie song [como el resto del álbum] maravillosa, ariete ideal para abrir la lata. Soleada, radiante), `Gloria´ (uno de los himnos del año ya entre la crema leonbenaventista de hecho y de derecho. Temazo de narración y arquitectura novelesca excelso), `Tipo d´ (adentrativa, improntante), `La ribera´ (deliciosa en su crescendo). Instrumentación y ejecución ciclópeas, letras al esternón, como ropa carbonizando tu piel las composiciones se te van inyectando con gusto y sin remedio.

El leónbenaventismo ha vuelto para seguir demostrando el excelente estado de forma de la etapa imperial del indi. Desde que videé sus bolos en Montilla y Madrid (en Santander por desgracia no pudo ser al emplazárseles a una hora intempestiva e impropia a su despliegue y talentosidad) sabía que olían a leyenda alternativa patria: carrera de fondo, mágica aura de antiheroísmo, pausa (similar a Iniesta en el fútbol), empaque y saber estar. El cuarteto iniciático de hits te deja con el culo torcido, y ya con el epílogo filorecitado de la última pista sabes que es de ésos discos que proyectan una fuerza al alcance de pocos. Una colección de temazos que te va enganchando por su calidad y cercanía emocional. `Somos gente de la época en que vivimos y las cosas que pasan a nuestro alrededor se acaban colando en lo que escribimos aun siendo canciones que queremos que perduren´ (Abraham Boba).

La hornada himnariogeneracional sigue agigantándose. Como diría mi viejo sólo tienen prisa los delincuentes y los malos toreros. Un grupo necesario y referente desde su debut León Benavente siguen evolucionando hacia delante sin olvidar su pasado,  de esos combos aceite de oliva virgen extra que van destilando a su tiempo su oro sónico. Acción, redención, sabiduría, tempos e interregnos gloriosos (disfrutar por ejemplo de `Nuevas tierras´ y `La vida errando´), 2 [Warner, 2016] no necesita más de 35 minutos para patentizar que es un monumento sonoro desde la primera escucha. Carne de cañón para el culto, hasta que se demuestre lo contrario Dos (chungo) desde ya es uno de los mejores artefactos musicales del año de gracia número 16 de los 2 miles. Una obra maestra para degustar en bucle y a rabo ya sea con auriculares o a todo trapo conduciendo o en vivo en sala o festival. Artesanía melómana en estado puro.


[Love of lesbian] Prestidigitaciones lesbianas, chisteras santibálmicas

El poeta Halley

Deja poso desde la primera reproducción/paladeamiento. Obra de culto cíclica autotridimensionalizante prointimista reminiscenciante de filosofías de temazos pretéritos como La noche eterna. Épica lesbianobálmica que jamás deja de tomar el pulso sin olvidar su cara canallocalavérica burlona [Incapacidad Moral Transitoria, Psiconautas (joyita pluricolor, ojo al dato al maravilloso viaje intermezzial cabalgante experimentoinstrumental), El yin y el yen].

Pilotando aeroplanos de tinta y papel. Seremos el verbo nuclear. Ser pacífico y atlántico o aquel Ícaro directo al sol, y soy tú [,] eres yo

Sólo cuando te quebraste. Ha dejado hombres de ciencia sin salir de sus porqués. Convencido que a tus islas le estaba prohibido volver

El deseo salta muros al revés

En tu cielo negro mi escritor se queda en blanco. Se irán, huirán, fluirán, caerán. Fluirá nuestro verano

El sabor nunca ocupa lugar. Los ángeles también pagarían por sentir mi euforia. Puedo ver a mis polos haciendo las paces

Tu más allá es aquí. Morfina hecha de piel. Dunas de agua en ti

Besarte un segundo antes, que vuelvas a mi boca a por más

Le sonrío a la silueta de un recuerdo

En mi Siberia vivirás

Vuelve a mí en marea brutal

Qué bien funcionas como recuerdo

El poeta Balmes de nuevo desde entrañas sónicas con el corazón en la mano demuestra que sigue imparable e invencible a nivel lírico regalando titulares/frases tótem, y también en el plano melódico.

Maestría tocafibrense a flor de piel en interregnos y crescendos rompecinturas a lo Romàrio (exquisitos desde los primeros arietes: los ya himnos made in LOL Planeador y Bajo el volcán) de nuevo. El camarote lesbiano (Santi Balmes, Julián Saldarriaga, Jordi Roig, Joan Ramón Planell, Uri Bonet y Dani Ferrer) nos deleita en su regreso con guasa, intimidad y trascendencia inyectante, eso siempre. Ráfagaepílogo projoanmanuelserratista para el cierre final, maravilloso el palabro geniocidio, sí señor. Tonadas perfectas para puestas de sol, reflexiones y decisividades vitales. 4 años después del anterior disco el potente quinteto catalán vuelve a tirar de autocremosidades para volver a dejar cristalino que son muy top y que su pluriverso no deja de mutar y enriquecerse.


[Vetusta Morla] La liga de las estrellas

 

Vetusta

Vetusta Morla nunca ha firmado con una discográfica. 3 discos de oro, giras internacionales y sold outs garantizados en festivales y conciertos. Lejos queda aquel día en que 7 personas fueron a verlos al club Clavicémvalo (Lugo). Vetusta ya no es un sueño, es un trabajo muy serio. En 2008 decidieron dejar sus trabajos para dedicarse exclusivamente a la música.

¿Os alegráis de que el éxito os haya llegado a los 30 y no antes? `He conocido a gente muy famosa con 20 años y no lo lleva bien. Yo mismo tenía un grupo en los 90 y pensaba que era el rey del grunge. Si hubiera triunfado entonces me hubiera vuelto un gilipollas (Álvaro B. Baglietto)

`Voy muchísimo. Lo mío con el cine es enfermizo´ (Juan Pedro Martín, Pucho)

Verónica Martín, Vogue, abril 2015


[Love of lesbian] Dentelladas ácidas

Love of lesbian

Festival minimalista de temazos en pelotas: lírica explosionante y estructuras pop rematadas con gracejo y mucha calidad perfectos para petarlos en escenarios al aire y la noche libre y/o las cálidas atmósferas de las salas. Tras su exitoso último largo y a la espera del siguiente la delicatessen lesbiana en forma de EP con primero, segundo y postre se torna un menu sónico exquisito y subversivizante que te hinca el diente antes de que tú hagas placenteramente lo propio con él.

Un trabajo que se y te desnuda emocionalmente. La guasa y la sátira más corrosiva ingredientan un tríptico genial multicolor, coherente y huyendo de aburridísimos y monótonos cantautorismos para alzarse como un certero tridente con empaque y contextualizado. Un trébol himnario a modo de un hasta luego que marca y se convierte en culto desde el primer play.

La abanderable Mal español escupe verdades como catedrales sin pasteleos ni dejar títere con cabeza en un carrusel de imágenes caricaturizantes desemascarantes. Vuelan las gaviotas y en cada pico va una rosa, la letra no puede ir más al grano, lo dice todo [y es difícil no estar en sintonía], así que centrándonos en lo que importa, en la melodía, vuelve a cuajar en otra canción redonda del repertorio lesbiano, bailable y karaokeizable hasta la médula.

Manifiesto delirista. Título grandioso para seguir engrosando la cremosona discografía de Santi Balmes y sus muchachos. Va entrando suave pero el crescendo no tarda en coger el pulso hasta su irresistible estribillo.

El tercer y último corte (testigo final hasta la fecha de la coda del grupazo catalán) es una suerte de coctelera con todas las virtudes que han ido madurando todos los sonidos de la banda. El giro final burlón y picante impronta nuestro lado (más) diabólico a la pausada y antiestresante espera de su próximo álbum, seguro espectacular y de nuevo por la puerta grande. Hasta entonces melómanas gracias por todo Santi, Jordi, Joan Ramón, Oriol, Julián y Dani.


[2014] Irreversibilidades melómanas

DSC_8315
“El sentimentalismo es la alopecia de los sentimientos” escribe Ray Loriga en su más reciente y de nuevo novelón. Cierto, pero hay años que marcan, que merecen ser recordados aunque peligrosamente puedas caer en el bizcochismo y ciertas nostalgias. Pese a la ausencia de un nuevo disco de Los planetas 2014 será un año improntante grabado a fuego en memorias colectivas y en subjetividades intransferibles. Luchar por un sueño es de lo más bonito y de lo que más te puede llenar en la vida y sí además vas viendo y sintiendo como se va dando forma a “la movida” no puedes más que seguir trabajando con pasión e ilusión renovadas para intentar ofrecer la mayor calidad y variedad posibles a nuestros estimadísimos lectores que son los que finalmente dan sentido a toda nuestra obra.

Independance, Juglar, Contraclub, Penélope, Montilla, Charada, El sol, Mad indie summer, Boite, Joy eslava, Teatro Lara, Tomavistas, Un lugar llamado mundo, Nocturama, Territorios, Hangar [y a nivel fan tirando del bolsillo propio Santander music, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Sexy Sadie, Templeton y Standstill]; Alborotador gomasio, Ellos, El hombre rana, Joe Crepúsculo, Guadalupe plata, Poomse, The prussians, Supernumerario, Atención tsunami, La habitación roja, León Benavente, Los claveles, Los pilotos, Sangre, Novedades Carminha, Alexandre Lacaze, Genérica, Los Punsetes, Love of lesbian, Lori Meyers, Maryland, Niños mutantes, Mucho, Sidonie, We are scientists, El columpio asesino, Nudozurdo, Edredón, Fira fem, El lado oscuro de la broca, Perro, Triángulo de amor bizarro, Cómo vivir en el campo, Pasajero, Fuckaine y The right ons entre otros. Buenos grupos y grupazos que hicieron de la pasada anualidad un gozo mayúsculo para la melomanía y una satisfacción laboral y personal gigantesca para todos los que trabajamos en éste bello y maravilloso proyecto llamado Poplacara.

Creo que en la vida hay que ser humilde y no olvidar jamás tus raíces por muy lejos que llegues. El origen y el destino seguirán siendo los mismos: la buena música, los buenos artistas que no paran de crearla y todas aquellas personas que amparan y seguimos defendiendo a capa y espada éste hermoso cosmos. Del romántico fanzine de 1984 a la actualidad digital (ya 2015 ¡oiga señora!) imperante ha llovido mucho, pero jamás en vano. El que no llora no mama y en la vida hay que currárselo, la meritocracia tiene sentido pese a la superestructura del tinglado montado por paletines, ladrones y demás sanguijuelas sin escrúpulos y con menos vergüenza que un gato en una matanza. Desde luego que siempre nos quedará la superioridad moral como bien apuntaba Luther King. Pero centrándonos de nuevo en lo principal parafraseando a cierto grupazo granadino siempre nos quedará la música, eso jamás nos lo podrán arrebatar y como bien dice el dicho que nos quiten lo bailao. Al final volverá a quedar lo más importante, las canciones y todos los sentimientos en colores aún por inventar que seguirán provocando.

El nivel ha quedado muy alto y hay muchísima gente a la que agradecérselo. 2015 se presenta muy grande y apetecible. Todos los que formamos parte de ésta mágica publicación seguiremos en la brecha intentando implementar en todo momento la mayor profesionalidad posible sin olvidar paladear cada bolo y evento.


[El columpio asesino] “Una parte muy importante de nuestro público se ha acercado a nosotros gracias a Toro”

EL-columpio-asesino-2014-vuelve

¿Creéis que vuestro himnohitazo Toro marca un antes y un después para la banda? Está claro que sí. Una parte muy importante de nuestro público se ha acercado a nosotros  gracias a  Toro.

¿Qué escucháis en la furgo? ¿Algún descubrimiento reciente o grupo que nos queráis recomendar? Tiramos mucho de Spotify. Según nos de el aire ponemos unos grupos u otros. Últimamente se está escuchando bastante St. Vicent. Totalmente recomendable.

¿Algún ritual antes del bolo? Y después del mismo ¿qué es lo primero que hacéis, comentar la jugada o empezar con los cócteles? Ritual no tenemos. Nos gusta echarnos unos whiskys antes y poco más. Después solemos comentar la jugada como dices mientras seguimos con el whisky.

Afortunadamente llevamos años en la mejor etapa de la música alternativa patria. Creo que Méjico es perfecto para expandirse aún más. ¿Qué os gusta más del público mejicano? Es muy apasionado. Se entrega en cada canción y se saben las letras mejor que yo. Es más ecléctico que el español y eso nos gusta.

Lleváis ya 14 años de carrera. ¿Alguna anécdota mítica? ¿Qué es lo más friki que os ha pasado estando en el escenario?De los más friki que recuerdo es ver a Nacho Vegas cantando y bailando en el escenario del Sonorama Toro. Una de las colaboraciones más divertidas que hemos tenido. ¡Gran tipo!

Para vuestros archivos sonoros personales ¿vinilo, mp3 o CD? No le hacemos asco a nada. Nos gusta la carne y el pescao.

¿Qué opináis de Eurovisión y los 40 principalesMe provocan indiferencia sin más.


El columpio asesino
son Álbaro y Raúl Arizaleta, Íñigo Sola, Cristina Martínez y Daniel Ulecia
Respuestas: Álbaro Arizaleta


[La habitación roja] Otra apuesta ganadora

la_habitacion_roja_la_moneda_en_el_aire-portada

Lingotes sónicos. Energía y fuerza. Son las 2 sensaciones que primero te golpean desde las primeras escuchas. El sonido Habitación roja: compacto, cuidado y siempre tan llevadero en este caso vuelve a demostrar éstas virtudes fundiéndolo además con capas brillantes y profundas que le otorgan de un carácter renovado que rezuma positivismo y buenas dosis de subidón. Vuelven a tocar la fibra. Tras las primeras destilaciones la impresión que queda y te acaba impregnando es que te hallas ante una obra excelsa, bien arraigada e intensa en los sentimientos, esto último innegociable en el territorio musical.

La trayectoria y la más que consolidada experiencia del combo valenciano son indiscutibles. La habitación roja sigue en la carretera y le sigue sentando fenomenal cada kilómetro. Tras el mítico Fue eléctrico Jorge Martí y sus muchachos vuelven a reforzarse con un discazo mayúsculo de mensaje esperanzador y de exquisitas ejecuciones. La moneda en el aire (2014) es uno de esos álbumes que te marcan, improntantes, y que llegan, te abrigan e inspiran en momentos decisivos de tu vida, un trabajo con el que muchísimas personas se pueden sentir identificadas y por tanto una obra digna de aplauso y de un lugar privilegiado en discotecas personales e irreversibles melomanías.

Teniendo en cuenta el cuarto (“estrellas fugaces esperad, tengo tanto que desear”, baladón marca de la casa) y las trazas oníricas del último corte [“mis canciones te acompañarán”] (canciones –sobre todo ésta última– de y a la altura de su temática en la estela de la mejor melancolía de Los secretos) el disco rebosa descargas y guitarreos pop premium. Un largo más que apto para el directo [doy fe las 3 veces que los he visto que sus bolos son pura entrega y pasión].

El primer triplete (como buenos capítulos literarios) nos engancha para seguir hasta el final. “Aún recuerdo esa mirada, nadie me ha mirado igual”: el primer corte homónimo, en lo alto en todo momento, de energizante optimismo instrumental desde los primeros segundos es claro y meridiano: mensaje irrebatible de carpe diem. Un ariete más que acertado. Con De cine (“ lo mejor que me ha pasado”) [videoclip brutal] el trasfondo la torna radiantemente soleada, con un estribillo y tempos pata negra y un crescendo imparable desde el intermezzo. En Tanto por hacer (“seguir y no abandonar. Lo obligatorio es que nos volvamos a ver”) los teclados entran en gracia y continúan su legado hasta la última nota en un telón de fondo que la otorga texturas delicadas.

El hermanamiento filosófico y actitudinal entre las inmensas No quiero ser como tú (“ya no me hacen falta galones”) y Carlos y Esther (al mirar hacia otro lado) (“no tendremos más salida que estallar”) se alza como la huella más decisiva y honesta del disco. Los de La Eliana se mojan y salen muy bien parados (la superioridad moral está asegurada). En el caso de la primera nos sorprende con un arranque melódico muy de los hermanos Urquijo, uno de esos temas que deja poso, aforístico, tajante, lapidario; una canción que chirriaría a cualquier paletín y por tanto de mis favoritas, en su moraleja me gana y abduce sin vuelta atrás.

De la épica pura por los 4 costados de Carlos y Esther apuntar que tal como está el orden se hace esperar pero cuando llega es invencible. Cual vetustos Cuarteles de invierno vuela con potencia y llamaradas. Digna para petarla a todo volumen, ampli y frenesí. Temazo incontestable, sin fisuras ni ningún género de dudas una de las mejores canciones del glorioso año en curso.

“Con lo que me queda haré todo lo que pueda”. La casa en silencio muestra un derroche teclil iniciático juguetón hasta las postrimerías que se engarza con mucha clase al resto de estructuras y propuestas. Otro ejemplo de todos los vigores de la banda. Lírica de nuevo dando en el clavo. Dónde no exista el miedo (“saltaremos al vacío, empezaremos de nuevo”) detona con otra crecida admirable.

“Míralas, las veo resplandecer, nos dan cada día más”. Quedas tú transmite una electricidad de sensaciones más que agradecida. “Nunca es igual y eso es lo mejor de que nos vuelva a pasar”. Las elegancias soñadoras de En busca del tiempo perdido conservan la línea para ir cerrando el completo y coloreado círculo sonoro.

“No pesan los años pesa la mediocridad” (Rubén Romero), de eso es exactamente de lo que salen victoriosos los levantinos. Están en su mejor momento patentizándolo en cada concierto y con éste LP. Esa es la actitud, que es finalmente lo que nos cala y nos define.


[Santander music festival 2014] Día 2/segunda madrugá. Fue eléctrico

10511332_10152791350545695_2475956155872422444_n

La alineación titularísima para el primero de agosto prometía emociones fuertes. Las expectativas serían superadas y como siempre volvería a ganar la música y el buenrollismo ilustrado (sónico).

En esta ocasión sería Eme Dj la encargada de interseccionar la suculenta tarta sonora coronada de atractivas guindas para la ocasión.

La habitación roja 6 (caralibro)

A dios lo que es de dios y al César lo que es del César.
De viernes, de cine. El empaque y el positivismo del magno repertorio de La habitación roja se descubrieron como el más placentero golpe encima de la mesa de todo el festival. Con un set list muy trabajado no dejaron lugar a las secundariedades y no pararon de derrochar liderazgo y saber estar. Ser el primero en abrir una jornada festivalera no tiene que significar ni mucho menos un papel secundario. El grupazo levantino se reivindicó de la mejor manera posible: luchando contra el molesto chirimiri de más que amenazantes nubarrones dando un bolo energético y de los que dejan huella. Tocaron prácticamente todo el grueso de su discazo La moneda en el aire sin olvidar hits e himnos varios como Voy a hacerte recordar e Indestructibles, ésta última con un semialargue acústico que la robusteció aún más si cabe, una obra maestra de la alternatividad pop de estribillo letal.

El final enmarcaría su gesta cerrando con la lumínica y gloriosa Ayer, cuyas postreras distorsiones retroalimentaron una última traca proWho para cerrar el círculo de una actuación memorable, de esas que ganan adeptos y refuerzan aún más a los seguidores más añejos. Jorge, Pau, Marc, José y Jordi, sencillamente gracias.

Love of lesbian 1

Con las pilas bien cargadas se podía afrontar con garantías el resto de asaltos. El contexto más expansivo llegaría de la mano del sexteto lesbiano, impecable en el espectáculo desde las presentaciones. Tijeretazos contra el aburrimiento: un show mayúsculo con luces de neón pese al inoportuno problema técnico que impidió implementar la ración completa de visuales de El poder de la tijera de Love of lesbian.

Todo el tinglao vino de la mano de Santi Balmes y sus muchachos rubricando la faena con una apoteosis final en que uno de sus miembros se atavió con la indumentaria perfecta para hacer bodyboard o bucear en busca de jugosa fauna marina para recorrer sin tocar el suelo (con ayuda de las manos y brazos en alto de los fans de John boy) el trecho que separaba el escenario de la torre de control. Una alocada azaña que se tornaría sin duda en la anécdota de la noche. Por el camino un incombustible, todoterrénico y airoso frontman se marcaría una versión del rafaelino Como yo te amo. Despedirse con la sintonía de la intro de True detective se antojó un gesto tan grande que todos los efectos de halo anteriores estaban más que justificados. Otro conciertaco electrificante a través del repertorio más cañero de los barceloneses.

El columpio asesino 2

Tras las penúltimas pinchadas del Dj residente para la ocasión llegaría el turno de los elegantemente incorregibles El columpio asesino, que volvieron a mostrar una dejadez profesionalizada exquisita tirando de cancionzacas de ayer y de hoy, desde su sistema Jersey hasta sus viajes a Berlín (momento discobailable máximo) pasando por sus temazos de más reciente creación cómo Babel y el homónimo de su último trabajo. El ciborg vocalbateril Álvaro Arizaleta volvió a dejar a más de uno y de una con el culo torcido para demostrar de la pasta que está hecho un artista virtuoso.

El double dragon electrónico de 2 many Djs jugueteando, entre otras lindezas, con temas de Chimo Bayo fue el encargado de finiquitar la jornada interrégnica del festival más grande de toda Cantabria, una jornada que dejaba un poso de peso que aún perdura en la retina de muchos y que patentizó toda la magia que se puede desplegar cuando se junta buena gente con ganas de pasárselo bien y músicos entregados al noble arte del rock y otros ritmos con buen gusto.

 

Fotografía: Vidala y Facebook


[Vetusta Morla] Timoneando otra gesta

vetusta-morla-la-deriva

Profundidad, esa es la sensación que te invade canción tras canción, estribillo tras estribillo, detalle tras detalle, pulsión tras pulsión en una implosión/explosión de rabia canalizada con mucho estilo.

 

Llenar La riviera 5 veces consecutivas demuestra muchas cosas buenas pero sobre todo que siendo discretos y sin hacer ruido se puede estar en los contextos decisivos para gritarle al mundo calidad y legar recuerdos imborrables.

 

El sexteto madrileño teje un lenguaje musical cuidado y preciso con etapas colmadas con “explosiones de energía contagiosas” (Víctor DE MIER).

Saber estar, bravura, lírica e instrumentalidad exquisitas: Pucho se funde sublime con pulcritud junto a todo el armazón de ritmos y ráfagas ofrecidas retratando y señalando con elegancia.

Se saben grandes y están a la altura de sus valerosas proclamas, La deriva (2014) de Vetusta Morla golpea conciencias hasta hacer caer a la lona a muchas mentiras obligando a morder el polvo a embustes, farsas, estafas y humos malvendidos varios con una docena de piezas que conforman un edificio de coherencia sólido muy bien compensado en todas sus líneas.

 

Avanza lentamente, decidido sin ningún tropiezo aperturando con 2 himnos de lujosa percusión (La deriva y Golpe maestro). El rumbo prosigue con kafkianismos y lúcidas ráfagas (La mosca en tu pared), escaladas límpidas (Fuego), desnudeces y más verdades (Fiesta mayor) y selectos vaivenes (¡Alto!).

 

Las olas continúan golpeando a babor y estribor pero la nave sigue aguantando: una dupla de crescendos espectaculares (La grieta) y descargas destelleantes (Pirómanos), otro par de dardos sónicos en una diana agujereada en su epicentro.

Cuando parece que van a llegar a una tregua (Las salas de espera) te empujan de nuevo con Cuarteles de invierno, una delicia, un tesoro, otro temazo que sella su remembranza con otro ascenso marca de la casa.

 

El minutaje más longevo se lo lleva Tour de Francia, una graciosa genialidad que se me antoja como un puñado de inteligentes metáforas entrañables para ir despidiendo al estío.

Una sonata fantasma me hace regresar a la brillante crecida de Autocrítica y los magistrales ecos de Rey sol para dejar caer el telón y recibir el estallido de los merecidos aplausos.