Archivo de la etiqueta: SON Estrella Galicia

[Disco Las palmeras y Leone El sol viernes 29 mayo 2015] Asfixias indómitas

Disco Las palmeras 2
En una sala menos concurrida de lo merecido los primeros en abrir la lata fueron el quinteto Leone. Echando mano de un multinstrumentismo rockgamberril tropicalizante filodistorsionante ágil en la pausa y tempos entretuvieron más que de sobra al personal con una actuación divertida y bien ejecutada. Una simpática formación con ráfagas a lo Salvaje Montoya perfecta para allanar el camino hacia el siguiente nivel.

Tras unos semidesesperantes problemas técnicos Disco Las palmeras compensaron el marrón desplegando un bolo facturado para el culto desde el primer acorde. Del tirón y sin bis ni parrafadas intercancioniles varias los guitarrazos pedaleados abrasivos en su indivisible alianza con unas percusiones ciclópeas y un teclado más que apañado entrando sabio en sus momentos el combo gallego dio un repaso compensado y melómano a sus 3 largos hasta la fecha. Nihil obstat y Ultra se fundieron en sus atractivos y filocrípticos sonidos a Asfixia, un discazo brutal desde ya entre lo mejorcito de 2015. Sin tregua ni objeción temazos muy serios como Me la jugásteis en China, A los indecisos, La casa cuartel y Desde hoy perfecto se incardinaron en un magma explosivo junto a otros himnos como Parte del engranaje y Absenta. Con colaboraciones sorpresa como la del cantante de Juventud juché de la última hornada noisegalaica retumbaron gozosas Élites, Morir o matar, Cállate la boca y Tarde y mal, que contó para el cierre con un double dragon colaboracionil para rematar un conciertaco de aupa de ésos que quieres que duren un poco más y que dejan cristalino los instantes gloriosos en los que siguen inmersas nuestras sonoridades independientes patrias.

Disco Las palmeras cabecera

Diego, Julián y Martiño demuestran todas las bestiales texturas y contundencias que se pueden conseguir en tríptico. Seguramente uno de los tríos más en forma y decisivos del panorama alternativo actual. Kurt Cobain se lo hubiera pasado de puta madre, servidor desde luego lo gozó.

Fotografía: Mauricio Catón
unnamed


[Novedades Carminha] Cóctel galaicotropical cañí

Imagen

Igual que el genial debut de Los Gomasio en menos de media hora (en tan sólo 21 minutos para ser exactos) Novedades Carminha nos sumergen en unos ritmos adherentes, festivaleros y juerguistas demostrando todo su potencial: hit tras hit, composiciones bailongas y cachondas carne de cañón perfecta para cualquier contexto en que la diversión esté servida y asegurada.

Los compostelanos demuestran que con bajo, guitarra y batería te puedes sacar unos sonidos cojonudos y más que suficientes para empezar y seguir los festejos varios hasta que la música aguante.
Surfeando entre el rock, el garaje y el punk su álbum está facturado para el directo desde el minuto uno [como bien he podido comprobar en un par de ocasiones Radio 3 y Fnac mediante].

 

El triplete Juventud infinita, Antigua pero moderna y Tú antes molabas derrocha tales ondas energéticas que es imposible no arrancarse al tarareo y al movimiento. Grandísima la pieza Non quito o chándal, carcajada sonora sátira retratante cronológicamente en el clavo. Como ellos mismos afirman en Mondo sonoro “el rocanrol es bailar, sonreír y frotarse. Hemos escuchado mucho garaje, mucha psicodelia y rock and roll pero tampoco hemos querido dejar de lado las melodías pop que nos hacen sonreír por las mañanas”.

 

Títulos buenísimos dificilísimos de superar como vienen acostumbrándonos desde sus orígenes hace ya más de un lustro. Van al grano, pasan de pasteleos y eso siempre es de agradecer: letras directas, canallas, divertidísimas. Un disco recomendadísimo para el veranito más molón y para los días soleados y de buenos cócteles.

 

“Se suben a la cresta del garaje pop. Energía, frescura, diversión e irreverencia son aquí el patrón equivalente a fuego, tierra, agua y aire” (Nonito PEREIRA).

 

Zas en toda la boca, la primera en la frente. El disco empieza con el temazo Juventud infinita (homónimo de todo el trabajo) para dejar bien claro desde el principio por donde van a ir los tiros. Canciones sencillas pero tremendamente eficaces con una temática liberada creativa e inspirada más profunda de lo que pueda parecer y con la que la banda está alcanzando su mejor momento de forma y que es claro ejemplo de su empujón definitivo en el muchísimas veces gratificante mundo de la música.

 

Unos zagales muy buenos músicos y buena gente a los que se les percibe sus ganas y su buen rollo y fuerza sin prejuicios ni miedos estúpidos desde los primeros fotogramas patentizando que, como todos los grandes, lo importante es pasárselo bien haciendo la música que a uno le guste si pararse a pensar y acabar rallándose para intentar dar gusto a todo el mundo. Hacen lo que les enrolla y como les cotiza (al alza obviamente) y al que no le guste no problemo que para gustos colores como suele decirse.

 

El álbum suena perfecto en su estilo y se digiere y paladea desde la primera escucha. No hay que buscarle los 3 pies al gato. Suena a lo que suena y con perdón o sin él suena de puta madre.


[Sidonie teatro LARA 2 abril 2014] Dandismo pop electrofuturista

Imagen

Aunque soy más de la magia de un concierto de pie al aire libre festivalero o en una (gran) sala el encanto de paladear a uno de tus grupos tótem desde una butaca también tiene su embrujo.

El teatro LARA fue de nuevo el escenario elegido, ya que como recordó Marc ROS se trató del lugar dónde acabaron la gira del Fluído.

Con una puesta en escena conseguidísima (el toque de los neones fue un flechazo y un puntazo mayúsculo), sencillamente genial a las 11 de la noche clavadas y después de las notas del himno de Canadá harían su comparecencia en las tablas el trío barcelonés junto a sus dos nuevas incorporaciones sierrocanadienses (Marcel y Edu) luciendo unas atractivas cazadoras doradas proDrive que cumplieron con creces el objetivo para predisponerse al legendario bolo que se iban a marcar.

Imagen

El primer trébol de cuatro hojas sónico que nos regalaron antes de presentar nuevos cortes recién salidos del horno fue protagonizado por 3 himnos (Costa azul, A mil años luz yFascinado)y La sombra.

Tras unas breves presentaciones de la banda llegaría el turno de tocar Sierra y Canadá (historia de un amor asincrónico), dónde los teclados Nord electro 3 y las nuevas texturas se desencadenarían adueñándose de toda la novedosa y adherente atmósfera de la formación.

Para la siguiente el quinteto se haría sexteto gracias a la presencia de Miri ROS para colaborar en GAINSBOURG y Los olvidados.

Con una sala ya completamente entregada y feliz Marc nos sorprendió con la pieza final de Sierra y Canadá, Hiroshima mi amor tirando de su juguetito Omnichord retrofuturista neorobotdistorsionante. Una introspección estelar.

IMG_4256

En el siguiente tramo del viaje salieron de la maleta sónica pura diversión y explosión actitudinal dónde ya se notaba a la banda totalmente cómoda y aventurada. Todo lo que nos gusta, En mi garganta, Un día de mierda (temazo con serios visos de convertirse en himno dónde la receptividad coral sería notable desde el principio) y Un día más en la vida, de nuevo con la presencia de la hermana de Marc para los conocidísimos y coreables estribillos.

En siguiente lugar tocaron On the sofa, esa cancionzaca de Shell kids que enlazaron con El bosque, instantes en que brillaría el solo de Marc entre el público con un alargue guitarrero apoteósico alzándose en clímax distorsionil de la noche jugando y pasándole el testigo a la maestría y pasión de Axel PI en la percusión.

IMG_4696

Antes de los bises se deleitaron y nos deleitarían con otra canción muy coreable, Estáis aquí, de nuevo con el sexteto bajo los focos con un Jes SENRA (que aguantaría con la chupa cósmica hasta el final cumpliendo magno su promesa) animándose con el tambor.

Sin decaer ni una milésima de intensidad tocó una versión de My generation de los Who subrayada por un remate bateril bestial de nuevo a cargo de Axel a la que siguió Sidonie goes to Moog, estirada hasta la psicodelia (teclil) instrumental.

Era el momento de la recta final. Todos seguíamos sedientos, con aún más ganas. Tras unos minutos en que pudimos volver a contemplar el despampanante decorado Marc se lució intimista con Giraluna, defendiéndola sólo con su GIBSON (igual que en su cremoso acústico en Fnac del pasado 25 de marzo coincidiendo con el lanzamiento del nuevo disco). Antes del tríptico definitivo llegaría la segunda parte alargada de las presentaciones del grupo; tras lo cual y sabiendo que lo único malo sería que ya quedaba poco para que acabara el conciertazo se volverían a entregar en Por ti (regalo extra set list), Nuestro baile del viernes y El incendio, implosionante y creciente conflagración sinfonicocósmica con el respetable ya totalmente abducido.

Los aplausos y los vítores se alargarían con todo merecimiento. Otra noche perfecta de la banda demostrando su excelente estado de forma y sus ganas de seguir innovando y pasárselo en grande. Uno de esos acontecimientos musicales míticos que quedan irreversiblemente atesorados en la memoria colectiva y personal e intransferible de cada uno de los privilegiados presentes. Uno de los conciertos del año, sin duda. Una obra maestra, una noche entre el 2 y el 3 de abril del año de gracia de 2014 inolvidable.

De Sidonie al cielo.

 

Fotografías: Pedro BAO


[La dance] Onirias pop

Imagen

Con su segundo largo, Ciclosférico (2014), el grupo coruñés La dance abandera una alternativa pop dulce muy completita que entra desde la primera escucha con cambios de intensidad, subidas y giros de ritmos sorpresivizantes.
Lírica trabajada a cargo de Víctor LEDO que va  bailando con unas melodías y estructuras que investigan desde capas atmosféricas pro chill out (muy presentes en la expansiva y creciente Plan b) hasta sonidos más compactos y electrónicos pasando por trazas de ambientaciones sónicas profundas e intimistas.

Títulos de las canciones muy atractivos, sin complejos en tempos ni instrumentación la innegablemente atractiva voz de Paula PÉREZ va hilándose y difuminándose lumínica en provechosas letras que tema tras tema van demostrando en muchos cortes un encadenamiento y aperturismo de los versos que galopan con igual elegancia que energía, caso palmario en 3 objetivos intactos (que también atesora unos ecos bastante interesantes). Pero si tienen que hablar en plata tampoco se cortan en sus textos, genial el de Esto que tú y yo tenemos.
Tras la contundente Lluvia sideral alcanzan un momento clave en las ráfagas muy cercanas al sonido piratas en Ilusiones de profundidad monoculares, pieza dónde se vuelve a demostrar lo directo y la altura de sus letras.

En compendio, 13 canciones especiales (algunas suavemente cósmicoespaciales) de ensoñaciones pop relajantes pero también haciendo hueco a la introspección, la profundidad y la fuerza.


[Los Punsetes 17 enero 2014] Distorsiones 7 estrellas

Imagen

En una noche de viernes más que plomiza [acertado patrocinio galaicocervezil pues] la sala dónde se grabó el videoclip del mítico Himno generacional planetero aguardaba con dulce tensión al irreverente quinteto capitalino, que siempre ofrece subversividad y actitud para gloria de sus seguidores y que no deja indiferente al resto.

Se hicieron de rogar unos 10 minutos. Desde las primeras escenas nos invitaron al abrazo de su energético aparataje audiovisual filoplanetense empezando con un tema nuevo, Bonzo, que GUSTÓ y promete una continuidad identitaria y sonora para un cuarto disco que seguro no defraudará.

Tirando de pedales a tuti plen las cuidadas alteraciones guitarreras de Fondo de armario dieron paso a Alférez provisional, uno de esos temazos que no te cansas de paladear y que resume todas las virtudes de la banda. Fue entonces cuando Gonzalo, su bajista y más cañí componente de la alineación punsetera (esta vez con un estudiado y bien traído toque dandi) se marcó sus primeras maniobrabilidades grunge.

Tras 155 vendría el triplete Mis amigos, Tráfico de órganos de iglesia y Los cervatillos.

A continuación se volvieron a mostrar sólidos con Pinta de tarao continuando con Un corte limpio. Los coros más fieles y generalizados comenzarían con Dinero, cantada por gran parte de los presentes desde el principio.

Imagen

Estilo predecería a otro nuevo corte, Me gusta que me pegues, que enlazaría con la imperial, condensatoria y apoteósica John CAGE, trabajada con una intensa difuminación guitarril brutal insobornable con respecto al trabajo de estudio/disco.

Luego llegó el momento de otra flamante y recién horneada canción, Sodoma, con un alargue distorsionante premium con homenaje nirvanero bajístico para completar el pack (más adelante asistiríamos a otra reseñable maniobrabilidad del bueno de Anntona). Seguirían la estela 2 pistas “montañeras” más, Paraíso y Untitled.

Imagen

Imagen

La atmósfera legítima y acertadamente antisistema tocaría techo con Dos policías, con los más atrincherados fans entregados desde el minuto cero para enlazar con Maricas, con un aliño final rematado por las cremosidades Fender a pleno rendimiento.

Malas tierras serviría de gloriosa apertura para Tus amigos, muy bien condimentada por las imágenes de anime japo que salpicaban tras Chema, el ducho batería punsetil.

Imagen

“Muchas gracias y buenas noches” espetó Ari tras implementar con maestría Viaje a Egipto y Cien metros para el cementerio a modo de metafórico y naturalista último coleteo en su primera despedida, pero aún quedaban 2 más. No se movió nadie hasta verles aparecer de nuevo para concluir con la dupla Los tecnócratas y Flora y fauna.

Acogedor y agradable realismo sucio sonoro. Uno de los grupos más insubordinados y coherentemente actitudinales del panorama sónico alternativo madrileñil junto a Los gomasio.

Del vestuario de la frontwoman podemos decir que se presentó como una princesa astronáutica metalizada neofuturista con calzado militronchante, impertérrita hasta ante los problemas técnicos que sólo osó mover su mano izquierda y lanzar una furtiva mirada hacia su juguetito teclado-calculadora.

Imagen

Torsiones sonoras clase supra, una formación en la Champions del pedaleo sonicocósmico con fragmentos de psicodelia salvajes y lúcidos a la altura de los más grandes en la materia. Profesionales de la música enfocados a lo más importante del directo: ofrecer un buen bolo alejándose de las secundariedades concentrados en lo que importa: las canciones.

Guitarreos magistrales, trazas planeteras (admiración e influencia mediante), letras ácidas, lapidarias, incisivas y directas. Y la voz de Ariadna, extraña y oníricamente adictiva.

Una función que me deja aún más polimusicómano.

Fotografías: Pedro BAO

http://www.flickr.com/photos/cordreum/sets/72157639916566354/