Archivo de la etiqueta: The borderline music

[Glaciar Rompiendo la cuarta pared 2018] Epicidad y calidà pop desde Andalucía, again ( `n again)

Glaciar

 

Sonido y producción límpid@s, inmaculados. Como el tema de Grupo de expertos solynieve (o La culural solynieve) Se ve que hay calidad desde los primeros acordes/primer play.

A partir de las primigenias ráfagas de Siete uno ya se da cuenta de que esta banda malagueña tiene mucho talento y categoría.

Le sigue Interestelar, de brillante inicio a lo The prussians, continuando desplegando las virtudes del combo de la patria materna de mi tocayo Picasso [mola, pero me quedo claramente con Dalì y Mariscal].

Profundidad me hace viajar y surfear a los más intensos pasajes de La sonrisa de Julia.

 

Letras cuidadas, cambios de ritmo [rollito indi como el combinado de Èric Jimènez planetolagartijil] de cuantiosos quilates, instrumentación más que correcta. Todo envuelto en capas y texturas sónicoconformantes ya escuchadas y sentidas, pero no por ello carentes de neocremosidad.

Con trazas deliciosas de indi (pop) épico e incluso reminiscencias emo a lo Postal service y con ecos vetustianomòrlicos y beluguenses, también recuerda por momentos a los mejores Full. Glaciar se arrojan melómanos con toques de los mejores Miss Cafeína (los de De polvo y flores o los que aún podrían estar por llegar).

Un EP alargao que nos deja con ganas de más. Una formación que merece seguir publicando canciones y discos, cre100do y trotándose en festis tan cremas como por ejemplo el South pop o el hispalense Interestelar.

El cierre de 8 minutacos y pico de La teoría del todo se atreve y encara majestuoso a pelear con bajadas de telón como la planetera La copa de Europa, Al respirar de Vetusta Morla, o Reflejos en la meseta, del mejor grupo de la capital, ¿cuál? Alborotador gomasio, of course 😉

Otro descubrimiento exquisito gracias a los jugosones envíos de Kiko Salinas/The borderline music desde mi adoradérrima Granà.

Lo dicho, un combo con muy buenos mimbres para insertarse con todo derecho en la mejor etapa de la buena música de éste país, en mi opinión iniciada hará unos 14-15 años.

12/14

somosglaciar.bandcamp.com

 


[Círculo vicioso] Bizcochismo filoacústico

tiempo

La nota de prensa de la buena gente de The borderline music lo resume bastante bien: `personalidad rock, pasión flamenc[a], una visión interna al mundo que nos rodea, un viaje reflexivo por el tiempo que persigue la inercia de las sensaciones [más universales y a la vez más intransferibles] como columna vertebral cuyo peso compositivo recae sobre su propio imaginario´.

Rodando entre polvo de los que esperan

Las marcas del tiempo me cruzan la cara

Maletas pesadas. La primera en la frente, gran tema arietil `Tiempo´, sí señoritas y señores.

Sólo tengo que mirarte para alegrarme la vida`Por tí yo me levanto´, otra buena tonada que cuenta con la colaboración del Canijo de Jerez.

Las ganas de darle al menos un par de escuchas nacen ya desde el atractivo digipack de cremoso artwork que lo abriga. Autoeditado curro musiquero de pop españoandalú sentío de vetas filosureñas. Uno de ésos elepés para reflexionar, mejor aún con algún bizcochante atardecer (playero) apreciando todo lo que tenemos con la ilusión intacta de todo lo bueno que queda por acudir a cada un@ de nosotr@s.

Melodías equilibradas, producción nítida, guitarrazos límpidos, brillantes, eléctricos, pero también a lo Paco de Lucía, coros compensados, fases bien tocafibrenses, composición lírica más que pulida.

Saltar todas las montañas y ver tu cara sonreír

Vuelvo a mi casa por el mismo camino pero ahora está lleno de luz

Tu voz ha quedado aquí para siempre saltando entre los rincones de mi vida

Repetir el momento

Pasó una eternidad [en aquel] suspiro

Escucho la misma canción

suena en el aire

 

Sin tiempo [no] hay nostalgia

La marea que llevo en mi corazón

Subiendo en espiral hay en mí un huracán que lucha por salir

Perdidos entre tanta humanidad

Rompen las olas del mar [,] nada puede remediarlo

Agua de mar

viento y calma

 

Sólo un punto en la galaxia y un tiempo para vivirlo

No a los malos, a los necios, a los que aman el dinero[,] a los que miran al suelo

Sólo es cuestión de encontrar ése compás [,] ése ritmo

Vivir cada minuto

Acuérdate de disfrutar

 

My feelings are so strong

 I send a message with the waves 

Buen trabajo para escuchar una tarde de un día (cualquiera) que puede dar más de sí de lo que en principio podíamos pensar y/o desear. Una escucha más que llevadera


[Salvador tóxico] Electrointimismos

salvador-toxico-catalogo-de-planetas

`Cuando uno trabaja no lo hace solo, en este viaje juegan planetas, montañas, huracanes, los vientos más inoportunos, camas, sábanas..´, así autoepiloga Javier Castellanos, actual teclista de Alborotador gomasio (emperadores vitalicios del ruidismo y entre los mejores 14 grupos del indi patrio y más allá) nos ofrece 9 cortes de electropop arraigados en sentimientos honestoprobizcochiles pero también con mala baba estilo made in Los planetas.

Las relaciones interparejiles y las personas que te marcan son una constante en la música que queda y que te llega a la patata.
Un disco algo jodido de paladear si te detienes en su magnífica lírica y acabas de dejarlo con tu pareja, no con un o una follamig@ o novieta cualquiera, sino quizá con la media naranja de tu vida del mundo mundial.

Micromundo, No, Equipaje de arena. Tonadas incisivas en su intención y muy llevaderas en modo Emo.

En fin, un trabajo reposado y cuidado que te pone bizcocho y que demuestra una vez más las típicas ramificaciones que se producción en el contexto pluriempleil de los grupos de música.

También otra patentización de que la única música que llega es la que mama de los sentimientos más puros y radicales, irreversibles.


[Annie the band] Bizcochismos entregaos

Stupid Cupid

Variadico y divertido, y sino deteneros en el play de su ariete homónimo y/o su tema estrella Playing confusing, tonada compactada sin prisa pero sin pausa que pone a jugar e implementa todas las virtudes del cuarteto murciano.

Un disco filochentudo que crece y enriquece claramente a partir de la segunda escucha. Plastic girl me evoca a Lars y una chica de verdad, quizá la mejor actuación de Ryan Gosling hasta hoy, creo que la volveré a ver pronto.


[Fractal] Destellos pop

Cuántico

La vida es el momento. Así de bien reza Trozos de papel, el tema ariete a través de la voz de Ryk Ramos que bien puede servir a la perfección para resumir la filosofía (sónica) prosurfera de todo el elepé.
Prorockeados arrojos aguitarrados dulcemente contundentes (deteneros por ejemplo en Una vez más) que derrochan sentimiento además de cambios de ritmo plausibles como el tema estrella: Revolución, pieza completísima multingrediente, escucharla, merece la `pena´.

Viva el mar, los sueños luchados y la melomanía.


[Lazy] Eclecticismos cantabrucos

Tornado

Sintes curiosucos, ritmos y guitarras limpios. Instrumentación y voz bien compensadas, como los equipos grandes (los que no suelen hacer aguas en defensa, letalizan sus oportunidades para destrozar redes rivales y cuentan con un centro del campo jugón, la clave de la creatividad y belleza balompédicas).

Miedo, exquisita, maravilla de tonada, lumínica, pegadiza, creciente, power pop cremita, trazas de los Lori Meyers primigenios, mi favorita. Interesantes momentos de spaghetti western en Calma tensa que hila muy guapamente con el titulaje de la siguiente y postrera. Un combinado de temas de 3 a 4 minutos de rock dulce bañados de pop suavito de digestión gustosa desde el primer bocado. Propuesta digna desde las tierras de Templeton e Iván De la peña (ídolo futbolero, genio, puto amo, mago del esférico oiga, mediapunta ciclópeotitánico). No faltan los momentos para el bizcochismo Para Naima (cojonudo nombre filoélfico por cierto).

 


[Nixon] Fogosidad y pasión sureñas

Nixon

Pre, inter y posludio incluidos éstos almerienses (de nuevo Andalucía destilando buena música) nominados como el apellido del trigésimo séptimo presidente USA plasman un pop nuevaolero bastante bueno y formidablemente producido. Las comparaciones pueden ser todo lo contrario a odiosas. Second, Twelve dolls, Vetusta Morla, trazas y reminiscencias comparativas que dicen ya bastante.

De portada guapa con recuerdos pictóricodiseñísticos del Perfect symmetry de Keane y posteriormente del Impronta de los Lori el disco responde a muchas buenas suertes de popismo intenso y contundente dónde límpidamente se entrehilan voz, sintes en estado de dulce, percusiones entregadas, guitarras bien rockeadas, crescendos valiosos (incluso tirando de coros), luminosidades oscurantistas y desarrollos más que interesantes. Alejandro, Dani, Juanmi, Pedro y Sergio van imprimiendo sin prisa pero sin pausa 13 temas de interesantona titulación posromántica que se van expandiendo dejando poso desde el primer play. Deteneros por ejemplo en Eclipse, Hoy, Echo de menos Berlín y La vida es un segundo: profundidad, épica, calidad y crecidas/cambios de ritmo trabajados.

Otro buen combo a tener en cuenta que seguro seguirá dando que hablar. Por lo pronto ir a lo seguro, escuchar el largo, merece la pena.

 


[El estado] Graná, otra vez, siempre

El estado

Otro grupo pop granaíno, sí, ¿algún problema? Ninguno, y menos si el míticoplanetense y siempre biencolaboracionista Eric Jiménez implementa su arte y danzas percusioniles.

Casi 20 minutos de ración epera a través de 5 cortes de voz personalista, sonoridades y envolvencias más que apañaícas, guitarras bien sostenidas y sintes por momentos crujientes, interesantes, profuzz, y si no deteneros en Vuelo final y El mejor o los desarrollos postrimeros bien empacados de Estado de conciencia.


[Serch] Pilotos, faros, noches

Serch

Vas conduciendo por la noche, dejando atrás las luces de la gran o mediana metrópolis y posicionando la mente en el pasado, en el lugar reservado a los recuerdos. Pero también vas pensando en lo que vendrá o puede venir.

Teclados y sintes por momentos supraelegantes para una producción aplicada, densidad aceptable, arrebatos projoydivisionistas, electrificaciones filoscurantistas nocturnizantes. Sumatorio de electropop coqueto en el que me gusta que una canción se llame Prague, ya que me trae buenos recuerdos de un viaje en que se reimplementó mi melomanía paladeando sobre todo Hot fuss y Planetas (ellos siempre) por las calles de tan hermosa y también bien publicitada ciudad (probar a salir de la góticomodernista almendra central y veréis que lo que aún queda en pie de la arquitectura totalitariosoviética sigue haciendo parecer y ser a la gente triste, gris y desconfiada). Ah, también descubrí la absenta, pero me sigo quedando con el bourbon, cada día/noche más.